Batalla de Okinawa

La Batalla de Okinawa librada entre Abril y Junio de 1945 fue uno de los enfrentamientos más sangrientos de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que curiosamente constituyó el último gran duelo terrestre, aéreo y naval de la contienda entre Estados Unidos y Japón, el desproporcionado número de víctimas mortales por ambos bandos forzó a la solución de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki para poner fin de una vez por todas a la Guerra del Pacífico.

Plan de los Aliados

Catastrófico resultó el comienzo del año de 1945 para las potencias del Eje en todos los teatros de operaciones. Por ejemplo en el Frente del Pacífico, el Imperio Japonés acababa de ser expulsado de las Filipinas por el Ejército Estadounidense y de Birmania por el Ejército Británico; mientras que Alemania estaba siendo invadida desde el Frente Occidental por los Aliados y desde el Frente Oriental en dirección Berlín por el Ejército Rojo de la Unión Soviética. Por si fuera poco, las principales ciudades del Japón eran bombardeadas a diario por las superfortalezas volantes B-29 y el Ejército Imperial Japonés acababa de ser derrotado en la Batalla de Iwo Jiwa, cuya isla a medio camino del archipiélago favorecía dar el siguiente salto en la cadena antes del territorio metropolitano: las Islas Ryûkyû y más concretamente Okinawa.

Bajo el nombre de “Operación Iceberg”, la invasión de la Isla de Okinawa se planeó el 3 de Octubre de 1944 como una campaña conjunta entre Estados Unidos y Gran Bretaña, incluyendo por supuesto la Commonwealth con Canadá, Australia y Nueva Zelanda, que aprobaron en una reunión tanto el Presidente Franklin Delano Roosevelt como el Primer Ministro Winston Churchill. Básicamente el patrón de esta misión se diseñó según las cánones de otras similares en el Pacífico, con la excepción de que en esta ocasión se recurrió a una gigantesca fuerza naval y a un contingente de tierra con medio millón de hombres que sumaban las ocho divisiones, entre estas cinco del Ejército Estadounidense (US Army) y tres del Cuerpo de Marines (United States Corps), además de modificar la decodificación clásica de “Día-D” utilizada en los desembarcos por la más encriptada de “Día-L”.

La Marina Aliada del almirante Kelly Turner agrupó a un total de 595 buques para la invasión de Okinawa en lo que constituyó la mayor escuadra desplegada en el Frente del Pacífico. Se trataba de la Flota Estadounidense (US Navy) al mando del almirante Chester Nimitiz y del vicealmirante Raymond Spruance con la 58ª Fuerza de Tareas Estadounidense (Task Force 58) del vicealmirante Marc Mitscher; así como la Flota Británica del Pacífico (British Pacific Fleet) del almirante Bruce Fraser con la 57ª Fuerza de Tareas (Task Force 57) del vicealmirante Bernard Rawlings. Con estos barcos viajaría un contingente liderado por el general Simón Bolivar Buckner que incluía al III Cuerpo Anfibio del general Roy Geiger con las 1ª, 2ª y 6ª Divisiones de Marines encargadas de desembarcar en las principales playas de Okinawa; y el XXIV Cuerpo del general John Reed Hodge con las 7ª, 26ª, 27ª y 96ª Divisiones de Infantería que tomarían tierra en el sector de Hagushi, sin incluir a la 77ª División de Infantería que se desviaría con la misión de ocupar la vecina Isla de Shima.

Los Aliados reunieron un total de 540.000 efectivos entre 291.000 soldados y 249.00 marineros, además de una escuadra con 596 navíos (465 estadounidenses, 128 británicos, 1 canadiense, 1 australiano y 1 neozelandés) entre los que hubo 69 portaaviones (57 estadounidenses y 12 británicos), 24 acorazados (22 estadounidenses y 2 británicos), 40 cruceros (33 estadounidenses, 5 británicos, 1 canadiense y 1 neozelandés), 330 destructores (329 estadounidenses y 10 británicos), 2 dragaminas (estadounidenses), 1 corbeta (australiana), 3 portahidoraviones (estadounidenses), 8 petroleros (estadounidenses), 1 buque hospital (estadounidense) y 130 cargueros (99 británicos y 29 estadounidenses).

Ejército Estadounidense:
·XXIV Cuerpo
-7ª División de Infantería
-26ª División de Infantería
-27ª División de Infantería
-77ª División de Infantería
-96ª División de Infantería
·III Cuerpo Anfibio
-1ª División de Marines
-2ª División de Marines
-6ª División de Marines

