Batalla de Changde

La Batalla de Changde que tuvo lugar dentro del contexto de la Segunda Guerra Sino-Japonesa, fue el enfrentamiento de mayor intensidad librado sobre el continente asiático en el año 1943. La ofensiva planteada por Japón en la que se emplearon grandes recursos humanos y materiales, se estrellaría contra una sólida defensa del Kuomunting y un Ejército Chino mucho más preparado que en anteriores enfrentamientos, por lo que los japoneses no solo serían frenados y en muchos casos embolsados, sino que sufrirían una gravísima derrota que marcaría el inicio de su declive en China.

Plan de Japón

A finales de 1943 la situación del Eje era lamentablemente porque en el Frente Oriental la Unión Soviética acababa de reconquistar la mitad de Ucrania, en el sur de Europa se había materializado la rendición de Italia y en la Guerra del Pacífico el Imperio Japonés retrocedía de las Islas Salomón y Nueva Guinea. Ante este panorama tan poco alentador el Estado Mayor Imperial de Tokyo al menos intentó que las cosas no se torcieran en China y por tanto a comienzos del otoño se planificó una ofensiva contra el centro de la provincia de Hunan. La idea era bordear el Lago Dongting por su cara occidental y ocupar la estratégica ciudad de Changde, esencial para aliviar la presión del Ejército Chino sobre las zonas ocupadas y primordial para entorpecer el tránsito de las fuerzas del Kuomintang entre el corazón de su patria y Birmania.

El XI Ejército al mando del general Isamu Yokohama protagonizaría la ofensiva de este a oeste con el siguiente despliegue: la 40ª División de Infantería del general Seîchi Aoki, la 68ª División de Infantería del general Tamejin Sakuma, la 116ª División de Infantería del general Hiroshi Iwanaga, la 17ª Brigada Mixta del general Kenichi Kishigawa, la 3ª División de Infantería del general Mitsuo Yamamoto, la 34ª División de Infantería del general Takeo Ban, la 13ª División de Infantería del general Tsutomu Akashika, la 32ª División de Infantería del general Yoshio Îshi y la 39ª División de Infantería de Raishiro Sumida. A la estela de todas estas formaciones la China Nacional Reorganizada que era el “estado títere” que colaboraba con Japón, prestó al Área Central del Ejército de Nankíng al frente del general Wang Puching con la 5ª División de Infantería Colaboracionista del general Liu Tienhsuing, la 11ª División Temporal “Kwangshui & Yingshan” del general Li Paolien, la 12ª División Temporal “Sinyang” del general Chang Chihuang y la 13ª División Temporal del general Liu Chenhua.

Aproximadamente el Eje reunió a 100.000 soldados entre 61.000 japoneses y 39.000 colaboracionistas.

Plan del Kuomintang

El Ejército Chino desconocía acerca de la ofensiva del Eje, pero tenía grandes concentraciones de efectivos en la provincia de Hunan. Así lo habían entendido los miembros del Consejo Supremo de Defensa con base en la capital de Chongqing liderados por el “Generalísimo” Chiang Kai-Shek, que a su vez era el Presidente del Kuomintang, quién durante la mitad del año 1943 ordenó a sus fuerzas fortificarse en la región ante la posibilidad de un ataque por parte de Japón, siendo elegidas para tal cometido dos agrupaciones militares distribuidas en 41 divisiones que formaban parte de la VI Zona de Guerra y la IX Zona de Guerra.

