Asedio de Odessa

 

Odessa fue una de las batallas más sangrientas que tuvieron lugar durante la “Operación Barbarroja” en 1941. Todo sucedió porque Rumanía se propuso conquistar dicho puerto a orillas del Mar Negro, enfrentándose para ello con sus fuerzas armadas solitario contra el poderoso Ejército Rojo que defendía la ciudad.

Ejército Real Rumano

Rumanía había entrado en la Segunda Guerra Mundial al lado del Eje el 22 de Junio de 1941 con la declaración de guerra a la Unión Soviética. Durante la invasión alemana de la URSS, los rumanos llevaron todo el peso de la “Operación Barbarroja” en sector meridional conquistando las provincias de Besarabia y Bukovina. Pero una vez recuperados estos dos territorios que la URSS había arrebatado ilegalmente a Rumanía en 1940, el Conducator Ion Antonescu, con el beneplácito del Rey Mihail I, autorizó a las fuerzas armadas rumanas seguir avanzando sin límites a través de Ucrania y ampliar el proyecto nacional de la “Gran Rumanía” con el importante puerto estratégico de Odessa.

Pieza de artillería rumana con dotación durante el asedio de Odessa.

El Ejército Real Rumano responsable del Grupo de Ejércitos Sur del Eje en Ucrania estaba liderado por el general Alexandru Ionanitiu, quién a principios de Agosto de 1941 ordenó desplegar ante Odessa al III Ejército del general Petre Dumitrescu con los I, III y V Cuerpos que incluían la División de Fronteras, la 1ª Brigada de Caballería y las 3ª, 7ª, 11ª, 13ª, 15ª y 21ª Divisiones de Infantería; y dejar al mismo tiempo en reserva el IV Ejército del general Nicolae Ciupercâ con el XI Cuerpo, la 1ª División Blindada y las 1ª, 2ª, 4ª, 5ª y 6ª Divisiones de Infantería; además de contar con el Grupo de Combate Aéreo (Gruparea Aeriana de Lupta) que integraba los 1º, 2º, 3º, 4º y 5º Grupos de Bombarderos y a los 4º, 6º, 7º y 8º Grupos de Caza.

Aproximadamente para invadir Odessa el Ejército Real Rumano desplegó a 340.223 soldados, 200 aviones y 3 navíos (2 torpederos Viscolul y Vijelia y el submarino Delfinul).

Ejército Real Rumano:
III Ejército
·I Cuerpo
-División de Fronteras
-21ª División de Infantería
·III Cuerpo
-3ª División de Infantería
-7ª División de Infantería
-11ª División de Infantería
·V Cuerpo
-13ª División de Infantería
-15ª División de Infantería
-1ª Brigada de Caballería
IV Ejército
·XI Cuerpo:
-1ª División Blindada
-1ª División de Infantería
-4ª División de Infantería
-5ª División de Infantería
-6ª División de Infantería
Grupo de Combate Aéreo
-4º Grupo de Caza
-6º Grupo de Caza
-7º Grupo de Caza
-8º Grupo de Caza
-1º Grupo de Bombarderos
-2º Grupo de Bombarderos
-3º Grupo de Bombarderos
-4º Grupo de Bombarderos
-5º Grupo de Bombarderos
Marina Real Rumana:
-Torpedero Viscolul
-Torpedero Vijelia
-Submarino Delfinul

Ejército Rojo

De antemano los mandos de la Unión Soviético y el mismo Iósif Stalin sabían que Odessa estaba perdida. Prácticamente la mitad de Ucrania había sido ocupada por las tropas del Eje y Odessa se había convertido en un área aislada dentro del territorio enemigo. La única función que podía ejercer Odessa en ese contexto era evacuar al mayor número de soldados atrapados en la ciudad y sacar todo el material militar disponible hacia lugares más seguros como Crimea o el Cáucaso. Por suerte para los rusos los ejércitos del Tercer Reich no iban a participar en la operación, ya que en su lugar lo harían los rumanos, unas tropas inferiores en calidad, armamento y experiencia a los profesionales soldados alemanes, algo que sin duda les podía aportar el tiempo necesario para proceder a la evacuación y de paso retrasar al enemigo en la conquista de Rusia unas cuantas semanas.