Marina Aliada:
·Task Force 57 Estadounidense
-57 Portaaviones = USS Enterprise, USS Franklin, USS Bunker Hill, USS Hornet, USS Hornet II, USS Wasp, USS Yorktown, USS Yorktown II, USS Bennigton, USS Belleau Wood, USS San Jacinto, USS Randolph, USS Independence, USS Monterey, USS Bon Homme Richard, USS Essex, USS Shangri-La, USS Ticonderoga, USS Shipley Bay, USS Salamaua, USS Sargent Bay, USS Shamrock Bay, USS Makin Island, USS Lunga Point, USS Natoma Bay, USS Gilbert Islands, USS Hoggatt Bay, USS Steamer Bay, USS Block Island II, USS Anzio, USS Tulagi, USS Admiratly Islands, USS Boungainville, USS Windham Bay, USS Attu, USS Makassar Strait, USS Fanshaw Bay, USS Savo Island, USS Marcus Island, USS Hoggart Bay, USS Saginaw Bay, USS Petrof Bay, USS Rudyerd Bay, USS Wake Island, USS Sangamon, USS Chenango, USS Santee, USS Sitkoh Bay, USS Breton, USS Hollandia, USS White Plains, USS Langley, USS Langley-II, USS Bataan, USS Hancock, USS Cabot y USS Intrepid.
22 Acorazados: USS Idaho, USS New Mexico, USS Colorado, USS Winsconsin, USS Washington, USS Massachusetts, USS Alabama, USS Iowa, USS Missouri, USS New York, USS Nevada, USS Mississippi, USS California, USS West Virginia, USS Tennessee, USS Indiana, USS Texas, USS Arkansas, USS Maryland, USS North Carolina, USS South Dakota y USS New Jersey.
-33 Cruceros = USS Pensacola, USS New Orleans, USS Minneapolis, USS Santa Helena, USS Atlanta II, USS Astoria II, USS Pittsburg, USS Baltimore, USS Duluth, USS San Juan, USS Topeka, USS Oklahoma City, USS Oakland, USS Wilkes-Barre, USS Pasadena, USS Springfield, USS Alaska, USS Guam, USS Flint, USS San Diego, USS San Francisco, USS Louisville, USS Tuscaloosa, USS Vincennes, USS Vincennes II, USS Detroit, USS Portland, USS Birmingham, USS Mobile, USS Quincy, USS Vicksburg, USS Miami y USS Santa Fe.
-310 Destructores = USS Buchanan, USS Daly, USS Tingey, USS Erben, USS Colahan, USS McNair, USS Stockham, USS Wedderburn, USS Norman Scott, USS John Weeks, USS Hank, USS De Haven II, USS Collet, USS Maddox II, USS Benham II, USS Blue II, USS Twining, USS Brush, USS John Rodgers, USS Harrison, USS McKee, USS Ringgold, USS Schroeder, USS Dashiell, USS Lyman, USS Taussig, USS Samuel Moore, USS Black, USS Chauncey, USS Waldron, USS The Sullivans, USS Miller, USS Stephen Potter, USS Owen, USS English, USS Ault, USS Wallace Lind, USS Walter, USS Trathen, USS McCord, USS Uhlmann, USS Waldeigh, USS Remey, USS McGowan, USS Melvin, USS Mertz, USS Monssen II, USS Paul Hamilton, USS Twiggs, USS Heywood Edwards, USS Picking, USS Callaghan, USS Irwin, USS Preston II, USS Rooks, USS Guest, USS Weber, USS Gainard, USS Henry Wiley, USS Edmonds, USS Abercrombie, USS Wake II, USS Woodworth, USS Patterson, USS Snyder, USS Capps, USS Kendall Campbell, USS Goss, USS Tills, USS Lang, USS Wilkes, USS O’Bannon, USS Taylor, USS John Deley, USS Samuel Miles, USS Eisele, USS O’Flaherty, USS Richard Bull, USS Hemminger, USS Oliver Mitchell, USS William Seiverling, USS Stockton, USS Morrison, USS Dale, USS Aylwin, USS Kalk, USS Stevenson, USS Thorn, USS Lake, USS Crowley, USS Lovering, USS Straus, USS Jack Miller, USS Reynolds, USS Corbesier, USS Conklin, USS Donaldson, USS Howard Clark, USS Bangust, USS Waterman, USS Weaver, USS Lamons, USS La Prade, USS Nicholas, USS Willaimson, USS Tabberer, USS Bowers, USS Hobby, USS Kyne, USS Brackett, USS Gillespie, USS Hilbert, USS Anthony, USS Fullman, USS Ammen, USS William Porter, USS Dewey, USS Farragut, USS Raymond, USS Sanders, USS Greiner, USS Wyman, USS Kimberly, USS Luce, USS Charles Badger, USS O’Brien II, USS Isherwood, USS Stern, USS Swearer, USS Oberrender, USS Van Valkenburgh, USS Cowell, USS Little II, USS Hugh Hadley, USS Brown, USS Chase, USS Ringness, USS Seid, USS Ralph Talbot, USS Bright, USS Bush, USS Boyd, USS Hudson, USS Cassin Young, USS Laffey II, USS Bennion, USS Colhoun II, USS Bryant, USS Lowry, USS Braine, USS Fullam, USS Bache, USS Douglas Fox, USS Aaron Ward II, USS Drexler, USS Howorth, USS Stormes, USS Harry Bauer, USS Hobson, USS Richard Suesens, USS Wickes, USS Riddle, USS Hyman, USS Purdy, USS Vammen, USS Gregory II, USS Pringle, USS Shea, USS Fieberling, USS Barr, USS Hickox, USS Hunt, USS Dorsey, USS Breese, USS William Ditter, USS Lindsey, USS Gwin, USS Mustin, USS Roberts, USS Jeffers, USS Ingraham, USS Bagley, USS Hart, USS Lawrence Taylor, USS Melvin Nawman, USS Robert Keller, USS Richard Rowell, USS Richard Bull, USS Dennis, USS Capps, USS Evans, USS Handley, USS John Henley, USS Bradford, USS Ulvert Moore, USS Kendall Campbell, USS Fleming, USS Sederstorm, USS Metcalf, USS Massey, US Helm, USS Edmonds, USS John Butler, USS Bebas, USS Tisdale, USS Eisele, USS Paul Baker, USS William Cole, USS Kilty, USS Manley, USS George Badger, USS Greene, USS Robert Smith, USS Thomas Fraser, USS Shannon, USS Hambelton, USS Macomb, USS Ellyson, USS Rodman, USS Emmons, USS Forrest, USS Gherardi, USS Manley, USS Butler, USS Harding, USS Adams, USS Tolman, USS Tracy, USS Hopping, USS Loy, USS Crosley, USS Reeves, USS Bates, USS Kline, USS Bull, USS Bunch, USS Yokes, USS Gilmer, USS Knudson, USS Hugh Hadley, USS Morris, USS Russel, USS Stanly, USS Stack, USS Sterett, USS Wilson, USS Gendreau, USS Fieberling, USS Charles Lawrence, USS Roper, USS Sigsbee, USS Lyman Swenson, USS Mansfield, USS Marshall, USS Kidd, USS Lewis Hancok, USS Borie, USS Charles Sperry, USS Bullard, USS Chauncey, USS Stembel, USS Haynsworth, USS Borie, USS Haggard, USS Heermann, USS McDermut, USS Wadleigh, USS Trathen, USS Hailey, USS McCord, USS Compton, USS Defense, USS Wesson, USS Foreman, USS Williamson, USS Laffey II, USS Hall, USS Halligam, USS Barton, USS Zellars, USS Mannert Abele, USS Portefield, USS Preston II, USS Newcomb, USS Heywood Edwards, USS Leutze, USS Richard Leary, USS Wesson, USS England, USS Witter, USS Willmarth, USS Waters, USS Crouter, USS Carlson, USS Danon, USS Cummings, USS O’Neill, USS Walter Wann, USS Mullany, USS Rooks, USS Putnam, USS Rall, USS Halloran, USS Connoly, USS Finnegan, USS Grady, USS McClelland, USS Luce y USS Barry.
-2 Dragaminas = USS Skylark y USS Shallow.
-3 Portahidroaviones = USS Biscayne, USS Shelikof y USS Curtiss
-8 Petroleros = USS Millicoma, USS Cowanesque, USS Lackawanna, USS Taluga, USS Ashtabula, USS Talluah, USS Patuxent y USS Chicopee.
-29 Transportes = USS Alkes, USS Endymion, USS Shasta, USS Ute, USS El Dorado, USS Dickerson, USS Kinzer, USS Daniel Griffin, USS Humphreys, USS Hebert, USS St. Mary’s, USS Mountrail, USS Ancon, USS Burleson, USS Teton, USS Algol, USS Estes, USS Sagittarius, USS Gilliam, USS Rawlings, USS Centaurus, USS Caswell, USS Panamint , USS Baxter, USS Rutland, USS Lenawee, SS Talladega, USS Hindsale y USS Bolivar.
·Task Force 58 Británica
-12 Portaaviones = HMS Indomitable, HMS Victorious, HMS Indefatigable, HMS IIlustrious, HMS Formidable, HMS Chaser, HMS Fencer, HMS Ruler, HMS Slinger, HMS Speaker, HMS Striker y HMS Arbiter.
-2 Acorazados = HMS King George V y HMS Howe.
-7 Cruceros = HMNZS Gambia (neozelandés), HMS Uganda, HMS Swiftsure, HMS Black Prince, HMS Euryalus, HMS Argonaut y HMCS Quebec (canadiense).
-10 Destructores = HMS Nepal, HMS Nizam, HMS Norman, HMS Naiper, HMS Wrangler, HMS Wakeful, HMS Glenarthney, HMS Quadrant, HMS Quiberon y HMS Quilliam.
-1 Corbeta = HMAS Ballarat (australiana)
-68 Transportes = SS Hobbs Victory, SS Logan Victory, SS Pierre Victory, SS Halaula Victory, SS Green Bay Victory, SS Flagstagg Victory, SS Claremont Victory, SS Whirlwind Victory, SS Silverbow Victory, SS Cape Georgia, SS Checoslovaquia Victory, SS Brigham Victory, SS Sioux Falls Victory, SS Afoundria, SS Sea Runner, SS United Victory, SS Dashing Wave, SS Minot Victory, SS Mariscal Sucre, SS Virginia City Victory, SS Rockland Victory, SS Canada Victory, SS Ames Victory, SS Harvard Victory, SS Reno Victory, SS Laredo Victory, SS Rock Springs Victory, SS Henry George, SS Skagway Victory, SS Hurricane, SS William Dale, SS Ealter Colton, SS Kota Agoeng, SS Berea Victory, SS Norman Hapgood, SS John Muir, SS William Sherman, SS Sea Quail, SS Greenville Victory, SS George Waldo, SS Stanley Matthews, SS Kota Inten, SS Segundo Ruiz-Belvis, SS Post, SS Rose, SS Snelling, SS Jean La Fitte, SS Cape Alexander, SS Allison, SS Clovis Victory, SS Chales Conrad, SS Uriah Rose, SS Donald McXleary, SS Brown Victory, SS Tisjidane, SS Jubal Early, SS Ethiopia Victory, SS Early, SS Livermore, SS William Allison, SS Clark Hoell, SS Darmouth Victory, SS Clarksdale Victory, SS Henry Gantt, SS Clearwater Victory, SS Hutchinson, SS Maurice Thompson y SS Aniston Victory.
-1 Buque Hospital = USS Comfort

Plan de Japón

Okinawa, la mayor isla del Archipiélago de las Ryûkyû, era un trozo de tierra a medio camino entre Formosa y Japón de 64 millas de largo por 18 millas de ancho. Delimitada por la Península de Motobu al norte y la Península de Oruku al sur, gran parte de su orografía se componía básicamente de elevados macizos repletos de cuevas y de una frondosa selva de difícil acceso. No obstante y a pesar de su compleja naturaleza, existían importantes núcleos urbanos densamente poblados como la capital de Naha, así como ciudades de menor tamaño como Shuri, Manatoga, Yonabaru, Taba, Ishiwaka, Imadori, Nakaoshi, Toguchi o Nago. Incluso había un considerable número de pistas para aviones como los grandes Aeropuertos de Kadena y Yontan situados al oeste, junto a otros más pequeños en torno a localidades del interior e incluso dos en la vecina Isla de Shima.

Las Islas Ryûkyû habían sido consideradas por Estados Unidos y Japón como un teatro secundario de escasa importancia estratégica hasta que a mediados de 1944 se situaron en primera línea de fuego. Con tan sólo una reducida guarnición de 600 soldados y tres baterías de artillería, Okinawa comenzó a incrementar sus fuerzas con la llegada de tropas procedentes de Manchuria y la movilización para tareas auxiliares de 39.000 okinawanses entre los 17 y 45 años (entre ellos 16.000 que fueron reclutados), mientras los norteamericanos comenzaban a sobrevolar la isla con sus aviones. De hecho la primera incursión aérea tuvo lugar el 29 de Septiembre de 1944 con un escuadrón de bombarderos pesado B-29 que provocaron escasos daños sobre las instalaciones. Mucho más devastador fue el raid del 10 de Octubre protagonizado por 100.000 cazabombarderos Hellcat y Helldriver procedentes de portaaviones que mataron 1.000 civiles, hundieron decenas de embarcaciones pequeñas en los muelles, destruyeron numerosos aviones aparcados en tierra, incendiaron un almacén con 300.000 sacos de arroz y pulverizaron varios depósitos con 5 millones de balas para armas de mano y 10.500 proyectiles de mortero y cañón. Desgraciadamente estos no fueron los únicos bombarderos porque otros similares se repitieron el 3 de Enero de 1945, el 4, el 22 y el 17 de Febrero, así como durante varias jornadas de Marzo, aunque apenas sin incidencias serias.

