Batalla del Mar de Barents

Muchas fueron las latitudes en las que se libró la Segunda Guerra Mundial sobre los cinco continentes, desde Europa al Lejano Oriente. De todas los encuentros que tuvieron lugar durante el conflicto, el acontecido en el punto más septentrional del globo fue la Batalla del Mar de Barents entre las escuadras de cruceros y destructores de la Marina de Guerra Alemana y la Marina Real Británica con la pretensión de dominar las frías aguas y rutas navales entre Noruega y Rusia a través del Océano Glacial Ártico y el Polo Norte.

Plan de Reino Unido

El suministro de material bélico a la Unión Soviética se convirtió en una prioridad de los Aliados y en especial del Reino Unido para evitar el colapso del Frente Oriental y de que Alemania se volcara enteramente en África y Oriente Medio. Así fue como el 22 de Diciembre de 1942 zarpó el Convoy JW-51B de Loch Ewe en Escocia compuesto por 14 barcos mercantes que transportaban 200 tanques, 2.500 cañones, 125 aviones, 30.000 toneladas de petróleo y 54.000 toneladas de vituallas para el Ejército Rojo. La misión de la Marina Real Británica (Royal Navy) consistía escoltar a dichos cargueros que cubrirían la ruta del Mar de Barents para alejarse lo máximo posible de las bases germanas en Noruega y luego descender hacia la Península de Kola para depositar su carga en el puerto de Múrmansk. Durante la travesía la Fuerza R del almirante Robert Burnett se desviaría a una distancia prudencial de la agrupación mercantil para caer por sorpresa sobre el enemigo si se atrevía a aparecer la Marina de Guerra Alemana.

La Marina Real Británica reunió 13 navíos entre los que estaban los dos cruceros HMS Sheffield y HMS Jamaica, los seis destructores HMS Achates, HMS Onslow, HMS Obedient, HMS Obdurate, HMS Orwell y HMS Oribi, las dos corbetas HMS Hyderabab y HMS Rhodondendron, el dragaminas HMS Bramble y los dos cañoneros HMS Northern Gem y HMS Vizalma.

Plan de Alemania

Desde que el Tercer Reich había ocupado Noruega solía operar contra los convoyes del Reino Unido lanzando ataques con submarinos o aviones contra todos aquellas naves que atravesaban el Mar del Norte o bordeaban el Cabo Norte en dirección a los puertos rusos de Múrmansk y Arkángel. A pesar de que rara vez se empleaban unidades de superficie, en cuanto fue descubierto el Convoy JW-51B y la Fuerza R a 200 millas náuticas de distancia en el lejano Mar de Barents, una escuadra de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) al frente del vicealmirante Oskar Kummetz salió a interceptar a sus presas la jornada del 30 de Diciembre de 1942.

La Marina de Guerra Alemana reunió a 7 navíos entre los que estaban el acorazado Lützow, el crucero Admiral Hipper y los cinco destructores Friedrich Eckholdt, Richard Beitzen, Z-29, Z-30 y Z-31.

Batalla del Mar de Barents

A las 8:30 horas del día 31 de Diciembre de 1942, la corbeta británica HMS Hyderabab avistó a dos destructores sobre el lejano horizonte del Mar de Barents, creyendo en un principio que se trataba de destructores soviéticos hasta que vieron en el mástil ondear la bandera del Tercer Reich. Gracias a esta confusión, los alemanes obtuvieron la iniciativa porque en seguida reconocieron a sus oponentes, por lo que el crucero Admiral Hipper se adelantó y abrió contra el destructor HMS Onslow, antes de que las restantes naves germanas, salvo el acorazado Lützow que se había quedado cubriendo la retaguardia, disparasen sus calibres contra el grueso de la Fuerza R.

Cerca de las 9:15 horas, los destructores británicos HMS Obdurate, HMS Obedient y HMS Orwell recibieron los primeros impactos de los proyectiles, sufriendo graves daños a manos de los destructores germanos y el crucero Admiral Hipper. Como la situación pronto se volvió desesperada, el destructor HMS Achates intentó flanquear a los alemanes con tal de despistarles, algo que funcionó porque a las 9:30 horas el fuego se concentró sobre dicha embarcación que recibió un duro castigo, lo que sirvió para que el resto de destructores tendiera con sus chimeneas una pantalla de humo negro que durante un tiempo dificultaría el tiro sobre la Fuerza R.

