Batallas de Rzhev

El Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial estuvo cargado de grandes enfrentamientos militares y campañas que movilizaron millones de hombres y costaron la cifra de centenares de miles de muertos tanto en el Eje como en el bando de la Unión Soviética. Las Batallas de Rzhev entre Enero de 1942 y Marzo de 1943 fueron un ejemplo de violencia extrema porque en un período que se prolongó un año y dos meses se combatió ininterrumpidamente en un total de cinco sangrientas operaciones que dejaron uno de los saldos más devastadores de la contienda.

Contexto

Rzhev comprendía una amplia zona de bosques situada en Oblast del Tver sobre un triángulo que abarcaba los enclaves de Belyi y Vyazma al norte y las Colinas Valdai al sur, y en cuyos alrededores se extendía un área de 190 metros de altura a una distancia de 200 kilómetros al noroeste de Moscú. La ciudad de Rzhev que ostentaba el rango de ser la capital de la región, se hallaba atravesada por el Río Volga en torno a un núcleo urbano que históricamente databa del año 1216 y que en la Segunda Guerra Mundial poseía un censo de 54.000 habitantes, al que había que añadir una importante presencia industrial con la existencia de cuatro factorías (de cáñamo para cuerdas, seda, lino y material agrícola), dos molinos (cereales y aceites vegetales), un aeródromo, un taller de reparación para locomotoras y un depósito de municiones.

Batería antiaérea del Ejército Alemán vigilando el acceso a Rzhev desde el Río Volga.

Dentro del marco de la “Operación Tifón” que el Ejército Alemán (Wehrmacht) desarrolló durante la Batalla de Moscú, las tropas germanas conquistaron Rzhev el 16 de Octubre de 1941. Aparentemente la tranquilidad durante la ocupación imperó en la región hasta que a inicios de 1942 el Ejército Rojo desencadenó la gran contraofensiva con las Divisiones Siberianas que de nuevo hicieron retroceder a los alemanes más de un centenar de kilómetros hasta las afueras de Rzhev y el curso del Río Volga. Desde entonces esta zona bautizada con el nombre de “Saliente de Rzhev” que defendía el IX Ejército Alemán, adquirió una importancia estratégica enorme no sólo por suponer una espada que apuntaba directamente hacia Moscú (tal y como la definió Iósif Stalin), sino que además constituía la posición central del Grupo de Ejército Centro y por tanto el punto intermedio de todo el despliegue de las potencias del Eje en Rusia y el Frente Oriental.

Primera Batalla de Rzhev

Neutralizar al Grupo de Ejércitos Centro se convirtió en la prioridad máxima del Estado Mayor Soviético (STAVKA) tras haber salvado provisionalmente a la capital tras la costa victoria en la Batalla de Moscú. Así fue como el Grupo de Ejércitos del Frente Occidental del Ejército Rojo planeó una maniobra envolvente sobre el Saliente de Rzhev al norte y sur de Vyazma, precedido por un asalto paracaidista en la retaguardia. Al norte de dicho despliegue se situó el Frente de Kalinin del general Iván Koniev encargado de confluir hacia las posiciones del IX Ejército Alemán entre Sychevka y Volokolamsk con los XXIX, XXX, XXXI y XXXIX Ejércitos, el I Ejército de Choque y el XI Cuerpo de Caballería; mientras que al sur lo hizo Frente Oeste del general Georgi Zhukov que directamente arremetería contra el IV Ejército Panzer con los X, XLIII, XLIX y L Ejércitos, más el I Cuerpo de Caballería de Guardias; al mismo tiempo que a espaldas del enemigo sería lanzado el IV Cuerpo Aerotransportado del general Aleksei Levashev sobre un triángulo comprendido entre Taboy, Bebrovo y el Río Dniéper.

Grupo de Ejércitos del Frente Occidental:
·Frente de Kalinin
-XXIX, XXX, XXXI y XXXIX Ejércitos
-I Ejército de Choque
-XI Cuerpo de Caballería
·Frente Oeste
-X, XLIII, XLIX y L Ejércitos
I Cuerpo de Caballería de Guardias
·IV Cuerpo Aerotransportado
-8ª, 9ª y 214ª Brigadas Aerotransportadas

Oficialmente la Batalla de Rzhev comenzó la noche del 3 al 4 de Enero de 1942 cuando un batallón del IV Cuerpo Aerotransportado a bordo de aviones cuatrimotor Tupolev TB-3 saltó desde sus compartimentos de carga tras la retaguardia del Eje. Los paracaidistas que descendieron y tomaron tierra sin incidentes, comenzaron a realizar sabotajes a la espalda del Ejército Alemán contra las áreas rurales de Bolshoye, Fatyanovo y Gusevo.

El 8 de Enero de 1942, el Frente de Kalinin del general Iván Koniev inició la ofensiva contra el sector norte del Eje que arrolló las primeras líneas defensivas. Simultáneamente el Frente Oeste del general Georgi Zhukov situado en el sur arremetió contra el IV Ejército Panzer abriendo una peligrosa brecha de 50 kilómetros entre Vyazma y Sychevka. A raíz de este último acontecimiento que obligó a trasladar reservas desde la vertiente septentrional para taponar el boquete, el Frente de Kalinin realizó una segunda ruptura durante las jornadas siguientes en su sector, reconquistando una gigantesca área de 125 kilómetros entre Rzhev y Velikiye Luki.

