Batalla de Peleliu

La Batalla de Peleliu fue una de las más sangrientas e inútiles de todas las libradas por Estados Unidos y Japón en el Frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de este enfrentamiento que se desarrolló en 1944 sobre un terreno cargado de formaciones de coral y un calor abrasador, el Cuerpo de Marines vivió un auténtico infierno en forma de bombardeos de artillería, emboscadas enemigas y asaltos a cuevas o aeródromos en un desesperado intento por desalojar a los soldados del Ejército Imperial Japonés y obtener el control estratégico de las Islas Palau.

Plan de Estados Unidos

En el verano de 1944 se debatió mucho entre el general Douglas MacArthur y el almirante Chester Nimitz sobre qué paso tomar en la Guerra del Pacífico después de la exitosa campaña de las Islas Marianas. El primero defendía una invasión de las Filipinas para luego dar el salto a la Isla de Formosa y finalmente a Japón; mientras que el segundo optaba por asegurar el flanco sur de Insulindia ocupando las Islas Palau y en menor medida algunas porciones de las Islas Carolinas. Después de una complicada discusión acerca de ambas posibilidades, el Presidente Franklin Delano Roosevelt optó por contentar a ambos mandos dividiendo a sus ejércitos y enviando una fuerza para desembarcar en algunos de los dominios sobre las Filipinas y otra hacia las Islas Palau que desembarcaría en la Isla de Peleliu.

Bajo el nombre de “Operación Stalemate II” se fijó el ataque para la Isla de Peleliu como fecha tope el 15 de Septiembre de 1944 mediante el III Ejército Expedicionario Naval de Peleliu (3rd Fleet Peleliu’s Expedicionary Army) al mando del general Julian Smith repartido en la 31ª Fuerza Operativa (Task Force 31) del vicealmirante Theodore Wilkinson, la 34ª Fuerza Operativa (Task Force 34) del contraalmirante Jesse Oldendorf y el III Cuerpo Anfibio del general Roy Geiger que transportaría a las diversas unidades hacia la costa con el 1st Batallón Anfibio de Tractores del oficial Albert Reutlinger, el 6th Batallón Anfibio de Tractores del capitán John Fitzgerald Jr. y el 3rd Batallón Anfibio de Tractores Blindado del coronel Kimber Boyer. Acto seguido sería depositada sobre el litoral occidental la 1ª División de Marines del general William Rupertus encargada de asegurar las Playas “White 1”, “White 2”, “Orange 1”, “Orange 2” y “Orange 3” con el 1º Regimiento de Marines del coronel Chesty Puller, el 5º Regimiento de Marines del coronel Harold Harris y el 7º Regimiento de Marines del coronel Herman Hanneken, permaneciendo en reserva el 11º Regimiento de Marines del coronel William Harrison. Inmediatamente a dicha misión desembarcaría la segunda oleada compuesta por la 81ª División de Infantería “Wildcats” prestada Ejército Estadounidense (US Army) que al frente del general Paul Mueller consolidaría posiciones y también se apoderaría del vecino Islote de Ngesebus con el 321º Regimiento de Infantería del coronel Robert Dack, el 322º Regimiento de Infantería del coronel Bejamin Venable y el 323º Regimiento de Infantería del coronel Arthur Watson.

Aproximadamente Estados Unidos reunió a un total de 28.484 soldados y 158 navíos entre 17 portaaviones, 5 acorazados, 8 cruceros, 95 destructores, 1 dragaminas, 17 submarinos, 6 petroleros y 9 transportes o cargueros.

