Batalla de Caén

La Batalla de Caén fue uno de los muchos fracasos del Ejército Británico y el mariscal Bernand Montgomery al frente de las tropas de la Commonwealth durante la Segunda Guerra Mundial. Esta ciudad de Francia que supuestamente tendría que haber sido ocupada por fuerzas anglo-canadienses el mismo 6 de Junio de 1944, coincidiendo con el desembarco de Normandía, resistiría un total de 36 días como consecuencia de los fallos en la planificación inglesa, pero también por el acierto de los defensores alemanes, muchos de ellos miembros de las Waffen-SS y adolescentes de las Juventudes Hitlerianas al mando del mariscal Erwin Rommel.

Plan de los Aliados

Cuando el 6 de Junio de 1944 se produjo el desembarco de Normandía sobre el sector que era responsabilidad del II Ejército Británico, en concreto la «Playa de Gold», la «Playa de Juno» y la «Playa de Sword», las tropas depositadas supuestamente tendrían que haber tomado esa misma tarde la ciudad de Caén, situada a tan sólo 12 kilómetros de las costas del Canal de la Mancha. Así lo había previsto el mariscal Bernard Montgomery que estaba al cargo de todo el XXIº Grupo de Ejércitos destinado a la «Operación Overlord», por lo menos hasta que entró en contacto con la realidad y descubrió que había subestimado a las fuerzas del Ejército Alemán. La razón de ello fue al poco de hacerse con el litoral y el Puente Pegasus sobre el Río Orne que se comunicaba con la urbe, los invasores recibieron un contraataque de la 12ª División Panzer acantonada en le metrópoli que obligó a los anglo-canadienses a cavar trincheras, dentro de las cuales ya no se moverían porque a las veinticuatro horas, el 7 de Junio, llegaron a la zona fuerzas de élite de las Waffen-SS para cubrir todo el flanco occidental desde el Aeródromo de Carpiquet hasta Bayeuz, haciendo imposible cualquier avance de los Aliados.

El II Ejército Británico al mando del general Sir Miles Dempsey que desembarcó en Normandía el 6 de Junio de 1944 se desplegó para la Batalla de Caén desde el extremo occidental hasta el extremo oriental de la siguiente manera: sobre el sector de «Gold Beach» entre Arromanches les Bains y el Río Seulles estuvo el XXX Cuerpo del general Gerard Bucnall con la 7ª División Blindada del general George Erskine, la 49ª División de Infantería «West Riding» del general Evelyn Barker y la 50ª División de Infantería «Northumbrian» del general Douglas Graham; sobre «Juno Beach» entre Creully y Villons les Buissons estuvo el II Cuerpo Canadiense del general Guy Simons con la 2ª División de Infantería Canadiense del general Charles Foulkes, la 3ª División de Infantería Canadiense del general Rod Keller y la 2ª Brigada Blindada Canadiense del general Robert Wyman; y en «Sword Beach» entre Ouisterham y el Río Orne el I Cuerpo Británico del general John Crocker con la 3ª División de Infantería del general Tom Rennie, la 6ª División Paracaidista del general Richard Gale y la 27ª Brigada Blindada del general Prior Palmer, aunque más tarde vendrían desde Inglaterra la 51ª División de Infantería Escocesa «Highland» del general Charles Bullen-Smith y la 59ª División de Infantería «Staffordshire» del general Lewis Lyne. Mientras tanto desde Gran Bretaña se irían incorporando a la lucha durante las semanas próximas las unidades del VIII Cuerpo del general Richard O’Connor con la 11ª División Blindada del general Pip Roberts, 15ª División de Infantería Escocesa del general Gordon Macmillan, la 43ª División de Infantería «Wessex» del general Ivor Thomas, la 53ª División de Infantería «Welsh» del general Robert Ross, la 4ª Brigada Blindada del general John Currie y la 31ª Brigada Blindada del general Sherwin Knight, permaneciendo en reserva la División Blindada de Guardias Reales del general Allan Adair.

Plan de Alemania

El sector de Normandía estaba bajo la responsabilidad del Grupo de Ejércitos B al mando del mariscal Erwin Rommel, el mítico «Zorro del Desierto» que como antiguo jefe del Afrika Korps en Libia y Egipto, ya se había enfrentando al mariscal Bernard Montgomery en el pasado y buscaba la revancha después de haber sufrido la debacle en la Batalla de El-Alamein de 1942. A pesar de haber acertado sobre la zona de desembarco de los Aliados y no haber sido escuchado por su máximo superior, el mariscal Gerd Von Rundest al cargo del Frente Occidental, al menos en esta ocasión todos los que estaban por encima de él le otorgarían la razón, incluyendo el propio Adolf Hitler, cuando propuso retener durante el máximo de tiempo posible la ciudad de Caén.

