Campaña de las Islas Marshall

 

Terrible y sangriento había sido el inicio de la ofensiva en el Pacífico Central a finales de 1943. Chester Nimitz, almirante de la flota norteamericana, se había propuesto llegar a Japón a largo plazo, dando un salto tras otro en cada una de las islas y archipiélagos que ocupaba el enemigo. Pero desde el comienzo las cosas habían salido mal, ya que cuando los estadounidenses pusieron pie en las Islas Gilbert e iniciaron la Batalla de Tarawa, las pérdidas humanas y materiales fueron gigantescas. Tras duros combates, al final lograron hacerse con Tarawa, pero a un precio terrible. Su siguiente objetivo, a 600 millas náuticas de las Islas Gilbert, eran Islas Marshall.

“Operación Flintlock”

Las Islas Marshall era un conglomerado de archipiélagos formados por unos veinte atlones e islas, la inmensa mayoría de coral. De lado a lado las Marshall delimitaban con Maloeap en el este y Utae en el oeste, y por Ebon en el sur y Eniwetok en el norte, este último el atolón más grande de todos. Como la ubicación geográfica de las Islas Marshall cortaba el camino entre el Pacífico Central y el Pacífico Sudoccidental, vital para comunicar América con Australia, los Estados Unidos considerarían aquellas islas un punto de parada obligatoria en su camino hacia Japón.

“Operación Flintlock” fue el nombre que se otorgó al plan para invadir las Islas Marshall el 1 de Enero de 1944, fecha que se retrasó por razones geoestratégicas al 31 de ese mismo mes. Desde el principio hubo diversas discrepancias con la táctica a seguir. El vicealmirante Raymond Spruance opinaba que había que conquistar todos los Atolones de Kwajalein, Maloeap y Jaluit, mientras que el almirante Chester Nimitz creía que sólamente era necesario tomar Kwajalein porque estaba en el centro y tenía un aérodromo, de esa manera se olvidarían el resto de islas y evitarían más muertes como las de Tarawa. Después de mucho debatir durante la Navidad de 1943 se llegó a la conclusión de que se habían de tomar aquellas islas que fuesen más necesarias, estas incluían Kwajalein en el centro y Eniwetok en el la parte más septentrional por concentrar las guarniciones japonesas más peligrosas. Dentro de estos atolones además había importantes islas interiores a neutralizar muy bien defendidas, estas eran Roi-Namur en Kwajalein y Engibi en Eniwetok.

Sencillo era el plan. Toda la fuerza de invasión sería transportada por la Task Force 51 y Task Force 52 hacia el Atolón de Kwajalein, mientras que la Task Force 53 haría lo mismo a la Isla de Roi-Namur. La 7ª División de Infantería estaba destinada a tomar Kwajalein y la 4ª División de Marines a hacer lo mismo con Roi-Namur. Una vez conquistados estos objetivos, la flota pondría rumbo con estas mismas fuerzas hacia el Atolón de Eniwetok.

Había un total de 42.000 soldados para conquistar las Islas Marshall, una parte pertenecientes al Ejército Estadounidense (US Army) y otra al Cuerpo de Marines (US Marine Corps). La Flota Estadounidense (US Navy) contaba con un total de 99 navíos repartidos en 4 portaaviones, 7 acorzados, 8 cruceros, 42 destructores, 11 dragaminas, 5 cazasubmarinos y 22 transportes.

La fuerza de invasión americana era una vez más la 4ª División de Marines dividida en el 22º Regimiento de Marines con 8.000 hombres, más los 1st y 2nd Batallones; más el 106º Regimiento de Infantería compuesto por 2.000 hombres.

US Army:
·4ª División de Marines (General Harry Schmidt)
-22º Regimiento de Marines
-25º Regimiento de Marines
-1st Batallón de Marines
-2nd Batallón de Marines
-3rd Batallón de Marines
·7ª División de Infantería (General Charles H. Corlett)
106º Regimiento de Infantería
La fuerza de invasión americana era una vez más la 4ª División de Marines dividida en el 22º Regimiento de Marines con 8.000 hombres, más los 1st y 2nd Batallones; más el 106º Regimiento de Infantería compuesto por 2.000 hombres.