Fuerzas de Estados Unidos:
·III Ejército Expedicionario Naval de Peleliu
-31ª Fuerza Operativa
-34ª Fuerza Operativa
·III Cuerpo Anfibio
-1st Batallón Anfibio de Tractores
-6th Batallón Anfibio de Tractores
-3rd Batallón Anfibio de Tractores Blindado
·1ª División de Marines
-1º Regimimento de Marines
-5º Regimiento de Marines
-7º Regimiento de Marines
-11º Regimiento de Marines
·81ª División de Infantería “Wildcats”
-321º Regimiento de Infantería
-322º Regimiento de Infantería
-323º Regimiento de Infantería

Flota Estadounidense:
-17 Portaaviones: USS Hoggart Bay, USS Barnes, USS Nassau, USS Nehenta Bay, USS Sargent Bay, USS Sitkoh Bay, USS Rudyerd Bay, USS Petrof Bay, USS Marcus Island, USS Ommaney Bay, USS Savo Island, USS Kadashan Bay, USS Saginaw Bay, USS Kalinin Bay, USS Kitkun Bay, USS White Plans y USS Gambier Bay.
-5 Acorazados: USS Idaho, USS Pennsylvania, USS Tennessee, USS Missisippi y USS Maryland.
-8 Cruceros: USS Louisville, USS Portland, USS Honolulú, USS Helena, USS Denver, USS Minneapolis, USS Cleveland y USS Columbia.
-95 Destructores: USS Steele, USS Bebas, USS Samuel Miles, USS Seid, USS John Henley, USS Thatcher, USS Capps, USS Dawid Taylor, USS Hall, USS Paul Hamilton, USS Kyne, USS Levy, USS Parks, USS Wesson, USS Mitchell, USS Swearer, USS Elden, USS Halloran, USS Straus, USS Bangust, USS Waterman, USS Wyman, USS Weaver, USS Lamons, USS Gillespie, USS Ross, USS McDermut, USS Rathburne, USS Sands, USS Montgomery, USS Claxton, USS Aulick, USS Cony, USS Sigourney, USS Donaldson, USS Reynolds, USS Franks, USS Wickes, USS Braine, USS Stembel, USS Preble, USS Melvin, USS Gridley, USS Beale, USS Leutze, USS Buchanan, USS Bailey, USS Hazelwood, USS Stevenson, USS Bennion, USS Stockton, USS Fullman, USS Guest, USS Bennet, USS Remey, USS Mertz, USS McGowan, USS McNair, USS Wadleigh, USS Monssen II, USS Cabana, USS Lake, USS Dempsey, USS McCoy Reynolds, USS George Badger, USS Noa, USS Ballard, USS Denver, USS Halford, USS Hudson, USS Heywood Edwards, USS Albert Grant, USS Newcomb, USS Richard Leary, USS Bryant, USS Robinson, USS Stringham, USS Rathburne, USS Clemson, USS Wasmuth, USS Perry, USS Southard, USS Hovey, USS Long, USS Thorn, USS McCord, USS Thathen, USS Heerman, USS Hoel, USS Welles, USS Haggard, USS Hailey, USS Johnston y USS Lyman.
-1 Dragaminas: USS YMS-385.
-17 Submarinos: USS Gabilan, USS Besugo, USS Haddock, USS Tuna, USS Halibut, USS Pintado, USS Jallao, USS Atule, USS Shark II, USS Blackfish, USS Seadragon, USS Escolar, USS Croaker, USS Perch II, USS Sawfish, USS Icefish y USS Drum.
-6 Petroleros: USS Millicoma, USS Schykill, USS Lackawanna, USS Cimarron, USS Neosho II y USS Kaskaskia.
-9 Transportes: USS Bolivar, USS Fremont, USS Rocky Mount, USS Ameb, USS Mount McKinley, USS Ormsby, USS Pierce, USS James O’Hara y USS Endymion.
TOTAL = 158 Navíos.

