Batalla de Tarawa

 

A mediados de 1943, las victorias de Estados Unidos contra Japón en las Salomón y en Nueva Guinea, habían hecho que los Aliados se plantearan una nueva estrategia en la Guerra del Pacífico. Durante la Conferéncia de Casablanca celebrada en Marruecos entre el Presidente norteamericano, Franklin Delano Roosevelt, junto con el Primer Ministro de Reino Unido, Winston Churchill, abordaron el tema sobre el futuro del Pacífico. Ambos aceptaron la nueva ofensiva que habían propuesto el almirante Chester Nimitz y el vicealmirante Raymond Spruance, consistente en un avance a través de las islas Gilbert por todo el Pacífico para llegar hasta el corazón de Japón. Como era de esperar todo ese plan estaría coordinado por la reconquista en el Pacífico Sur de todos los archipiélagos hasta las Filipinas, campaña encomendada al general Douglas McArthur. Sin embargo, toda esta aventura no podría empezar hasta que no se completase la primera parte del vieje, ése era el Atolón de Tarawa y las Islas Gilbert.

Atolón de Tarawa. Este exótico y apacible lugar tropical del Pacífico se convirtió en una sangrienta batalla durante la Segunda Guerra Mundial.

Tarawa era un atolón de coral situado en pleno Oceáno Pacífico Central. Alejado de toda civilización, lo componían 24 islotes colocados en forma de compás abierto de 90º, en cuyo espacio estaban separadas por los extremos la isla de Betio con la de Na’a por una gran laguna azul de agua cristalina. El atolón se dividía en Tarawa del Sur desde Betio hasta la isla de Bikenibeu, y desde la isla de Naa formando Tarawa del Norte. Desde los arrecifes de coral en la laguna hasta las islas había apróximadamente medio kilómetro con una profundidad escasísima, donde al agua únicamente cubría la cintura de un ser humano. Todas aquellas islas se caracterizaban por ser completamente exóticas cubiertas básicamente con arena y palmeras bajo un caluroso Sol. En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, Japón arrebató a Gran Bretaña todas las Islas Gilbert y ocupó Tarawa por su función estratégica. Estados Unidos también puso el ojo sobre el arrecife. Nadie imaginaba en 1943 que la isla de Betio en el extremo suroccidental de Tarawa, se fuera a convertir en una carnicería de millares de hombres.

Operación Galvanic

Estados Unidos había planificado la invasón de Tarawa como apertura del nuevo frente en el Pacífico Central que lideraría Chester Nimitz. El objetivo fundamental era la isla de Betio y su aeródromo, ya que era la único sitio donde los japoneses poseían serias defensas, aunque la información también localizó tropas menores en las islas de Mankin y Atapama, por lo que se decidió ocupar todas las islas centrando la atención principalmente en Betio.

Almirante Chester W. Nimitz con marines discutiendo la “Operación Galvanic” sobre un mapa.

“Operación Galvanic” fue el nombre del plan consistente en atacar Betio con el V Cuerpo Anfibio que transportaría hasta el norte de la isla a la 2ª División de Marines compuesta por el 2º, 6º, 8º y 10º Regimientos de Marines. Una vez allí desembarcarían en tres playas denominadas “Red 1”, “Red 2” y “Red 3”, desplegándose más tarde en la zona al 2nd Batallón Blindado y al 2nd Batallón de Tractores Anfibios formados por construcores navales (seabees) e ingenieros. En caso de que las cosas se pusieran mal en Betio, se abriría otra cabeza de playa en el sector occidental de la isla que se denominó “Green Beach”. Todo el ejército que debía tomar Betio sería transportado por la Task Force 53, mientras que la Task Force 52 llevaría al 165º Regimiento de la 27ª Divisón de Marines para tomar las otras islas de Tarawa.

Para el desembarco los estadounidenses poseían 18.600 soldados, la mayoría iban armados con fusiles M-1 Garand a balloneta, metralletas Thompson o Bar y lanzallamas. La fuerza naval era de 70 barcos de todo los tipos, de los cuales 10 eran portaaviones, 8 acorazados, 5 cruceros (2 pesados y 3 cruceros), 25 destructores, 1 submarino, 1 dragaminas y 22 transportes, más las lanchas de desembarco en varias versiones y barcazas LCVP. Las fueras aéreas embarcadas se componían de cazas Grumman Hellcat y caza-bombarderos SBD Dauntless y Avenger. Los tanques que participarían en la acción serían del modelo Sherman, además de algunos carros ligeros Stuart. Toda la fuerza estadounidese de USMC (United States Marines Corps) superaba a la japonesa de 1 a 5 puntos.