US Navy:
·Task Force 51(Almirante Holland Smith)
-4 Acorazados: USS Pennsylvania, USS Tennessee, USS Colorado y USS Maryland.
-3 Cruceros: USS Louisville, USS Portland y USS Indianapolis.
-6 Destructores: USS Morris, USS Phelps, USS Hall, USS Hoel, USS Trathen y USS Hailey.
-2 Cazasubmarinos: USS SC-1066 y USS SC-539.
-4 Transportes: USS Rocky, USS Mount, USS Cambria y USS Leonard Wood.
·Task Force 52 (Almirante Richmond Kelly Turner)
-1 Portaaviones: USS Manila Bay.
-3 Acorazados: USS Idaho, USS New Mexico, USS Missisippi.
-3 Cruceros: USS Minneapolis, USS New Orleans, USS San Francisco.
-21 Destructores: USS John Rodgers, USS Hazelwood, USS Haggard, USS Franks, USS Schroeder, USS Hailey, USS McKee, USS Stevens, USS Bailey, USS Fraizer, USS Hall, USS Meade, USS Colahan, USS Murray, USS Harrison, USS Ringgold, USS Sigsbee, USS Bancroft, USS Coghlan, USS Caldwell y USS Halligan.
-9 Dragaminas: USS Zane, USS Perry, USS Revenger, USS Pursuit, USS Requisite, USS YMS 90, USS YMS 91, USS YMS 383 y USS YMS 388.
-3 Cazasubmarinos: USS SC-999, USS SC-1068 y USS SC-1033.
-15 Transportes: USS Overton, USS Manley, USS Zeilin, USS Ormsby, USS Windsor, USS President Folk, USS Virgo, USS Ashland, USS Harris, USS Harry Lee, USS Fayette, USS Leedstown, USS Centaurus, USS Lindenwald y USS Belle Grove.
·Task Force 53 (Almirante Richard L. Connolly)
-3 Portaaviones: USS Sangamon, USS Suwannee y USS Chenango.
-2 Cruceros: USS Santa Fe y USS Mobile
-15 Destructores: USS Hull, USS MacDonought, USS Hughes, USS Kidd, USS Hopewell, USS Portefield, USS Remey, USS Haraden, USS Anderson, USS Russell, USS Mustin, USS Farragut, USS Monaghan, USS Dale y USS Whitman.
-2 Dragaminas: USS Palmer y USS Stansbury
-3 Transportes: USS Epping Forest, USS Gunston Hall y USS Cap Buchanan.
TOTAL = 99 Barcos: 4 Portaaviones, 7 acorzados, 8 cruceros, 42 destructores, 11 dragaminas, 5 cazasubmarinos y 22 transportes.

Plan de Japón

Había un total de 10.841 soldados japoneses en las Islas Marchall repartidos básicamente entre Kwajalein, Eniwetok, Wotjie y Ainligapalap.

Michuyuki Yamada, vicealmirante japonés, custodiaba el Atolón de Kwajalein con 2.000 soldados, de los cuales 600 eran de infantería y los otros 1.400 trabajadores y administradores militares. Las pricipales defensas se ubicaban en la isla de Roi-Namur y consistían en barracones, ametralladoras ocultas sobre troncos de árboles y todo tipo de trampas para que los americanos no pudieran pasar. La Isla de Kwajalein con el mismo nombre estaba defendida en este caso por un pequeño puñado de japoneses comandados por el almirante Akiyama Monzo.

Sobre el Atolón de Eniwetok, a 330 millas de Kwajalein, se encontraba la mejor defensa de todas, pues contaba con 2.741 soldados japoneses bajo el mando del general Yoshima Nishida y encuadrados el 2nd Batallón de Artillería Howitzer y el 104th Batallón de Artillería de Campo. Eniwetok además se componía de tres islas con presencia militar: Engibi, Eniwetok y Parry, todas ellas fuertemente protegidas por cañones y su lago de 21 millas que hacía muy difícil la navegación a una fuerza de invasión.

El resto de atolones estaban poco defendidos, pero a esar de todo tenían algún que otro cañón en Wotjie y Ainligapalap.

Fuerzas Japonesas (Almirante Michiyuki Yamada):
Guarnición de Kwajelin (Vicealmirante Akiyama Monzo)
2nd Batallón de Artillería Howitzer (General Yoshida Nishima)
104th Batallón de Artillería de Campo (General Yoshida Nishima)

Atolón de Majuro

Atolón de Majuro / 30 de Enero de 1944:

Al este de las Islas Marshall, la primera operación de los marines en las Islas Marshall fue desembarcar un destacamento en el Atolón de Majuro.