Caén era una ciudad estratégica de 20.000 habitantes porque comunicaba Normandía con el resto de las playas atacadas el Día-D debido a red de carreteras y ferrocarriles que hacia el oeste se extendían a la Península de Contentín, hacia el este al puerto de Le Havre y hacia el interior en dirección París. Contra todo pronóstico y de forma milagrosa los defensores de la 716ª División de Costa pudieron retrasar varias horas el desembarco de los Aliados sobre las Playas de «Gold», «Juno» y «Sword» en la mañana del 6 de Junio de 1944, para que una vez iniciado el progreso hacia el interior los anglo-canadienses fuesen frenados a poco menos de 4 kilómetros de la ciudad por un contraataque de la 21ª División Panzer a la izquierda del Río Orne. A la jornada siguiente, el día 7, acudieron a la zona los chicos de la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» y las tropas de élite de la División Panzer «Lehr» que se situaron entre entre el Aeródromo de Carpiquet y el pueblo Putot en Bessin, así como la 352ª División cubriendo el flanco más occidental en Bayeux a la espera de la llegada del resto I Cuerpo SS Panzer y otras unidades procedentes de Francia y el Tercer Reich.

El VII Ejército Alemán al mando del general Friedrich Dollmann, encuadrado dentro los Grupo Panzer Oeste al frente del general Geyr Von Schweppenburg, fue el encargado de articular la defensa de Caén aquel verano de 1944, principalmente con el I Cuerpo Panzer SS del general Sepp Dietrich que estructuraba a la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte Adolf Hitler» del general Theodor Wisch, la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» del general Fritz Witt, la División Panzer «Lehr» del general Fritz Bayerlein, la 21ª División Panzer del general Edgard Feuchtinger, la 272ª División de Infantería del general Friedrich Schack y los restos de la 716ª División de Costa del general Wilhelm Ritter. A estas poderosas unidades posteriormente se les unirían el II Cuerpo Panzer SS del general Paul Hausser con la 2ª División SS Panzer «Das Reich» del general Heinz Lammerding, la 2ª División SS Panzer «Das Reich» del general Heinz Lammerding, la 9ª División SS Panzer «Hohenstaufen» del general Thomas Müller, la 10ª División SS Panzer «Frundsberg» del general Heinz Hamel, la 277ª División de Infantería del general Albert Praum; el XLVII Cuerpo Panzer del general Hans Von Funck con la 2ª División Panzer del general Heinrich Von Lüttwitz, la 276ª División de Infantería del general Curt Badinski y la 326ª División de Infantería del general Viktor Dabrich-Wächter; LXXXI Cuerpo del general Adolf Kuntzen con la 711ª División de Infantería Josef Reichert y la 346ª División de Infantería del general Erich Diester; LXXXIV Cuerpo del general Erich Marks con la 76ª División de Infantería del general Wilhelm Richter y la 35ª División de Infantería del general Dietrich Kraiss; y el LXXXVI Cuerpo Antiaéreo del general Hans Von Obstfelder con la 16ª División Antiaérea de la Luftwaffe del general Karl Sievers.

Batalla de Caén

Contra todo lo imaginado por el mariscal Bernard Montgomery, a las veinticuatro horas del desembarco de Normandía, el 7 de Junio de 1944, numerado como «Día-D+2», la 21ª División Panzer lanzó una inesperada contraofensiva hacia las playas, pasando por encima de las escasas patrullas de los invasores y haciéndose brevemente con el control de los pueblos de Douvres la Délivrande y Luc sur Mer, hasta alcanzar nada menos que la costa y apoderarse de los muelles Lion sur Mer, separando de esta forma a los británicos de la «Playa Sword» con los canadienses de la «Playa Juno». Aunque en seguida los buques de la Marina Real Británica (Royal Navy) anclados en el Canal de la Mancha ahuyentaron con sus grandes calibres a los alemanes del litoral, los cuales abandonaron ordenadamente el terreno ganado para atrincherarse a 6 kilómetros de distancia en Lébisey, con dicha maniobra los Aliados tendrían que haberse percatado de que la situación del enemigo era más favorable de la inicialmente pensada y que no iba a ser tan sencillo echarlos de Francia.

La misma mañana del 7 de Junio tuvo lugar la primera ofensiva hacia Caén que elementos de la 3ª División de Infantería Canadiense y la 3ª División de Infantería Británica intentaron envolver desde el oeste mediante un movimiento demasiado arriesgado debido a que no se molestaron en reconocer la zona. Al principio un grupo de tanques canadienses y escoceses del Batallón de Infantería «Nueva Escocia» tomaron sucesivamente los pueblos de Les Buissons, Buron, Gruchy, Authie y Franqueville, alargando demasiado sus líneas dentro del territorio enemigo sin saber que había una gran concentración de alemanes en sus flancos. De hecho el general Kurt Meyer que se situaba a la derecha de la columna anglo-canadiense observó incrédulo desde una torre medieval de la localidad de Abadía de Ardenne como los invasores se ponían de costado justo por delante de su 25º Regimiento SS de Granaderos Panzer, adscrito a la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend». Así fue como a las 14:00 horas se produjo el contraataque de los chicos de las Juventudes Hitlerianas acompañados por un grupo de tanques Panzer IV que cogieron por sorpresa y aniquilaron a una compañía entera de escoceses, además de destruir 28 carros canadienses Sherman y Stuart M3, viéndose entonces los Aliados obligados a retirarse de Franqueville, Authie, Gruchy, Buron y Les Buissons, para refugiarse sobre su punto de partida en Villons Les Buissons. Ni siquiera funcionó un intento más al este por parte de los voluntarios irlandeses del 2º Batallón de Fusileros del Ulster porque a las 18:00 horas de la tarde fue desarticulado por los germanos a la altura de Cambres en Plaine.

