Batalla de Vella Lavella

 

Nueva Zelanda constituyó un miembro fundamental de los Aliados desde que el 7 de Diciembre de 1941 se abrió el Frente del Océano Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo hasta ese momento la participación de las tropas neozelandesas en la contienda se había reducido exclusivamente a luchar del lado de Gran Bretaña contra Alemania e Italia en el Norte de África y el Mar Mediterráneo; por lo que no sería hasta la Batalla de Vella Lavella, cuando por primera vez el Ejército Neozelandés se haría cargo exclusivo de una gran operación militar contra Japón.

Fuerzas Aliadas

La victoria de los Aliados en la Batalla de Guadalcanal que en Febrero de 1943 cambió las tornas contra el Eje sobre el escenario del Pacífico Sur, sólo fue la primera conquista de una serie de islas que componían el archipiélago de las Islas Salomón. A Guadalcanal le siguió la campaña por la Isla Nueva Georgia a mediados de 1943 y finalmente prevista para el otoño la invasión a la Isla de Vella Lavella que las fuerzas de tres países (Nueva Zelanda, Estados Unidos y el dominio colonial británico de las Islas Fiji) debían asegurar.

Las fuerzas terrestres elegidas para desembarcar en Vella Lavella sumaron los 9.558 efectivos liderados por el general Theodore Wilkinson, quedando los 7.700 neozelandeses y 945 fijanos bajo el mando del general Harold Barrowclough y los 4.600 estadounidenses bajo el de Oscar Griswold. Tales tropas se agruparon en torno a la 3ª División de Infantería Neozelandesa, el Regimiento de Infantería Fijiano y los 35º y 145º Regimientos de Infantería Estadounidenses, más el 4th Batallón de Marines. Simultáneamente y desde el mar la Flota Estadounidense (US Navy) al frente del almirante Frank Walker apoyaría a las tropas de tierra mediante los 6 destructores USS Selfridge, USS Chevalier, USS O’Bannon, USS Ralph Talbot, USS Taylor y USS La Vallete; así como a través de los aviones Corsair del 214º Escuadrón Estadounidense del coronel Gregory Boyington.

Ejército Aliado:
·Fuerzas de Tierra
-3ª División de Infantería Neozelandesa
-Regimiento de Infantería Fijiano
-35º Regimiento de Infantería Estadounidense
-145º Regimiento de Infantería Estadounidense
-4th Batallón de Marines Estadounidense
-214º Escuadrón Estadounidense
·Flota Estadounidense
-USS Selfridge
-USS Chevalier
-USS O’Bannon
-USS Ralph Talbot
-USS Taylor
-USS La Vallete

Fuerzas Japonesas

Japón desde que había ocupado la Vella Lavella a principios de la Guerra del Pacífico, había reducido sus efectivos de manera considerable en las Islas Salomón a medida que el conflicto se fue alargando. De ese modo para mediados de 1943 los japoneses contaban en la isla con una guarnición de 700 soldados y una fuerza naval al mando del almirante Matsui Ijuin que disponía de los 9 destructores Fumizuki, Matsukaze, Yûnagi, Akigumo, Isozake, Kazagumo, Yûgumo, Shigure y Samidare.

Ejército Imperial Japonés:
·Fuerzas de Tierra
-Guarnición de Vella Lavella
·Marina Imperial
-Fumizuki
-Matsukaze
-Yûnagi
-Akigumo
-Isozake
-Kazagumo
-Yûgumo
-Shigure
-Samidare

Batallas de Vella Lavella

A primeras horas del 15 de Agosto de 1942, los Aliados iniciaron su invasión a la
Isla de Vella Lavella mediante 18 lanchas de desembarco que depositaron sobre la arena a las tropas. Los primeros en poner pie fueron los soldados de la 3ª División de Infantería Neozelandesa y el Regimiento de Infantería Fijiano en la playa de Baka Baka; seguidos por los contingentes estadounidenses entre la Bahía de Paraso y el sector de Mundi Mundi. Por fortuna para los invasores, los aliados apenas encontraron resistencia porque los japoneses se retiraron al interior de la jungla, mucho más espesa y segura frente a los ataques aéreos, esperando poder ofrecer batalla cuando las condiciones fueran mejores.

Desembarco de las tropas neozelandesas en una playa tropical de Vella Lavella el 15 de Agosto de 1943.

Durante todo el resto de Agosto y las semanas posteriores de Septiembre de 1943, las tropas aliadas apenas se movieron de la costa y se mantuvieron alejadas en todo momento de adentrarse hacia el interior de Vella Lavella. Mientras tanto los neozelandeses, norteamericanos y fijianos reforzaron sus posiciones, trajeron reservas desde la retaguardia e incrementaron sus efectivos con soldados frescos procedentes de Nueva Caledonia. Los únicos avances significativos fueron la ampliación de la cabeza de puente, extiendo los neozelandeses su línea de frente hasta la playa de Maravari.