A mitad de 1944 comenzaron a erigirse las defensas en la Prefactura de Okinawa (Okinawa-ken) ante una más que inminente invasión por parte de Estados Unidos. A cargo primero del general Masao Watanabe y posteriormente del general Mitsuru Ushijima, los sistemas fortificados no se diferenciaron en mucho a los de otros escenarios de la Guerra del Pacífico al situarse generalmente en terrenos naturales, riscos y cuevas, primando especialmente los emplazamientos con baterías de artillería que rondaban entre los 70 y 320 milímetros de calibre y los túneles excavados bajo el suelo, a veces a 50 metros de profundidad, que eran invulnerables tanto a las bombas de aviación como a las baterías navales de los grandes buques. La estrategia japonesa eran sencilla: abandonar las zonas llanas que cederían sin combatir al enemigo en las primeras jornadas de los desembarcos para refugiarse en las cordilleras y selvas del interior, donde de forma escalonada irían resistiendo el máximo tiempo posible, algo que obligaría a la escuadra enemiga a concentrar su grueso sobre la isla y por tanto la haría muy vulnerable a los ataques de aviones kamikaze que provocarían daños inmensos sobre los barcos.

El XXXII Ejército Japonés con 77.000 efectivos fue la fuerza escogida para defender Okinawa con las 24ª y 62ª Divisiones de Infantería, la 44ª Brigada Mixta Independiente, el 27º Regimiento Blindado, el 15º Regimiento Independiente Mixto, el 5º Grupo de Artillería y el 21º Grupo de Artillería Antiaérea. A estas formaciones regulares hubo que añadir la Guardia Okinawense con 30.000 policías, el Regimiento de Incursión Naval con 3.850 marineros, una milicia local bautizada como “Boietau” con 15.000 voluntarios, el Destacamento de Trabajo Coreano con 12.500 voluntarios oriundos de Corea, la Unidad “Sangre y Hierro para el Emperador” conformada por 1.500 menores de edad recién sacados de la escuela e incluso 600 chicas de instituto que se agruparon en torno a la Unidad de Estudiantes “Himeyuri”. Respecto al arsenal bélico los defensores reunieron 335 piezas de artillería de campaña o antiaérea (8 de 240 milímetros, 44 de 150 milímetros, 72 de 75 milímetros, 77 de 25 milímetros, 74 de 20 milímetros y 60 de 13’2 milímetros), 120 morteros (24 de 320 milímetros y 96 de 81 milímetros) y 27 tanques (14 del modelo Chi-Ha y 13 Ha-Go). Ni siquiera faltó a la cita la Marina Imperial Japonesa con la II Flota del almirante Seiichi Itô con una decena de buques entre los que estuvo el superacorazado Yamato, el crucero Yahagi y algunos destructores.

El Ejército Japonés desplegó aproximadamente 140.000 efectivos entre 77.000 soldados, 30.000 policías, 3.850 marineros, 12.500 coreanos y 16.000 milicianos okinawenses, así como un material bélico de 27 tanques, 335 cañones, 120 morteros y 100 camiones; mientras que la Marina Imperial Japonesa a una escuadra naval de 10 navíos entre 1 acorazado, 1 crucero y 8 destructores.

Ejército Japonés:
·XXXII Ejército
-24ª División de Infantería
-62ª División de Infantería
-44ª Brigada Mixta Independiente
-27º Regimiento Blindado
-15º Regimiento Independiente Mixto
-5º Grupo de Artillería
-21º Grupo de Artillería Antiaérea
-Guardia Okinawense
-Regimiento de Incursión Naval
-Destacamento de Trabajo Coreano
-Milicia “Boietai”
-Unidad Estudiantil “Sangre y Hierro para el Emperador”
-Unidad Femenina de Estudiantes “Himeyuri”

II Flota Japonesa:
-1 Acorazado = Yamato.
-1 Crucero = Yahagi.
-8 Destructores = Kasumi, Hatsushimo, Fuyuzuki, Yukizake, Asashimo, Suzutsuki, Isokaze y Hamakaze.

Campaña de las Islas Ryuku

Oficialmente la Batalla de Okinawa comenzó en Marzo de 1945, mucho antes de las operaciones terrestres, cuando las fuerzas de Estados Unidos y la Commonwealth comenzaron a bombardear intensamente la isla con infinidad de medios. Primero fueron las superfortalezas volantes B-29 procedentes de las Islas Marianas que arrojaron toneladas de bombas contra las principales ciudades del territorio insular y a continuación los cañones de los acorazados USS New York, USS Texas, USS Idaho, USS Maryland, USS Tennessee, USS Arkansas, USS New Mexico, USS Colorado, USS West Virginia y USS Nevada, los cuales dispararon hasta un total de 5.163 toneladas de proyectiles. A estos buques también se sumaron los cazabombarderos de los portaaviones USS Wasp y USS Franklin que durante 3.100 salidas neutralizaron un gran número de defensas terrestres y costeras, así como navíos de menor tamaño que descargaron 37.000 proyectiles de 127 milímetros, 33.000 cohetes de 114 milímetros y 22.500 granadas de mortero de 106 milímetros.

A mediados de Marzo de 1945, la Marina Aliada fue objeto de ataques kamikazes de aviones japoneses que se lanzaron en picado contra los navíos norteamericanos. El portaaviones USS Wasp fue el primer buque en ser alcanzado por un aparato que provocó 101 muertos entre la tripulación y forzó a la nave a retirarse hacia Estados Unidos como consecuencia de la gravedad de los daños sufridos. Averías similares también contabilizaron sobre el acorazado USS Nevada y los destructores USS Dorsey y USS O’Brien II.

Flota Estadounidense en marcha hacia la Isla de Okinawa con el portaaviones USS Franklin unos días antes de ser destruido por aviones kamikaze.

Otro de los problemas con los que se encontró la Marina Aliada en Okinawa fueron las minas submarinas que circundaban toda la isla. Ante la imposibilidad de efectuar un desembarco en condiciones por culpa de estas trampas bajo el agua, los dragaminas USS Skylark y USS Shallow tuvieron que realizar un minucioso trabajo despejando seis campos de minas en un área de 7.800 kilómetros cuadrados y desactivando 603 artefactos, la mayoría frente a las playas de Hagushi, donde un equipo especial de buzos contribuyó decisivamente a la tarea. Desgraciadamente para los norteamericanos, durante el proceso de desminado el dragaminas USS Skylark chocó accidentalmente con una de las minas y se hundió llevándose las vidas de 5 marineros.

Las Islas Kerama Retto también constituyeron un importante objetivo antes de dar el salto a la propia Okinawa. Fue así como el 26 de Marzo de 1945 la 77ª División de Infantería Estadounidense desembarcó en las Islas de Aka Shima, Zamami Shima, Geruma Shima, Hokaji Shima y Yakabi Shima que se encontraban defendidas únicamente por una guarnición de 1.150 efectivos entre 650 japoneses y 500 coreanos. Salvo por la escasa resistencia presentada por los 400 soldados nipones de Zamami, los 200 de Aka y los 75 de Geruma que fueron reducidos con rapidez gracias al fuego naval del acorazado USS Arkansas, el resto de islotes fueron fácilmente ocupados sin pegarse un sólo tiro. Únicamente los 500 voluntarios coreanos que se atrincheraban en Takashiki Shima causaron ciertos problemas a los norteamericanos que desembarcaron en dicha isla y su vecina Awara Shima entre los días 27 y 30 hasta que la mayoría fueron abatidos o escaparon en bote al resto del archipiélago Una vez finalizada la Batalla de las Islas Kerama los estadounidenses sufrieron 112 bajas entre 31 muertos y 81 heridos, mientras que entre los japoneses y coreanos se contabilizaron 121 prisioneros y un lote de 350 lanchas suicidas del modelo Shinyô capturadas en unas cuevas junto al mar. No obstante, la mayor ganancia con este archipiélago fue que los Aliados pudieron emplazar una batería de 24 cañones de largo alcance de 155 milímetros con los que comenzaron a bombardear la misma Isla de Okinawa.

Día L

A las 5:30 horas del amanecer del 1 de Abril de 1945, la Marina Aliada con los buques de la Task Force 57 Estadounidense y Task Force 58 Británica comenzaron un devastador bombardeo de artillería naval contra la Isla de Okinawa disparando 44.285 proyectiles y 33.000 cohetes. A esta tormenta de fuego, se sumó el lanzamiento de napal por cazabombarderos en vuelo rasante y 22.500 granadas de morteros instalados a bordo de los barcos que arrasaron las zonas bajas del territorio insular y destruyeron el muro de hormigón de dos metros de altura que se situaba a modo de obstáculo a tan sólo 30 metros de las playas. Aproximadamente cayeron 25 proyectiles por cada 85 metros cuadrados en lo que constituyó la concentración de artillería más intensa de la Guerra del Pacífico.

