Asedio de Odessa

El Asedio de Odessa que tuvo lugar al inicio de la “Operación Barbarroja” fue una de las campañas más sangrientas de las acontecidas en el sector más meridional del Frente de Oriental en el año 1941. Librada entre la Unión Soviética y el Reino de Rumanía que apoyaba a las potencias del Eje, ambas naciones se disputaron el control de este estratégico puerto del Mar Negro situado al suroeste de Ucrania, en donde durante tres largos meses de valientes asaltos por parte de los atacantes y una heroica resistencia por parte de los defensores, se sucedieron violentos choques que costaron un elevado número víctimas tanto al Ejército Rojo como al Ejército Real Rumano.

Plan del Ejército Rumano

Rumanía había entrado en la Segunda Guerra Mundial del lado de las potencias del Eje el 22 de Junio de 1941 con la declaración de hostilidades a la Unión Soviética. Durante la “Operación Barbarroja” contra Rusia, las tropas rumanas soportaron el mayor peso del sur del Frente Oriental ocupado las provincias de Besarabia y Bukovina, las cuales se habían perdido a manos de la URSS el año anterior 1940. Una vez consumada esta victoria, el “Conducator” Ion Antonescu al frente del Gobierno de Bucarest, con el beneplácito del Rey Mihail I, autorizó a las Fuerzas Armadas Rumanas penetrar a través de Ucrania para ampliar el proyecto nacional de la “Gran Rumanía” apoderándose del importante puerto estratégico de Odessa.

Pieza de artillería del III Ejército Rumano con dotación durante el asedio de Odessa.

El Ejército Real Rumano que formaba parte del Grupo de Ejércitos Sur fue desplegado al sur de Ucrania y más concretamente frente a la ciudad portuaria de Odessa a principios del verano de 1941. Al mando del general Alexandru Ionanitiu, fueron estacionados el III Ejército del general Petre Dumitrescu con los I, III y V Cuerpos que incluían la División de Fronteras, la 1ª Brigada de Caballería y las 3ª, 7ª, 11ª, 13ª, 15ª y 21ª Divisiones de Infantería; dejando asimismo en reserva el IV Ejército del general Nicolae Ciupercâ con el XI Cuerpo, la 1ª División Blindada y las 1ª, 2ª, 4ª, 5ª y 6ª Divisiones de Infantería; además de contar con el Grupo de Combate Aéreo (Gruparea Aeriana de Lupta) que integraba los 1º, 2º, 3º, 4º y 5º Grupos de Bombarderos y a los 4º, 6º, 7º y 8º Grupos de Caza.

Aproximadamente el Ejército Real Rumano reunió a 340.223 soldados, 200 aviones y 3 navíos (2 torpederos y 1 submarino).

Ejército Real Rumano:
III Ejército
·I Cuerpo
-División de Fronteras
-21ª División de Infantería
·III Cuerpo
-3ª División de Infantería
-7ª División de Infantería
-11ª División de Infantería
·V Cuerpo
-13ª División de Infantería
-15ª División de Infantería
-1ª Brigada de Caballería
IV Ejército
·XI Cuerpo:
-1ª División Blindada
-1ª División de Infantería
-4ª División de Infantería
-5ª División de Infantería
-6ª División de Infantería
Grupo de Combate Aéreo
-4º Grupo de Caza
-6º Grupo de Caza
-7º Grupo de Caza
-8º Grupo de Caza
-1º Grupo de Bombarderos
-2º Grupo de Bombarderos
-3º Grupo de Bombarderos
-4º Grupo de Bombarderos
-5º Grupo de Bombarderos
Marina Real Rumana:
-Torpedero Viscolul
-Torpedero Vijelia
-Submarino Delfinul

Plan del Ejército Rojo

Mucho antes de que las fuerzas del Eje se presentaran ante Odessa, el Estado Mayor Soviético (STAVKA) y el propio Iósif Stalin consideraron de antemano que la ciudad iba a caer en manos de los invasores, pues el Grupo de Ejércitos Sur ya había invadido prácticamente todo el oeste de Ucrania. Sin embargo y pese a lo inicialmente esperado, el atacante no fue el Ejército Alemán, sino el mucho más débil y anticuado Ejército Real Rumano contra el que era posible aguantar un tiempo, motivo por el cual el Kremlin modificó las órdenes de abandonar el puerto para en su lugar plantear una fiera resistencia que durante algunas semanas permitiese al Ejército Rojo evacuar al mayor número de tropas a través del Mar Negro y ponerlas a salvo en otras bases navales de la Península de Crimea o el Cáucaso.