No fue hasta el 21 de Septiembre de 1943 cuando los Aliados iniciaron su avance hacia el interior de Vella Lavella, un territorio verdaderamente salvaje compuesto de densa vegetación, altos cocoteros y numerosos afluentes acuíferos. Por suerte para los neozelandeses que iban en vanguardia la resistencia japonesa fue escasa porque superados en número los nipones únicamente realizaban emboscadas rápidas para provocar algunas pocas bajas a sus enemigos y luego retirarse. Así fue como la 3ª División de Infantería Neozelandesa se hizo el 25 de Septiembre con el sector de Boro, obligando a los japoneses a retirarse tras una línea defensiva entre la Bahía de Marquana y la Bahía de Timbala, donde aguantaron las embestidas de los neozelandeses hasta Octubre, fecha en que de nuevo los Aliados arrollaron el perímetro nipón. Acto seguido, los japoneses emprendieron el repliegue siendo perseguidos por los neozelandeses, quienes con facilidad tomaron el día 4 la Bahía de Tambana, la Bahía de Susu y el sector de Varuasi.

Shigure y Sadimare abriendo fuego durante la Batalla Naval de Vella Lavella.

Incapaces de resistir por más tiempo en Vella Lavella tras haber quedado atrapados en la Bahía de Warambi, el 6 de Octubre de 1942 los japoneses iniciaron la evacuación por mar hacia otros territorios de las Islas Salomón más cercanos utilizando para ello 20 pequeñas embarcaciones y medios de transportes rudimentarios. Por supuesto la Flota Estadounidense intentó impedírselo con los 6 destructores USS Selfridge, USS Chevalier, USS O’Bannon, USS Ralph Talbot, USS Taylor y USS La Vallete; pero para cuando estos barcos se aproximaron al convoy de evacuación por la noche se toparon con los 9 destructores japoneses Fumizuki, Matsukaze, Yûnagi, Akigumo, Isozake, Kazagumo, Yûgumo, Shigure y Samidare que les cerraron el paso. Fue entonces cuando a las 23:00 horas comenzó la “Batalla Naval de Vella Lavella” después de que los destructores norteamericanos alcanzaran con sus cañones y hundieran al destructor japonés Yûgumo que perdió 138 de sus tripulantes. Sin embargo los destructores nipones contraatacaron y hundieron al destructor estadounidenses USS Chevalier matando a 54 de sus marineros. Por parte americana además, sufrieron daños muy graves los destructores USS Selfridge y USS O’Bannon que fueron dejados fuera de combate. Tales pérdidas obligaron a la Flota Estadounidenses a dar marcha atrás debido a su inferioridad numérica naval frente a los nipones.

Derrotados los Aliados en el mar, la Marina Imperial Japonesa continuó con sus labores de evacuación desde Punta Maraziana. Sin embargo y a pesar de no estar acosados por los destructores estadounidenses, los japoneses sufrieron durante el proceso de embarque en las playas los continuos bombardeos de la aviación norteamericana y de los proyectiles de morteros lanzados por los neozelandeses que habían emplazado en distintos puntos altos de la isla. Afortunadamente para los japoneses el 9 de Octubre, la evacuación fue completada con éxtio y Vella Lavella pasó a estar en manos de los Aliados.

Resultado

Destructores estadounidenses USS Selfridge y USS O’Bannon semidestruidos tras acabar la Batalla Naval de Vella Lavella.

Curioso fue el resultado de la Batalla de Vella Lavella. Por una parte los Aliados obtuvieron la victoria al conquistar la isla; pero por otra sufrieron una derrota en el mar, y lo que fue peor, que la mayor parte de la guarnición japonesa escapó con un importante número de efectivos. Eso implicaría que la larga campaña que estaba a punto de iniciarse en el resto de territorios insulares de las Islas Salomón se complicaría de sobremanera para los Aliados los próximos años.

Los Aliados sufrieron 230 muertos (150 neozelandeses y 100 estadounidenses); así como el hundimiento de 1 destructor, además de otros 2 destructores dañados.

Japón sufrió 438 muertos y el hundimiento de 1 destructor.

Vella Lavella constituyó la conquista de una isla más dentro del gran archipiélago que suponía dominar todas las Islas Salomón. Pocos imaginaban entonces, que la larga lucha por este dominio de la Commonwealth se alargaría hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

Wayne Stack & Barry O’Sullivan, The New Zealand Expeditionary Force in World War II, “2rd Division in the Pacific”, Osprey Publishing, (2013), p.34
http://nzetc.victoria.ac.nz/tm/scholarly/tei-WH2Paci-_N78506.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Naval_Battle_of_Vella_Lavella