Sometidas las defensas de la Okinawa a los grandes calibres de cruceros y acorazados, cientos de lanchas de desembarco cargadas de infantes y marines comenzaron a aproximarse hacia la costa. Durante el trayecto, las embarcaciones tuvieron la suerte de no recibir fuego desde el litoral, aunque sí el ataque de numerosos aviones kamikazes que causaron molestos estragos. Por ejemplo la lancha LST-844 fue envuelta por la explosión del impacto y hundida con 20 muertos a bordo y 21 heridos; mientras que el transporte de tropas USS Hinsdale fue acertado por un aparato suicida y hundido con otras 16 víctimas mortales.

Pintura de un destructor estadounidense derribando cazas Zero kamikaze durante la Batalla de Okinawa.

Las tropas del XXIV Cuerpo Estadounidense a bordo de 168 lanchas escoltadas por 28 tanques flotantes AMTRAC LVT y un escuadrón de 64 aviones en el aire, fueron las primeras en desembarcar a las 8:30 de la mañana sobre las playas de Okinawa en Minatoga, a muy escasa distancia de la ciudad de Hagushi, donde no encontraron ningún tipo de resistencia japonesa, salvo la excepción de una batería de morteros aislada que fue fácilmente neutralizada por los norteamericanos. Simultáneamente en el norte de la isla, el III Cuerpo Anfibio desembarcó a sus hombres sobre el Estuario del Río Bishi Gawa en la costa occidental, exactamente igual que la 6ª División de Marines algo más arriba. Apenas sin desatarse oposición por parte de los japoneses, el avance de los 16.000 invasores de la primera oleada fue espectacular porque al cabo de escasas minutos consolidaron una extensa cabeza de puente, a las 10:30 horas conquistaron el Aeropuerto de Kadena y a las 14:00 horas aseguraron el Aeropuerto de Yontan.

Tal fue la rapidez del Ejército Estadounidense durante el “Día-L”, que al caer la noche un caza japonés del modelo Zero aterrizó en el Aeropuerto de Yontan creyendo que todavía estaba en manos de su propio ejército, lo que obligó al piloto nada más tomar tierra y apagar el motor, a echar a correr hacia las instalaciones y ocultarse en un hangar. Ante este éxito rotundo del primer día de invasión, las tropas estadounidenses habían desembarcado en la isla a un total de 50.000 efectivos a costa de únicamente 159 bajas entre 28 muertos, 104 heridos y 27 desaparecidos.

Batalla del “Pináculo”

“¿Dónde está el enemigo?” fue la pregunta que se hizo el Ejército Estadounidense durante las primeras 48 horas de haber desembarcado en Okinawa. Hasta ese momento en la Guerra del Pacífico jamás los japoneses había esperado tanto tiempo en establecer contacto con el enemigo, salvo por algunas escaramuzas esporádicas de baja intensidad en distintos puntos de la isla como una incursión nipona la noche del 2 de Abril que dejó un saldo de 71 japoneses muertos y 16 bajas estadounidenses entre 4 muertos y 12 heridos.

Ni siquiera en una fecha tan tardía como el 3 de Abril de 1945, las tropas niponas apenas ofrecieron resistencia para defender el Monte Yontan que los marines ocuparon con pasmosa facilidad. De hecho, la oposición era tan escasa que aquella misma jornada el III Cuerpo Anfibio y la 6ª División de Marines enlazaron sus vanguardias al norte, exactamente lo mismo que hicieron la 7ª y 96ª Divisiones de Infantería al sur. Gracias a esta escasa oposición, los norteamericanos cortaron Okinawa en dos mitades tras asegurar el Istmo de Ishikawa y la Península de Katchin.

Inesperadamente el 4 de Abril de 1945, un potente bombardeo de la artillería japonesa procedente de las montañas se precipitó sobre las filas estadounidenses. Por fin el enemigo se había decidido a atacar y lo había hecho desde una posición conocida como el “Pínáculo”, consistente en una cordillera fortificada al sur de la isla que se conformaba por 15 fortines repartidos en cuatro emplazamientos bautizados como “Cactus Ridge”, “Red Hill”, “Tombostone Ridge” y “Triangulation Hill” de 145 metros de altura y coronados por un asta de coral de 12 metros. Defendido el sector por 110 soldados japoneses armados con 10 ametralladoras al mando del teniente Senji Taniwa, los norteamericanos sufrieron numerosas bajas asaltando las colinas, sobretodo la rampa del Castillo de Nakagusuku en los donde los nipones resistieron varios días protegidos por una muralla medieval de 6 metros de espesor. Aproximadamente se tuvieron que malgastar hasta un total de cuatro días, básicamente del 4 al 7 de Abril, para que la 77ª División de Infantería despejase el “Pínáculo” de enemigos y ocupase los cuatro bastiones y el Castillo de Nakagusuku, así como las ciudades de Chuda y Kushi, a costa de un elevado saldo de 1.000 bajas estadounidenses entre muertos y heridos por otras 4.500 bajas niponas.

Justo al mismo tiempo en que se produjo la Batalla del “Pináculo”, el Ejército Estadounidense desembarcó en las Islas Orientales situadas al oeste de las Islas Ryûkyû. Afortunadamente en esta ocasión, la presencia militar japonesa era prácticamente inexistente, por lo que salvo la Isla de Tsugen Shima que precisó de algunos combates para acabar con los escasos defensores nipones, las Islas Orientales fueron ocupadas al completo.

Epopeya del Yamato

“Operación Ten-Go” fue el nombre con que Japón bautizó a la que debía ser la última misión ofensiva de la Marina Imperial Japonesa en la Segunda Guerra Mundial. Liderada por el superacorazado Yamato con sus impresionantes nueve cañones de 460 milímetros, el buque debía navegar hasta las Islas Ryûkyû e irrumpir en la zona de Okinawa disparando a quemarropa sus armas hasta agotar las municiones tras destruir el máximo número de embarcaciones enemigas, momento en que la nave encallaría sobre la arena para ser abandonada por sus más de 3.500 marineros, los cuales se unirían a la guarnición insular como infantes.

El 7 de Abril de 1945, la II Flota Japonesa zarpó del puerto de Tukuyama en la Isla de Kyûshû con un total de 10 navíos entre los que se encontraban el acorazado Yamato, el crucero Yahagi y los ocho destructores Hatsushimo, Fuyuzuki, Yukizake, Asashimo, Suzutsuki, Isokaze y Hamakaze. Amparados por la oscuridad de una tormenta, las cosas salieron mal desde el principio porque tras dejar atrás la borrasca, a las 10:00 horas de la mañana los submarinos norteamericanos USS Threadfin y USS Hackleback interceptaron a la escuadra nipona al completo a la altura del Canal de Bungo. Inmediatamente se alertó a la Marina Aliada anclada en Okinawa que rápidamente movilizó a 19 navíos entre los que se encontraban los 11 portaaviones estadounidenses USS Belleau Wood, USS Bennington, USS San Jacinto, USS Hornet, USS Bunker Hill, USS Hancock, USS Bataan, USS Cabot, USS Intrepid, el USS Langley y el USS Yorktown, los cuales hicieron despegar a 386 aviones de los modelos Corsair, Hellcat, Avenger, Helldriver y Wildcat; los 6 acorazados USS Massachusetts, USS Indiana, USS New Jersey, USS South Dakota, USS Winsconsin y USS Missouri; y los 2 cruceros USS Guam y USS Alaska.

Pintura del acorazado japonés Yamato disparando sus poderosos cañones durante su trayecto a Okinawa durante la “Operación Ten-Go”.

A las 12:34 horas del mediodía, la primera oleada de aviones norteamericanos compuesta por torpederos Helldriver que volaban protegidos por nubes bajas, se aproximaron a la II Flota Japonesa y se abalanzaron sobre los buques enemigos. La primera víctima fue el destructor Asashimo hundido con 326 muertos a bordo; así como el superacorazado Yamato que recibió dos bombas, cuya explosión destruyó los cañones antiaéreos de la torre secundaria de popa, además de un torpedo que le abrió un boquete de agua en la banda izquierda. Durante la segunda oleada lanzada poco después, el acorazado encajó cuatro bombas más que destrozaron su superestructura y averiaron el sistema eléctrico de armamentos. Casi al mismo tiempo el crucero Yahagi era alcanzado por doce bombas y seis torpedos que le hicieron darse la vuelta y hundirse con 446 marineros falleciso. Similar destino sufrió el destructor Hamakaze tras irse a pique con otros 100 muertos.

Nuevamente a las 13:00 horas, la II Flota Japonesa fue sometida a una tercera y cuarta oleadas procedentes del oeste y del sudeste. Primeramente torpederos Avenger acertaron con tres torpedos al Yamato, para a continuación recibir una lluvia de bombas que pulverizaron la cubierta, destruyeron la radio y dejaron cientos de cadáveres sobre el barco. Poco después otros seis torpederos hicieron impacto en el costado, uno de los cuales acabó con el timón secundario y redujo su velocidad de los 14 a 7 nudos. De hecho para evitar que el navío se sumergiese, el equipo de daños inundó los cuartos de máquinas y las calderas situadas a estribor, lo que condenó a cientos de tripulantes a morir a oscuras y ahogados tras quedar sellados los compartimentos. Respecto al resto de navíos, las cosas tampoco fueron mejor porque el destructor Isozake fue hundido con 20 muertos y el Kasumi con otros 17.