Plan de Japón

La Isla de Peleliu era una formación de coral en las Islas Palau de 9’6 kilómetros de largo por 3’2 kilómetros de ancho en medio del Océano Pacífico. Descubierta por España a inicios de la Edad Moderna, fue vendida a Alemania en 1898 hasta que tras la derrota del país en la Primera Guerra Mundial el lugar fue obtenido por Japón según el Tratado de Versalles suscrito por los vencedores en 1919. Desde entonces el Imperio Japonés construyó dos aeródromos, uno en el centro insular y otro en el cercano Islote de Ngesebus que se unía al territorio a través de un puente de madera, constituyendo el lugar en excelente complejo natural para la defensa gracias a un paisaje muy irregular compuesto por salientes coralinos, selvas, riscos, humedales, ciénagas y montes cargados de cuevas, sin obviar los picos de más de 200 metros en la Cordillera de Umurbrogol. La protección de dicho enclave durante la Segunda Guerra Mundial estuvo a cargo de la 14ª Division de Infantería al mando del general Sadae Inoue, un veterano de la Expedición a Siberia durante la Guerra Civil Rusa y de la Segunda Guerra Sino-Japonesa contra China, que desplegó en el lugar al 2º Regimiento de Infantería del coronel Kunio Nakagawa y al 59º Regimiento de Infantería del oficial Ushio Goto.

Aproximadamente Japón reunió a 11.000 soldados y 19 tanques.

Guarnición de Peleliu:
·14ª División de Infantería
-2º Regimiento de Infantería
-59º Regimiento de Infantería

Desembarco y Batalla del Aeródromo

El 12 de Septiembre de 1944, los tres acorazados USS Idaho, USS Tennesse y USS Maryland aparecieron frente a la Isla de Peleliu para disparar sus grandes cañones contra el litoral, al tiempo en cinco portaaviones enviaban a 400 cazabombarderos embarcados que descargaron bombas convencionales y la temida gelatina inflamable del napalm sobre los hangares e instalaciones del aeródromo. Durante aquel fuego preliminar de casi tres días que sepultó a parte de las posiciones de la 14ª División de Infantería Japonesa sobre las playas y que se alargó entre las jornadas del 13 al 14 de Septiembre, se produjo la primera gran pérdida estadounidense, en concreto el destructor USS Noa que resultó hundido tras colisionar accidentalmente con el destructor USS Fullman.

Desembarco en la Isla de Peleliu.

Al amanecer del 15 de Septiembre de 1944, la 31ª Fuerza Operativa se situó frente a la costa occidental de la Isla de Peleliu, en esta ocasión enviando a los blindados anfibios armados LCT y a las barcazas del tipo LCVP, LST, DUKW y LVTA pertenecientes al III Cuerpo Anfibio, que gozaron de una cobertura excepcional de los acorazados, cruceros y destructores. Nada más dejar atrás las embarcaciones de transporte a sus naves nodriza y recorrer la mitad del trayecto esquivando los fondos del arrecife de coral, en seguida las piezas de artillería japonesas abrieron fuego levantando géiseres de agua y hundiendo a más de una docena de lanchas DUKW. La matanza fue terrible porque muchos marines murieron ahogados y un total de 26 barcazas fueron echadas a pique por los proyectiles, lo que obligó a los tanques Sherman a bordo de las LCT a disparar sus torretas estando aún embarcados (algo inútil porque el movimiento de las olas les impidió centrar el tiro sobre las baterías emplazadas en las cavidades de las alturas de la Cordillera de Umurbrogol). Una vez la primera oleada de la 1ª División de Marines desembarcó sobre las Playas “White 1” y “White 2” de la Isla de Peleliu, la situación no mejoró porque las tropas fueron despedazadas en la arena por los impactos de morteros y acribilladas por las ráfagas de ametralladoras ocultas en búnkers o camufladas en palmerales. Algo más sencillo fue la toma de la Playa “Orange 1” por el 5º Regimiento de Marines, pero no la “Playa Orange 3” porque el contingente del 7º Regimiento de Marines que tomó tierra se tuvo que desviar por culpa de las automáticas enemigas en la “Playa Orange 2”. Bastante peor fue lo ocurrido con la segunda oleada porque parte de las lanchas embarrancaron en el coral, saltando los marines desesperados por la borda, mientras que 17 de las 18 barcazas LCT que contenían tanques fueron hundidas por la artillería, perdiéndose la casi totalidad de los blindados Sherman.