Al amanecer del 18 de Enero de 1942, el IV Cuerpo Aerotransportado volvió a acosar la retaguardia del Ejército Alemán lanzando más paracaidistas en la zona de Yukhnov. Mientras tanto en el Estado Mayor Alemán (OKW), tal fue el pánico que a punto estuvieron los mandos de ordenar una retirada total de no ser porque en el último instante apareció el general Walter Model prometiendo detener a los soviéticos, algo a lo que el general Hans Krebs en desacuerdo le recriminó “¿y qué fuerzas ha traído para esa operación?”, a lo que Model le contestó: “A mí mismo”.

Paracaidistas del IV Cuerpo Aerotransportado preparándose para lanzarse sobre Vyazma.

Las medidas que el general Walter Model llevó a cabo fueron las de apuntalar la línea defensiva del frente sobre las dos brechas abiertas sobre Sychevka, Vyazma y Velikiye Luki distribuyendo las tropas y cañones anticarro de forma equitativa, al mismo tiempo en que organizó una columna de flanqueo con el Regimiento SS de Granaderos “Der Führer” al mando del oficial Otto Kumm. Sería precisamente esta fuerza la que oculta en la ventisca y bajo unas infernales temperaturas de -50ºC grados bajo cero, recorrió más de 100 kilómetros sobre la nieve en la retaguardia enemiga hasta amenazar todo el despliegue del Ejército Rojo el 21 de Enero cuando lanzó un asalto por su espalda a la altura de Belyi precedido por un bombardeo de artillería de piezas de largo alcance y aviación. Aquella magistral pinza que interrumpió la ofensiva enemiga hacia Rzhev, terminó el 22 de Enero de 1942 con el embolsamiento y total destrucción del XXX Ejército Soviético que sufrió 15.000 muertos y la pérdida material de 70 tanques, a costa de unas 1.900 bajas alemanas, la mayoría por congelación.

A las 4:00 horas de la madrugada del 27 de Enero de 1942, el IV Cuerpo Aerotransportado comenzó el desembarco aéreo sobre Tabory con un total de 2.100 paracaidistas a bordo de 61 aviones entre los que había 39 transportes PS-84 y 22 Tupolev TB-3 escoltados por 19 cazas que despegaron a 40 kilómetros de las bases de Grabtsevo, Zhashkovo y Rzhavets (a pesar de que previamente esos aeródromos habían sido bombardeados por la Luftwaffe que dejó un rastro de instalaciones dañadas, depósitos de combustible incendiados y ocho aparatos destruidos entre siete cuatrimotores Tupolev TB-3 y un caza). El salto se realizó con éxito porque las tropas de la 8ª Brigada Aerotransportada al mando del coronel Alexandr Onufriev aseguraron la zona de Tabory y conquistaron la vecina localidad de Ozerechnya.

Transcurridas 24 horas del desembarco aéreo en Tabory, el 28 de Enero los paracaidistas del Ejército Rojo tomaron Andrasova y cortaron la Carretera Vyazma-Smolensk. Desde entonces y hasta el 1 de Febrero, un escuadrón de 42 aviones diarios lanzarían más tropas de las 9ª y 214ª Brigadas Aerotransportadas que se apoderaron de Velikoploye, Shushman y Zhelanye. Al mes siguiente, entre los días 17 y 23 de Febrero, una flota de 64 aviones entre 41 PS-84 y 23 Tupolev TB-3 arrojaron a otros 7.300 paracaidistas que ascendieron el número total de hombres a los 10.000 efectivos (aunque durante los saltos fue derribado uno de los Tupolev TB-3 en el que perdió la vida el general Aleksei Levashev, quién al mando del IV Cuerpo Aerotransportado tuvo que ser sustituido por el general Alexandr Kazankin).

Gracias al IV Cuerpo Aerotransportado, el L Ejército Soviético del general Iván Boldin que hasta entonces había sido frenado por la enconada resistencia del Ejército Alemán, pudo reanudar la marcha el 23 de Febrero y tomar los pueblos de Sapovo y Savinki. Dos días más tarde, el 25, los paracaidistas se hicieron con las localidades de Dubrovna, Kurakino, Borodinó, Gorbachy y Tatyanino; mientras que el 26 con Klyuchi. A la semana siguiente, el 4 de Marzo, los XLIII y XLIX Ejércitos Soviéticos con las 31ª, 34ª y 137ª Divisiones de Fusileros en vanguardia ocuparon Yukhnov y enlazaron con las dispersas tropas del IV Cuerpo Aerotransportado que llevaban combatiendo allí desde Enero.

El 5 de Marzo de 1942 fue la fecha en que los XLIII y XLIX Ejércitos Soviéticos, junto al IV Cuerpo Aerotransportado, fueron definitivamente detenidos ante las localidades de Malyshevka y Babykino debido a la fiera resistencia presentada por las tropas germanas. A la mañana siguiente, el 6 de Marzo, el Ejército Alemán pasó al contraataque, cerrando el estrecho pasillo de un kilómetro que unía a las fuerzas de tierra del Ejército Rojo con los paracaidistas, lo que dejó embolsados a un gran número de contingentes soviéticos.

Tropas soviéticas con equipo invernal atacando Yukhnov en Abril de 1942.

La contraofensiva del Ejército Alemán fue arrolladora porque aniquiló a numerosos paracaidistas, redujo a tan sólo 90 hombres a la 9ª Brigada Aerotransportada y recuperó el control de la localidad de Kurakino. Afortunadamente el deshielo y el barro posterior paralizaron el progreso germano durante un mes hasta que el 24 de Abril los soviéticos cometieron la imprudencia de probar un intento de ruptura sobre Novoye Askerovo que acabó en masacre porque las ametralladoras y morteros de los alemanes aniquilaron a centenares de rusos. Tampoco de nada sirvieron las arremetidas del I Cuerpo de Caballería de Guardias que en Mayo de 1942 realizó con más de 4.500 jinetes y monturas contra el perímetro exterior del anillo, teniéndose que retirar en todas las ocasiones con infinidad de bajas.