En poco tiempo y sin apenas incidentes las tropas de Estados Unidos se hicieron con todo el atolón y su aeródromo, donde pudieron establecer una base aérea para sus aviones. La función de esta conquista era meramente asegurar la retaguardia.

Atolón de Kwajalein

Atolón de Kwajalein / 30-31 de Enero de 1944:

Al amanecer del 30 de Enero de 1944, las Task Force 51 y 52 de Estados Unidos entraron en el lago del Atolón de Kwajalein. Una vez anclada la flota, los acorzados USS Washington, USS Massachusetts y USS Indiana bombardearon con sus cañones las islas, continuando la tarea poco después los aviones embarcados de los portaaviones USS Intrepid, USS Essex, USS Cabot, USS Cowpens y USS Monterey que soltaron sus cargas de bombas sobre todo el archipiélago. Más tarde varios bombarderos B-25 Mitchell procedentes de las Islas Gilbert arrasaron la Isla de Roi-Namur. Prácticamente todos los antiguos restos de la aviación japonesa de las Islas Marshall fueron aniquilados en tierra. Durante todo el día se repitieron acciones de este tipo, aunque el desembarco no tendría lugar hasta el día siguiente.

Caza Hellcat deriba a un avión japonés sobre la isla de Kwajelein.

El 31 de Enero de 1944 comenzó el desembarco en el Atolón de Kwajalein. Con increíble velocidad se invadieron las cinco primeras diminutas islitas que componían el extremo norte del atolón, teniendo los americanos en la acción 18 muertos, 40 heridos y 8 desaparecidos. Al mediodía los marines tomaron la isla Ennuebing capturando 20 prisioneros japoneses. Poco después cayeron las islas de Ennugaret, Mellu y Obella. Por la tarde ya se habían conquistado las islas de Ennylabegan, Bigej y Arnold, eliminado 24 japoneses y únicamente muriendo un estadounidense. Para el final del día prácticamente todas las islitas de Kwajalein estaban en manos norteamericanas, ahora ya podía ponerse en marcha el ataque principal contra Roi-Namur y Kwajalein Island.

Isla de Kwajalein / 1 de Febrero de 1944:

Con los primeros rayos de Sol del 1 de Febrero de 1944, la isla de Kwajalein fue barrida a lo largo de sus 5 kilómetros de este a oeste por un fuego masivo de los acorazados, cruceros y de los aviones embarcados, además de los cañones establecidos en la isla cercana de Enubuj .Mientras se producía el bombardeo, los marines embarcaban en sus barcazas bajando por las redes. Los japoneses intentaron saber lo que ocurría exactamente mediante la radio, pero fue inútil, ya que todas las transmisiones las realizaban indios navajos que hablaban en su idioma.

Cuando los barcazas y carros anfibios LVT se hallaban a 30 metros de las playas, recibieron algunos disparos de las baterías de costa japonesas. A pesar de todo llegaron a la arena sin demasiados problemas. Una vez se bajaron las rampas los marines saltaron de ellas y se desplegaron por la playa penetrando 90 metros hacia el interior gracias al apoyo de los tanques anfibios LVT que con sus cadenas salieron del agua para avanzar por tierra. Acto seguido, toda la 7ª División de Infantería fue depositada.

Mucha suerte tuvieron los marines con la escasa resistencia japonesa. Al final del día habían avanzado un kilómetro y medio hacia al interior de la isla. Las bajas para los estadounidenses fueron de 17 muertos y 46 heridos, mientras que para los japoneses de 500 muertos y 11 prisioneros.

Isla de Roi-Namur / 1 de Febrero de 1944:

La isla de Roi-Namur mostraba un aspecto bastante similar al de Tarawa, por tanto los marines no quisieron cometer los mismos errores en el desembarco que la vez anterior. Una de las novedades para evitar otra masacre fue emplear a los tanques anfibios LVT que podían rodar sobre el coral, armados en esta ocasión con cañones de 37 milímetros. Su uso fue un éxito, ya que a medida los LVT se acercaban a las costas, sus cañones desde el agua fueron enmudeciendo la resistencia japonesa. Gracias a esos tanques acuáticos, los marines desembarcaron apenas sin problemas.