El Ejército Rojo disponía de escasos efectivos en comparación con los rumanos para defender Odessa. La guarnición de la ciudad estructurada en el Ejército Costero Independiente al mando del general Georgiy Sofronov integraba a la 9ª División de Caballería, la 421ª División de Infantería Naval, las 25ª, 95ª y 157ª Divisiones de Fusileros, el Regimiento NKVD de Odessa y el 54º Regimiento de Fusileros, además del 42º Escuadrón con 69 aviones basados en Crimea y Nikolayev, en coordinación con la Flota Roja del Mar Negro compuesta por varios destructores y cañoneros. Pero esta inferioridad numérica era compensada en parte con las poderosas fortificaciones con las que contaba Odessa que se extendían desde la desembocadura del Río Dniéster y la Laguna Tuligulski en dos dispositivos defensivos: el primero un arco de 80 kilómetros de longitud y a 25 kilómetros de la ciudad compuesto por trincheras, fosos antitanques pozos de tirador; y el segundo una línea de 30 kilómetros de largo y a ocho kilómetros de la ciudad protegida por un campo de 40.000 minas.

Aproximadamente el Ejército Rojo disponía de 100.000 soldados o milicias (solo 34.500 operativos), 240, cañones y unos 200 aviones.

Ejército Costero Independiente:
9ª División de Caballería
25ª División de Fusileros
95ª División de Fusileros
157ª División de Fusileros
421ª División de Infantería Naval
54º Regimiento de Fusileros
Regimento del NKVD de Odessa
42º Escuadrón del Aire

Cierre de la Bolsa de Odessa

Oficialmente el 8 de Agosto de 1941 puede considerarse la fecha del comienzo de la batalla por Odessa, cuando el Ejército Real Rumano inició la maniobra para envolver Odessa en un cerco. El ataque se realizó por dos lados con el III Cuerpo avanzando hacia Razdelnaya y el V Cuerpo hacia Katargy-Bol. La primera en llegar a su objetivo fue la 3ª División de Infantería que alcanzó los arrabales de la estación ferroviaria de Razdelnaya, a la que se encontró consumida por las llamas y a la que por supuesto no pudo acceder. Poco después la 1ª División Blindada y la 1ª Brigada de Caballería asediaron Katargy haciendo 200 prisioneros soviéticos que se entregaron sin combatir.

Al día siguiente de las primeras maniobras, el 9 de Agosto, la 7ª División de Infantería lanzó el primer asalto contra Razdelnaya, logrando controlar la estación y asegurar los 6 kilómetros circundantes alrededor de la ciudad. Para el 10 de Agosto esa misma división alcanzó el pueblo de Elssas, la 1ª División Blindada conquistó Bol y la 1ª División de Caballería capturó las localidades de Severinovka y Lozaya haciendo numerosos prisioneros.

El Ejército Real Rumano en las afueras de Odessa se prepara a iniciar la invasión de la ciudad con soldados, vehículos y caballería. Agosto de 1941.

Entre los días 11 y 12 de Agosto el Ejército Real Rumano hizo avanzar simultáneamente a todos sus cuerpos hacia Odessa con la esperanza de cerrar el cerco lo más rápidamente posible. La batalla más dura tuvo lugar en torno a Karpova, una ciudad que los rumanos conquistaron gracias a una heroica carga a bayoneta dirigida por el destacamento del capitán Marius Dumitrescu que le costó la vida en el combate cuerpo a cuerpo, aunque no en vano porque al final las tropas rumanas desalojaron a las soviéticas. Al mismo tiempo que los rusos estaban distraídos en Karpova, la 21ª División de Infantería cruzó en botes el Río Dniéster y estableció una cabeza de playa en la orilla de Yasky, zona en la que cerró Odessa por el sur. Aquella noticia supuso el repliegue general de todo el Ejército Costero Independiente hacia Odessa para evitar ser destruido y capturado. La desbandada soviética permitió a los rumanos moverse libremente por los dos flancos de la costa, lo que facilitó a la 1ª Brigada de Caballería tomar la ciudad de Alexandrovka y por tanto completar el cerco sobre Odessa.

1ª Asalto Rumano

Hasta el cierre definitivo del cerco en Odessa las cosas habían salido bien para el Ejército Real Rumano. Los progresos habían sido muchos, los prisioneros capturados numerosos y las bajas propias escasas. Sin embargo desconocían en buena medida el excelente dispositivo defensivo con que contaba la “ciudad-fortaleza” de Odessa y la férrea determinación soviética a protegerla.