Jóvenes de las Juventudes Hitlerianas adscritos a la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» a las afueras de Caén.

El 8 de Junio de 1944 se realizaron nuevos ataques de los Aliados para salir de las cabezas de las Playas de «Gold», «Juno» y «Sword» que fueron fácilmente desarticulados gracias a la llegada al área de la División Panzer «Lehr», por aquel entonces la más poderosa del Ejército Alemán en Francia porque poseía 230 tanques y 600 camiones. Esta formación considerada de élite rechazó a la 50ª División de Infantería «Northumbrian» de Audrieu y posteriormente el día 9 al II Cuerpo Canadiense de Putot en Bessin, Norrey en Bessin y Bretteville l’Orgueilleuse. De igual manera la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» volvió a entrar en acción la jornada del 11 porque la 51ª División de Infantería Escocesa «Highland» probó una ruptura al sur de Ranville sobre la localidad de Saint Honorine, donde después de dos jornadas de intensa lucha las fuerzas escocesas huyeron con numerosas bajas entre sus filas.

Las razones del fracaso del II Ejército Británico sobre el área de Caén en parte se explicaron por la orografía de la zona, ya que el terreno estaba plagado de los denominados «bocages», en concreto cientos de líneas de setos que separaban parcelas de pequeños campos, en cuya frondosa vegetación los alemanes se escondían en emboscada para emplazar sus piezas de artillería, lanzacohetes, ametralladoras o armas anticarro Panzerfaust, haciendo imposible cualquier progreso significativo a los Aliados. A este inconveniente se sumó el problema logístico porque se desataron tormentas de más de cinco días sobre el Canal de la Mancha, impidiendo la navegación y el soporte de la aviación y lo que fue más importante, sin obviar con el 18 de Junio el fuerte oleaje dañó el puerto artificial «mulberry» de Arromanches les Blains que dejó inoperativo durante cinco días, interrumpiéndose de ese modo el suministro de comida, munición o gasolina.

Operación Epsom

El mariscal Bernard Montgomery se impacientó tanto de ver al II Ejército Británico inmóvil en Cáen mientras comprobaba como el Ejército Estadounidense del general Omar Nelson Bradley sí se movía por Normandía, que fruto de la desesperación, el 21 de Junio, diseñó la «Operación Epsom» para envolver a Caén desde el oeste lanzando a nada menos que 60.000 hombres y 600 tanques aprovechando que recientemente acababa de desembarcar como refuerzo el VIII Cuerpo Británico entre las Playas de «Gold» y «Juno». Desgraciadamente para los ingleses, lo que no sabía «Monty» era que también el grueso del II Cuerpo SS Panzer procedente del norte de Francia y Bélgica estaba llegando a la zona para contrarrestar cualquiera amenaza, desplegando de este a oeste a la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte» en Verson, a la 10ª División SS Panzer «Frundsberg» en la Cota 112, a la 9ª División SS Panzer «Hohenstaufen» en la orilla meridional del Río Odon y a la 2ª División SS Panzer «Das Reich» en Noyers, así como a 80 cañones Flak de 88 milímetros adscritos la 16ª División Antiaérea de la Luftwaffe.

Previamente al inicio de la «Operación Epsom», entre el 24 y el 25 de Junio, la presión ejercida por el II Ejército Británico consiguió algunos éxitos porque el XXX Cuerpo Británico a la izquierda de la línea del se apoderó de los pueblos de Tilly sur Seulles Audrieu y Cristot; el VIII Cuerpo Británico en el centro de las aldeas de Le Mesnil Patry, Putot en Bessin, Norrey en Bessin y Bretteville l’Orgueilleuse; y el II Cuerpo Canadiense en la derecha de la localidad de Rots. También la 49ª División de Infantería «West Riding» probó de efectuar una penetración en solitario en dirección al nudo de Rauray, aunque por culpa de la resistencia enemiga se tuvo que conformar con tomar Fontenay Le Pesnel.

Destrucción de un vehículo de la 11ª División Blindada durante la «Operación Epsom».

A las 7:00 horas del 26 de Junio de 1944, comenzó la «Operación Epsom» con un potentísimo bombardeo de 700 piezas de artillería, 500 salidas de la aviación, el fuego de las baterías navales de tres cruceros en el Canal de la Mancha y los disparos del cañón del monitor HMS Roberts. Al cabo de media hora, a las 7:30, la 15ª División de Infantería Escocesa inició la ofensiva avanzando casi 4 kilómetros y haciéndose con los pueblos de La Guale y Saint Manvieu, perdiendo en esta última un tanque lanzallamas Crocodile a manos del joven voluntario Emil Durr, quién herido de muerte le disparó con dos armas anticarro Panzerfaust y le colgó una mina magnética hasta convertirlo en chatarra (siendo condecorado póstumamente con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro). También los escoceses ocuparon parcialmente las aldeas cercanas de Cheux y Le Haut du Bosq, pero fue imposible moverse más allá porque los granaderos alemanes emergieron de la vegetación o de búnkers camuflados para masacrar a decenas de escoceses y destrozar a cuantiosos tanques. Solamente en la aldea de Cheux se perdieron 200 hombres a manos de los niños de las Hitlerianas y un grupo de tanques Panzer IV, no sin antes ser eliminados un buen puñado de tanques Sherman por los cañones Flak de 88 milímetros, así como morir otros tantos soldados escoceses tras ser repelidos de la orilla septentrional del Río Odon a las 18:00 horas.