Una vez los americanos tuvieron el pie en tierra firme se dediacaron a establecer perímetros de defensa bajo un intenso fuego japonés de los cañones Howitzers de 105 milímetros y otros de diversos calibres menores. El 25º Regimiento de Marines tuvo graves pérdidas en esa zona sin poder avanzar.

Gran explosión de municiones que hace ocultarse a los marines americanos en la Isla de Roi-Namur.

Como los japoneses estaban causando bajas a los marines, no quedó más remedio que solicitar socorro a la flota cuando vieron que las cosas se ponían realmente mal. Instantáneamente una lluvia de más de 6.000 toneladas de proyectiles que provenía de los acorazados USS Maryland, USS Colorado y USS Tennesee aplastaron la isla de parte a parte. Durante el intenso bombardeo se produjo un error de fuego amigo a causa de una inmnesa explosión en la zona de Namur, la cual hizo elevarse una columna de humo con más de un kilómetro de altura que pudo verse desde toda la isla, arrancando árboles y toneladas de tierra que se esparcieron por el aire. En el terrible estallido que teóricamente iba dirigido contra los japoneses, murieron 20 marines estadounidense y otros 100 quedaron heridos.

Mucho más fuertes de lo imaginado eran las defensas en Roi-Namur, ya que en el interior estaban compuestas por búnkers y blocaos escondidos en la densa selva tropical de palmerales. A las 7:30 de la tarde el 23º Regimiento de la 4ª División de Marines, consiguió eliminar varias posiciones de artillería de 75 milímetros con lanzallamas y armas recortadas. Pero para el final del día los progresos en Kwajalein y Roi-Numur, seguían siendo lentos. Nimitz entonces empezó a sospechar que la batalla también sería igual de dura que Tarawa.

Isla de Kwajalein / 2 de Febrero de 1944:

Durante la noche del 1 al 2 de Febrero, 300 soldados japoneses iniciaron una carga Banzai contra las posiciones norteamericanas. La 7ª División de Infantería tuvo muchas bajas con la carga, pero los japoneses no pudieron hacer nada por evitar el fuego de los tanques Sherman que los masacraron sin piedad.

Al amanecer del 2 de Febrero los estadounidenses tuvieron otro gran susto, ya que los japoneses atacaron las campos de maíz, sin embargo fueron blanco fácil en una extensión abierta, lo que permitió a la artillería americana en la isla de Enubuj machacarles duramente y hacerles fracasar de nuevo su ataque.

El balance final de las cargas Banzai fue de 400 japoneses muertos, mientras que los americanos encajaron 11 muertos y otros 241 heridos.

Isla de Roi-Namur / 2 de Febrero de 1944:

Durante el día 2 de Febrero, la 4ª División de Marines pudo bordear al completo la parte de laguna en Roi-Namur, silenciando numerosas posiciones japonesas.

Más tarde los marines avanzaron por el interior, encontrándose con una fuerte resistencia en la selva. Como los americanos no podían ver de donde provenían los disparos y morían con facilidad estando al descubierto, tuvieron que solicitar al caer la noche más apoyo naval y aéreo mientras excavaban trincheras para protegerse.

Isla de Kwajalein / 3 de Febrero de 1944:

Al comienzo del tercer día de batalla en la Isla de Kwajalein, los informes estadounidenses indicaban que no quedaban más de 300 japoneses en la isla.

Ocultos en edificios y parapetados en bloques defensivos, los japoneses soportaron durante el resto del día a la aviación enemiga que se dedicó a soltar sus bombas sobre ellos. Al caer la tarde los americanos controlaban prácticamente toda la costa y tras un duro enfrentamiento consiguieron hacerse con el último embarcadero de la isla. Las únicas posiciones japonesas restantes eran puntos aislados sin peligro.

Isla de Roi-Namur / 3 de Febrero de 1944:

Desde que comenzó el 3 de Febrero en Roi-Namur, los ingenieros y los constructores (seabees) habían estado trabajando desde la noche anterior para ayudar a los marines a tomar el aeropuerto. Por la mañana el increíble trabajo de los “seabees” había logrado que las defensas japonesas y los búnkers fueran volados con minas o explosivos bajo tierra. Con esta última destrucción, la conquista de la isla había finalizado con la captura de su aeródromo central en manos de los marines.