El 15 de Agosto de 1941 el Ejército Real Rumano inició su ofensiva contra la primera línea defensiva de Odessa por tres lados: Kargalik-Vakarzhany, los Bancos de Hadjibey y el Valle de Svinaya. Tras el bombardeo preliminar de la artillería, los rumanos avanzaron fusil en mano, aunque a los pocos metros las tres alas fueron sorprendidas por los proyectiles de las baterías soviéticas, las ametralladoras, los pozos de tirador y los campos de minas. A pesar de que la respuesta de los rusos no frenó a los rumanos, sí que los ralentizó enormemente. Por ejemplo el único objetivo logrado el día de la ofensiva fue la toma de la localidad de Grigorievka y la captura el 17 de Agosto del depósito de agua del puerto. Pero en el resto de sectores el fracaso fue rotundo, como en la zona designada a la 15ª División de Infantería que se vio obligada a replegarse 2.500 metros hacia atrás por el número tan alto de bajas sufridas. Por si fuera poco el 18 de Agosto los soviéticos desataron un contraataque sorpresa contra la ciudad de Karpova, el cual pudo ser desbaratado a costa de graves pérdidas rumanas que incluyeron la destrucción de 32 de sus tanques y la muerte de 3 oficiales.

Mucha más fortuna tuvo aquel 18 de Diciembre la 7ª División de Infantería al penetrar en las líneas soviéticas 1 kilómetro y medio, lo que ayudó a la 3ª División de Infantería a avanzar otro kilómetro más y a la 11ª División de Infantería unos 800 metros. En esta fase fue clave la Marina Real Rumana que ofreció su apoyo desde el Mar Negro con los dos destructores Viscolul y Vijelia , los cuales dañaron con un proyectil a un destructor soviético que trató de escapar del puerto.

Patrulleras rumanas bloqueando el puerto de Odessa desde el Mar Negro.

Para el 19 de Agosto la lucha se concentró sobre la Cota 110, en donde los rumanos sufrieron 376 bajas, de las cuales 126 fueron muertos y 250 heridos; y la Cota 58 de la que fueron expulsados 500 metros hacia atrás después de producirse un contraataque soviético. Al día siguiente, el 20, la 21ª División de Infantería tuvo más suerte porque logró traspasar las líneas enemigas 2 kilómetros, desalojar a los soviéticos de la 25ª División de Fusileros y tomar las localidades de Kagarlik y Mannheim.

A partir del 21 de Agosto la fuerza aérea soviética bombardeó intensamente los nudos de comunicaciones y avituallamiento rumanos de Gniliakovo, Vakarzhany, Freudenthal, Dalnik y Marienthal, causando algunas bajas a las tropas rumanas y destruyendo uno de sus trenes blindados. Como represalia la Fuerza Aérea Real Rumana con bombarderos Blenheim atacó las aguas del puerto de Odessa dañando a un barco de carga y al cañonero Krasnii Adjaristán.

Sobre los Bancos de Kuzhalnik se centraron los combates el 22 de Agosto, enfrentamientos que para el día 24 se habían cobrado 775 bajas rumanas entre 138 muertos, 583 heridos y 54 desaparecidos. El precio fue muy alto para solo presionar poco más de un kilómetro entre las defensas enemigas, avance que protagonizaron la 1ª División Blindada al tomar Franzfeld y la 14ª División de Infantería al hacer lo mismo con Petersthal, lo que permitió romper las líneas rusas en el dispositivo que unía Belyayevka, Makarovka y Vygoda. Una vez abierta la brecha, los rumanos se colaron por ésta y los soviéticos se replegaron hacia la segunda línea abandonando los Bancos de Hadjibey, que rápidamente fueron controlados por las tropas rumanas.

Por fin el 25 de Agosto de 1941, tras haber capturado la primera línea defensiva soviética, el Ejército Real Rumano se situó a sólo 15 kilómetros de Odessa, lo que facilitó a su artillería de asedio bombardear la ciudad por vez primera y causar el pánico entre la población civil. Hasta ese momento las bajas rumanas en la campaña de Odessa había sido de 27.307 entre 5.329 muertos, 18.600 heridos y 3.378 desaparecidos.