La VI Zona de Guerra al mando del general Sun Liaozhong constituía el grueso principal del Kuomintang por estar desplegada entre la propia ciudad de Changde y las orillas del Río Yang-Tsé de la siguiente manera: el Xº Grupo de Ejércitos del general Wang Chingchiu que reunía en Kungan al LXVI Ejército con las 185ª y 199ª Divisiones de Infantería, y al LXXIX Ejército del con la 6ª División Provincial y las 99ª y 194ª Divisiones de Infantería; el XXVIº Grupo de Ejércitos del general Chou Ai que articulaba en Muchiaochi al XXXII Ejército con las 139ª y 141ª Divisiones de Infantería, y al LXXV Ejército con la 4ª División de Reserva y las 6ª y 16ª Divisiones de Infantería; el XXIXº Grupo de Ejércitos del general Wang Tsechun que poseía en Nan al XLIV Ejército con las 105ª, 161ª y 162ª Divisiones de Infantería, y al LIII Ejército con la 5ª División Provisional y las 15ª y 77ª Divisiones de Infantería; el XXXIIIº Grupo de Ejércitos del general Feng Chihan que estructuraba al LIX Ejército con la 34ª División Provisional y las 38ª y 180ª Divisiones de Infantería, y al LXXIX Ejército con las 30ª, 132ª y 179ª Divisiones de Infantería; la Fuerza Defensiva Fluvial del general Wu Chiwei que aglutinaba en Niehchiaho al XVIII Ejército con las 18ª, 55ª y 118ª Divisiones de Infantería, y al LXXXVI Ejército con la 13ª División de Infantería; y el Grupo de Ejércitos “Yaowu” del general Wang Yaowu que contenía en Taoyuan al LXXIV Ejército con las 51ª, 57ª y 58ª Divisiones de Infantería, y al C Ejército con las 19ª y 63ª Divisiones de Infantería. Respecto a la IX Zona de Guerra al frente del general Xue Yue, se distribuyó cerca del Lago Dongting del siguiente modo: el Grupo de Ejércitos “Yutang” del general Li Yutang incluyó al X Ejército con la 10ª División de Reserva y las 3ª y 190ª Divisiones de Infantería, y al XCIX Ejército con la 54ª División Provisional y las 92ª y 197ª Divisiones de Infantería; y el Grupo de Ejércitos “Chen” del general Ou Chen sumó al LVIII Ejército con las 10ª y 11ª Divisiones Nuevas, y al LXXII Ejército con la 7ª División Provisional y las 13ª y 15ª Divisiones Nuevas.

Aproximadamente el Ejército Chino reunió a 210.000 soldados y 253 aviones.

Batalla de Changde

La madrugada del 30 al 31 de Octubre de 1943, avanzadillas del XI Ejército Japonés abandonaron sus posiciones de vanguardia en Hunan y aprovechando la oscuridad de la noche se infiltraron varios kilómetros por detrás las líneas del Kuomintang, causando gran desconcierto al amanecer porque las tropas chinas se encontraron a soldados enemigos dentro de los dominios de la VI Zona de Guerra. A raíz de la confusión, en cuanto el grueso de las fuerzas japonesas arremetieron contra la línea de frente, el 1 de Noviembre los chinos de los Xº y XXIXº Grupo de Ejércitos emprendieron la retirada y el 2 los invasores consolidaron una cabeza de puente en la orilla sur del Río Yang-Tsé.

A lo largo de la primera semana de ofensiva el XI Ejército Japonés no encontró una resistencia eficaz por parte del Ejército Chino porque el 3 de Noviembre la 68ª División de Infantería se apoderó de Nanhisen, el 4 la 3ª División de Infantería ocupó Kungan y el 5 la 39ª División de Infantería atravesó el cauce del Río Sungtzu. Algo más complicado fue superar el sistema de trincheras entre Nuanshuichih y Wangchiachang porque los días 8 y 9 los chinos detuvieron a los japoneses, pasando al contraataque el 10 mediante un asalto que careció de la suficiente contundencia porque una lluvia torrencial empantanó a los nacionalistas, haciendo que el día 11 la aviación japonesa bombardease a las inmóviles tropas chinas y las pusiera en retirada. Gracias a este factor las 3ª y 13ª Divisiones de Infantería pasaron por encima del dispositivo de Nuanshuichih-Wangchiachang, al tiempo en que desde el sector del Lago Dongting la 68ª División de Infantería conquistaba los muelles de Anshang y desembarcaba a los primeros hombres en la orilla contraria sobre las playas de Hanshou.