V Cuerpo Anfibio (Genaral Holland M. Smith):
2ª División de Marines ( General Julian C. Smith)
-2º Regimiento de Marines——–1st/ 2nd/ 3rd Batallones (Coronel David M. Shoup)
-6º Regimiento de Marines——–1st/ 2nd/ 3rd Batallones (Coronel Maurice G. Holmes)
-8º Regimiento de Marines——–1st/ 2nd/ 3rd Batallones (Coronel Elmer E. Hall)
-10º Regimiento de Marines——1st/ 2nd/ 3rd/ 4th/ 5th Batallones (Genaral Thomas Eugene)
2nd Batallón blindado (Coronel Alexander B. Swenceski)
2nd Batallón de tractores anfibios (Mayor Henry C. Drewes)
165º Regimiento de Marines (Comandante Ralph Smith)

US Navy (Almirante Chester W. Nimitz/ Vicealmirante Raymond Spruance):
Task Force 53 (Almirante Harry Hill)
-4 Portaaviones: USS Essex, USS Bunker Hill, USS Mississippi y USS Independance.
-4 Acorazados: USS Tennesse, USS Colorado y USS Maryland.
-2 Cruceros Pesados: USS Indianapolis y USS Portland.
-3 Cruceros Ligeros: USS Mobile, USS Santa Fe y USS Birmingham.
-18 Destructores: USS Heermann, USS Hazelwood, USS Bailey, USS Fraizer, USS Bancroft, USS Gansevoort, USS Meade, USS Anderson, USS Russell, USS Ringgold, USS Dashiel, USS Schroeder, USS Cotten, USS Cowell, USS Sigsbee, USS Farragut, USS Aylwin y USS Monaghan.
-17 Transportes: USS Zeilin, USS Harry Lee, USS Wiliam Biddle, USS Arthur Middleton, SS Heywood, USS Thuban, USS Monrovia, USS Doyen, USS Sheridan, USS Virgo, USS La Salle, USS Ashland, USS Harris, USS Franklin Bell, USS Ormsby, USS Feland y USS Bellatrix.
·Task Force 52 (Almirante Arthur William Radford)
-6 Portaaviones: USS Enterprise, USS Wood, USS Liscomb Bay, USS Belleau, USS Cowpens y USS Monterey.
-4 Acorazados: USS Indiana, USS North Carolina, USS Pennsylvania y USS New Mexico.
-6 Destructores: USS Mustin, USS Kimberly, USS Burns, USS Dewey, SS Hull, USS Gridley, USS Maury, USS Maury, USS Hughes, USS Morril USS Hoel y USS Franks.
-1 Submarino: USS Nautilis.
-1 Dragaminas: USS Revenge.
-5 Transportes: USS Leonard Wood, USS Calvert, USS Pierce, USS Alcyone y USS Neville.
TOTAL= 70 Barcos: 10 Portaaviones, 8 acorazados, 5 cruceros, 25 destructores, 1 dragaminas, 1 submarino y 22 transportes.

1ª Oleada en Betio:
Red 1——————–3rd Batallón del 2nd Regimiento (Mayor John Schoetel)
Red 2——————–2nd Batallón del 2nd Regimiento (Coronel Herbert R. Amey)
Red 3——————–2nd Batallón del 8th Regimiento (Mayor Henry P. Crowe)
Green Beach———-3rd Batallón del 6th Regimiento (Coronel Kenneth F. McLeod)

Refuerzos y reservas para Tarawa:
1st Batallón del 2nd Regimiento (Mayor Wood B. Kyle)
1st Batallón del 6th Regimiento (Mayor William K. Jones)
2nd Batallón del 6th Regimiento (Coronel Raymond L. Murray)
1st Batallón del 8th Regimiento (Mayor Lawrence C. Hays Jr.)
3rd Batallón del 8th Regimiento (Mayor Robert M. Ruud)
1st Batallón del 10th Regimiento (Coronel Presley M. Rixey)
2nd Batallón del 10th Regimiento (Coronel George R.C. Shell)
3rd Batallón del 10th Regimiento (Coronel Manly L. Curry)
4th Batallón del 10th Regimiento (Coronel Kenneth A. Jogensen)
5th Batallón del 10th Regimiento (Mayor Howard V. Hiett)

Plan de Japón

Destruida la flota estadounidense en Pearl Harbor, Japón declaró la guerra a Reino Unido y conquistó su dominio de las Islas Gilbert en 1941. Aquellos atolones de coral se convirtieron en una barrera que cortaba casi por la mitad la extensa ruta marítima entre Estados Unidos y Australia. Desde prácticamente el comienzo de la Guerra del Pacífico, Estados Unidos lanzó alguna que otra incursión aérea contra las Islas Gilbert, hundiendo algunas embarcaciones. Para Agosto de 1942, unos comandos formados por marines se infiltraron en Makin, destruyendo numerosas instalaciones y matando a 60 guardias japoneses por sólo 19 muertos propios. Tras estas experiencias los japoneses se vieron obligados a convertir las vulnerables Islas Gilbert en una barrera inexpugnable.