Sobre las 14:00 horas de la tarde la situación del Yamato era dramática al ser poco menos que una chatarra flotante y humeante cuando los Avenger regresaron y le acertaron de nuevo con otros dos torpedos, justo al mismo tiempo en que las plantas inferiores empezaban a inundarse y el barco volcaba de lado unos 90º. Fue entonces cuando a las 14:23 se produjo una inmensa explosión que envolvió el buque y se elevó en forma de hongo más de 6 kilómetros de altura, siendo incluso visible desde Kyûshû a 160 kilómetros de distancia y escuchada desde Kagoshima a 200 kilómetros. Acto seguido los restos del barco se sumergieron y el Yamato se hundió bajo las aguas del Océano Pacífico tras haber perdido la vida un total de 3.063 marineros.

Conluida la “Operación Ten-Go”, el resultado de la misión había terminado en un completo fracaso por la Marina Imperial Japonesa. Fueron hundidos un total de seis buques entre el acorazado Yamato, el crucero Yahagi y los cuatro destructores Hamakaze, Isoakaze, Kasumi y Asashimo, además de perder la vida 3.700 japoneses (sólo 1.635 supervivientes fueron rescatados del agua de los que 280 eran del Yamato, 555 del Yahagi y 800 de los destructores); a costa únicamente 10 aviones estadounidenses derribados y 12 pilotos muertos.

Explosión del acorazado Yamato antes de hundirse con 3.063 almas a bordo.

Buscando venganza por lo ocurrido al Yamato, la Fuerza Aérea Imperial Japonesa envió como represalia un total de 19 aviones kamikazes contra la Flota Estadounidense. Apenas sin tiempo a reaccionar, uno de los aparatos dañó al portaaviones USS Hancock que se tuvo que retirar de la batalla con serias averías y 80 bajas entre 28 muertos y 52 heridos. También el acorazado USS Maryland sufrió daños graves en su estructura, exactamente que el destructor USS Bennet que hubo de ser evacuado de la isla.

Más suerte encontró la segunda oleada de kamikazes de la Fuerza Aérea Imperial Japonesa que compuesta por un total 205 aviones se abalanzó masivamente contra la Flota Estadounidense. Entre los portaaviones impactados estuvo el USS Bennington al que rompieron el timón y el USS Belleau Wood al que dañaron levemente. Sin embargo la peor parte se la llevaron los seis buques hundidos entre los que se contabilizaron los tres destructores USS Bush, USS Colhoun y USS Emmons, así como los dos transportes SS Hobbs Victory y SS Logan Victory, más la lancha de desembarco LST-447.

Conquista de la Península de Motobu

A partir del 8 de Abril de 1945 comenzó la batalla por la Península de Motobu cuando las tropas del Ejército Estadounidense ocuparon la ciudad de Nago y comenzaron a adentrarse en el Macizo de Yae-Take, una formación natural de riscos y cuevas con elevaciones de hasta de 365 metros de altitud. La táctica a seguir por los norteamericanos para evitar encajar unas bajas considerables fue la de ir rodeando el sector desde el día 9 para apoderarse de localidades adyacentes como Itomi en el centro peninsular y Yabu, Awa y Sugo en la costa; así como de Nakasoni, Toguchi y Unten la jornada del 10. Una vez rodeada la Península de Motobu y atrapados más de 2.500 soldados japoneses en el Macizo Yae-Tae el 12 de Abril de 1945, la 6ª División de Marines protagonizó un espectacular avance que acabó con la ocupación de las ciudades de Bise, Imadomari y Nakaoshi.

Igualmente complicado resultó la batalla por la Cordillera de Kazazu tras el asalto de la 96 División de Infantería Estadounidense, cuyos soldados tuvieron que replegarse ocultos por botes de humo después de ser rechazados con un saldo de 380 bajas entre 87 muertos y 293 heridos. Afortunadamente para los norteamericanos, la posterior carga de flanqueo “banzai” no fructiferó porque los japoneses sufrieron 1.500 bajas, aunque provocaron grandes pérdidas a sus oponentes mediante un potente bombardeo de artillería de 3.400 proyectiles que causó a los estadounidenses 2.800 bajas entre 700 muertos y 2.100 heridos.

Sobre el mar mientras tanto, la Fuerza Aérea Imperial Japonesa empleó por primera vez misiles a reacción Okha tripulados por pilotos suicidas que impactaron y hundieron al destructor USS Mannert Abele causándole 81 muertos y también a la lancha de desembarco LCS-33. Al mismo tiempo, otras víctimas de ataques kamikazes convencionales fueron el destructor USS Kidd que resultó hundido o los daños recibidos en el crucero USS Oakland y en los acorazados USS Idaho, USS New Mexico y USS Tennessee que derribaron 62 aparatos.

Pintura sobre el avance de tanques Sherman equipados con lanzallamas y acompañados por marines en la Península de Motobu.

Hasta el 14 de Abril de 1945 no se lanzó la ofensiva definitiva contra la Península de Motobu tras ser dividida la 6ª División de Marines en el 4º Regimiento de Infantería que avanzó hacia el Macizo Yae-Tae y en el 29º Regimiento de Infantería que imitó el mismo movimiento hacia el sector oriental. Apoyados los norteamericanos por cañones de artillería, aviones embarcados y las baterías navales del acorazado USS Colorado, los marines sufrieron numerosas bajas a manos de las compañías de morteros japonesas ocultas entre las montañas antes de alcanzar las orillas del Río Mann. Fue entonces cuando al día siguiente, el 15 de Abril, de manera inesperada los soldados japoneses protagonizaron una carga “banzai” a la bayoneta y katana (con ellos marcharon algunas mujeres fanatizadas) que terminó en una auténtica carnicería porque los marines masacraron a todos los asaltantes hasta aniquilar al último nipón.

Kazazu también se resistió a mediados de aquel Abril de 1945 porque los japoneses desbarataron todos los ataques del Ejército Estadounidense, incluyendo uno con 30 tanques Sherman que terminó con la destrucción de 22 blindados sobre el terreno a manos de cañones contracarro y suicidas con minas adosadas al cuerpo. Solamente la caída de las cuevas del Monte Skyline y de la Cota 178 en donde fueron aniquilados 400 soldados nipones gracias a un apoyo terrestre artillero de 19.000 proyectiles (el más grande hasta la fecha en la Guerra del Pacífico), favoreció la conquista definitiva de la Cordillera Kazazu a costa de un trágico resultado de 778 bajas estadounidenses entre 118 muertos y 660 heridos.

El Monte Yaetake de 365 metros de altitud fue otro de los rompecabezas a los que se tuvo que enfrentar la 6ª División de Marines durante la lucha por el Macizo Yae-Tae. Hacerse con esta posición fue un trabajo duro que requirió de varias jornadas y que tuvo como protagonista un solitario cañón nipón de 75 milímetros, cuyos artilleros acabaron con más de 50 marines gracias a que la pieza se hallaba oculta en una cueva y por tanto sólo asomaba el tubo para disparar. Tras sobrevivir a masivos bombardeos aéreos y navales, el cañón fue finalmente destruido por una patrulla de marines, no sin que antes despejaran mediante un asalto a la bayoneta el Monte Verde y la Cota 200 dejando un saldo de 347 japoneses muertos.

Neutralizado el Monte Yaetake, la 6ª División de Marines conquistó la Península de Motobu y con ésta el Macizo Yae-Tae. Hasta entonces los estadounidenses habían encajado 236 muertos, 1.061 heridos y 7 desaparecidos; mientras que los japoneses 2.500 muertos y 46 prisioneros.

Desembarco en Isla Shima

La Isla de Shima, un territorio insular situado al oeste de la Península de Motobu, fue otro de los objetivos dentro de las Islas Ryûkyû a conquistar por el Ejército Estadounidense. Bajo el nombre de “Operación Indispensable”, la 77ª División de Infantería efectuaría dos desembarcos de la siguiente manera: uno en el sur sobre las playas “Red T-1”, “Red T-2”, “Red T-3” y “Red T-4”; y otro al suroeste en la playa “Green T-1”. Una vez asegurado el litoral, los norteamericanos avanzarían hacia el interior para enfrentarse a una guarnición japonesa formada por 4.500 efectivos al mando del general Masashi Igawa entre los que había 3.000 soldados regulares y 1.500 civiles armados, entre estos numerosas mujeres voluntarias.

Durante la noche del 15 al 16 de Abril de 1945, la Flota Estadounidense comenzó el bombardeo de la Isla de Shima mediante fuego del acorazado USS Texas y los dos cruceros USS Mobile y USS Birmingham, así como una incursión aérea de la aviación embarcada que efectuó 292 salidas. Nada más amanecer, las primeras lanchas de desembarco comenzaron a realizar su maniobra de aproximación a la costa, justo en el instante en que varios aviones kamikazes se abalanzaron sobre la escuadra norteamericana. Primeramente uno de los aparatos impactó y hundió al destructor estadounidense USS Pringle causándole 78 muertos y a continuación un segundo chocó y echó a pique al transporte LCS-13.

Acorazado estadounidense USS Idaho bombardeando las costas de Isla Shima.