Destructor británico HMS Onslow en la Batalla del Mar de Barents.

Simultáneamente en otro sector de lo que empezó a conocerse como Batalla del Mar de Barents, comenzó un duelo a muerte entre el crucero Admiral Hipper y el destructor HMS Onslow. Después de unos cuantos minutos de lanzarse fogonazos ambas naves, el HMS Onslow que estaba en una situación de completa inferioridad y encima había sufrido graves daños por parte de su rival, se alejó a una zona cubierta de niebla y repleta de bancos de hielo para escapar de su perseguidor. Como el crucero Admiral Hipper no podía maniobrar por un lugar tan estrecho a causa de los icebergs, en seguida dio media vuelta para repentinamente ser atacado por los cruceros ingleses HMS Sheffield y HMS Jamaica. Así fue como durante una hora se desarrolló un nuevo enfrentamiento en el que el crucero germano recibió averías a manos de sus oponentes, por lo menos hasta que milagrosamente hicieron acto de presencia a las 11:33 los destructores alemanes Friedrich Eckholdt y Richard Beitzen que dispararon sus cañones contra los británicos. Lamentablemente los cruceros HMS Jamaica y HMS Sheffield dejaron de prestar atención al Admiral Hipper para centrarse en el destructor Friedrich Eckholdt, al cual dejaron fuera de combate tras una cuantas salvas que provocaron su definitivo hundimiento con 325 marineros muertos.

Mientras tanto en el punto más extremo donde se libraba la Batalla del Mar de Barents, el destructor HMS Achates se encontraba siendo fatalmente castigado por parte de los destructores alemanes Z-29, Z-30 y Z-31. A pesar de fue ayudado en última instancia por los destructores ingleses HMS Obdurate, HMS Orwell y HMS Obedient, así como por el dragaminas HMS Bramble, que se unieron a la lucha lanzando fogonazos, la distracción no impidió que la gravedad de los daños sufridos en su estructura provocasen que a las 12:54 horas del mediodía el HMAS Achates se incendiara y se hundiera llevándose las vidas de 57 marineros. Acto seguido el acorazado Lützow que por fin acudió al duelo desde la retaguardia para cubrir la retirada de su escuadra, también disparó disparando unas pocas salvas contra el dragaminas británico HMS Bramble que se hundió con 121 muertos a muertos a bordo.

Conclusión

Oficialmente a las 14:00 del mediodía del 31 de Diciembre de 1941, la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) se retiró de las frías aguas del Océano Glacial Ártico para regresar a sus bases en Noruega, dando por concluida la Batalla del Mar del Barents. En el caso de la Fuerza R de la Marina Real Británica, pese a sufrir unas pérdidas materiales mayores que los germanos, pudo continuar con la navegación paralela al Polo Norte para escoltar a los catorce barcos mercantes del Convoy JW-51B que llegaron intactos con todo el material bélico al puerto de Múrmansk en la Unión Soviética.

Reino Unido sufrió el hundimiento de 2 navíos entre los que estaban el destructor HMS Achates y el dragaminas HMS Bramble, así como 250 muertos.

Alemania sufrió el hundimiento del destructor HMS Friedrich Eckholdt, así 330 muertos.

La Batalla dl Mar de Barents constituyó el último enfrentamiento naval del año 1942 librado entre los Aliados y el Eje. A pesar de que la Marina Real Británica sufrió el hundimiento de dos navíos frente a uno de la Marina de Guerra Alemana, los germanos no pudieron impedir al Convoy JW-51B alcanzar el puerto de Múrmansk y encima emprendieron demasiado pronto la retirada, cediendo de este modo la iniciativa estratégica del lugar al Reino Unido. A raíz de este desenlace Adolf Hitler encolerizó y deterioró su relación con los almirantes Karl Döenitz y Erich Raeder que lideraban el Estado Mayor Naval Alemán, algo que sin duda dificultaría las posteriores acciones sobre el Ártico en la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Barents_Sea
-http://www.german-navy.de/kriegsmarine/articles/feature5.html#