Después de ser aseguradas algunas cabezas al oeste de la Isla de Peleliu, las baterías japonesas las sometieron a un terrible castigo desde sus emplazamientos en la Cordillera de Umurbrogol, las cuales interrumpieron las comunicaciones entre el 5º Regimiento de Marines en la Playa “Orange 1” y el 7º Regimiento de Marines en la Playa “Orange 3”, además de aislar al 1º Regimiento de Marines en las Playas “White 1” y “White 2”. De hecho pronto el litoral adquirió un aspecto desolador con cientos de cuerpos tendidos sobre la arena o flotando en el agua, acompañados por decenas de carros anfibios ardiendo y columnas de humo elevándose por doquier que a muchos recordó la triste experiencia vivida en la Batalla de Tarawa del año 1943.

Marines en la Batalla de Peleliu.

A media mañana de aquel 15 de Septiembre, los hombres del 1º Regimiento Marines consiguieron por fin adentrarse 315 metros hacia el interior del sector occidental de Peleliu, hasta que de un saliente de coral recibieron fuego de ametralladoras y de un cañón de 47 milímetros. Con rapidez los marines de la Compañía K cargaron de frente y milagrosamente lograron arrojar granadas de mano a una distancia suficiente con la que silenciar a las automáticas y acto seguido penetrar en la posición disparando sus armas cortas hasta eliminar a todos los defensores japoneses y a su pieza, despejando de este modo el camino para el resto del 1º Regimiento de Marines.

El 7º Regimiento de Marines que estaba desplegado en el ala derecha de la Playa “Orange 3”, tuvo la misión de neutralizar un punto fortificado enemigo bautizado como “Ngarmoked Island”. De tal cometido se encargó una de sus subunidades, el 3rd Batallón de Marines, que avanzó por un tortuoso camino acompañado por varios tanques Sherman, lamentablemente hasta que se dieron de bruces con una albufera que los carros eran incapaces de bordear, por lo que tras recibir una nutrida lluvia de balas de su flanco derecho que mató a un buen puñado de soldados norteamericanos, al final los marines no tuvieron más remedio que retirarse y regresar vapuleados a la Playa “Orange 3”.

A la caída de la tarde, un total de 500 soldados y 19 tanques del modelo Ha-Go de la 14ª Division de Infantería Japonesa, descendieron desde las faltas de la Cordillera de Umurbrogol y arremetieron contra las playas occidentales bajo control de la 1ª División de Marines. Desgraciadamente para los atacantes sus oponentes estaban muy bien informados de sus movimientos, pues nada más atravesar la zona del aeródromo los norteamericanos respondieron con una devastadora potencia de fuego mediante ametralladoras, bazookas, granadas y tanques Sherman que acabaron con la vida de 450 soldados japoneses y destruyeron a la totalidad de sus 19 tanques, a costa de un saldo de 59 muertos entre las filas estadounidenses.

Soldados del Cuerpo de Marines huyendo del fuego enemigo durante la Batalla de Peleliu.

Desarticulado el contraataque de la 14ª Division de Infantería Japonesa, el 5º Regimiento de Marines pudo atrincherarse frente a las instalaciones del aeródromo y al anochecer asegurar la albufera oriental de Peleliu. Gracias a este avance los norteamericanos disfrutaron de una cabeza de 2.700 metros de largo entre las Playas de “White 1” y “Orange 3”, así como de un perímetro de 450 metros de profundidad hacia el interior, aunque tales ganancias fueron a costa de una cifra inasumible de bajas a manos del enemigo, sin contar las registradas por culpa de las insolaciones en aquella calurosa jornada y de los problemas de estómago surgidos entre la tropa (como consecuencia de la insalubridad del agua potable a raíz de una contaminación accidental).