2º Asalto Rumano

A las 8:00 horas de la mañana del 28 de Agosto de 1941, los cañones de la artillería rumana bombardearon la segunda y última línea defensiva a las afueras de Odessa durante 25 minutos. Media hora después, a las 8:30, los rumanos se lanzaron a la carga contra las posiciones enemigas bajo un intenso fuego de morteros y ametralladoras. El éxito inicial fue sorprendente, pues a las 11:30 horas las 5ª y 6ª Divisiones de Infantería avanzaron 5 kilómetros en territorio enemigo destruyendo 5 tanques soviéticos y haciendo 150 prisioneros. Simultáneamente la 14ª División de Infantería penetró otro kilómetro, la 21ª División de Infantería uno más y la 8ª División de Infantería 800 metros. Sin embargo a las 4:30 horas del día siguiente, 29 de Agosto, el Ejército Costero Independiente lanzó un contraataque masivo contra los rumanos que tuvo éxito en el sector de las 5ª y 6ª Divisiones de Infantería, ya que lograron expulsar a los rumanos 2 kilómetros y medio hacia atrás.

Batería soviética en Odessa se camufla entre la vegetación.

Fontaka fue la localidad que captó la atención tanto de rumanos como de rusos a finales de Agosto. Durante los días 30 y 31 las tropas rumanas únicamente habían avanzado de 300 a 600 metros hasta que la 15ª División de Infantería alcanzó Fontaka y la vecina aldea de Kubanka. Entonces, una vez sus hombres se asentaron en ambas localidades, los soviéticos contraatacaron fieramente y las recuperaron. No obstante los rumanos no cesaron en su empeño y realizaron otro contraataque que logró recapturar Kubanka, aunque no Fontaka que siguió en manos rusas. En este último asalto perdió la vida el coronel rumano Mihail Andrei Nasta, comandante de la 21ª División de Infantería, que fue condecorado a título póstumo con la Orden Mihai Viteazul.

Nada más comenzar Septiembre, el día 1, las líneas rumanas se tambalearon y comenzaron su retroceso, especialmente en el sector de la 6ª División de Infantería que se retiró con graves pérdidas. El día 2, los soviéticos contraatacaron y expulsaron del territorio ganado a las 8ª y 14ª Divisiones de Infantería. Pero suerte para los rumanos el 3 de Septiembre se estabilizó la balanza con la toma del pueblo de Vakarzhany y el avance de 5 kilómetros hacia el interior que protagonizó la 1ª Brigada de Caballería. A partir de ese momento el frente se estancó frente a Odessa durante varios días con ataques y contraataques que no cambiaron en nada la situación.

Ion Antonescu desde Bucarest ordenó el 10 de Septiembre detener el segundo asalto y comenzar la preparación de un tercero para dentro de 48 horas. Mientras tanto los rumanos pudieron aprovisionarse de proyectiles para su artillería y tropas de refresco. Por otro lado también los soviéticos recibieron refuerzos desde el Mar Negro con 15.350 nuevos soldados y varias toneladas de municiones.

3º Asalto Rumano

El 12 de Septiembre el Ejército Real Rumano lanzó una nueva ofensiva contra Odessa después de una preparación artillera de 15 minutos. Al principio el ataque logró algunos frutos porque permitió a la 7ª División de Infantería penetrar 2 kilómetros y alcanzar la Cota de Bostanaya, al mismo tiempo que la 8ª División de Infantería aseguró la localidad de Marienthal. No obstante, sólo 24 horas después de la ofensiva el 13 de Septiembre, el ataque rumano se estancó y ese día no se pudo avanzar más de 300 metros. Por suerte durante los días siguientes la fuerza de la ofensiva se reanudó y pudieron alcanzarse algunos objetivos como los pequeños pueblos de Razhev y Dalnitsky por la División de Fronteras y Ovidiopol por los jinetes de la caballería rumana. Aquella maniobra permitió el 16 de Septiembre el embolsamiento de un gran número de enemigos en los Bancos de Sukhoy, los cuales acabaron por rendirse a los rumanos que hicieron la asombrosa cifra de 3.000 prisioneros soviéticos.

Ametralladora rumana a las afueras de Odessa abre fuego defensivo.

Inesperadamente el 17 de Septiembre, el comandante rumano en jefe que dirigía las operaciones en Odessa, Alexandru Ionanitiu, falleció en un accidente aéreo sobre Baden, lo que precipitó el ascenso del general Iosif Iacobici como sustituto. Ese mismo día también se produjeron cambios en lado soviético, aunque mucho mejor recibidos, con la llegada procedente de Novorossiysk de la 157ª División de Fusileros con 12.600 tropas de refresco.