La defensa de Tarawa estaba destinada al almirante Keiji Shibakasi. Bajo su mando estaban la 3ª Fuerza Especial de Defensa, la 7ª Fuerza Especial de Desembarco, la 11ª Unidad de Construcción y el Destacamento de Construcción de Parque. Los soldados con que contaba Japón para la combatir en Tarawa eran de 4.836 hombres, de los cuales más de 2.000 eran coreanos reclutados venidos en algunos casos por obligación desde Corea. La artillería era increíblemente superior, pues poseían más de 50 cañones de todos los tipos y calibres, además contaban con 7 tanques y el submarino I-175 que patrullaba la laguna. Más de 4.000 hombres defendían la isla de Betio, pero sin embargo unos centeres defendían las otras islas como Apanama, Na’a y Makin.

Fuerzas de Japón (Almirante Keiji Shibakasi):
3ª Fuerza Especial de Defensa———————————————1.122 hombres
7ª Fuerza Especial de Desembarco—————————————–1.497 hombres
11ª Unidad de construcción ——————————————– —-1.247 hombres
Destacamento de Construcción de Parque de la 4ª Flota——————970 hombres
Total—————————————————————————–4.836 hombres

Material:
Cañones = 50
Tanques = 7
Submarinos = 1

La isla de Betio era un punto totalmente fortificado y defendido, con todos los modelos de piezas de artillería, ametralladoras, baterías costeras, alambradas, búnkers y barreras antitanque. Pero lo más asombroso era las barricadas de madera en medio del agua para relentizar el asalto anfibio a la isla, entre ellas un muro de madera. Tan confiados estaban la guarnición que el almirante Keiji Shibakasi llegó a decir: ” Tarawa no sería conquistada ni por un millón de hombres, ni en cien años”.

Defensas de la Isla de Betio:
Sector USMC Artillería japonesa
Red 1 = 1 cañón 140 mm/ 2 Hotwitzer/ 2 cañones 80 mm/ 1 ametralladora 13 mm
Red 2 = 3 ametralladoras 13 mm
Red 3 = 4 cañones 80 mm/ 2 cañones 70 mm/ 7 ametralladoras 13 mm
Green Beach = 1 cañón 200 mm/ 1 cañón 140 mm/ 4 cañones 80 mm

Isla de Betio / Amancer del 20 de Noviembre de 1943

Bajo la oscuridad del 20 de Noviembre de 1943, las fuerzas norteamericanas y sus Task Force se desplegaron junto al atolón de Tarawa disimuladamente sin llamar la atención de los japoneses. Primero lo hicieron los portaaviones y los acorazados, después el resto de la flota. Sobre las 3:00 de la noche los marines empezaron a descender desde las redes de los buques a las barcazas, muchas de ellas LCVP, llevando cada vehículo anfibio un material que no superaba los 220 kilogramos de peso.

Sobre las 5:00 de la mañana un hidroavión de reconocimiento fue lanzado desde la catapulta del acorazado USS Maryland. Los japoneses escucharon las hélices y localizaron al acorazado, didparándole proyectiles desde la costa con ocho cañones. Aunque ninguno acertó,los americanos respondieron al fuegocon las baterías de los acorazados, enzarzándose de este modo un duelo artillero.

Caza Hellcat despegando de un portaaviones americano para bombardear Tarawa y dar cobertura aérea a la flota.

A esa misma hora las barcazas norteamericanas se habían quedado muy dispersas por las fuertes corrientes en los arrecifes de coral, aunque la gran mayoría navegaban en dirección a Betio donde se producían enfrentamientos entre las baterías costeras y los barcos. Los acorazados, cruceros y destructores martillearon la costa durante más de media hora con un fuego devastador, aunque los japoneses defensores lo único que hicieron fue esconderse en los refugios y búnkers, para luego salir cuando cesara el bombardeo, por lo que apenas hubo bajas. Mientras se producía el terrible bombardeo en aguas de Betio, un proyectil japonés alcanzó a la torreta del acorazado USS Mississippi matando a 44 personas en la explosión.