A las veinticuatro horas del desembarco en la Isla de Peleliu, en la mañana del 16 de Septiembre de 1944, el 5º Regimiento de Marines emprendió una carga contra el aeródromo que culminó en la ocupación de los barracones a las afueras; mientras algo más sur, el 7º Regimiento de Marines, intentó atacar sin éxito los puntos fuertes de “Ngarmoked Island” y “Promontory” para inmediatamente tener los norteamericanos que batirse en retirada. Al caer la noche, los japoneses organizaron un contraataque contra los barracones del aeródromo que pudo ser repelido gracias a la aparición inesperada de dos tanques Sherman que les obligaron a retroceder y debilitaron sus fuerzas de cara el asalto estadounidenses que se materializaría a las 8:30 horas del 17 cuando el 5º Regimiento de Marines y el 2nd Batallón del 1º Regimiento de Marines se lanzaron en tropel contra los hangares y las instalaciones. A pesar de que los japoneses mataron a infinidad de marines disparando desde montículos de arena, los norteamericanos les arrojaron granadas de mano, saltaron dentro de sus trincheras y combatieron cuerpo a cuerpo hasta declarar conquistado de una vez por todas el Aeródromo de Peleliu.

Más al sur de la Isla de Peleliu, el 7º Regimiento de Marines arremetió por tercera vez en tres días contra los perímetros defensivos y blocaos dispuestos entre “Ngarmoked Island” y “Promontory”, golpeando precisamente con más dureza contra este último sector. Como durante el asalto contaron con el apoyo de piezas de artillería en las playas y unos pocos tanques Sherman, así como de algunos soldados equipados con lanzallamas que rociaron de fuego las posiciones japonesas hasta hacer arder vivos a sus ocupantes, al final de la jornada el 7º Regimiento de Marines aseguró “Promontory” y poco después “Ngarmoked Island”, cortando de ese modo las carreteras entre el este y el oeste de la isla que conectaban el aeródromo con la Cordillera de Umurbrogol.

Batalla de Umurbrogol

El 18 de Septiembre de 1944 las fuerzas de Estados Unidos iniciaron el avance hacia la Cordillera de Umurbrogol con dificultades desde el principio, pues después de ocupar el 2nd Batallón del 5º Regimiento de Marines la aldea de Omaok, en su ruta hacia Ngardolokok recibió por error “fuego amigo” de aviones embarcados y de la artillería de los cruceros que mataron a 18 soldados norteamericanos. A pesar de las dificultades iniciales, los marines tomaron la población de Ngardolokok y se situaron ante los pies de los riscos coralinos entre los días 19 y 20, además de protagonizar un reducido contingente un pequeño desembarco con el que se aseguró el Islote de Ngabad.

Emboscada a marines y un tanque Sherman en la Batalla de Peleliu.

Lentamente la Cordillera de Umurbrogol fue siendo rodeada por la 1ª División de Marines desde su cara occidental mientras los grandes calibres de los acorazados y cruceros eliminaban algunas de las posiciones artilleras más expuestas, aunque otras salieron indemnes como la batería de la Cota 210 que con sus cañones castigó y forzó a replegarse al 2nd Batallón del 5º Regimiento de Marines. De hecho la única unidad que registró ciertos progresos la jornada del 20 de Septiembre fue el 3rd Batallón que consiguió adentrarse unos 630 metros en las formaciones de coral, ya que el 1º Regimiento de Marines fue emboscado en las cadenas montañosas de “Bloody Nose Ridge”, sufriendo una enorme cantidad de bajas porque la mayor parte de las posiciones niponas seguían intactas pese a que él área había sido arrasada por los proyectiles de la Flota Estadounidense.

El enfrentamiento por “Bloody Nose Ridge” se desenvolvió con éxito limitado porque el 1º Regimiento de Marines al final ocupó la Cota 210 el 21 de Septiembre, aunque en seguida desde su cima los estadounidenses quedaron a merced del tiro de la artillería de la Cota 200 y la Cota 205, así como de otros tres riscos menores que conformaban un total de cinco cumbres a las que bautizaron como las “Five Sisters” o “Cinco hermanas”. En medio de aquellas alturas, los marines recibieron una lluvia de proyectiles de morteros desde todas direcciones, así como de disparos de francotiradores ocultos, que mermaron sus efectivos a lo largo de toda la jornada del 22. Incluso en la madrugada del 23, los japoneses les sorprendieron mediante una carga mientras dormían, viéndose forzados a combatir con cuchillos y piedras hasta que les rechazaron encajando 9 muertos entre sus filas. A la mañana siguiente, la situación era tan grave con casi 1.300 bajas contando fallecidos y heridos, que el 1º Regimiento de Marines al completo tuvo que ser retirado de la Batalla de Peleliu y ser sustituido por la 81ª División de Infantería.