Roi-Namur había costado a los estadounidenses 313 muertos y 502 heridos, mientras que todos los defensores japoneses murieron en la acción.

Isla de Kwajalein / 4 de Febrero de 1944:

Nada más amanecer el 4 de Febrero en la isla de Kwajalein, los estadounidenses se lanzaron a la ofensiva contra los últimos bastiones nipones de la isla. Con apoyo de fuego pesado procedente del mar, los marines avanzaron durante tres horas combatiendo duramente al enemigo. A las 11:00 el ataque americano cesó cuando varios soldados coreanos se entregaron como prisioneros. El último ataque japonés se realizó enconadamente contra un embarcadero en la punta norte de la isla llamada Nero Point, sin embargo los marines resistieron acabadno con todos. Aquella fue la última acción en Kwajalein.

Combate aérero entre los Corsairs americanos contra los Zeros japoneses en algún archipiélago de las Islas Marshall.

Kwajalein costó a los estadounidenses 173 muertos y 793 heridos, los japoneses en cambio murieron casi todos, pero para sorpresa de los americanos se rindieron 128 nipones, de los cuales varios eran coreanos.

Atolón de Kwajalein / 5 de Febrero de 1944:

El 5 de Febrero de 1944 los últimos trozos de tierra al sur del Atolón de Kwajalein fueron tomadas, se trataba de las islas de Ennugeliggelap y Gellinam.

Con este resultado todo el atolón de Kwajalein fue conquistado al completo. En la acción se perdieron las vidas de 5.000 japoneses y algunos coreanos, mientras que los americanos tuvieron 505 muertos.

Atolón de Eniwetok

Atolón de Eniwetok / 17 de Febrero de 1944:

“Operación Cathpole” fue la denominación del comienzo de la invasión del Atolón de Eniwetok. El 17 de Febrero de 1944 la flota de acorazados y portaaviones realizó un devastador fuego contra el atolón, castigando especialmente las islas de Engibi, Eniwetok y Parry.

La fuerza de invasión americana era una vez más la 4ª División de Marines dividida en el 22º Regimiento de Marines con 8.000 hombres, además de los 1st y 2nd Batallones. La 7ª División de Infantería desplegaría al 106º Regimiento de Infantería compuesto por 2.000 hombres.

Isla de Engibi / 18-19 de Febrero de 1944:

Nada más pisar tierra los marines en Engibi, la resistencia japonesa que encontraron fue fanática a pesar de los fuertes bombardeos sufridos anteriormente durante 24 horas. Los japoneses tenían cavados túneles bajo tierra por donde disparaban de sorpresa matando a los marines. Para superar estas dificultades los americanos encontraron la forma de eliminar a los nipones, se trataba de cavar en el suelo para llegar a los escondites y túneles, para a continuación rociar a los defensores con fuego de lanzallamas o con granadas. Sin embargo los japoneses eran más listos de lo que pensaban los americanos, ya que todos sus túneles estaban interconectados, por tanto cuando uno caía, se marchaban al otro. Por si fuera poco desde el interior de la isla disparaban, en posiciones fuertes dentro de cavidades naturales con cañones de 105 milímetros a los marines sobre las playas y otros lugares.

La única solución posible para los americanos fue destruir túnel por túnel y escondite por escondite. Fue un trabajo costoso y que requirió mucha paciencia. Tras dos días de combate en el que todas las defensas fueron elimanadas, el 19 de Febrero, Engibi cayó en manos estadounidenses y fue declarada segura. Las muertes del Eje en Engibi fueron trágicas con 1.200 japoneses y coreano muertoss, además de rendirse 19 más a los norteamericanos.

Isla de Eniwetok / 20-21 de Febrero de 1944:

Un día antes de la invasión a Eniwetok, el 19 de Febrero, los marines encontraron en Engibi un mapa con las posiciones japonesas en el resto de las islas del Atolón de Eniwetok. Fue un golpe de suerte para ellos porque descubrieron que había 800 soldados japoneses armados más que los americanos no habían contado. Aquello obligó a cambiar la estratégia.

Desembarco de los estadounidenses en Eniwetok acompañados por lanchas y mercantes con tanques Stuart M3.