Aparentemente todo parecía perdido para el IV Cuerpo Aerotransportado cercado en el área de Putoshka, hasta que el general Alexandr Kazankin tuvo la brillante idea de dirigir a los últimos 5.200 supervivientes primero hacia Kirov y luego al Bosque de Yelnya, donde el 6 de Junio de 1942 iniciaron una peligrosa marcha a través de 200 kilómetros de tupidas arboledas. A pesar de las emboscadas alemanas en las aldeas de Denisovka y Pokrovskoye, así como la sangrienta escaramuza que costó a los rusos 120 bajas en Podgerb, los paracaidistas, que contaron con la ayuda de los guerrilleros del Destacameto Partisano “Sergei Laszo”, finalmente consiguieron romper el cerco y alcanzar la seguridad de las líneas del Ejército Rojo el 28 de Junio, lo que permitió salvar la vida a miles de hombres.

Segunda Batalla de Rzhev

La Segunda Batalla de Rzhev fue una campaña destinada exclusivamente a la acción de los partisanos del Ejército Rojo que habían infestado la retaguardia. Bajo el nombre de “Operación Seydlitz”, el general Walter Model reunió a las reservas del IX Ejército Alemán con la finalidad de aniquilar de una vez por todas a todos los núcleos de resistencia que habían quedado a sus espaldas.

Molesta se había vuelto la situación en Mayo de 1942 por culpa de las decenas de miles de guerrilleros soviéticos que habían inundado los bosques de Rzhev, así como los cientos de paracaidistas que se habían unido a ellos, y que desde entonces no dejaban de asaltar las líneas férreas, depósitos de armamento y carreteras, llegando incluso a contar con camiones y tanques entre sus filas como por ejemplo desplegaba el Destacamento Partisano “Sergei Laszo”. De hecho el área que controlaban los resistentes era amplísima al extenderse unos 50 kilómetros cuadrados hacia el interior de Rzhev y disponer de unos 3.300 kilómetros cuadrados de superficie.

Ejército Alemán (Operación Seydlitz):
-1ª, 2ª y 5ª Divisiones Panzer
-110ª y 246ª Divisiones de Infantería
-XLVI Cuerpo Panzer

A nivel estadístico entre las Primeras y Segunda Batallas de Rzhev de 1942 tuvieron lugar hasta un total de 216 atentados con bombas y otros 122 fallidos que fueron desarticulados a tiempo por los alemanes. Incluso el mismo general Walter Model fue atacado y herido por fuego antiaéreo de los guerrilleros cuando volaba a bordo de su avioneta Fieseler Fi-156 Storch, lo que obligó al piloto a dar media vuelta a su aparato y aterrizar de emergencia en Belyi para que sanasen las heridas de su superior (hasta que se recuperó poco después fue sustituido brevemente por el general Heinrich Von Vietinghoff).

A las 3:00 horas de la madrugada del 2 de Julio de 1942 comenzó la “Operación Seydlitz” cuando tropas de caballería del Ejército Alemán se internaron en los bosques para penetrar en las líneas de los partisanos y atacarlos desde ángulos diferentes. Una vez amanecido, la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) localizó a las primeras columnas de guerrilleros y las acosó desde el aire provocando a los soviéticos innumerables bajas. Básicamente esta fue la estrategia que el Ejército Alemán empleó durante las semanas siguientes debido a que los Stukas del 51º Escuadrón llevaron a cabo las principales tareas destructoras, siendo en todo momento escoltados por cazas hispanos Messerschmitt Bf 109 y Focke Wulf Fw 190 de la Escuadrilla Azul con pilotos voluntarios de España, que lograron importantes éxitos como en la devastadora incursión contra 360 vehículos al sur de Nelidowo, contra 12 tanques T-34 a las afueras de Belyi y contra 20 carros medios al oeste de Staruchi.

Tanque Panzer 38 en los bosques de Rzhev.

La “Operación Seydlitz” se desarrolló según lo planeado por el general Walter Model porque los partisanos fueron siendo embolsados desde tres alas de avance distinto. Primeramente las 1ª y 5ª Divisiones Panzer, junto con la 110ª División de Infantería cerraron el paso norte controlando las aguas del Río Lutschess; luego la 2ª División Panzer y la 246ª División de Infantería bloquearon todos los accesos hacia Belyi; y finalmente el XLVI Cuerpo Panzer interrumpió el único camino libre entre Korablewo y Vladimirskoje. A pesar de que efectuar tales maniobras fueron muy complicadas debido a que los partisanos habían fortificado los bosques con trincheras, búnkers, trampas explosivas, minas y con francotiradores subidos a las copas de los árboles, finalmente los alemanes superaron los obstáculos y aniquilaron a sus oponentes.

Al terminar la “Operación Seydlitz” a finales de Julio de 1942, el Ejército Alemán había logrado un gran éxito al silenciar a la mayoría de guerrilleros en la retaguardia. Según las cifras que se contabilizaron los partisanos sufrieron 50.131 prisioneros y perdieron a manos del enemigo un material destruido o capturado de 226 tanques, 763 cañones y 1.955 ametralladoras o morteros.