A primera hora de la mañana de aquel 16 de Abril, la 77ª División de Infantería Estadounidense desembarcó en la Isla Shima al 306º Regimiento sobre la playa “Green T-1” y al 305º Regimiento sobre las playas “Red T-1” y “Red T-2”. Acto seguido, las tropas norteamericanas avanzaron hacia el interior para ser posteriormente rechazadas por una posición defensiva situada en lo alto de una colina de 185 metros de altitud bautizada como “Pináculo Iegusugu”. Incapaces de proseguir, los invasores tuvieron que solicitar como refuerzo al 307º Regimiento que desembarcó en la playa “Red T-3”, el cual muy pronto se unió a los otros para participar en una cruenta batalla que se prolongó los días 17 y 18 de Abril. De hecho, tan intensos fueron los combates por Isla Shima que hasta la jornada del 20 los norteamericanos no conquistaron la capital de Ie tras haber sufrido numerosas pérdidas, entre estas la vida del famoso reportero Ernie Pyle.

El 21 de Abril de 1945, la Isla Shima fue ocupada al completo después de que el Ejército Estadounidense aniquilase a los últimos defensores en el “Pináculo Iegususu”. Hasta la fecha las pérdidas norteamericanas habían sido de 1.118 bajas entre 218 muertos y 900 heridos; mientras que las japonesas de 5.100 entre 4.700 muertos militares y civiles, más 409 prisioneros.

Península de Oroku

El 22 de Abril de 1945 comenzó la batalla por la Península de Oroku cuando un total de dieciocho navíos entre seis acorazados, seis cruceros y seis destructores bombardearon intensamente dicho sector disparando una gran cantidad de proyectiles de gran calibre, cohetes, bombas y napalm. Apenas sin respuesta por parte de los defensores, la única intervención la protagonizó una escuadrilla de aviones kamikazes que hundieron al dragaminas USS Shallow y a la lancha de desembarco LCS-15.

Al producirse la invasión del Ejército Estadounidense a la Península de Motobu, la zona se hallaba defendida por una guarnición japonesa equipada por 324 piezas de artillería, cuyo puesto de mando se ubicaba a 30 metros bajo el suelo del Castillo de Shuri (una fortaleza medieval donde curiosamente en el siglo XIX el comodoro estadounidense Mathew Perry había contribuido a sacar del feudalismo al Reino de Okinawa). Inicialmente el avance transcurrió sin oposición porque la 7ª División de Infantería ocupó la posición Skyline Ridge” y la 96ª División de Infantería el sector de “Nishibaru Ridge”. Sin embargo cuando la 27ª División de Infantería alcanzó las faldas de la Cordillera Urasoe-Mura, sufrió una cruenta emboscada que paralizó su progreso tras un saldo de 22 tanques Sherman destruidos.

Intento de salvar a los heridos de un tanque Sherman volcado tras recibir el impacto de un proyectil nipón en Okinawa.

La Cordillera de Urasoe-Mura era una sierra de 150 metros de altura con picos recortados en forma de paredes verticales de 15 a 20 metros y más de 30 niveles de túneles excavados bajo la roca. Detenida la 27ª División de Infantería frente a esta formidable barrera natural, el 23 de Abril la unidad modificó el rumbo para internarse en la Cordillera Maena. Simultáneamente la 7ª División de Infantería ocupó la posición “Conical Ridge y a lo largo de los días siguientes despejó el perímetro defensivo de “Kochi Ridge”. Tampoco durante este proceso la Marina Aliada dejó de proporcionar a las fuerzas de tierra el debido apoyo, lo que le valió ser objetivo de una cincuentena de ataques kamikazes como el reactor Okha que impactó y hundió al transporte canadiense SS Canadá Victory matando a 43 de sus tripulantes o el misil tripulado que echó a pique al buque hospital USS Comfort.

Inesperadamente la noche la noche del 3 al 4 de Mayo de 1945, la guarnición japonesa de la Península de Oroku al mando del general Mitsuru Ushijima decidió lanzar una contraofensiva infiltrándose por los dos lados que conectaban la franja terrestre con el resto de la isla. Apoyados por un bombardeo preliminar de artillería de arrojó más de 12.000 proyectiles y granada fumígenas a las 4:50 horas, los japoneses arrollaron las posiciones de las 7ª y 77ª Divisiones Estadounidenses, las cuales abandonaron importantes sectores de la zona como Tanabaru que previamente habían ocupado. De hecho, las tropas japonesas avanzaron imparables varios kilómetros hasta que a las 6:00 horas de la mañana, la 1ª División de Marines se desplegó en el área amenazada de la costa para masacrar a los nipones con un potente fuego de mortero y ametralladora. Fue entonces cuando incapaces de seguir progresando, el general Mitsuru Ushijima comprendió que la operación había fracasado y ordenó la retirada tras un saldo de 5.000 bajas japonesas entre muertos y heridos con 54 cañones que resultaron destruidos, así como otras 1.336 bajas estadounidenses entre 700 muertos y 636 heridos.

Mientras la batalla se intensificaba en la Península de Oroku, sobre el Océano Pacífico los aviones kamikazes volvieron a hacer su aparición y a causar estragos como por ejemplo el hundimiento de los tres destructores estadounidenses USS Little, USS Morrison y USS Luce, además de las lanchas de desembarco LSM-190, LSM-194 y LSM-195. Ni siquiera se salvaron los escasos buques británicos como el portaaviones HMS Formidable que fue dañado por un japonés suicida con un resultado de 11 aparatos destruidos en pista y 55 bajas entre 8 muertos y 47 heridos; así como como también el crucero USS Birmingham. Sin embargo la peor parte se la llevó el portaaviones norteamericanos USS Sangamon que tras ser alcanzado por un kamikaze la pista de aterrizaje fue partida en dos y la superestructura deformada con un saldo de 36 muertos, lo que obligó a los marineros a llevar la nave a puerto, a desalojarla por ser inservible y finalmente a destruir el buque.

Pintura de soldados estadounidenses sorprendidos en plena jungla de Okinawa.

Sorprendentemente y contra todo pronóstico, el 4 de Mayo de 1945 el Ejército Japonés desarrolló un plan casi inviable consistente en realizar una operación anfibia con lanchas cargadas de tropas procedentes del mismo Japón. No obstante y a pesar del riesgo que tal cosa suponía, la misión se llevó a cabo con éxito porque un gran número embarcaciones sorteó la vigilancia naval y desembarco a varios miles de hombres en Okinawa sobre las playas de Kuwan. Lamentablemente una vez en tierra, una compañía de marines localizó al enemigo y comenzó a abrir fuego contra éste, matando a varios soldados y hundiendo algunas canoas en las que se ahogaron 477 tripulantes. Pronto los disparos alertaron a otras unidades del Cuerpo de Marines, las cuales acudieron a la zona para rodear al contingente desembarcado y forzarlo a huir a campo abierto, donde más de 2.000 japoneses fueron masacrados en una auténtica carnicería. Únicamente un destacamento de 600 soldados con 10 tanques al mando del capitán Koichi Ito consiguieron superar las líneas enemigas e infiltrarse 2 kilómetros entre la Cordillera Maena y la Cordillera Tanabaru, no sin antes bloquear y minar la Carretera Nº5. Gracias a esta improvisada defensa los nipones aguantaron los intensos bombardeos de la artillería estadounidense durante tres días sufriendo 450 bajas, siendo destruidos sus 10 tanques y quedando reducidos los efectivos iniciales a 150 supervivientes. Ante esta insoportable situación, el 7 de Mayo los últimos japoneses intentaron romper el cerco para ser la mayoría cazados por los marines o acabar suicidándose (por ejemplo los heridos se inmolaron con granadas), logrando solamente alcanzar la zona dominaba por el Ejército Japonés un total de 13 nipones, entre ellos el capitán Koichi Ito y doce soldados.

Malas noticias procedentes de Europa escucharon los japoneses el 8 de Mayo de 1945 cuando varias salvas de artillería disparadas a modo de conmemoración por los buques norteamericanos anclados en Okinawa, anunciaron que Alemania se había rendido y que por tanto Japón se vería obligado a librar la Segunda Guerra Mundial en solitario. Mientras tanto el Ejército Estadounidense que acababa de superar la Cordillera Urasoe-Mura, inició la planificación de la última operación para tomar la Península de Oroku consistente en atravesar la “Línea Shuri” que partía la franja insular de este a oste mediante un ataque coordinado de las 1ª y 6ª Divisiones de Marines, así como las 77ª y 96ª Divisiones de Infantería, más la 7ª División de Infantería en reserva.