Con las informaciones obtenidas, el nuevo plan requirió un bombardeo masivo e indiscrimanado contra Eniwetok efectuado por los acorazados, cruceros y los aparatos embarcados de los portaaviones. El 20 de Febrero, el 106º Regimiento de Infantería desemabrcó en la playa de Eniwetok bajo un intenso fuego de mortero sufriendo numerosas bajas. Por la tarde llegó a la isla el 22º Regimiento de Marines, que junto con los infantes del 106º Regimiento, asaltaron con lanzallamas y fusil las posiciones defensivas de los japoneses, que poco a poco se fueron retirando al interior, levantando un último sector fortificado donde poder aguantar y hacerse fuertes.

Por la noche del 21 de Febrero, los pocos defensores japoneses supervivientes se lanzaron a la carga contra los americanos. El ataque nipón tuvo un éxito inicial, pues rompió sus líneas haciendo que los marines se quedaran atónitos. Pero los americanos tras el primer ataque se reagruparon en el flanco derecho y muy rápidamente contraatacaron a los japoneses eliminándoles al cuerpo a cuerpo con bayoneta y penetrando 270 metros en sus líneas. A últimas horas de la tarde, Estados Unidos había conquistado la Isla de Eniwetok.

Isla de Parry / 22-27 de Febrero de 1944:

El 22 de Febrero de 1944 comenzó el ataque a la Isla de Parry. Tras un bombardeo aeronaval, el 22º Regimiento de Marines con los 1st, 2nd y 3rd Batallones, desembarcaron en Parry amparados por una pantalla de humo naval que impidió a los japoneses ver las barcazas en el agua con claridad. Durante el desembarco, los marines fueron favorecidos por proyectiles americanos procedentes de la artillería estacionada en las islas circunadantes que abatieron las posiciones japonesas con eficacia. Una vez en la playa, los soldados norteamericanos avanzaron protegidos por unidades de tanques, lo que impidió a los japoneses que pudieran reaccionar por frenar el terrible asalto, siendo la mayoría aniquilados.

Finalmente, la última posición japonesa en las Islas Marshall fue destruida en Parry en la mañana del 23 de Febrero de 1944. Los marines controlaban la isla y Estados Unidos era dueño de todo el archipiélago de las Marshall.

Tras la conquista de la isla de Parry, las Islas Marshall no fueron declaradas seguras hasta el 27 de Febrero de 1944, momento en el que concluyó la campaña. Las pérdidas de Estados Unidos en el Atolón de Eniwetok eran de 348 hombres y 866 heridos, mientras que Japón sufrió la elevada cifra de 3.400 muertos.

Conclusión

A diferencia de Tarawa, el asalto estadounidense a las Islas Marshall fue mucho más sencillo y menos sangriento. La experiencia de Tarawa permitió subsanar muchos errores, como por ejemplo la sustitución de las barcazas por los carros anfibios LVT que podían sortear el coral con facilidad. También el bombardeo previo por mar y la neutralización de las defensas terrestres por aire con un minucioso estudio gracias al reconocimiento hicieron el resto.

Estados Unidos tuvo 853 muertos, 2.442 heridos y 8 desaparecidos.

Japón sifrió unas pérdidas humanas enormes con 10.487 muertos y 314 prisioneros (330 japoneses y 163 coreanos).

Cierto era que las Islas Marshall no fueron tan dramáticas como Tarawa, pero los estadounidenses a pesar de todo habían sufrido cientos de muertos. A partir de ese instante los norteamericanos se preguntaron si realmente tenía significado morir tantos seres humanos por unos trozos de tierra deshabitados y tan pequeños a los que nadie quería ir. Comparaban su situación a la de sus compañeros luchando en Europa, los cuales al menos competían por entrar gloriosamente en ciudades como Roma o París donde serían recordados como héroes en una gesta muriesen o sobreviviesen, pero ¿qué sentido tenía una diminuta isla de 5 kilómetros como Roi-Namur en medio del gigantesco Océano Pacífico, sin habitantes y encima desconocida a los ojos del público? Poco a poco, a medida que avanzase la Guerra del Pacífico en sus infiernos tropicales, los soldados se irían sientiendo sólos y olvidados, tanto por su ejército como por sus ciudadanos.

 

Bibliografía:

Derrick Wright, Pacific Victory. “The Marshall Islands”, Sutton (2005), p.61-77

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “El ataque a las Marshall” , S.A.R.P.E. (1978), p.1.444-1.448
http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Hailstone