Tercera Batalla de Rzhev

“Orden 277” u “Operación Pogoreloe-Gorodische” fue el nombre con que el Estado Mayor Soviético (STAVKA) otorgó a una ofensiva destina a debilitar el Saliente de Rzhev. La maniobra que llevarían a cabo el Frente de Kalinin del general Iván Koniev con los XXIX y XXX Ejércitos por el flanco oriental y el Frente Oeste del general Georgi Zhukov con los XX y XXXI Ejércitos por el flanco occidental; sería complementada algunas jornadas más tarde por un avance de la reserva compuesta por el II Cuerpo de Caballería de Guardias y los VI y VIII Cuerpos Blindados.

Grupo de Ejércitos del Frente Occidental:
·Frente de Kalinin
-XXIX y XXX Ejércitos
·Frente Oeste
-XX y XXXI Ejércitso
·Reserva
·II Cuerpo de Caballería de Guardias
-VI y VIII Cuerpos Blindados

El 1 de Agosto de 1942 el Ejército Rojo inició la ofensiva con el Frente de Kalinin y el Frente Oeste contra el Saliente de Rzhev. El ataque se efectuó con cargas masivas de la infantería contra las trincheras del Eje, apoyada en todo momento por las torretas de los tanques y las incursiones rápidas de la caballería al galope. Sin embargo y a pesar de las duras arremetidas, la mayoría de tropas soviéticas fueron masacradas en una auténtica carnicería a campo abierto que diezmó a compañías enteras mediante fuego concentrado de ametralladoras y artillería. Solamente la movilización de la reserva soviética el día 6 de Agosto permitió a los soldados rusos hacerse con la primera línea de trincheras entre Pogoreloje y Zubtsov a costa de unas gigantescas bajas que comprometieron toda la “Orden 277”.

Si la ruptura en torno a Pogoreloje -Zubtsov fue un éxito pírrico para el Ejército Rojo debido a las pérdidas sufridas, todavía el resultado quedó más empañado gracias a la acción individual de tres tanques Stug. Estos cazacarros al mando del sargento Hugo Primozic se mantuvieron ocultos entre la vegetación hasta que tuvieron a tiro a un gran número de T-34 rusos, contra los cuales abrieron fuego pulverizando a la mayoría. Como para los soviéticos fue imposible localizar a sus oponentes, enviaron a los soldados de infantería entre los arbustos que fueron fácilmente masacrados por las ametralladoras de los Stug y las armas cortas de sus dotaciones. Mientras esto ocurría, algunos de los blindados soviéticos rodearon la posición alemana sin percatarse de que los germanos descubrieron la maniobra y eliminaron dos T-34 más. Así continuó la batalla durante más de una hora hasta que los tres Stug se retiraron a salvo tras haber destruidos unos 16 carros enemigos (lo que le valió al sargento Hugo Primozic ser condecorado con la Cruz de Caballero) y haber facilitado el repliegue casi intacto de los efectivos alemanes a una segunda línea defensiva en el Río Vazuza.

Estación de Rzhev ocupada por el Ejército Alemán.

A mitad de Agosto de 1942, el Ejército Rojo prosiguió con la “Orden 277” de forma caótica porque las tropas soviéticas chocaron una y otra vez contra unas fortificaciones casi inexpugnables que se cobraron un alarmante precio en vidas. De hecho, una vez superada la segunda línea en el Río Vazuza, los soldados soviéticos ya se quedaron sin fuerzas para asaltar la tercera línea que los alemanes acababan de establecer entre Gridino y Gruchtschino por detrás del cauce del Río Volga. Sería en este sector donde finalmente el Ejército Rojo fue detenido en seco y obligado a aceptar la derrota.

La “Orden 277”, también conocida como Tercer Batalla de Rzhev, concluyó en un rotundo fracaso para el Ejército Rojo. Las pérdidas hasta entonces fueron espeluznantes porque causaron baja 393.770 soldados soviéticos entre 380.000 muertos y 13.770 prisioneros, además de resultar destruidos o capturados 2.956 tanques, 144 cañones, 227 morteros, 781 ametralladoras y 870 aviones.

Cuarta Batalla de Rzhev

Bajo el nombre de “Operación Marte”, el Ejército Rojo dirigido por el general Georgi Zhukov planeó la gran contraofensiva definitiva que debía acabar con el Saliente de Rzhev y a ser posible asestar un golpe mortal al Grupo de Ejércitos Centro. Este acontecimiento que sería conocida como la Cuarta Batalla de Rzhev se efectuaría mediante un ataque envolvente del Frente Kalinin sobre el flanco oriental (Ríos Osuga y Vazuza más Sychevka) y occidental (zona de Olenino entre Belyi y el Río Luchesa) de la posición germana que encerraría al IX Ejército Alemán, para una vez aniquilado éste después de un tiempo calculado en aproximadamente tres semanas, el Frente Oeste iniciaría la “Operación Júpiter” consistente en arremeter y destruir al III Ejército Panzer con la consiguiente liberación de Vyazma y Smolensk.

Aproximadamente el Ejército Rojo reunió a una poderosa fuerza de 1.900.000 soldados, 3.300 tanques, 24.000 cañones y 1.100 aviones. De estos solamente el Frente de Kalinin tendría ocasión de participar con los XX, XXII, XXIX, XXX, XXXI y XLI Ejércitos al mando del general Maksim Purkaev, a los que había que añadir el apoyo del III Ejército de Choque, los V y VI Cuerpos Blindados, los I, II y III Cuerpos Mecanizados, el VI Cuerpo Siberiano, el VIII Cuerpo de Guardias y el II Cuerpo de Caballería de Guardias.