Superada la línea Nuanshuichih-Wangchiachang y emprendida la huida de los los Xº y XXIXº Grupo de Ejércitos del Kuomintang, entre el 12 y el 15 de Noviembre los soldados las 3ª y 13ª Divisiones de Infantería ocuparon en efecto dominó las poblaciones de Hsinmenssu, Hsinkuan y Hsinan, cruzaron el curso del Río Li, y aseguraron las plazas de Shihmen, Lihsien y Chingshih. A raíz de este descalabro del frente, la VI Zona de Guerra atrincheró a toda prisa en Changde a las tropas nacionalistas de la 57ª División de Infantería, situó más al norte a los XLIV, LXXIII y LXXIV Ejércitos, y más al sur desplegó en a las inmediaciones del Lago Dongting a los LVIII y LXXII Ejércitos.

Mapa del máximo avance del Ejército Japonés en la Batalla de Changde.

La aproximación del XI Ejército Japonés hacia Changde comenzó el 23 de Noviembre cuando la 13ª División de Infantería conquistó la localidad de Tzuli y la 116ª División de Infantería las poblaciones de Chichiaho y Panlungchiao. Ese mismo día un grupo de paracaidistas japoneses saltaron desde aviones para después de aterrizar sin problemas en el suelo, reorganizarse en tierra y arrebatar por sorpresa a los chinos el enclave de Taoyuan. De hecho y como preludio al ataque sobre la ciudad, la aviación bombardeó el casco urbano de Changde, destruyendo numerosas viviendas y derribando los cazas de escolta nipones a 5 interceptores chinos P-66 Vanguard a costa de perderse un sólo aparato de la Fuerza Aérea Imperial Japonesa.

El 23 de Noviembre la ciudad de Changde fue sitiada por el oeste con las 3ª, 13ª y 116ª Divisiones de Infantería y desde el este por la 68ª División de Infantería y los grupos de paracaidistas. Una vez cerrado el anillo en torno a la metrópoli, los japoneses iniciaron el ataque a los suburbios cargando contra las edificaciones exteriores, aunque los defensores de la 57ª División de Infantería rápidamente levantaron barricadas para parapetarse en las calles y desplegaron francotiradores en los tejados y las azoteas de los edificios, por lo que pese a que algunos de los invasores accedieron al interior de las avenidas, muchos otros fueron obligados a retirarse con numerosas bajas entre muertos y heridos.

Inesperadamente el 26 de Noviembre de 1943 los X, XVIII, LXXIII, LXXIV, LXXIX y C Ejércitos Chinos protagonizaron una gran contraofensiva contra los flancos del XI Ejército Japonés, aprovechando que la mayor parte de los efectivos se desangraban en una guerra urbana dentro de Changde, pretendiéndose con esta estrategia imitar un cerco similar como el del Ejército Rojo sobre el VI Ejército Alemán durante la Batalla de Stalingrado. La virulencia de la embestida tuvo éxito al principio porque el LXXIII Ejército retomó Tzuli y al día siguiente, el 27, el C Ejército expulsó a los paracaidistas nipones y recuperó Taoyuan. Sin embargo el ímpetu de la arremetida se vino abajo el 28 porque de manera continua los japoneses recibían a diario refuerzos, suministros y municiones a través de cien embarcaciones que remontaban las aguas del Río Yuan en conexión con el Lago Dongting, sin contar con que los huecos en la línea de frente eran rápidamente rellenados con las tropas colaboracionistas de retaguardia del Ejército de Nankíng.

A comienzos de Diciembre de 1943 las fuerzas chinas de la 57ª División de Infantería en Changde libraban una guerra urbana haciendo pagar caro a los japoneses su osadía de internarse entre las edificaciones porque a un alto precio en sangre tuvieron que abrirse paso calle por calle, casa por casa y habitación por habitación. Como los feroces combates redujeron su plantilla a tan solo 500 hombres mal equipados, el X Ejército Chino situado a las afueras de la ciudad tuvo que enviar un contingente de refuerzo que tras choques muy duros, finalmente consiguió acceder a la metrópoli desalojando brevemente a los nipones de la Estación Sur.