El segundo día de la «Operación Epsom», el 27 de Junio a las 5:00 horas, los tanques Sherman y Churchill de la 11ª División Blindada, más los soldados la 43ª División de Infantería «Wessex», intentaron alcanzar las orillas del Río Odon por algunos de sus muchos tramos, pero fueron fácilmente frenadas en seco por las Waffen-SS. Algo más de suerte tuvo la 15ª División de Infantería Escocesa que después de una sangriente batalla consiquió hacerse con el control de Cheux y también de Le Haut du Bosq, además de apoderarse uno de sus destacamentos del Puente de Tourmauville, lo que permitió a los Aliados establecer por fin una cabeza sobre la orilla meridional del Río Odon y ampliarla con la toma de la vecina localidad de Grainville. Al mismo tiempo en el ala más occidental, el XXX Cuerpo Británico conquistó el pueblo de Rauray, lo que sumado al terreno ganado por el VIII Cuerpo Británico en el Río Odon, creó al oeste de Caén un pequeño saliente de 8 kilómetros de profundidad por 4 kilómetros de anchura.

La «Operación Epsom» prosiguió el tercer día del 28 de Junio con algunos progresos de la 15ª División de Infantería Escocesa que aseguró su retaguardia expulsando a los alemanes de Mondrainville y Le Valtru, pero también agrandando la cabeza del Río Odon con la ocupación de Gavrus. Menos suerte tuvo la 11ª División Blindada que tras hacerse con Baron, se convirtió en la unidad que más penetró en el dispositivo enemigo para darse de bruces contra la Cota 112, una elevación coronada de cañones anticarro de las Waffen-SS que causaron una verdadera deblacle a la formación acorazada inglesa, ya que decenas de tanques Sherman fueron pulverizados uno a uno tanto por el tiro directo de las piezas como por el tiro el indirecto de una serie de baterías de artillería y morteros pesados emplazados en un bosque cercano y muy bien camuflados entre los setos «bocages».

Tropas de la 51ª División de Infantería Escocesa «Highland» en la «Operación Epsom».

En la jornada del 29 de Junio los progresos fueron escasos para los Aliados con la toma de Mouen por parte de la 43ª División de Infantería «Wessex», ya que en seguida comenzaron los contraataques del II Cuerpo SS Panzer. Por ejemplo a las 18:00 horas de la tarde la 9ª División SS Panzer «Hohestaufen» cargó contra el nudo de Cheux a Noyers para ser repelida por la 49ª División de Infantería «West Riding», lo mismo que hizo dicha unidad sin éxito contra el nudo de Le Valtru debido a un inesperado fuego defensivo de un grupo de tanques Churchill. A las 20:30 horas se unió la 2ª División SS Panzer «Das Reich» atacando el norte del Río Odon hasta ser rechazada por la 15ª División de Infantería Escocesa y también la 10ª División SS Panzer «Frundsberg» que empujó unos metros a la 11ª División Blindada Británica de sus posiciones frente a la Cota 112, destruyendo a los ingleses seis tanques Sherman.

El contraataque del II Cuerpo SS Panzer comenzó a perder fuerza el 30 de Junio porque los Aliados desataron un devastador bombardeo sobre sus concentraciones a retaguardia empleado a sus baterías de artillería y sobretodo a la aviación con sus cazabombarderos del modelo Typhoon. A raíz de este insoportable castigo en forma de lluvia de proyectiles y bombas, al final todas las divisiones de las Waffen-SS interrumpieron sus operaciones y se retiraron a sus posiciones de partida después de haber perdido 40 tanques de varios tipos, una cifra que al menos se compensaba con el más de un centenar de carros que habían destruido a los anglo-canadienses.

A principios de Julio de 1944 se dio por concluida la «Operación Epsom» debido a que el II Ejército Británico apenas había logrado prácticamente ninguno de los objetivos previstos y las bajas eran tan elevadas que tenían que reponerse. Contrariamente en el bando del Eje, tanto los mariscales Gerd Von Rundest como Erwin Rommel, pese la victoria táctica obtenida, se atrevieron el día 2 a proponer a Adolf Hitler abandonar Caén y preservas sus fuerzas para presentar batalla en una segunda línea, algo a lo que evidentemente el Führer se negó. Aquellas opiniones en contra le costaron al mariscal Gerd Von Rundest ser sustituido al cargo del Frente Occidental por el mariscal Günther Von Kluge, exactamente igual que Geyr Von Schweppenburg que fue cesado el 4 de Julio como jefe del Grupo Panzer Oeste por el general Heinrich Eberbach, aunque otros acabaron mucho peor, como el general Friedrich Dollman que se sucidió cuando supo que le iban a quitar el mando del VII Ejército Alemán y a formarle un consejo de guerra después de que los norteamericanos conquistaran el puerto de Cherburgo.