Frente de Kalinin:
XLI Ejército
·VI Cuerpo Siberiano
-150ª División Siberiana
-17ª División de Guardias
-93ª, 134ª, 234ª y 262ª División de Fusileros
-74ª, 75ª y 78ª Brigadas Siberianas
-91ª Brigada de Fusileros
·I Cuerpo Mecanizado
-65ª y 219ª Brigadas Blindadas
-19ª, 35ª, 37ª, 47ª y 48ª Brigadas Mecanizadas
XXII Ejército
·III Cuerpo Mecanizado
-1ª Brigada Blindada de Guardias
-49ª y 104ª Brigadas Blindadas
-1ª, 3ª y 10ª Brigadas Mecanizadas
-39º Regimiento Blindado Independiente
·Unidades Independientes
-155ª, 185ª, 238ª, y 362ª Divisiones de Fusileros
-114ª Brigada de Fusileros
XX Ejército
·V Cuerpo Blindado
-24ª, 41ª y 70ª Brigadas Blindadas
-5ª Brigada Motorizada
·VI Cuerpo Blindado
-11ª, 18ª, 22ª, 25ª, 31ª, 80ª, 93ª, 100ª, 200ª, 240ª y 255ª Brigadas Blindadas
-6ª Brigada Motorizada
·VIII Cuerpo de Guardias
-26ª División de Guardias
-148ª y 150ª Brigadas de Fusileros
·II Cuerpo de Caballería de Guardias
-3ª y 4ª Divisiones de Caballería de Guardias
-20ª División de Caballería
·Unidades Independientes
-1ª División Motorizada
-20ª, 30ª y 42ª Divisiones de Guardias
-243ª, 247ª, 251ª, 326ª, 331ª y 354ª Divisiones de Fusileros
-48ª Brigada de Esquiadores
XXIX Ejército
·Unidades Independientes
-82ª y 312ª Divisiones de Fusileros
-28ª, 35ª, 40ª y 49ª Brigadas de Fusileros
-175ª Brigada Blindada
XXXI Ejército
·Unidades Independientes
-88ª, 118ª, 133ª, 139ª, 239ª, 246ª, 336ª y 371ª Divisiones de Fusileros
-32ª, 92ª y 145ª Brigadas Blindadas
XXX Ejército
·III Ejército de Choque
-II Cuerpo Mecanizado
-9ª, 19ª, 21ª y 46ª Divisiones de Guardias
·Unidades Independientes
-16ª División de Guardias
-215ª, 220ª, 274ª, 359ª, 369ª y 375ª Divisiones de Fusileros
-130ª y 196ª Brigadas de Fusileros
-49ª Brigada de Esquiadores

Según el despliegue del Grupo de Ejércitos Centro del mariscal Günther Von Kluge, la colocación del IX Ejército Alemán al mando del general Walter Model se efectuó en Rzhev de este a oeste con 350.000 soldados y 1.615 tanques del siguiente modo: el XXXIX Cuerpo Panzer del general Hans Jürgen Von Armin en el Río Vazuza, el XXVII Cuerpo del general Walter Weiss en el Río Oruga, el XXXI Cuerpo Panzer del general Josef Harpe entre el Río Luchesa y el sector de Belyi, y el XXIII Cuerpo del general Karl Hilpert entre la localidad de Olenino y el Río Volga. A estas fuerzas había que añadir en la reserva al III Ejército Panzer del general Georg-Hans Reinhardt con el IX Cuerpo del general Hans Schmidt, el XX Cuerpo del general Rudolf Freiherr Von Roman y el XLVI Cuerpo Panzer del general Hans-Karl Von Esebeck; además del 51º Escuadrón de la Luftwaffe con los 1º, 2º y 3º Grupos Aéreos, más la Escuadrilla Azul Española.

Grupo de Ejércitos Centro:
IX Ejército Panzer
·XIII Cuerpo
-División Motorizada “Grossdeutschland”
-110ª, 206ª y 253ª Divisiones de Infantería
·XLI Cuerpo Panzer
-28ª y 246ª Divisiones de Infantería
-8ª División SS de Caballería “Florian Geyer”
-2ª División Aérea de la Luftwaffe
·XVII Cuerpo
-14ª División Motorizada
-72ª, 87ª, 95ª, 129ª, 254ª y 256ª Divisiones de Infantería
·XXXIX Cuerpo Panzer
-5ª y 9ª Divisiones Panzer
-78ª, 102ª y 337ª Divisiones de Infantería
·LIX Cuerpo
-83ª División de Infantería
-5ª División de Montaña
-7ª División Paracaidista
III Ejército Panzer
·IX Cuerpo
-7ª, 35ª, 98ª, 252ª, 258ª y 292ª Divisiones de Infantrería
·XX Cuerpo
-31ª, 183ª y 255ª Divisiones de Infantería
·XLVI Cuerpo Panzer
-2ª División Panzer
-36ª y 342ª Divisiones de Infantería
·Reserva
-1ª, 9ª, 12ª, 19ª y 20ª Divisiones Panzer
Luftwaffe
·5º Escuadrón del Aire
-1º, 2º y 3º Grupos Aéreos
-Escuadrilla Azul Española

Originalmente la “Operación Marte” había sido prevista para Octubre de 1942, aunque las intensas lluvias del otoño obligaron a retrasarla un mes. Mientras tanto el Ejército Rojo se dedicó a acumular más efectivos (algo que no pasó inadvertido a los alemanes debido al ruido de motores por las noches) y a enviar comandos en la retaguardia del Eje para llevar a cabo sabotajes, algunos de los cuales acabaron bastante mal como los 26 soviéticos que perdieron la vida a manos de la 102ª División de Infantería intentando controlar una colina.