Sobre las 5:40 del amanecer el bombardeó naval cesó para empezar el bombardeo aéreo. Los portaaviones USS Essex, USS Bunker Hill y USS Independence lanzaron cazas y caza-bombarderos Hellcat, Avenger y SBD Dauntless desde sus cubiertas para destruir las defensas de Betio. Cuando los aparatos estaban en el aire comprobaron que todos tenían problemas con la comunicación de radio de sus portaaviones debido a que se habían obstaculizado las transmisiones con la potencia y el ruido del bombardeo naval. Los aviones soltaron las bombas sobre la isla y su aeródromo, la mayoría fueron lanzadas a ojo como consecuencia de no tener una perfecta línea de visión de tiro a causa de los bombardeos. Apenas las defensas fueron tocadas tras varias pasadas de los aviones, tampoco por la segunda barrida naval con cuatro acorazados y tres cruceros. Al mismo tiempo que se bombardeaba la isla, los ingenieros navales consiguieron abrir una brecha en el arrecife por donde pasaron las barcazas de desembarco y los destructores al interior de la laguna. Mientras las barcazas avanzaban por la cristalina laguna, los marines se confiaron al ver que Betio estaba consumida en llamas y rocíada por los Hellcat que sin ser molestados sobrevolaban la isla soltando sus cargas. Sin embargo, a medida que se acercaban las barcazas, sus integrantes fueron perdiendo el optimismo cuando vieron responder con disparos a los japoneses.

Isla de Betio / Mañana del 20 de Noviembre de 1943

La Hora-H del desembarco en Betio era a las 9:00 de la mañana. Precisamente a esa hora 42 barcazas norteamericanas se aproximaron peligrosamente hacia la isla, pero nada más llegar la oleada de la “Red 1” a 450 metros de la playa, un fuego incesante de artillería castigó al V Cuerpo Anfibio que transportaba a los hombres. En pocos minutos muchas barcazas ardieron, los proyectiles alcanzaban los depósitos de combustible haciendo que saltara la embarcación por los aires con todos sus hombres dentro. Era imposible correr, pues los muros acuáticos de madera japoneses y las barreras antitanque sumergidas junto al coral hacían imposible que las barcazas apenas pudieran acercarse a la playa. Los soldados tenían que saltar al agua, y cubriéndoles esta hasta el pecho, avanzar mediante un larguísimo trayecto de medio kilómetro con el fusil en alto hasta la playa mientras se producían explosiones y detonaciones. Rápidamente los cuerpos de los muertos flotaron y el agua se tiñió de sangre. Cuando los marines estaban a tan sólo 90 metros de las playas, las ametralladoras, fusileros y francotiradores acribillaron a los hombres en el agua. Lo único que podía hacer un marine era rezar para que las balas se centraran en otro marine y así se olvidaran de él.

Desembarco de Tarawa, Isla de Betio. Los marines americanos son detenidos en mitad del agua por un muro de madera y el coral, por lo que han de abandonar las barcazas e ir nadando hacia la playa mientras los japoneses les disparan.

Una y también la primera de las pocas barcazas que pudo embarrancar junto a la playa sin atravesando el coral lo hizo a las 9:10 de la mañana, de la embarcación saltaron dos marines, entre ellos el teniente William Hawkins, ambos localizaron una ametralladora japonesa con varios soldados que disparaban contra el mar, los dos marines lanzaron varias granadas y callaron la ametralladora y a sus nipones sin problemas.

Muy problemática fue la playa de “Red 3”, a las 9:17 de la mañana llegaron las primeras barcazas transportando tres batallones de asalto. Nada más entrar las barcazas en la zona de coral de Betio, una de ellas tocó una mina marina y voló por los aires. Las transportes anfibios soltaron a los marines a 90 metros de la playa, a partir de ese momento los soldados estadounidenses sufrieron algunas bajas en el agua hasta que llegaron a la arena acabando con algunos japoneses. En poco tiempo la Compañía F consolidó su posición en la playa, aunque bajo un intenso fuego japonés.

Marines estadounidenses se defienden en unos sacos terreros, uno de ellos lanza una granada.