Operación Charnwood

Antes de poner en marcha la próxima fase de la Batalla de Caén, el mariscal Bernard Montgomery ordenó conquistar el vital Aeródromo de Carpiquet, defendido por 150 chicos de la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend», de los que 100 se situaban en las instalaciones de aeropuerto y otros 50 en el propio pueblo de Carpiquet. El ataque comenzó a las 5:00 horas del amanecer del 4 de Julio mediante un devastador bombardeo de 21 regimientos de la Artillería Real, dos oleadas de cazabombarderos Thyphoon y proyectiles disparados a 24 kilómetros de distancia por el acorazado HMS Rodney y el monitor HMS Robets que efectuaron 15 salvas desde el Canal de la Mancha. Acto seguido, cuatro batallones de la 3ª División de Infantería Canadiense con los Fusileros «Winnipeg» en cabeza, arremetieron contra las ruinas de los hangares y los edificios ubicados más al sur, sosteniendo un duro combate contra los adolescentes de las Juventudes Hitlerianas que no cedieron ni un palmo de terreno y finalmente obligaron a los asaltantes a huir, encima siendo éstos acosados por un bombardeo de la artillería alemana oculta entre los «bocages» y la llegada de unos pocos refuerzos de la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte». Ni tan siquiera un nuevo intento al día siguiente, el 5 de Julio, sirvió de nada pese a que los aviones Typhoon redujeron todo a cenizas con sus cohetes, ya que los canadienses suspendieron la operación después de 48 horas de enfrentamientos, habiendo sufrido 377 bajas con 132 muertos a costa de provocar a los alemanes tan sólo 80 bajas entre 32 muertos y 48 heridos.

Trinchera con tropas del II Cuerpo Canadiense cerca del Río Odon.

Fracasado el asalto contra el Aeródromo de Carpiquet, el mariscal Bernard Montgomery volvió a plan original de envolver Caén por el oeste mientras con las demás fuerzas seguía presionando por el norte en una nueva campaña a la que bautizó como «Operación Charnwood». En esta ocasión participarían 115.000 soldados anglo-canadienses que desde el extremo oriental en Bièville hasta el extremo occidental en Mouen se repartieron en la 3ª División de Infantería, la 59ª División de Infantería «Staffordshire», la 3ª División de Infantería Canadiense y la 43ª División de Infantería «Wessex»; las cuales tuvieron en frente a elementos de la 21ª División Panzer y la 16ª División Antiaérea de la Luftwaffe dentro de la ciudad, a la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» en el Aeródromod e Carpiquet y a grupos menores de la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte» y la 10ª División SS Panzer «Frundsberg» tras el Río Odon, todas protegidas tras un cinturón defensivo de 3 a 4 kilómetros de profundidad que comenzaba cerca de Verson y terminaba en el Río Orne.

Caída la tarde del 7 de Julio de 1944 comenzó la «Operación Charnwood» con un potente bombardeo de dos agrupaciones de la Artillería Real y las salvas desde el Canal de la Mancha que emitieron el acorazado HMS Rodney, el monitor HMS Roberts y los cruceros HMS Belfast y HMS Emerald. La impresionante barrera artillera cayó a unos pocos cientos de metros por delante de las líneas del II Ejército Británico y a continuación fue machando escalonadamente durante un trayecto de 6 kilómetros todo tipo de atrincheramientos, puestos de mandos y fortificaciones. Acto seguido apareció el IIº Grupo Táctico de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) que con centenares de aviones cuatrimotor Lancaster y Halifax al mando del mariscal Arthur Coningham arrasaron los suburbios al norte de Caén, antes de que a las 21:50 y 23:00 horas de la noche las piezas de artillería volvieran a batir otras dos veces más la metrópoli, para de nuevo castigar con su fuego los pueblos de los alrededores a las 4:20 horas de la madrugada del 8 de Julio. De hecho la última incursión tuvo lugar a las 7:00 horas de la mañana por parte de 250 cazabombarderos británicos Typhoon y aviones medios de la IX Fuerza Aérea Estadounidense a la hora de lanzar bombas de alto explosivo y cohetes contra las posiciones del I y II Cuerpos SS Panzer.

Bombardero Halifax sobre Caén.

A las 7:30 horas de la mañana del 8 de Julio, poco después de concluir el bombardeo de la Fuerza Aérea Real Británica, la 3ª División de Infantería Canadiense descendió por la carretera hacia Caén para ocupar sin problemas la localidad de Gruchy y a las 8:30 horas la de Buron, aunque en esta última tuvo lugar un enfrentamiento acorazado contra la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» que fue favorable a los canadienses porque perdieron 11 tanques Sherman a costa de destruir 13 tanques alemanes. Acto seguido las tropas canadienses arremetieron contra el Cuartel General del 25º Regimiento SS de Granaderos en la torre medieval de la Abadía de Ardenne (adscrito a la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend»), forzando a su evacuación que fue ordenada por el comandante Kurt Meyer. Una vez tomado este objetivo, los alemanes optaron por replegarse sin ser molestados hacia Caén, ya que cedieron a los canadienses el control de los pueblos de Franqueville y Authie, así como las ruinas humeantes del Aeródromo de Carpiquet.