El 10 de Mayo de 1945 el Ejército Estadounidense comenzó la gran ofensiva contra la Península de Oroku cruzando el Río Asa mediante tres puentes artificiales construidos por los zapadores (aunque uno de estos resultaría hundido por culpa de cinco soldados japoneses que se volaron tras activar sus granadas adosadas a cuerpo). Una vez consolidada la cabeza logística al otro lado, el 11 de Junio los norteamericanos hundieron las primeras posiciones de la “Línea Shuri” y a continuación libraron feroces batallas individuales a golpe de granada o lanzallamas para eliminar las pequeñas fortificaciones niponas que iban quedando aisladas. Especialmente cruenta fue la lucha por “Sugar Loaf Hill”, una posición compuesta por cuevas y aperturas naturales con cañones emplazados en los riscos, donde el 15º Regimiento Independiente Mixto Japonés resistió durante provocando unas bajas muy elevadas a los norteamericanos que tuvieron que dividir sus fuerzas para tomar los atrincheramientos adyacentes de la siguiente manera: la 1ª División de Marines se encargó de “Wana Ridge”; la 77ª División de Infantería de “Chocolate Drop”, “Wart Hill” y “Flattop Hill”; y la 96ª División de Infantería de “Dick Hill” y “Oboe Hill”.

Sin duda alguna “Sugar Loaf Hill” constituyó el episodio más sangriento de la Batalla de Okinawa. Por ejemplo en el primer asalto del 11 de Mayo, la 6ª División de Marines tuvo que retirarse en los primeros 900 metros perdiendo cientos de hombres y siendo pulverizados todos los tanques que les acompañaban. Tampoco el día 14 el ataque surgió efecto porque 106 marines causaron baja y 3 tanques Sherman fueron destruidos. Únicamente la jornada del 15 se ocupó la cumbre de “Sugar Loaf Hill”, aunque sólo por un breve espacio de tiempo porque un contraataque japonés forzó a retirarse a los estadounidenses con otras 400 bajas. Precisamente el día 16, la cima cambió hasta cuatro veces de dueño hasta que finalmente la 7ª División de Infantería conquistó la ciudad de Yonabaru, lo que facilitó el acceso a la 6ª División de Marines para tomar la Cresta de Wana, apoderarse del Creciente y finalmente terminar haciendo cumbre en”Sugar Loaf Hill”.

Al mismo tiempo que se libraban los combates por “Sugar Loaf Hill”, los aviadores japoneses siguieron enviando kamikazes contra la Flota Estadounidense anclada en Okinawa. Por ejemplo el día de la ofensiva dos cazas Zero se estrellaron contra el portaaviones USS Bunker Hill provocando la muerte de 404 personas y la destrucción de 48 aviones sobre su cubierta; además de averiar un nuevo aparato al portaaviones USS Enterprise que sufrió 48 bajas entre 14 muertos y 34 heridos. Simultáneamente durante estas jornadas el choque de un caza Yokosuka D4Y hundió al destructor USS Evans, un Zero al destructor USS Handley y un bombardero en picado Aichi Val al destructor USS Bache, este último enviado al fondo con 41 muertos. También aquella misma noche, la Fuerza Aérea Imperial Japonesa estrenó una novedosa táctica consistente en aterrizar un bombardeo en la pista de uno de los aeródromos de Okinawa, donde tras volcar de panza un grupo de ocho comandos descendieron a toda prisa, para a continuación pulverizar con explosivos siete aviones Corsair en tierra, dañar otros 26 aparatos (incluyendo dos B-24 Liberator) e incendiar 300.000 litros de los depósitos de combustible que el Ejército Estadounidense mantenía en la zona.

La Cordillera Maeda centró la atención de la lucha en Mayo de 1945 cuando 600 soldados japoneses se atrincheraron sobre los riscos de la sierra y las zonas pantanosas del Canal de Wana, forzando a los estadounidenses a infiltrarse en tupidas y húmedas junglas sin poder hacer uso de los tanques debido a que un gran número quedaron inservibles tras hundirse en el barro. Desgraciadamente combatir en un ambiente tan hostil facilitó las emboscadas de los nipones e incrementó las bajas de los norteamericanos, como por ejemplo le sucedió al 1st Batallón del 307º Regimiento de la 77ª División de Infantería después de ser sus efectivos reducidos a la mitad en tan sólo 8 días. De hecho, la batalla fue tan cruenta que hasta 14 días más tarde, el 21 de Mayo, la Cordillera Maeda no fue conquistada por un cada vez más mermado Ejército Estadounidense.

Portaaviones estadounidense USS Bunker Hill fuera de combate tras el impacto de dos kamikazes Zero que le provocaron 404 muertos y le destruyeron 48 aviones sobre la cubierta.

Tampoco la campaña del Río Asato resultó nada agradable para la 6ª División de Marines encargada de la operación. Nada más cruzar sus orillas los marines sufrieron innumerables contratiempos como los 500 soldados japoneses que tuvieron que aniquilar en el Monte de la Herradura y las constantes lluvias torrenciales que anegaron la Carretera Nº13. Cuando por fin los norteamericanos alcanzaron la capital de Naha al sur de la isla, libraron una intensa batalla calle por calle y casa por casa, en donde se vieron obligados a sortear infinidad de trampas explosivas y abatir a los numerosos francotiradores ocultos en viviendas y tejados. Finalmente y después de sangrienta lucha de varios días que redujo el 90% de la metrópoli a escombros, el 24 de Mayo la ciudad de Naha fue conquistada y la “Línea Shuri” superada.

Urgentemente el general Mitsuru Ushijima convocó una reunión de emergencia para el Estado Mayor en el Castillo de Shuri al saber la noticia acerca de la pérdida de Naha. Según acordaron los altos mandos militares, se llevaría a cabo un repliegue táctico a la Península de Chinen y la Península de Kiyan, ambas dentro de la propia Península de Oroku, las cuales ofrecían una orografía natural favorable en donde prolongar la defensa de la isla durante más tiempo.

Gracias a una intensa lluvia que paralizó las operaciones de los Aliados y mantuvo a los aviones en tierra, los restos del XXXII Ejército Japonés atravesaron la Bahía de Nakagusuka e iniciaron la retirada de forma escalonada y ordenada. Ni siquiera cuando se disipó el temporal y el cielo clareó, los estadounidenses reaccionaron porque se entretuvieron en repeler un nuevo ataque de aviones kamikaze que hundieron al destructor USS Drexler provocándole 158 muertos.

A finales de Mayo de 1945, la 1ª División de Marines reanudó la marcha para limpiar los últimos restos de la “Línea Shuri” ocupando primero la localidad de Inasomi, luego haciendo cumbre en los Montes Hen y Hector, y por último conquistando la plaza feudal del Castillo de Shuri que hasta ese momento había recibido 200.000 proyectiles y acababa de ser coronada por una bandera norteamericana que plantó el coronel Richard Poss. A pesar de que esta acción fue considerada en Washington como una importante victoria para los Aliados; la realidad era bien distinta porque la mayor parte de los soldados japoneses, unos 5.000 montados a bordo de un centenar de camiones, completaron la evacuación con éxito al atrincherarse intactos en las Penínsulas de Chinen y Kiyan.

Asaltos a las Penínsulas de Chinen y Kiyan

A inicios de Junio de 1945 el Ejército Estadounidense planificó la que debía ser la última ofensiva en Okinawa contra un XXXII Ejército Japonés reducido a 11.000 soldados adscritos a elementos de las 24ª y 62ª Divisiones de Infantería, más la 44ª Brigada Mixta Independiente, cuyas unidades se concentraron en un perímetro defensivo que se articulaba en torno a la Cordillera de Kunishi con unos precipicios de 2 kilómetros de coral, el Monte Yaeju-Dake de 120 metros, el Monte Yuza-Dake de 102 metros y el Monte 95 de 90 metros de piedra caliza, estando situado el puesto de mando del general Mitsuru Ushijima en el Monte 89 al sur del pueblo de Mabari. De tal operación se encargaría la 1ª División de Marines atacando la costa occidental, la 77ª División de Infantería la costa oriental y la 6ª División de Marines procedente de Naha asaltando la Base Naval del Estuario Kokuba.

La 6ª División de Marines comenzó la última ofensiva en la Península de Oroku el 1 Junio de 1945 mediante un rápido y sangriento avance que acabó con la toma de la ciudad de Itoman después de que la mayor parte de la guarnición japonesa resultase aniquilada. Acto seguido, estos mismos marines irrumpieron en la Base Naval del Estuario de Kokuba que conquistaron a base de intensos combates y con el apoyo de la flota, al mismo tiempo que un segundo contingente efectuaba un desembarco en la retaguardia nipona. Más complicaciones encontraron los invasores el sector de Tomigusuku, donde un campo de minas anticarro destruyó 30 tanques Sherman; así como la 96ª División de Infantería que sufrió cuantiosas bajas a la hora de tomar las aldeas de Iwa, Tomui y Shindawaku entre los días 7 y 8 de Junio. Solamente la 7ª División de Infantería tuvo algo de suerte porque gracias a una manguera de 60 metros conectada a un tanque lanzallamas consiguió foguear a todos los defensores del Monte 95 que ardieron como teas humanas. A partir de entonces tendrían que transcurrir 48 horas para que la mañana del 10, toda la Penínsuka de Oroku fuese ocupada al completo tras un saldo de 1.068 marines muertos o heridos y 2.000 bajas japonesas entra 1.800 muertos y 200 prisioneros.