Escenas de las tropas chinas durante los combates callejeros en la Batalla de Changde.

Los bombardeos sobre Changde fueron terribles durante el tiempo que se prolongó la campaña, no solo por parte de las piezas de artillería en el exterior, sino sobretodo por la aviación japonesa porque los bimotores Kawasaki Ki-48 arrasaron manzanas enteras del centro urbano, sin obviar con que se emplearon armas químicas arrojadas desde aviones como la peste bubónica que acabó con las vidas de 7.000 chinos contando militares y civiles. Lamentablemente la Fuerza Aérea China y la XIV Fuerza Aérea Estadounidense tampoco se quedaron atrás en esta oleada de destrucción procedente del cielo porque en el extrarradio volaron depósitos de municiones, establos de caballos y otros objetivos del enemigo, a costa de matar a cientos de ciudadanos chinos inocentes, incluyendo 280 bajas nacionalistas por el “fuego amigo”.

El 3 de Diciembre la 57ª División de Infantería del Kuomintang había sido reducida en Changde a nada menos que cien hombres, de los cuales encima veinte abandonaron la ciudad, incluyendo dos asesores norteamericanos, algo que fue motivo suficiente para que uno de los comandantes responsables de la defensa fuese arrestado y fusilado por orden directa del Presidente Chaing Kai-Shek desde Chongqing. Así fue como con tan sólo 80 efectivos y el 90% de la metrópoli en manos de Japón, todo parecía perdido para el Kuomintang. Sin embargo y contra todo lo imaginado, tampoco en el lado contrario del XI Ejército Japonés las cosas iban mejor porque los nipones habían agotado todas sus reservas humanas en los combates y tenían que reponerlas con los soldados chinos colaboracionistas del Ejército de Nankíng que se unían a la lucha callejera nada más descender desde el área del Lago Dongting.

Repentinamente el 4 de Diciembre de 1941, el Kuomintang retomó la ofensiva contra todo el sector de Changde mediante un mortífero bombardeo preliminar de 58 aviones chino-estadounidenses entre los que había 36 cazas P-40 Warhawk y 22 bombarderos B-25 Mitchell que arrasaron las posiciones niponas en el centro urbano y derribaron a 5 cazas nipones Nakajima Ki-44 (a cambio de perderse 3 de los P-40 Warhawk). Durante los dos días próximos, el 5 y 6 de Diciembre, volvieron a repetirse raids similares contra la metrópoli con bombas que mataron a un buen puñado de soldados enemigos y decenas de civiles chinos, siendo abatidos durante los duelos otros 6 cazas nipones por solo 2 aviones de la XIV Fuerza Estadounidense.

Al mismo tiempo en que desde el aire se bombardeaba Changde, las VI y IX Zonas de Guerra lanzaron la gran contraofensiva con más de 100.000 soldados que en forma de masivas oleadas se precipitaron contra el norte de la provincia de Hunan. Bastaron solo un par de días para que el 8 de Diciembre los soldados chinos de la 11ª División Nueva entrasen en la ciudad desde la cara meridional, por lo que las tropas del XI Ejército Japonés, temiendo quedar embolsadas con una maniobra tan parecida a la de la “Operación Urano” del Ejército Rojo en la Batalla de Stalingrado, optaron por retirarse antes de que las cosas se complicaran, por lo que a la caída de la tarde el LVIII Ejército Chino declaró liberada Changde.

Con Changde reconquistada por el Kuomintang, el XI Ejército Japonés y el Ejército de Nankíng emprendieron un difícil repliegue hacia el norte mientras sus columnas no dejaron de ser perseguidas y emboscadas por las tropas chinas, eso sin contar el continuo acoso al que se vieron sometidas por parte de los cazabombarderos en vuelo rasante de los Aliados. A raíz de este insoportable hostigamiento desde el aire, la aviación japonesa trató de mitigar su efectividad mediante dos operaciones contra las bases aéreas enemigas el 10 de Diciembre. El resultado de ambas misiones fue un éxito que se saldó de la siguiente manera: sobre el Aeródromo de Henyang los japoneses derribaron dos cazas P-40 Warhawk e incendiaron a numerosos aparatos en tierra a costa de perderse cinco aviones propios; mientras que sobre el Aeródromo de Lingling fueron destruidos 11 aparatos enemigos entre ocho P-40 Warhawk, un P-38 Lightning y dos bombarderos B-25 Mitchell a cambio de ser abatido un caza nipón.