Minutos después de tomar “Red 3”, el V Cuerpo Anfibio se dirigió a la última posición en “Red 2”. Al igual que en los sectores anteriores recibieron un potente fuego de artillería, morteros y ametralladoras. Además tuvieron problemas de localización por culpa de la radio debido a los daños en los sistemas de comunicación del acorazado USS Maryland. La Compañía F fue la primera en tomar la playa en el extremo derecho, mientras que la Compañía E lo hizo en el izquierdo. Como las comunicaciones de radio estaban averiadas y las compañías divididas, los capitanes mandaban a marines corriendo de una punta de la playa a la otra para llevar los mensajes, normalmente estos nunca llegaban a sus destinatarios, pues el marine solía morir en el intento. Mientras todos los marines seguían incomunicados, el coronel Herbert. R. Amey murió en combate dejando sin mando al 2nd Batallón del 2nd Regimiento de marines.

Cuando ya estaban los marines posicionados en cada playa, se envió una orden de que todas las tropas posibles se fueran concentrando en lugares a salvo de las balas, ya fuera en el centro de la isla o en el lado oriental. A las 10:18 los marines enviaron un mensaje al comandante Raymond Spruance, en aquel momente sobre el crucero pesado USS Indianapolis, pidiéndole todas las reservas y refuerzos posibles, ya que la situación era crítica. Spruance aceptó la petición y autorizó la movilización de todos los batallones de reserva en la flota.

Más o menos, a las 11:30 se llevaría la última acción de la mañana. La playa de “Red 3” recibiría refuerzos traídos por el V Cuerpo Anfibio, aunque los nuevos marines volvieron a hacer el mismo recorrido que antes por el agua bajo una lluvia de morteros y artillería. Por suerte un apoyo naval bombardeó algunas posiciones japonesas por un tiempo permitiendo a los marines llegar a la playa y a las pasarelas de madera de los muelles.

Isla de Makin / 20 de Noviembre de 1943

Mientras se producía la batalla por Betio, la mañana del 20 de Noviembre de 1943, la Task Force 52 soltó a dos batallones en barcazas del 165º Regimiento de la 27ª División con rumbo al atolón de Makin al norte de las islas Gilbert. Cuando aún estaban las barcazas en el agua los portaaviones USS Enterprise, USS Wood, USS Liscomb Bay, USS Belleau, USS Cowpens y USS Monterey lanzaron sus aviones embarcados bombardeando la isla, minutos después un cañoneo naval volvió a castigar Mankin con los acorazados USS Indiana, USS North Carolina y USS Pennsylvania, más seis destructores.

Los marines desembarcando en la Isla de Makin.

Los marines llegaron a la playa con pocas dificultades, depositando sin complicaciones a sus 800 hombres, pero una vez allí vinieron los problemas. Desde las playas los americanos avanzaron en dos puntas capturando la aldea Ukiakong, pero en el centro se encontraron con una gran resistencia japonesa. Al llegar a una línea japonesa de trincheras que desconocían los americanos llamada “Chong’s Whart”, recibieron un gran bautismo de fuego indiscriminado de morteros y ametralladoras. Entonces a los marines no les quedó más remedio que atrincherarse también y esperar apoyo de la flota, aunque esta tardaría días porque consideraban a la isla de Betio como el objetivo prioritario.

Isla de Apanama / 20 de Noviembre de 1943

Apanama era un atolón situado al sur de Tarawa. El 20 de Noviembre, el submarino estadounidense USS Nautilis transportó a la isla a 78 hombres del V Cuerpo Anfibio. Al llegar a tierra lo único que encontraron fueron tres soldados japoneses que eliminaron sin problemas. Apanama fue la única conquista en Tarawa que terminó sin bajas.

Isla de Betio / Tarde del 20 de Noviembre de 1943

A las 14:30 de la tarde, el 6º Regimiento en Betio, recibió el mensaje de adoptar posiciones en el área occidental de la isla sobre “Green Beach”. La razón de tal orden era porque se consideraba a aquella zona como la más segura que cualquier otra en la isla. Cumpliendo con su deber, tres compañías de rifles, un pelotón de ametralladoras y algunos destacamentos de conductores, artilleros e ingenieros partieron bajo el fuego enemigo hasta la zona de “Green Beach” donde tomaron posiciones y establecieron un perímetro defensivo, aunque sus armas cortas y su escasa munición hacían muy difícil mantener una defensa estable. Momentos más tarde el 2nd Batallón Blindado con 7 tanques Sherman fue transportado en barcazas hasta la isla sin contratiempos donde se unió a los hombres en “Red 3”, lo que mejoró la balanza de los acontecimientos.

Agujeros en la playa de Betio donde se ocultan los estadounidenses.