Un tifón sobre el mar constituyó el nuevo enemigo con que se encontró la Marina Aliada aquel Junio de 1945 cuando el viento y una fuerte tormenta dañaron gravemente los dos portaaviones USS Salamaua y USS Windham Bay; los tres acorazados USS Alabama, USS Indiana y USS Massachusetts; los tres cruceros USS Pittsburg, USS Baltimore y USS Duluth; y a los dos destructores USS Conklin y USS Mckee. Tampoco los kamikazes concedieron tregua durante aquellas jornadas porque los aviones suicidas hundieron a los dos destructores norteamericanos USS William Porter y USS William Ditter.

El 10 de Junio de 1945 la 1ª División de Marines y la 77ª División de Infantería penetraron finalmente en las Penínsulas de Chinen y Kiyan. Sería precisamente esta última unidad la que más problemas se encontró en las faldas del Monte Yaeju-Dake porque durante 48 horas los japoneses rechazaron todos los asaltos provocando 120 bajas a los norteamericanos y haciéndoles gastar inútilmente 144.000 litros de combustible de lanzallamas rociando la cima. Fue entonces cuando a las 3:30 horas del 12 de Junio, los estadounidenses aprovecharon la oscuridad de la noche para escalar silenciosamente el Monte Yaeju-Dake y atacar por sorpresa a los nipones, quienes amedrentados por la acción, salieron corriendo a campo abierto para ser batidos por el fuego de la artillería que causó una enorme mortandad o ser cazados por el fuego de fusilería desde la cima cuando los supervivientes intentaron dar marcha atrás. Milagrosamente los pocos que consiguieron escapar perseguidos por los tanques de la 1ª División de Marines que avanzaba por la costa occidental, se refugiaron y atrincheraron a 1 kilómetro de sus posiciones de partida a la espera de acontecimientos.

Transcurrida una semana del asalto al Monte Yaeju-Dake, el Ejército Estadounidense reanudó la ofensiva el 17 de Junio de 1945 mediante el soporte de 264 piezas de artillería que arrasaron el pueblo de Makabe. Al día siguiente, el 18 de Junio, los norteamericanos finalmente se apoderaron de la Cordillera de Kunishi, donde el mismo general Simón Bolivar Buckner se trasladó para contemplar el desarrollo de las operaciones. Sin embargo y de manera inesperada la dotación de cañón japonés localizó a la oficialidad enemiga y a las 15:00 horas de la tarde disparó cinco proyectiles contra el puesto de mando, acabando con la vida del general Simón Bolvivar Buckner y varios oficiales (precisamente este último se convirtió en el primer general norteamericano en morir en combate desde la Guerra de Secesión en el siglo XIX). Inmediatamente el fallecido fue sustituido por el general Roy Geiger, aunque las malas noticias entre el generalato se siguieron sucediendo porque media hora más tarde, a las 16:00, el coronel Heinl Roberts murió por el certero disparo de un francotirador japonés oculto.

Tanque Sherman con soldados se toman un descanso para recoger  cultivos durante el bloqueo a las penínsulas de Kiyan y Chinen el 12 de Mayo de 1945.

Bastante escasas eran las bolsas niponas que el 19 de Junio continuaron resistiendo en Okinawa. Se trataba de la 24ª División de Infantería en Medeera y la 62ª División de Infantería entre el Monte 89 y Maburi, así como 400 hombres aislados del coronel Kukiji Hondo en unos surcos de coral. La lucha contra estos objetivos fue intensa y sangrienta como de costumbre, perdiendo la vida durante el combate un segundo general estadounidense llamado Claudius Easly que fue alcanzado por una ráfaga de ametralladora en la cabeza (la Batalla de Okinawa fue la que más generales se cobró en la Historia de Estados Unidos).

Respecto a los civiles de Okinawa, la mayoría estuvieron condenados a su más completa aniquilación porque cayeron bajo el fuego cruzado o se suicidaron colectivamente, como por ejemplo hicieron familias enteras con niños mediante envenenamientos, pegándose un tiro en la cabeza, rajándose el vientre con el rito “sepukku” o arrojándose por barrancos. También entre los miles de refugiados que preferían rendirse a los norteamericanos, intentaron infiltrarse numerosos soldados que con bombas adosadas al cuerpo se inmolaban ante los guardias. Aproximadamente 40 suicidas fueron abatidos por los marines y el coronel Hiromichi Yahara, quién había intentado escapar vestido de civil y había reconocido por su llamativa altura.

Incapaces de resistir por más tiempo, la noche del 21 de Junio de 1945, el general Mitsuru Ushijima y sus oficiales cantaron el himno nacional del Kimigayo y a continuación se suicidaron mediante el ritual del “harakiri”. Solamente unas horas después los soldados estadounidenses conquistaron su puesto de mando en el Monte 89, se apoderaron del pueblo de Maburi y aseguraron la Sierra de Kiyamu-Gusuku.

Con el amanecer del 22 de Junio de 1945, un total de 18 aviones kamikaze pusieron en práctica la “Operación Kikusuri 10” consistente en el último ataque suicida contra Okinawa. Entre las pérdidas contabilizadas estuvo el hundimiento del portahidroaviones USS Curtiss con 41 muertos, el destructor USS Twiggs con 152 muertos, el transporte USS Barry y la lancha de desembarco LSM-59.

La lucha por Okinawa transcurrió el 23 de Junio con mucho menos intensidad tras la caída de la ciudad de Medeera. Desde entonces solamente se dieron breves escaramuzas entre sitios muy localizados de las montañas y selvas, aunque especialmente en las cuevas, donde la mayor parte de las entradas tuvieron que ser selladas por equipos de demolición, dejando atrapadas en el subsuelo a un total de 23.764 personas entre militares y civiles que de forma horrible irían pereciendo de hambre o sed durante el paso del tiempo. Fue así como los choques se siguieron reproduciendo en determinados puntos de la isla hasta el 30 de Junio de 1945 se consideró todo el territorio insular asegurado. La Batalla de Okinawa había finalizado.

Conclusión

Un total de 82 días de intensos combates se prolongó la Batalla de Okinawa, hasta entonces la más complicada librada por los Aliados durante la Guerra del Pacífico. Curiosamente y respecto a otras campañas anteriores, la invasión de las Islas Ryûkyû constituyó el primer enfrentamiento en que el Ejército Japonés infligió más bajas humanas y materiales al Ejército Estadounidense que las suyas propias, lo que demostró que en caso de producirse la tan anunciada invasión del Japón metropolitano, la cantidad de muertos y el coste logístico para los Aliados sería de proporciones gigantescas.

Estados Unidos sufrió 101.357 bajas entre 20.195 muertos, 55.152 heridos y 26.000 hospitalizados psiquiátricos; así como un material de 225 tanques destruidos, 768 aviones derribados y 87 buques hundidos (2 portaaviones, 17 destructores, 2 dragaminas, 1 portahidroaviones, 3 transportes y 62 lanchas de desembarco), además de otras 254 embarcaciones dañadas (11 portaaviones, 9 acorazados, 5 cruceros y 229 destructores, transportes o lanchas de desembarco).

Japón sufrió unas 85.000 bajas entre 77.166 muertos y 7.000 prisioneros; así como un material de 27 tanques y 743 cañones destruidos, 1.430 aviones derribados o estrellados como kamikazes y 6 buques hundidos (1 acorazado, 1 crucero y 4 destructores).

Respecto a los civiles ryûkenses de Okinawa y las Islas Ryûkyû, la tragedia fue mayúscula porque 140.000 no combatientes perdieron la vida de la forma más diversa ya fuesen varones, mujeres, niños o ancianos. La mayoría perecieron a causa de los combates o los bombardeos aéreos y navales, aunque un gran número se mató en suicidios colectivos o forzados, e incluso a veces en ejecuciones cometidas por los propios soldados japoneses tras señalar de cobardes a los civiles, además de ser también asesinadas algunas mujeres después de ser violadas por los marines estadounidenses.

La Batalla de Okinawa y el alto coste humano que significó en víctimas mortales y heridos (se registraron 3.000 muertos diarios sumando ambos bandos), llevó a Washington a replantearse su estrategia ofensiva sobre la posibilidad de invadir Japón en la por aquel entonces bautizada como “Operación Downfall”. Según este documento, se preveía la conquista de las cuatro grandes islas del archipiélago nipón (Honshû, Kyûshû, Shikouku y Hokkaido) con una estimación en bajas de más de un millón de soldados estadounidenses muertos, un cuarto de millón de británicos, decenas de miles de soviéticos y otros socios como los australianos o neozelandeses, además de varios millones de japoneses.

Ante las sangrientas expectativas futuras analizadas tras la Batalla de Okinawa, finalmente en Agosto de 1945 el Gobierno de Estados Unidos se decantó por arrojar dos bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki que forzaron definitivamente a Japón a rendirse. Fue así como el 2 de Septiembre de 1945, sólo dos meses y medio después de la Batalla de Okinawa, los Aliados se alzaron con la victoria poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Rubén Sáez Abad, Okinawa 1945, HRM Ediciones (2016), p.9-144
-Derrick Wright, Pacific Victory. “Okinawa”, Sutton (2005), p.197-233
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “La batalla final: Okinawa”, S.A.R.P.E. (1978), p.2.272-2.278
-R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Okinawa”, Grijalbo, (2012), p.890
-Lawrence Rees, El Holocausto Asiático, Crítica (2009), p.176-186