Contraataque Soviético

Durante la noche del 21 al 22 de Septiembre, a las 00:15 horas de la madrugada, destructores y otros navíos soviéticos del Mar Negro abrieron fuego contra las costas situadas a las afueras de Odessa que controlaban los rumanos. Después de 30 minutos de bombardeo naval, varias lanchas de desembarco llevaron a la playa casi 2.000 infantes de marina que pusieron pie en los sectores de Grigorievka, Chebanka, Staraya Dofinivka y Buldinka. Ese ataque de diversión hizo que los rumanos distrajeran de los frentes principales a varias divisiones para no quedar envueltos. Conseguido el engaño previsto, a las 6:40 horas los soviéticos intentaron romper el asedio con un ataque por tierra utilizando a la 157ª División de Fusileros en una carga contra la 13ª División de Infantería que en aquel instante se asentaba en el ferrocarril de Bierezovka. El ataque fue contundente porque los rumanos sufrieron 1.300 bajas y fueron obligados a retirarse 6 kilómetros. Sin embargo el asalto soviético fue detenido gracias a la llegada de refuerzos y finalmente repelido hacia sus líneas iniciales. Aquel inesperado giro de los acontecimientos puso a los rusos en una situación realmente difícil, pues al no lograr los objetivos previstos, la pequeña flota de desembarco se encontró en una posición de riesgo cuando amaneció. Acto seguido, los aviones rumanos aparecieron en el cielo y atacaron los convoyes navales que apenas contaban con protección antiaérea. En primer lugar descendieron los bombarderos en picado Stuka Junkers Ju 87 que hundieron al destructor soviético Frunze, además de dañar a sus dos hermanos Bezuprechny y y Besposhachaddny. Poco después vinieron los bombarderos Heinkel He 111 para soltar sus torpedos, uno de los cuales dañó seriamente a un carguero de tropas.

Infanteria naval soviética. Este cuerpo especial de la URSS protagonizó en Odessa un espectacular desembarco tras las líneas rumanas.

Fracasado el desembarco soviético, los rumanos contraatacaron contra las playas en los días siguientes. Durante este período los rusos quedaron atrapados en la costa, siendo muchos de ellos capturados, aunque otros lograron alcanzar Odessa infiltrándose en territorio enemigo. El resto quedó bloqueado en la arena o a las afueras de la ciudad sufriendo el acoso de los aviones rumanos que no dejaron de acosarles en todo momento. Precisamente en estos ataques aéreos un bombardeo rumano Savoia SM-79 Sparviero lanzó una bomba a 3.000 metros de altitud que destruyó el depósito principal de suministros enemigo ubicado en el distrito de Tatarka, lo que dejó prácticamente sin medios de subsistencia a Odessa.

Tras casi ocho días de vivir un auténtico infierno, los infantes de marina atrapados en las playas se rindieron finalmente a sus enemigos. Con esta victoria los rumanos capturaron a un total de 4.946 prisioneros soviéticos, la cifra más alta hasta la fecha. Por si fuera poco aquel revés de los rusos llevó al Alto Mando Soviético (STAVKA) ubicado en Moscú, a tomar la decisión de aprobar el comienzo para la evacuación general de Odessa lo más rápidamente posible, ya que su caída en manos de los rumanos era inminente.

4º Asalto Rumano

Antes de que el Ejército Real Rumano desarrollara su última ofensiva contra Odessa, los soviéticos decidieron adelantarse y lanzar un contraataque para ganar tiempo. Así pues, el 2 de Octubre de 1941, las 25ª y 157ª Divisiones de Fusileros Soviéticas asaltaron las posiciones rumanas en Dalnik. Los sorprendidos soldados rumanos, a pesar de que no esperaban un movimiento como aquel, lograron reponerse y con el apoyo de 24 tanques desbarataron la ofensiva rusa a costa de perder 12 blindados. Una vez iniciada la retirada rusa, 46 bombarderos rumanos apoyados por 4 cazas IAR-80 lanzaron 16 toneladas de bombas sobre las columnas soviéticas, a las cuales provocaron graves daños antes de que se refugiaran tras los muros de Odessa. Por fortuna para los rusos el fracaso no fue en vano, ya que durante ese tiempo pudieron evacuar de Odessa por mar a 86.000 personas.