Nuevamente al caer la noche los bombarderos Lancaster y Halifax del 2º Grupo Aéreo Táctico de la RAF volvieron a dejar caer sus bombas sobre Caén, reduciendo la ciudad a un montón de escombros con la mayor parte de sus viviendas sepultadas y los edificios convertidos en esqueletos, sin obviar con las piezas de 406 milímetros del acorazado HMS Rodney destruyeron la Iglesia de Saint Pierre, echando abajo la nave de 72 metros de altura, además de perder la vida 1.000 civiles franceses. A raíz de este apocalipsis de bombas y proyectiles, el mariscal Erwin Rommel ordenó la evacuación a sabiendas de que había cumplido de sobra con su propósito de frenar más de un día al II Ejército Británico después de haberle causado un retraso de más de un mes. A pesar de todo para cubrir el repliegue permanecieron algunos elementos de la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend» y la 16ª División Antiaérea de la Luftwaffe.

Tropas canadienses en las ruinas de Caén.

A la mañana siguiente, el 9 de Julio de 1944, las tropas de la 3ª División de Infantería Canadiense, acompañadas de tanques Sherman, entraron en las laberínticas calles de Caén para librar una sangrienta lucha urbana con los niños de las Juventudes Hitlerianas, viéndose obligados los atacantes a apostar tiradores en las montañas de escombros para facilitar el avance del resto de compañeros, a arrojar granadas de mano en cada ventana o sótano e incluso a emplear armas anticarro PIAT cada vez que se topaban con algún vehículo enemigo. Mientras tanto en el exterior de la metrópoli las otras unidades del II Cuerpo Canadiense cerraron cualquier posible vía de escape por el oeste al tomar Breteville sur Odon y establecer una cabeza de puente al otro lado del Río Odon, lo que forzó a los defensores alemanes a organizar una nueva línea de resistencia en los suburbios y las áreas industriales sobre el Barrio de Fauborg de Vaucelle. Lamentablemente a partir de este punto, los canadienses fueron incapaces de desalojarles de las edificaciones, por lo que pusieron fin a la «Operación Charnwood» que costó a las tropas del Canadá un total de 3.500 bajas y la destrucción de 80 tanques (400 carros aliados desde había comenzado la campaña).

Asalto a la Cota 112 y «Operación Goodwood»

Con Caén en manos del II Cuerpo Canadiense después del éxito de la «Operación Charnwood», todavía los I y II Cuerpos SS Panzer mantuvieron bajo su poder el distrito meridional de Fauborg de Vaucelles y los alrededores al sur de la ciudad, más en concreto las áreas por detrás del Río Orne y el Río Odon. Entre los objetivos principales sobre este extenso arco de unos 30 kilómetros estaba la Cota 112 situada en el extremo occidental, donde ya previamente los Aliados habían fracasado en un intento de asalto, ya que los alemanes situados sobre la cima dominaban prácticamente todo el terreno adyacente y con artillería de largo alcance podía batir todo el perímetro a la redonda, razón por la cual el mariscal Bernard Montgomery ordenó ocupar la colina a cualquier precio poniendo en marcha la «Operación Júpiter».

La «Operación Júpiter» se inició en la mañana del 10 de Julio de 1944 cuando 100 piezas de la Artillería Real efectuaron un fuego de cobertura machacando la Cota 112 para facilitar el avance de la 43ª División de Infantería «Wessex» y las 4ª y 31ª Brigadas Blindadas, cuyos soldados se apoderaron de las aldeas Eterville y Fontaine Etoupefour. Lamentablemente las cosas se complicaron para los soldados británicos en Malot porque nada más hacerse con el pueblo fueron sometidos primero a los disparos de morteros que caían desde 2.000 metros de distancia y luego a un contraataque de los granaderos de las Juventudes Hitlerianas que al final echaron a los ingleses, recuperando de este modo la localidad y matando a un teniente coronel a bordo de su jeep Willy. Tampoco resultó a las 15:00 horas de la tarde una arremetida directa hacia las elevaciones la Cota 112 porque las tropas inglesas fueron masacradas por las ametralladoras y los francotiradores situados en la cumbre, además de ser 10 tanques Sherman y Churchill destruidos por los cañones anticarro. A pesar de que poco antes del anochecer un total de 400 soldados británicos escalaron algunos puntos de la loma, de repente aparecieron 10 temidos tanques Tiger que les forzaron a atrincherarse y les destruyeron a otra decena de blindados. De hecho los germanos a la mañana siguiente, el 11 de Julio, echaron a los últimos 80 supervivientes ingleses de los 400 iniciales, no sin antes librar una última batalla con carros que paralizó todo el progreso de los Aliados en la Cota 112, la cual pasó a convertirse en una especie de «tierra de nadie» después de haber sufrido los británicos más de 2.000 bajas y la destrucción de 53 tanques.

Lanzacohetes alemanes Nebelwerfer cerca de la Cota 112.