Seis días antes de la “Operación Marte”, el 19 de Noviembre de 1942, el Ejército Rojo desarrolló una maniobra de distracción a 270 kilómetros al sudoeste de Rzhev con el III Ejército de Choque y el II Cuerpo Mecanizado con las 9ª, 19ª, 29ª y 46ª Divisiones de Guardias. El objetivo era Velikiye Luki, una ciudad situada entre el Río Dvina y el Río Lovat que destacaba por su ubicación estratégica en uno de los puntos más débiles del Grupo de Ejércitos Centro, cuya defensa adscrita al LIX Cuerpo del general Kurt Von Chevalleria recaía en la 83ª División de Infantería del general Theodor Schere protegida en un castillo medieval y en la “Posición Budapest” sobre la estación de tren que atrincheraba a una guarnición al frente del teniente coronel Eduard Freiherr Von Sass. El ataque que se llevó a cabo al norte y este de la urbe fue tan contundente que tras la caída del nudo de comunicaciones de Novosolniki en las jornadas posteriores, toda Velikiye Luki fue embolsada y puesta bajo un crudo asedio que se prolongaría meses.

Soldados del Ejército Rojo descienden de un tanque T-34 durante la Operación Marte.

A las 9:00 horas del 25 de Noviembre de 1942, miles de piezas de artillería del Ejército Rojo iniciaron un potente bombardeo de saturación contra el IX Ejército Alemán en el Saliente de Rzhev. A pesar de que la barrera artillera fue descomunal tras lanzarse infinidad de toneladas de proyectiles, los alemanes apenas fueron alcanzados porque el general Walter Model había tenido la precaución de excavar una segunda línea de trincheras y fortificaciones por detrás de la primera, en donde las tropas se resguardaron mientras la posición atacada y sepultada se encontraba totalmente vacía. Solamente en el sector comprendido entre Vesilki y Khlepen, los soldados de la 78ª División de Infantería no tuvieron tiempo de evacuar las defensas y por tanto fueron mermados bajo el fuego y el acero de los cañones, antes de que las avanzadillas de tanques del XX Ejército Soviético al mando del general Nikolai Kiriukhin les desalojaran de la trinchera. Simultáneamente algo más al norte, el XXXI Ejército Soviético del general Sergeevich Polenov se aprovechó de las aguas congeladas del Río Osuga y el Río Vazuza para consolidar posiciones al otro lado sin incidentes; lo mismo que el XLI Ejército Soviético del general Stepan Tasarov en el oeste tras desbordar a las débiles tropas de la 2ª División de la Luftwaffe del general Hellmuth Petzold. No obstante salvo por estos ejemplos de breve ruptura, en el resto del saliente los alemanes se mantuvieron aferrados al terreno y rechazaron todos los asaltos en masa de los infantes y carros rusos.

Pensando el general Georgi Zhukov que el descalabro del IX Ejército Alemán era inminente en el área de Sychevka, el 26 de Noviembre de 1942 cometió el error de hacer avanzar la reserva táctica compuesta por 30.000 hombres entre 20.000 soldados y 10.000 jinetes a caballo con 200 tanques que estaban adscritos al VI Cuerpo Blindado y al II Cuerpo de Caballería de Guardias. Lo que no imaginaban los rusos era que en torno a la angosta apertura del saliente, los alemanes habían organizado con las unidades desperdigadas una serie de grupos “kampfgruppe” atrincherados en varios tramos del camino desde los que amenazaban sus flancos. Así pues, una vez los soviéticos se adentraron en el punto de ruptura, la estrechez del pasillo era tal que en seguida los tanques, vehículos y caballos quedaron atascados, lo que dejó a los atacantes totalmente parados y vulnerables, sin tan siquiera tener la oportunidad de dar marcha atrás debido a que las reservas enviadas por Zhukov taponaron la salida y colapsaron el tráfico. Fue entonces, cuando a sabiendas del blanco tan fácil que suponía un enemigo varado, los alemanes descargaron toda su potencia de fuego artillero y aviación contra las formaciones concentradas e inmovilizadas de rusos que fueron masacrados en una auténtica carnicería que acabó con la muerte de miles de soldados y la destrucción de centenares de tanques y vehículos. Únicamente el II Cuerpo de Caballería de Guardias escapó después de sufrir incontables bajas en las cabalgadas contra las ametralladoras germanas y escabullirse al galope entre las arboledas para refugiarse en sus líneas.

A pesar de las graves pérdidas del Ejército Rojo, en otros sectores del Saliente de Rzhev las cosas mejoraron a partir del 27 de Noviembre e incluso se complicaron para los alemanes. Por ejemplo en la zona de Belyi el XLI Ejército Soviético con 15.000 soldados y 224 tanques abrió una peligrosa brecha de 20 kilómetros de anchura y 30 kilómetros de profundidad que amenazó la estabilidad del saliente. Simultáneamente al norte de la propia Belyi, el XXII Ejército Soviético desalojó a la 110ª División de Infantería del Río Luchesa y abrió un segundo boquete de 8 kilómetros de ancho y 15 kilómetros de profundo; mientras que el XXXIX Ejército Soviético expulsó a la 14ª División Motorizada y a la 206ª División de Infantería de la zona comprendida entre Molodoi Tud y Olemino.

