Bombardeo de Coventry

El Bombardeo de Coventry de 1940 fue uno de los más famosos ataques aéreo efectuados por el Eje en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Más ensalzado por la propaganda de los Aliados que no por los efectos reales de la incursión, pasaría a la Historia por ser el raid más destructivo y sangriento que hasta entonces había sufrido el Imperio Británico a manos de la Alemania Nacionalsocialista.

Preludio

Coventry era una ciudad de Inglaterra fundada a principios del I Milenio d.C. que al comienzo de la Segunda Guerra Mundial contaba con un importante trazado urbano y una población que sumaba los 180.000 habitantes. Convertida en un gran centro de montaje tras la Revolución Industrial, en el año 1940 albergaba treinta grandes fábricas de guerra, incluyendo la Compañía “Coventry Ordenance Works”, que producían el 25% de los aviones del país, así como una considerable cantidad de tanques, motores, neumáticos, municiones y otros utensilios bélicos.

Como Conventry era un importante foco de producción industrial, la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) la catalogó como un objetivo prioritario a neutralizar durante los bombardeos alemanes bautizados como “Blitz” que desde la derrota en la Batalla de Inglaterra la aviación efectuaba todas las noches contra las ciudades del Reino Unido. Así lo ordenó Adolf Hitler cuando el 8 de Noviembre de 1940 se encontraba visitando la Cervecería Burgerbräukeller de Munich y repentinamente un ataque de la Fuerza Aérea Real Británica (RAF) le sorprendió en la ciudad. Furioso por lo ocurrido, el Führer presionó al mariscal Hugo Sperrle para que seleccionase una metrópoli inglesa a la que como represalia se borrase del mapa. Así fue como se escogió a Coventry en el distrito de West Midlands, la cual ya entre Agosto y Octubre de 1940 había sido atacada levemente con un resultado de 176 muertos y 680 heridos, además de haber sufrido la destrucción de algunos edificios como el Cine Rex.

Bombardeo de Coventry

Bajo el nombre en clave de “Operación Sonata Claro de Luna” un total de 515 bombarderos alemanes Heinkel He 111 del 100º Escuadrón Aéreo (Kampfgruppe 100) despegaron de sus bases en Francia la tarde del 14 de Noviembre de 1940. Desde el primer momento en que los aviones germanos cruzaron el Canal de la Mancha y se aproximaron a las costas de Gran Bretaña, los radares y descifradores del “Código Ultra” en Londres interceptaron a la formación enemiga, aunque cometieron el error de transmitir demasiado tarde a Conventry el aviso de que el rumbo fijado por el enemigo era su propia ciudad. A raíz de aquella fatal equivocación, las alarmas antiaéreas de la metrópoli no empezaron a sonar a las 19:00 horas del anochecer, únicamente media hora antes de que los bombarderos alcanzasen West Midlands.

Restos humeantes de la ciudad de Coventry tras el bombardeo de la Luftwaffe.

A las 19:30 horas de la noche del 14 de Noviembre de 1940, más de 500 aviones alemanes aparecieron sobre Coventry para lanzar pequeñas bombas incendiarias en las cuatro esquinas de la ciudad que aunque no provocaron daños, iluminaron todo casco urbano que rápidamente se convirtió en un blanco totalmente visible en la oscuridad desde una distancia de varias decenas de kilómetros. Acto seguido los Heinkel He 111 abrieron sus compuertas y arrojaron más de 1.000 bombas equipadas con 100 kilogramos de alto explosivo que pulverizaron edificaciones y destrozaron estaciones ferroviarias, líneas de teléfonos y depósitos de agua y gas. A esta oleada siguieron varias formaciones más de aviones que en esta ocasión dejaron caer 36.000 bombas pirotécnicas de magnesio y gasolina, además de 50 minas aéreas en paracaídas, cuyo poder calorífico levantó una gran nube de fuego, la cual se extendió marchitando casas y consumiendo la carne humana de las personas. Este proceso se repitió durante toda la noche hasta que el último aparato alemán abandonó Coventry a las 6:15 de la madrugada del 15 de Noviembre. Curiosamente de todos los aviones que tomaron parte en el raid, únicamente un Heinkel He 111 resultó derribado por el fuego de los 36 cañones antiaéreos presentes en la ciudad (24 de 37 milímetros y 12 de 40 milímetros) que apenas tuvieron efectividad en la defensa.

Resultado

Terminado el bombardeo de Coventry la mañana del 15 de Agosto de 1940, las consecuencias fueron terribles porque la ciudad resultó arrasada en su mayor parte y su industria completamente paralizada (aunque a lo largo de la guerra se recuperaría). De hecho el Ministro de Propaganda del Tercer Reich, Josef Goebbels, calificó el suceso de la siguiente manera: “Allí hay una ciudad prácticamente borrada. Ahora solo hay ruinas”. Sin embargo y a pesar de que la función del raid fue desmoralizar a la población británica, causó el efecto contrario porque los británicos reforzaron su moral y aumentaron sus ansias de venganza contra Alemania.

Catedral de Saint Michael en Coventry reducida a escombros tras el bombardeo alemán.

Los británicos encajaron 568 muertos y 1.256 heridos (863 graves y 393 leves); mientras que las pérdidas materiales en Coventry fueron de 4.300 edificios destruidos y otros 60.000 dañados (únicamente 15.000 salieron ilesos), incluyendo la Catedral de Saint Michael, nueve fábricas de aviones, dos factorías navales y los tres grandes complejos industriales Daimler, Humber Hillman y Alfred Herbert Ltd, entre otros.

Incuestionablemente el raid sobre Conventry fue un cambio en el modo de hacer la guerra contra los civiles en la Historia. De este bombardeo se acuñó el término “conventrizar” para referirse a toda aquella ciudad arrasada mediante grandes ataques aéreos de aviación en los que se aplicase el método de saturación, algo que seria copiado por todos los bandos en la Segunda Guerra Mundial y a lo largo de otros conflictos en el siglo XX.

 

Bibliografía:

-David Solar, Destrucción de Coventry, Revista La Aventura de la Historia Nº204 (2015), p.24-25
-https://en.wikipedia.org/wiki/Coventry_Blitz