La llegada de la 81ª División de Infantería en la mañana del 23 de Septiembre alivió un poco la presión sobre la 1ª División de Marines, pues los nuevos soldados del 321º Regimiento de Infantería ocuparon por la tarde el importante pueblo de Garekoru. Durante las siguientes dos jornadas los norteamericanos consolidaron posiciones antes de reanudar su avance y rechazando el día 25 un contraataque de los japoneses que fue desarticulado con facilidad gracias a la artillería naval. Al cabo de veinticuatro horas, el 26, el 321º Regimiento de Infantería se desplegó en uno de los flancos del 7º Regimiento de Marines para ir progresivamente cerrando cualquier posible salida del enemigo fuera de la Cordillera de Umurbrogol, al tiempo en que se aislaba la Isla de Peleliu del mundo exterior cuando el 5º Regimiento de Marines bloqueó el puente de madera hacia el Islote de Ngesebus y la Fuerza Aérea Estadounidense se reforzó haciendo aterrizar en el aeródromo a 24 cazabombarderos Corsair. A raíz de tales movimientos, finalmente el 27 de Septiembre se completó definitivamente el cerco a la 14ª División de Infantería Japonesa en la Cordillera de Umurbrogol, siendo desde entonces conocida la bolsa como “Umurbrogol Pocket”.

A las 9:00 de la mañana del 27 de Septiembre de 1944, los acorazados USS Mississipi, USS Denver y USS Colorado bombardearon con intensidad durante 40 minutos el Islote de Ngesebus, antes de que a las 9:40 horas un total de 35 barcazas del 3rd Batallón Anfibio de Tractores Blindado desembarcasen a un contingente de marines en el lugar, apoyados desde atrás por el fuego de cañones embarcados en lanchas LVTA. El ataque se simultáneo por un avance de 13 tanques Sherman sobre el puente de madera que conectada con la Isla de Peleliu, por lo que los japoneses fueron atrapados sin escapatoria en un mortífero “fuego cruzado”. A pesar de que los defensores resistieron un día entero y destruyeron a tres carros Sherman, el 28 de Septiembre los marines conquistaron el Islote de Ngesebus causando a los nipones 463 bajas entre 440 muertos y 23 prisioneros.

Desembarco americano en la Isla de Ngebesus.

Hasta la mañana del 30 de Septiembre no se reanudó la ofensiva contra “Umurbrogol Pocket” cuando después de una sangrienta batalla entre laberintos de cuevas y emplazamientos en los riscos montañosos, el 7º Regimiento de Marines empezó a avanzar por la carretera del oeste contra “Umurbrogol Pocket”, ocupando los Reductos “Walt Ridge” y “Boyd Ridge”, lo mismo que al mediodía la Cota 100 y por la tarde los Reductos “Wlidcat Bowl” y “Five Sisters” después de flanquearlos a través de un pantano con la escolta de varios tanques Sherman. Lamentablemente a partir del 1 de Octubre el avance se detuvo en seco frente al Reducto “Baldy Ridge”, posteriormente rebaurizado por “Wattie Ridge”, ya durante más de diez días fracasaron todos los asaltos contra dicha formación de coral, exactamente igual que los inútiles bombardeos de los cazas Corsair o las piezas de artillería de 37 milímetros emplazadas en los alrededores. De hecho no sería hasta mediados de Octubre, cuando habiendo sufrido unas enormes pérdidas en fallecidos y heridos, los norteamericanos se apoderaron de una vez por todas del Reducto “Wattie Ridge” y de la vecina Cota 140, viéndose obligados los mandos a sacar de la Isla de Peleliu a los escasos supervivientes del 7º Regimiento de Marines, el cual había dejado prácticamente de existir, para enviarlos de vuelta a Estados Unidos.