El 30 de Noviembre de 1942 la situación cambió cuando todas las alas de avance del Ejército Rojo fueron detenidas como le sucedió al XLI Ejército Soviético en Belyi a raíz de la tenaz resistencia de la 1ª División Panzer, la División Motorizada “Grossdeutschland” y la 264ª División de Infantería; o al XXXIX Ejército Soviético frente a Olenino contra la 14ª División Motorizada. Por si fuera poco los alemanes comenzaron a reforzar el Saliente de Rzhev y a gestar el contraataque con la llegada desde la reserva de las 9ª, 12ª, 19ª y 20ª Divisiones Panzer.

La contraofensiva del Ejército Alemán dio comienzo el 1 de Diciembre de 1942 cuando la 9ª División Panzer arremetió y puso en retirada al XX Ejército Soviético y el VI Cuerpo Blindado; lo mismo que la 5ª División Panzer, junto a las 78ª y 102ª Divisiones de Infantería, hicieron maniobrando desde el este para embolsarlos. Sólo cinco días más tarde de esta estratagema, el 6 de Diciembre, las 12ª, 19ª y 20ª Divisiones Panzer se movilizaron contra el XLI Ejército Soviético en Belyi al que aniquilaron en cuestión de horas. Transcurridas 48 horas de este desastre, el 8 de Diciembre, el Estado Mayor Soviético (STAVKA) canceló la “Operación Marte”. Desde entonces los alemanes simplemente se dedicaron a limpiar los núcleos de resistencia aislándolos uno a uno hasta su completo extermino el 21 de Diciembre, fecha en que finalmente el IX Ejército Alemán recuperó el terreno perdido tras volver a las posiciones iniciales anteriores a la ofensiva.

Tanque T-34 y soldados del Ejército Rojo entrando en Velikiye Luki.

Finalizada la “Operación Marte” en el Saliente de Rzhev, el asedio a Velikiye Luki proseguía con éxito para el Ejército Rojo porque la guarnición alemana había enfermado de difteria, el agua potable escaseaba y la reducción de raciones obligó a los defensores a sacrificar a los 300 caballos y mulos para comer. Ni siquiera el lanzamiento de paquetes de suministro en paracaídas palió el sufrimiento porque al que tener que volar los aviones Junkers Ju 52 y Heinkel He 111 en línea recta, se convirtieron en blanco fácil para la caza enemiga y la pantalla de baterías antiaéreas que derribaron 80 aparatos a costa de ser abatidos 63 rusos. A raíz del fracaso del puente aéreo, el 4 de Enero de 1943 se puso en marcha la “Operación Totila”, una fuerza de socorro compuesta por efectivos de la 5ª División de Montaña y la 7ª División Paracaidista que tras recorrer 8 kilómetros, consiguieron abrir una brecha en el cerco y enlazar con los 427 sitiados del castillo que fueron reforzados por 100 hombres de refresco y 15 vehículos. Desgraciadamente en cuanto el contingente intentó dar media vuelta, el primer vehículo en bajar la rampa de la fortaleza medieval fue destruido por cuatro impactos de cañones anticarro rusos, lo que dejó completamente bloqueada la salida del recinto. Ante este inesperado suceso a los alemanes no les quedó más remedio que resistir y organizar una salida la noche del 14 de Enero mediante la que escaparon 150 hombres antes de que el resto se rindiera. Al día siguiente, el 15, los últimos 200 metros de largo por 150 metros de ancho de la “Posición Budapest” capitularon después de rendirse 5.000 alemanes, entre estos 2.000 heridos (curiosamente sólo 11 sobrevivirían al cautiverio de los gulags). Ocupada Belikiye Luki, las bajas fueron de 30.000 soviéticos y 600 tanques a cambio de 17.000 germanos, aunque por lo menos los primeros se hicieron con el control del enclave estratégico, lo que convirtió la operación en la única ganancia territorial de la fracasada “Operación Marte”.

La derrota del Ejército Rojo durante la “Operación Marte” constituyó una catástrofe militar de grandes proporciones para la URSS. Aquel acontecimiento que pasó a ser conocido como “Operación Picadora de Carne de Rzhev” costó a los soviéticos 365.000 bajas entre 110.000 muertos y 255.000 heridos, además de la pérdida de 2.300 tanques; a costa de unas 57.000 bajas alemanas entre muertos, heridos y prisioneros.

Quinta Batalla de Rzhev

La Quinta Batalla de Rzhev fue más bien una maniobra de evacuación que un enfrentamiento típicamente bélico. Bajo el nombre de “Operación Búfalo”, Adolf Hitler ordenó el abandono total del IX Ejército Alemán y el IV Ejército Panzer del Saliente de Rzhev debido a la necesidad de corregir la línea del Frente Oriental y extraer efectivos mucho más necesarios en otros sectores tras la debacle en la Batalla de Stalingrado.

El 4 de Marzo de 1943 comenzó la primera fase de la “Operación Búfalo” consistente en un repliegue de un área de 34 kilómetros hacia la retaguardia que se completó con éxito gracias a que una serie de francotiradores aislados y ocultos siguieron efectuando disparos contra las posiciones del Ejército Rojo, lo que hizo pensar a los rusos que las trincheras germanas todavía permanecían ocupadas. De hecho para cuando descubrieron que estaban vacías, someterlas a control no fue tan fácil porque cientos de soviéticos resultaron muertos y heridos por culpa de las trampas explosivas en el suelo, las minas enterradas entre latas de comida para confundir a los detectores magnéticos y pistolas que sujetas a una cuerda abrían fuego al ser manipuladas.

Soldados soviéticos de un batallón antitanque en Rzhev.