Sólo un día después del fallido ataque soviético, el 3 de Octubre, los rumanos lanzaron su cuarto asalto contra Odessa y recuperaron el terreno perdido el 4 de Octubre. Hasta el día 8 las tropas rumanas no empezaron a progresar dentro del dispositivo enemigo, desbaratando las líneas enemigas por el Valle de Gnilaya y tomando la 11ª División de Infantería el pueblo de Anchestovo en donde capturó a 400 soldados rusos. Simultáneamente los rusos lanzaron un exitoso contraataque con tanques en el sector de Tatarka contra la 10ª División de Infantería que concluyó con la destrucción de uno de sus regimientos y la captura de 500 prisioneros rumanos. Pero a pesar de este último triunfo soviético la ofensiva rumana prosiguió contundentemente el 12 de Octubre con la irrupción en el Valle de Uznovka que permitió el control de las Colinas de Kryzhanovka y los pueblos de Blagodatnoe y Solanoe Priysky; mientras que el 13 aseguraron el Lago de Sukhoy y la conquista de Tatarka.

Columna de infantería rumana entrando en Odessa bajo el fuego enemigo.

A última hora de la tarde del 13 de Octubre de 1941, las vanguardias rumanas por fin llegaron a los arrabales periféricos de Odessa. Al día siguiente, el 14, comenzó la batalla dentro de la ciudad, una lucha urbana en la que se combatió calle por calle, casa por casa, edificio por edificio e incluso en las alcantarillas y catacumbas bajo el casco. Durante esas horas claves los barcos soviéticos realizaron un exhaustivo trabajo al evacuar 350.000 militares y civiles de Odessa. Sobre las 10:30 horas del 16 de Octubre los soldados rumanos alcanzaron el centro de la ciudad y a las 16:00 entraron en el puerto luchando alrededor de los muelles.

Finalmente al caer la noche del 16 de Octubre de 1941, el Ejército Rojo se rindió definitivamente y entregó la plaza de Odessa a los victoriosos rumanos.

Conclusión

Terminada la batalla por Odessa, el Ejército Real Rumano organizó un espectacular desfile en la ciudad para celebrar su conquista. Pero por muy grande que resultara propagandísticamente el triunfo de Rumanía durante el asedio de Odessa, en el aspecto militar el fracaso era patente porque las bajas rumanas fueron el doble que las soviéticas. Esto se debió a que el Ejército Real Rumano no estaba preparado para afrontar en solitario una guerra de grandes dimensiones contra una enorme potencia mundial como la Unión Soviética. Desde ese momento y a partir de entonces, todas las campañas posteriores a Odessa en el Frente Oriental, las fuerzas armadas rumanas las realizarían conjuntamente con el Ejército Alemán (Wehrmacht).

Rumanía sufrió 92.454 bajas entre 17.729 muertos, 63.345 heridos y 11.471 desaparecidos. El material perdido supuso la destrucción de 19 tanques, 90 cañones, 115 morteros, 1.292 ametralladoras y 10.250 fusiles, además del derribo de 20 aviones.

La Unión Soviética encajó 41.268 bajas entre 16.578 muertos y 24.690 heridos o prisioneros. A nivel material las pérdidas alcanzaron el derribo de 151 aviones, la destrucción de 240 cañones y el hundimiento de 1 destructor, además de resultar dañados otros 3 destructores y 1 cañonero.

Desfile de la victoria. Tropas rumanas marchando por Odessa.

Políticamente y a pesar del elevado número de bajas, la nación rumana fue premiada justamente por su victoria. Como recompensa el país pudo anexionar la misma ciudad de Odessa al proyecto nacionalista de la “Gran Rumanía”. Por si fuera poco el triunfo de Odessa facilitó a que Rumanía alcanzase el estatus de cuarta nación más poderosa del Eje (después de Alemania, Japón e Italia) gracias a su conquista en solitario de una de las ciudades más importantes de la Europa Oriental.

 

Bibliografía:

Editores de Meridiane, Armata Românâ în al Doilea Râzboi Mondial/ Romanian Army in World War II, “Batalia Odessei/Battle of Odessa”, Meridiane (1995), p.55-62

http://www.worldwar2.ro/arr/?article=7
http://en.wikipedia.org/wiki/Siege_of_Odessa_(1941)