Ya bien entrada la tarde, el almirante japonés Keiji Shibakasi y su alto mando se concentraron en su búnker de comandancia para anotar algunas localizaciones del enemigo y concretar más exactamente la estratégia a seguir contra los americanos. En ese momento, sin el almirante esperárselo, los destructores USS Ringgold y USS Dashiel abrieron fuego contra el búnker de Shibakasi, matando al almirante y a todos sus mandos en una fuerte explosión.

A pesar los norteamericanos de haberse establecido en “Green Beach” y las tres posiciones “Red”, más haber matado al almirante Shibakasi, la situación seguía siendo igual de mala. Las ametralladoras y los cañones continuaban castigando a los marines e impidiéndoles moverse. La cuestión que se hizo todo el alto mando americano al caer la noche era si seguir dejando a los marines combatir en Tarawa, o bien devolverlos a los buques para retirarse a casa y perder la batalla.

Isla Betio / Mañana del 21 de Noviembre de 1943

Sobre las 6:15 del amanecer del 21 de Noviembre de 1943, unos suministros de comidas, bebidas y objetos para las necesidades cruzaron los arrecifes de coral protegidos por el acorazado USS Maryland, sin embargo antes de llagar a “Red 2”, las embarcaciones sufrieron un bombardeo que duró hasta las 8:00 de la mañana, en el cual se perdió el 50% del material entre armamento, municiones, jeeps y grúas bulldozers.

Por la mañana, en el centro de las playas, se formó un perímetro conquistado por los americanos en forma de triángulo que se alargaba hasta el norte del aeródromo. El problema era que la resistencia japonesa era muy fuerte. A primeras horas del la mañana para intentar aliviar la situación, los aviones embarcados bombardearon las posiciones enemigas en los flancos con escasos resultados.

Tanque Sherman semihundido antes de llegar a la playa junto al coral.

La zona de “Green Beach” era el lugar más seguro, el área estaba al mando del comandante Michael Ryan del 6º Regimiento de Marines, el cual propuso avanzar hasta la posición suroccidental de la isla en Temakin Point con apoyo de dos tanques Sherman. A las 10:00 de la mañana los hombres del 6º Regimiento de Marines y los tanques atacaron a los japoneses consiguiendo destruir todos los emplazamientos de ametralladoras y artillería en “Green Beach”. Justo después los marines despejaron el camino hacia Temakin Point con graves pérdidas, pero consiguieron hacerse con la posición y destruir unos cañones japoneses que casualmente eran de la Guerra Ruso-Japonesa de 1905. Con la conquista de Temakin Point se permitió hacer un perímetro americano en forma de herradura que se conformaba desde las playas “Red 1”, “Red 2” y “Red 3”, la “Green Beach” y las playas al este de Temakin Point, lo que que significó un arco sobre el aeródromo japonés.

Mientras el 6º Reegimiento de Marines avanzaba por el sur de la isla, en el norte ese mismo regimiento esperaba a su 1st Batallón, traído por embarcaciones desde el navío USS Feland. Pero hubo problemas porque muchas embarcaciones se quedaron a la deriva debido al colapso de barcazas que circulaban entre las playas de “Red 1” y “Red 2”. Desde las 16:00 hasta las 19:00 horas, es decir, tres horas de espera, los marines no pudieron desembarcar, aunque por suerte no fueron molestados porque el fuego japonés era ya muy débil.

Isla de Bairiki / Tarde del 21 de Noviembre de 1943

Al haber cada vez más peligro sobre un posible cerco en el aeródromo de la isla de Betio, muchos soldados japoneses en esa isla empezaron a cruzar nadando a la otra isla de Bairiki, que era la más cercana a Betio.

La flota de Estados Unidos se dió cuenta en seguida de la evacuación japonesa y mandó desembarcar a el 2nd Batallón del 6º Regimiento de Marines en la misma isla de Bairiki. A medida que fueron llegando los japoneses entraron en combate sin apenas éxito contra los americanos, los marines eliminaron la resistencia nipona con rapidez y estos desistieron de seguir cruzando a la isla desde Betio. La isla de Bairiki cayó en manos americanas al llegar la noche.

Isla de Betio / 22 de Noviembre de 1943

Entre las 8:00 y las 11:00 de la mañana, el 6º Regimiento de Marines avanzó desde Temakin Point por las playas meridionales hasta casi alcanzar el centro de la isla. Durante el camino los marines estuvieron apoyados por en todo momento por tanques ligeros Stuart, logrando en el avance de sólo tres horas callar muchas posiciones enemigas de ametralladoras y cañones. Más tarde los marines asaltaron las primeras líneas defensivas sobre la parte del aeródromo central, con ayuda de más tanques, esta vez Sherman, lograron destruir un emplazamento de ametralladoras y un búnker. Después de esa aventura, por fin los marines pudieron hacer una parada porque los hombres ya estaban exhaustos. Mientras tanto siguió haciendo su trabajo la flota con un bombardeo naval y de aviones embarcados que se cernió sobre el interior de la isla para mejorar la coordinación entre tierra y mar.