Prisioneros del XI Ejército Japonés capturados por el Kuomintang en Changde.

La victoria local sobre los Aérodromos de Henyang y Lingling no evitaron que la XIV Fuerza Aérea Estadounidense y la Fuerza Aérea China prosiguiesen con sus acciones de bombardeo sobre el XI Ejército Japonés. De hecho a las misiones pronto se sumaron pilotos extranjeros, como por ejemplo el oficial Witold Urbanowicz de las Fuerzas Aéreas Polacas Libres que a bordo de un P-40 Warhawk el 11 de Diciembre se enfrentó en solitario a seis cazas japoneses, saliendo ileso del duelo y derribando a dos del modelo Zero. Curiosamente como represalia al día siguiente, el 12, la aviación japonesa volvió a bombardear el Aeródromo de Henyang, destruyendo en esta ocasión 22 aviones chino-americanos a costa de 15 aparatos propios derribados.

Mientras tanto en tierra el Kuomintang avanzó imparable sobre Hunan reconquistando todo el terreno perdido porque antes del 22 de Diciembre las tropas chinas liberaron tras una serie de choques con los japoneses en retirada las localidades de Wangchiachang, Nuanshuichieh, Kungan, Chingshih, Lihsien, Nanhsien y Anshang. A pesar de todo se necesitó algo más de una semana para que los últimos soldados nipones y colaboracionistas regresaran a sus bases de partida por encima del Lago Dongting y el Río Yang-Tsé, dándose desde entonces por concluida la Batalla de Changde.

Consecuencias

El resultado de la Batalla de Changde supuso una magistral victoria para el Kuomintang por el modo en que los chinos gestionaron todo el desarrollo de la campaña al norte del Hunan. A pesar de que las bajas fueron elevadas porque la 57ª División de Infantería fue destruida al completo y se registraron miles de muertos, incluyendo los tres generales Hsu Kuochang, Peng Shihliang y Sun Mingchin, el haber retenido la ciudad y haber efectuado una maniobra envolvente sobre el enemigo, fue toda una hazaña para la República Nacionalista de China. De hecho el propio Presidente Chiang Kai-Shek se trasladó orgulloso a las ruinas de la metrópoli para posar ante la prensa internacional y calificar el episodio bélico con el nombre de “Stalingrado del Este”.

China sufrió 50.000 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos.

El Eje sufrió 40.000 bajas entre muertos, heridos y prisioneros, más el derribo de 51 aviones.

La derrota de Japón en la Batalla de Changde fue manifiesta y una de las más graves dentro del contexto de la Segunda Guerra Sino-Japonesa. Con el fracaso del XI Ejército Japonés en la provincia de Hunan, se perdió la iniciativa en el corazón de China, por aquel entonces el único teatro de operaciones más o menos estable, otorgando la ventaja al Kuomintang en el país y a los Aliados en el Sudeste Asiático, un síntoma más de lo mal que estaba marchando la Guerra del Pacífico para las potencias del Eje en aquellos últimos meses de 1943 y en general cualquier otro escenario de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Hsu Longhsuen & Chang Mingkai, History of the Sino-Japanese War 1937-1945, “Battle of Changteh”, Chung Wu Publishing (1972), p.412-415
-Dick Wilson, When the Tigers Fight. The History of the Sino-Japanese War, 1937-1945, “Defence of Changde”, The Viking Press (1982), p.221
-USAFFE Headquarters & Eight US Army, Army Operations in China. December 1941 – December 1943. Japanese Monograph Nº71, “Changte Operation”, Office of the Chief of Military History Department of the Army (1983), p.169
-https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Changde