El estancamiento frente a la Cota 112 llevó al mariscal Bernard Montgomery a improvisar de nuevo sobre la marcha, organizando en esta ocasión un nuevo plan al que bautizó con el nombre de «Operación Goodwood» y en el que participarían nada menos que 1.100 tanques de los modelos Sherman y Cromwell. En esta ocasión se trató de preparar una ofensiva en dos alas para envolver el sur de Caén, teniendo como punto de apoyo principal la orilla oriental del Río Orne al este de la ciudad con la 6ª División Paracaidista, la 51ª División de Infantería Escocesa «Highland», la 3ª División de Infantería, la División Blindada de Guardias Reales, la 7ª División Blindada y la 3ª División de Infantería Canadiense, así como poseer en el margen occidental del Río Odon a las 49ª y 59ª Divisiones de Infantería «West Riding» y «Staffordshire», la 2ª División de Infantería Canadiense, la 2ª Brigada Blindada Canadiense, la 43ª División de Infantería «Wessex», la 15ª División de Infantería Escocesa y la 53ª División de Infantería «Welsch». En el lado contrario los II y III Cuerpos SS Panzer reunieron a millares de soldados, 270 tanques, 194 piezas de artillería y 272 lanzacohetes Nebelwerfer que se desplegaron desde el extremo oriental al extremo occidental dentro de la 346ª División de Infantería, la 16ª División de Artillería Antiaérea, la 21ª División Panzer, la 12ª División SS Panzer «Hitlerjugend», la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte», las 276ª y 272ª Divisiones de Infantería y las 9ª y 10ª Divisiones SS Panzer «Hohenstaufen» y «Frundsberg».

Como movimiento previo a la «Operación Goodwood», más de 1.000 bombarderos de la Fuerza Aérea Real Británica arrojaron su carga de artefactos al sur de Caén y también sobre todos los pueblos fortificados de la zona, los nudos de comunicaciones y las carreteras más importantes. Al poco tiempo, el 15 de Julio de 1944, se efectuaron una serie de movimientos en el flanco occidental que inició primero la 15ª División de Infantería Escocesa tomando la localidad de Bougy, seguida por la 59ª División de Infantería «Staffordshire» que se apoderó de Haut des Foges y de la 49ª División de Infantería «West Riding» que ocupó Vendes y Nogers-Bocages. A pesar de todo el terreno ganado fue mínimo porque la jornada del 16 los anglo-escoceses recibieron un contraataque de los carros de las 9ª y 10ª Divisiones SS Panzer «Hohenstaufen» y «Frundsberg», más de los efectivos de las 276ª y 277ª Divisiones de Infantería, viéndose los Aliados forzados a cavar trincheras sin poder progresar más que unos pocos palmos después de haber sufrido 3.500 bajas.

Tanques británicos Sherman en la «Operación Goodwood».

A las 5:30 horas del amanecer del 17 de Julio de 1944 empezó la «Operación Goodwood» con un devastador ataque aéreo de 1.056 aviones Lancaster y Halifax que dejaron caer 2.500 toneladas de bombas con las que redujeron a cenizas la Acería de Colombelles y los pueblos de Touffréville y Emiéville, así como otras 500 toneladas que destrozaron la aldea fortificada de Cagny; siendo derribado en ambas acciones seis de los bombarderos cuatrimotores por los cañones Flak de 88 milímetros. Al cabo de una hora y media, a las 7:30 horas, bombarderos medios B-26 Marauder de la IX Fuerza Aérea Estadounidense arrasaron las localidades Cuverville, Sannerville, Manneville y Démouville; mientras que a las 7:35 horas empezó el bombardero de saturación sobre los atrincheramientos del VII Ejército Alemán con un total 720 cañones repartidos en tres cuerpos de la Artillería Real que dejaron caer 250.000 proyectiles y también con el fuego naval del monitor HMS Roberts y los dos cruceros HMS Mauritius y HMS Enterprise que pulverizaron desde la distancia a cinco Panzer IV. Ni siquiera faltaron a la cita con la devastación 1.011 cuatrimotores norteamericanos B-24 Liberator a la hora de borrar del mapa los pueblos de Grentheville y Bourguébus con 7.800 toneladas de bombas, incluso un cazabombardero británico ametralló el coche en el que viajaba el mariscal Erwin Rommel a las afueras de Livarot, dejando gravemente herido al «Zorro del Desierto» (que fue revelado del mando).