Playa de Betio y sus centenares de muertos americanos y japoneses.

Durante el resto del día los marines tomaron posiciones en la punta de despegue de la pista del aeródromo y más tarde el 6º Regimiento de Marines reinició la marcha tomando posiciones en el sur de las pistas. Estos movimientos significaron un cerco parcial del aeródromo, aunque no cerrado del todo.

Isla de Makin / 22 de Noviembre de 1943

Loa marines americanos y los soldados japoneses lleveban tres días de una guerra de desgate en la isla de Makin, concretamente en la posición de Chong’s Whart. Finalmente el 22 de Noviembre el 165º Regimiento de la 27ª División consiguió romper la posición de Chong’s Whart y avanzar por el resto de la isla derrotando a los japoneses.

Al final del día la isla era segura, pero los marines con mucho enfado echaron la culpa a la US Navy de haber estado estancados más de 72 horas en Makin, pues según ellos la coordinación había sido peor que mala. Esta confrontación entre la flota y los marines en Makin llevó en el futuro de la guerra a tensas relaciones entre ambos.

Isla de Betio / 23 de Noviembre de 1943

Durante la noche, a las 3:00 de la madrugada del 23 de Noviembre, la resistencia japonesa se fue apagando, sin embargo muchos de los soldados nipones decidieron hacer una última carga Banzai suicida para salvar el honor. Los japoneses se lanzaron en una carga frontal contra los americanos en el este del aeródromo con bayonetas, cuchillos, espadas, katanas y granadas. Los estadounidenses fueron pillados por sorpresa y perdieron varios hombres en el primer momento, pero poco después los destructores USS Schoeder y USS Sigsbee cañonearon la carga japonesa en el aeródromo e hicieron fracasar el asalto. En el ataque Banzai murieron 320 japoneses, mientras que los americanos tuvieron 45 muertos y 128 heridos.

Al salir el Sol durante la mañana del 23 de Noviembre, el aspecto del paisaje en la isla de Betio era decepcionante. Pequeños cuerpos estaban tendidos en la arena, muchos quemados, ametrallados o mutilados, en las playas el agua de la orilla era de color roja y los cadáveres flotaban chocando contra la arena húmeda. Todo en la isla eran cráteres y palmeras caídas en el suelo, por si fuera poco los muertos desprendían un olor dulce muy insoportable al olfato humano que dificultaba la respiración de los hombres que todavía estaban con vida. La diminuta isla de Betio se había convertido en el lugar más pequeño de la Segunda Guerra Mundial con más concentración de muerte.

Última carga de los marines contra las posiciones finales en Betio.

A principios de la mañana, los estadounidenses aprovechando las bajas japonesas durante la noche en el ataque Banzai, se prepararon para tomar el este del aeródromo. Tras una lucha con algunas defensas niponas, los americanos conquistaron el aeródromo de la isla. Pero más de 500 soldados japoneses fanáticos se dirigieron a la larga y estrecha cola este de Betio para resistir lo máximo posible la ofensiva estadounidense.

También ese día se produjo un ataqué aéreo japonés desde otra islas del Pacífico. Varios cazas, entre ellos Zero, intentaron lanzar sus mortíferas cargas sobre Tarawa, sin embargo los aviones embarcados Hellcat respondieron con eficacia. Un total de 17 aparatos japoneses fueron derribados sin apenas lograr bajas sobre los norteamercianos.

Los americanos atacaron desde “Red 1”, “Red 2” y “Green Beach” con todos los efectivos posibles y con el apoyo de dos tanques Sherman y siete Stuart la parte oriental de la isla. Los marines con rapidez callaron las ametralladoras y los tanques aplastaron las cabañas de madera que tenían los japoneses, pero las densas líneas de trincheras les provocaron algunas bajas. Los nipones organizaron una fanática resistencia en la cola oriental de Betio, la solución definitiva que encontraron los marines fue el lanzallamas, los cuales tras rociar de fuego las defensas enemigas, consiguieron hacerse con el control de toda la isla matando a los últimos 470 japoneses.