La segunda fase de la “Operación Búfalo” tuvo lugar el 7 de Marzo de 1943; mientras que la tercera el día 12. Durante estas jornadas la labor de los ingenieros que talaron extensos senderos entre los bosques y despejaron toneladas de nieve fuera de la vista de los soviéticos, permitió el tendido de 200 kilómetros de carretera para vehículos a motor y 700 kilómetros de caminos para la infantería y los caballos por donde escaparon miles de tropas y cientos de tanques y cañones, además de ser sacadas por la vía de tren un total de 10.000 toneladas de material bélico a bordo de 200 convoyes ferroviarios. De igual forma y para obstaculizar al enemigo, se dinamitaron todos los puentes y las principales infraestructuras en pueblos y ciudades, extrayéndose también 1.000 kilómetros de tramos de vía férrea y 1.400 kilómetros de cable telefónico para impedir que pudieran ser utilizados por los soviéticos.

Finalmente el 20 de Marzo de 1943, concluyó la cuarta y última fase de la “Operación Búfalo” tras una evacuación de 110 kilómetros que facilitó la cómoda huida a 225.000 soldados alemanes y 60.000 civiles rusos colaboracionistas. Una vez completa la fuga, el Ejército Rojo avanzó sobre las zonas abandonadas y apenas sin pegar un sólo tiro recuperó las ruinas humeantes de Rzhev, Vyazma, Belyi y otras localidades de alrededor, lo que puso término a catorce meses de ininterrumpidos combates en un episodio que inmediatamente después pasaría a ser conocido como las Batallas Rzhev.

Conclusión

Las Batallas de Rzhev constituyeron uno de los grandes fracasos para la Unión Soviética tanto en términos de pérdidas humanas y materiales, como en términos territoriales porque a penas se obtuvieron ganancias, salvo por la localidad de Velikiye Luki. De hecho cuando en Marzo de 1943 el Ejército Rojo recuperó el Saliente de Rzhev, no se debió a ninguna victoria militar en esta campaña, sino más bien a la voluntad del Ejército Alemán por abandonarlo debido la necesidad de extraer 22 divisiones que eran más necesarias en otros frentes bélicos como el Grupo de Ejércitos Sur en Ucrania o el teatro del Mar Mediterráneo, por lo que su captura nada tuvo que ver con los inútiles y sangrientos enfrentamientos que los soviéticos llevaron a cabo sobre el sector.

La Unión Soviética sufrió 1.839.119 bajas entre 606.171 muertos, 1.172.948 heridos y 60.000 prisioneros, además de la pérdida material de 5.482 tanques.

Alemania sufrió 520.200 bajas entre 45.200 muertos, 470.000 heridos y 5.000 prisioneros.

Increíblemente las Batallas de Rzhev fueron motivo de censura en la Unión Soviética durante el siglo XX debido al gigantesco coste que supuso para el Ejército Rojo. Solamente la caída del comunismo y la apertura de archivos dieron a conocer la inmensidad de esta batalla y la importancia estratégica que tuvo sobre el Frente Oriental entre 1942 y 1943. Precisamente, la “Operación Marte” diseñada por el general Georgi Zhukov se había encuadrado dentro de un marco operacional mucho más amplio, ya que preveía provocar el colapso del Grupo de Ejércitos Centro desviando la mayor parte de los recursos a Rzhev en detrimento de la Batalla de Stalingrado y la “Operación Urano” que fueron catalogadas como una campaña secundaria para generar graves daños en el Grupo de Ejércitos Sur. Así pues, mientras a la “Operación Marte” se destinaron el 31’4 % de soldados totales del Ejército Rojo en Rusia, el 45’9% de los tanques, el 32% de la artillería y el 38’5% de los aviones; al sector de Stalingrado solamente se enviaron el 18’4%, 19’9%, 20’1% y 30’6% respectivamente. Sin embargo y contra todo pronóstico, la ofensiva en el Saliente de Rzhev fue un desastre monumental, mientras que la “Operación Urano” con la que el general Aleksandr Vasilevsky envolvió la ciudad de Stalingrado arrollando a los III y IV Ejército Rumanos, y embolsando al VI Ejército Alemán, fue un completo éxito. A raíz de este inesperado suceso, sumado a los aciertos del general alemán Walter Model en mantener Rzhev, Iósif Stalin emitió orden de cancelar la “Operación Marte” y centrarse en ganar la Batalla de Stalingrado, cosa que se materializaría con la peor derrota encajada hasta la fecha por el Eje a inicios de 1943. Tal cosa por supuesto constituyó una humillación para el general Georgi Zhukov, convertido en héroe de la Guerra del Khalkin-Gol contra Japón en 1939 y artífice de la victoria en la Batalla de Moscú en 1941, quién con un mayor número de efectivos a diferencia del general Aleksandr Vasilevsky en la “Operación Urano”, no fue capaz de ganar un palmo de terreno en contraste con su compañero que contribuyó a recuperar todo el control del sudoeste del Rusia y el Cáucaso. Como consecuencia de todo ello Aleksandr Vasilevsky obtuvo el rango de mariscal en 1942, mucho antes de que Zhukov fuese nombrado tal en 1943. No obstante y si verdaderamente hubo un culpable de la desehonra sufrida por Zhukov, no fue Vasilevsky, sino más bien el general alemán Walter Model que como maestro de la guerra defensiva, desarticuló sus ofensivas una a una, supo efectuar los contraataques en los momentos adecuados y gestionó magistralmente sus recursos y las reservas a retaguardia, provocando finalmente al Ejército Rojo uno de sus mayores desastres militares de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Juan Campos Ferreira, Rzhev, 1942-43. Model y Zhukov se enfrentan en la Operación Marte, HRM Ediciones (2014), p.41-138
-https://en.wikipedia.org/wiki/Battles_of_Rzhev