La fase terrestre de la «Operación Goodwood» se inició el 18 de Julio con un destacado progreso de los tanques Sherman de la 2ª Brigada Blindada Canadiense al este de Caén que tras desalojar a los escasos defensores de la 16ª División Antiaérea de la Luftwaffe se hicieron con Giberville y las importantes Acerías de Colombelles, perdiendo a catorce carros del tipo «Firefly» a manos de los Tiger. A no mucha distancia, la 11ª División Blindada y la 3ª División de Infantería Británica tomaron con relativa facilidad Sannerville y Banneville, pero fueron paradas en Touffréville durante un tiempo hasta que acabaron ocupándola, para a continuación ser frenadas en seco por elementos de la 21ª División Panzer en Emiéville. Algo más fácil lo tuvieron la 7ª División Blindada y la División Blindada de Guardias Reales porque se apropiaron del sector central de Cuverville y Le Mesnil Frementel, antes de darse de bruces entre la vegetación con una batería de cuatro cañones Flak de 88 milímetros al mando del oficial Hans Von Luck, cuyos veteranos artilleros paralizaron la arremetida y eliminaron a una docena de tanques Sherman. Algo similar ocurrió en el resto de puntos atacados porque sólo se conquistaron los enclaves de Soliers y Four, ya que en los demás lugares los británicos fueron rechazados con enormes pérdidas a manos de la artillería y los contraataques de carros de las Waffen-SS, tal y como sucedió sobretodo en Bourgébus. De hecho los únicos que cumplieron algunos de los objetivos asignados fueron los canadienses asegurando a un alto precio el Barrio de Mondeville al sureste de Cáen, pues nada más concluir aquella primera jornada de la «Operación Goodwood» los Aliados únicamente ganaron 5 kilómetros de terreno y destruyeron 109 tanques germanos a costa de sufrir 1.500 bajas propias y perder 200 tanques.

Tanques alemanes King Tiger a punto de entrar en acción durante la «Operación Goodwood».

A las veinticuatro horas del avance del II Ejército Británico al sureste de Caén, el 19 de Julio, los progresos fueron mínimos porque la 3ª División Canadiense ocupó el pueblo de Cormelles y la 11ª División Blindada se apoderó de Hubert y Folié de Bras, encajando una enorme cantidad de bajas con 89 carros propios pulverizados. Respecto a las fuerzas de la 7ª División Blindada primero se estrellaron contra las defensas de las Waffen-SS en La Hogue y luego contra las de Bourgébus, librándose en esta última un combate con los nuevos tanques King Tiger, también conocidos como los Königstiger que eran los mayores carros construidos por Alemania, los cuales pusieron fuera de combate a 40 Sherman. De hecho hasta el 20 de Julio no cayó en manos inglesas Bourgébus, aunque los británicos fueron incapaces de alcanzar la vecina Colina de Bourgébus, en cuyas faldas fueron rechazados por los granaderos de la 1ª División SS Panzer «Leibstandarte Adolf Hitler»; exactamente igual que le ocurrió a los carros de la División Blindada de Guardias Reales ante los determinados defensores de las Juventudes Hitlerianas en Vimont. Como consecuencia de estos últimos fracasos que agotaron al II Ejército Británico, la única acción reseñable aquel día fue la conquista de los últimos núcleos de resistencia en la propia ciudad de Caén, ya que esa misma jornada los canadienses terminaron de asegurar el Barrio de Fauborg de Vaucelle, poniendo de ese modo fin a la «Operación Goodwood» que concluyó con miles de bajas para los Aliados y la destrucción de más de 437 tanques frente a un total de 209 carros alemanes.

Conclusión

La ciudad de Caén cayó en su totalidad en manos de los Aliados el 20 de Julio de 1944, exactamente 36 días después de lo previsto por el mariscal Bernard Montgomery durante la «Operación Overlord», ya que según sus cálculos tendría que haber sido conquistada la misma tarde del desembarco de Normandía, el 6 de Junio de 1944. Aquel interminable estancamiento de más de un mes ante la metrópoli normanda supuso una humillación para el Reino Unido, ya que la ciudadanía y la opinión pública inglesas fueron testigos de como todas sus tropas quedaban atascadas a entre 10 y 12 kilómetros de playas mientras las fuerzas de Estados Unidos avanzaban sobre la Península del Contentín y Bretaña hasta que el general George Patton, principal competidor de «Monty», rompió la línea del Frente Occidental por Arromanches durante la «Operación Cobra» y provocó la debacle del Ejército Alemán en Francia en la conocida como «Bolsa de Falaise».

Aproximadamente los Aliados sufrieron 23.000 bajas y perdieron 890 tanques.

Aproximadamente Alemania sufrió 12.000 bajas y perdió 300 tanques.

Los 36 días que duró la Batalla de Caén fueron una importante victoria para el Tercer Reich, pues de haberse roto el perímetro con el Ejército Estadounidense avanzando por la Península del Contentín, todo el Frente Occidental hubiera colapsado en Junio de 1944 con unas consecuencias totalmente nefastas para Alemania. De hecho aquel fracaso estratégico del Ejército Británico, disfrazado de victoria pírrica por los ingleses (pues los verdaderos vencedores de la Batalla de Normandía fueron los estadounidenses), constituyó el último gran triunfo militar del mariscal Erwin Rommel sobre su rival el mariscal Bernard Montgomery, vengando de ese modo la espina clavada de la Batalla de El-Alamein de 1942. A pesar de todo nada se pudo hacer por salvar la situación en Francia porque con la posterior «Bolsa de Falaise» los norteamericanos acabaron por enlazar con los anglo-canadienses al sur de Caén, algo que facilitó la inmediata liberación de París y el derrumbe del Tercer Reich en el Oeste.

 

Bibliografía:

-Ken Ford, Caen 1944, Montgomery’s break-out attempt, Oxford Publishing (2004), p.6-85
-Juan Campos Ferreira, Tigers, la Garra Acorzada de la Panzerwaffe, «Tiger I», HRM Ediciones (2018), p.95-97
-https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_for_Caen