Tras tomar la cola Este de Betio, la batalla en esa isla había finalizado. El comandante Spruance fue informado de ello en el crucero pesado USS Indianapolis. Prácticamente todo el Atolón de Tarawa había sido conquistado. Aunque la batalla terrestre había terminado, los americanos no sabían que los japoneses disponían de un submarino en la zona que les iba a dar una última sorpresa.

Hundimiento del portaaviones USS Liscomb Bay / 24 de Noviembre de 1943

El 24 de Noviembre de 1943, los americanos estaban seguros de que la Batalla de Tarawa ya estaba ganada, sólamente quedaba la isla de Na’a por conquistar al norte del atolón. Pero se equivocaban.

Sigilosamente el submarino japonés I-175 entró en la laguna de Tarawa sin ser interceptado. Tras echar un vistazo con el periscopio localizó al portaaviones USS Liscomb Bay, al cal rápidamente lanzó tres torpedos desde una distancia bastante lejana. En pocos segundos uno de los torpedos alcanzó el compartimento de municiones y las armas del portaaviones. Una explosión se produjo, seguida por varias detonaciones en cadena debido las bombas que simultáneamente estallaron una a una hasta que alcanzaron los depósitos de gasolina y el barco se prendió en llamas. El fuego se extendío rápidamente con los cuerpos de la tripulación desintegrándose al instante. La potente explosión del barco hizo que algunos trozos llegaran hasta donde se encontraba el acorazado USS New Mexico. El portaaviones USS Liscomb Bay tardó 23 minutos en hundirse y se llevó la vida de 644 personas a bordo.

Portaaviones USS Liscomb Bay explota tras ser alcanzado por un torpedo de un submarino japonés en Tarawa. En el hundimiento murieron 644 personas a bordo.

El submarino japonés I-175 escapó sin problemas de la laguna de Tarawa y regresó sin incidentes a tierras japonesas dejando atrás un triste recuerdo a los americanos.

Isla de Na’a / 25 de Noviembre de 1943

En la mañana del 25 de noviembre de 1943 todas las islas al norte de Tarawa estaban controladas por los americanos. Las tomaron sin haber sufrido bajas, ya que no había japoneses en ellas. La única isla que faltaba era Na’a en la parte más septentrional del atolón.

Aquella mañana el submarino americano USS Nautilis disparó varias salvas con su cañón de cubierta contra la solitaria guarnición japonesa en Na’a. A los pocos minutos desembarcaron unos marines que encontraron a los 25 japoneses muertos por los disparos del Nautilis. Con Na’a en manos norteamericanas la Batalla de Tarawa había finalizado.

Resultado

La Batalla de Tarawa había sido la primera por el control del Pacífico Central y también un completo fiasco para ambos bandos. Japón perdió el enfrentamiento tal y como estaba previsto, pero Estados Unidos por culpa de los errores cometidos sufrió una carnicería inesperada y trágica que escandalizó a la opinicón pública nacional e internacional.

El Eje tuvo unas pérdidas de 4.790 soldados, de los cuales la mitad eran japoneses y la otra mitad coreanos. Sólamente se entregaron prisioneros 46 soldados, de estos 17 fueron japoneses y 29 coreanos. El material perdido fue de 17 aviones derribados.

Estados Unidos tuvo 1.667 soldados muertos y otros 2.101 heridos. Respecto al material perdido resultó hundido el portaaviones USS Liscomb Bay.

Protestas y debates en los mandos militares se sucedieron por lo ocurrido en Tarawa. Nadie en Estados Unidos podía creer que aquel pequeño atalón hubiese costado 1.667 vidas y la pérdida de un portaaviones. A Nimitz le llovieron críticas y se replanteó buscar una nueva táctica a la hora de conquistar islas. Sin embargo los estadounidenses nunca encontraron una fórmula, pues cometerían los mismos errores durante el resto de la Guerra del Pacífico, convirtiéndose cada isla en un trauma. Sólo la bomba atómica sobre Hiroshima en 1945 pondría fin a la pesadilla.

Hubo 6.457 personas muertas entre los dos bandos, todo ello por un trozo diminuto de tierra. Concluida la Segunda Guerra Mundial, tanto los estadounidenses como los japoneses, se preguntaron si había valido la pena el perder tantas almas humanas, la mayoría de chicos en plena flor de la juventud y con toda la vida por delante, por algo tan insignificante.

 

Bibliografía:

Derrick Wright, Pacific Victory. “Tarawa”, Sutton (2005), p.30-60

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “De Tarawa a Eniwetok, el avance en el Pacífico”, S.A.R.P.E. (1978), p.1.437-1.442
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Tarawa