La jornada del 18 de Octubre, el 321º Regimiento de Infantería arrolló las trincheras orientales de “Umurbrogol Pocket” y el 19 aseguró el Reducto “Five Brothers”. Sin embargo y salvo por este último progreso, la línea del frente se estancó después de que el 2º Regimiento de Infantería Japonés al mando del coronel Kunio Nakagawa se fortificara en un perímetro interior de formaciones de coral con 720 metros de largo por 360 metros de ancho protegidos por las alturas de los Reductos “Horseshoe”, “Death Valley” y “China Wall”. A partir de entonces los norteamericanos tuvieron que ir eliminando las posiciones enemigas en riscos y cuevas una por una, escalando las crestas bajo la escolta de carros LVT equipados con lanzallamas que rociaban de llamaradas los escondites del enemigo, un proceso que se alargó prácticamente todo Noviembre de 1944.

Avance del Cuerpo de Marones y tanques Sherman sobre las formaciones de coral de la Cordillera de Umurbrol.

A finales de Noviembre de 1944, las fuerzas de Estados Unidos se apoderaron después de mucho sufrimiento de los Reductos de “Horseshoe”, “Death Valley” y “China Wall”. La última posición de los japoneses, comprendida en un perímetro rocoso de coral de 135 metros, todavía rechazó los asaltos de los marines hasta que la mayor parte de los fanáticos combatientes cayeron eliminados por disparos de armas cortas o granadas, además de suicidarse el coronel Kunio Nakagawa junto a todo su Estado Mayor. Una vez aniquilada la 14ª División de Infantería Japonesa, los marines entraron en el dispositivo nipón atestado de cadáveres, dando por concluida la Batalla de Peleliu.

Conclusión

La conquista de la Isla de Peleliu precisó de un total de 103 días hasta que fueron aniquilados los últimos núcleos de resistencia de la 14ª División de Infantería Japonesa. Hasta entonces el tiempo empleado y el precio en víctimas fueron escandalosos para Estados Unidos, sin obviar el derroche de munición de artillería calculado en 15.801.919 proyectiles de todos los calibres disparados contra las posiciones enemigas, de los cuales sólo uno de cada 1.500 mató a un soldado japonés. Lógicamente cuando la opinión pública difundió la noticia acerca de la carnicería acontecida en Peleliu, en seguida llovieron una enorme cantidad de críticas a las Fuerzas Armadas Estadounidenses, algo que condujo al Presidente Franklin Delano Roosevelt a ser más precavido de cara al futuro e incluso a cancelar tanto la futura campaña de las Islas Carolinas como el desembarco previsto en la Isla de Yap.

Estados Unidos sufrió 10.786 bajas entre 2.336 muertos y 8.450 heridos, así como el hundimiento del destructor USS Noa.

Japón sufrió 10.897 bajas entre 10.695 muertos y 202 prisioneros (19 japoneses y 183 colaboracionistas chinos y coreanos), así como la destrucción de 19 tanques.

Incuestionablemente la Batalla de Peleliu fue uno de los enfrentamientos más cargados de polémica dentro de la Guerra del Pacífico. El coste pagado en vidas tanto por los norteamericanos como por los japoneses fue absolutamente innecesario, pues Japón en 1944 apenas tenía capacidad para amenazar el flanco sur de los Aliados en caso de invadirse las Filipinas, tal y como habían previsto los mandos de las Fuerzas Armadas Estadounidenses, lo que convirtió a esta sangrienta campaña que encima dejó fuera de combate a la 1ª División de Marines en una de las acciones inútiles y absurdas de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Derrick Wright, Pacific Victory, “Peleliu”, Sutton (2005), p.103-147
-http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Peleliu