Comparativamente con el Ejército Real Rumano, el Ejército Rojo disponía de escasos efectivos para defender el puerto de Odessa, pero al menos lo compensaba por dos excelentes cinturones fortificados que se extendían desde la desembocadura del Río Dniéster hasta la Laguna Tuligulski del siguiente modo: el primero sobre arco de 80 kilómetros de longitud y a 25 kilómetros de la ciudad compuesto por trincheras, fosos antitanques y pozos de tirador; y el segundo sobre una línea de protección de 30 kilómetros de largo y a ocho kilómetros del puerto protegida por un campo de 40.000 minas. Defendía aquel perímetro el Ejército Costero Independiente al mando del general Georgiy Sofronov con la 9ª División de Caballería, la 421ª División de Infantería Naval, las 25ª, 95ª y 157ª Divisiones de Fusileros, el Regimiento NKVD de Odessa y el 54º Regimiento de Fusileros, además del 42º Escuadrón con 69 aviones basados en Crimea y Nikolayev, así como varios destructores y cañoneros adscritos a la Flota Roja del Mar Negro.

Aproximadamente el Ejército Rojo reunió de 100.000 efectivos (65.500 soldados profesionales y 34.500 milicianos), 240, cañones y 200 aviones.

Ejército Costero Independiente:
-9ª División de Caballería
-25ª División de Fusileros
-95ª División de Fusileros
-157ª División de Fusileros
-421ª División de Infantería Naval
-54º Regimiento de Fusileros
-Regimento del NKVD de Odessa
-42º Escuadrón del Aire

Asedio de Odessa

Oficialmente el 8 de Agosto de 1941 comenzó la Batalla de Odessa cuando el Ejército Real Rumano inició la maniobra en dos alas para envolver la ciudad con el III Cuerpo avanzando hacia Razdelnaya y el V Cuerpo hacia Katargy-Bol. El movimiento no salió según lo previsto porque pese a que la 3ª División de Infantería alcanzó los arrabales de la Estación Ferroviaria de Razdelnaya, no pudo acceder a la urbe debido a que las instalaciones se encontraban ardiendo y un incendio se había extendido a los edificios aledaños, haciendo imposible cualquier penetración. Más suerte tuvo la 1ª División Blindada y la 1ª Brigada de Caballería en el otro flanco, pues después de sitiar con éxito la vecina localidad de Katargy que conquistaron sin muchas dificultades, hicieron 200 prisioneros al Ejército Rojo.

El Ejército Real Rumano en las afueras de Odessa se prepara a iniciar la invasión de la ciudad con soldados, vehículos y caballería en Agosto de 1941.

Al día siguiente, el 9 de Agosto, la 7ª División de Infantería lanzó el asalto contra el primer cinturón de Odessa, logrando ocupar los restos humeantes de la Estación Ferroviaria de Razdelnaya y profundizar 6 kilómetros con los que se fue rodeando poco a poco la ciudad. Veinticuatro horas más tarde, el día 10, la progresión también fue constante porque uno de los contingentes rumanos aseguró el pueblo de Elssas y los tanques de la 1ª División Blindada tomaron la localidad de Bol; mientras los jinetes de la 1ª División de Caballería protagonizaban una veloz galopada durante la cual hicieron numerosos cautivos al Ejército Rojo, apropiándose de los enclaves de Severinovka y Lozaya.

Entre el 11 y el 12 de Agosto, el III Ejército Rumano desplazó a los I, III y V Cuerpos al mismo tiempo para terminar de cercar cuanto antes Odessa. De todos los asaltos que se sucedieron durante dicha maniobra, la batalla más sangrienta tuvo lugar en torno a Karpova porque las tropas rumanas cargaron a la bayoneta calada, perdiendo la vida muchos de ellos, incluyendo el capitán al mando Marius Dumitrescu. A pesar de las dificultades y después de sufrir numerosos muertos los rumanos terminaron apoderándose de Karpova; a la vez en que en el sector del Río Dniéster la 21ª División de Infantería cruzó en botes su cauce y estableció una cabeza de playa en la orilla de Yasky, cerrando de este modo el acceso a la ciudad desde el sur. A raíz de este último acontecimiento, el Ejército Costero Independiente emprendió la retirada del cinturón fortificado para evitar ser embolsado y por tanto se refugió en el interior de la metrópoli, algo que facilitó a los jinetes rumanos de la 1ª Brigada de Caballería salir en su persecución y tomar la ciudad de Alexandrovka, completando definitivamente el anillo de asedio en torno a Odessa.

El 15 de Agosto de 1941 el III Ejército Rumano inició su ofensiva contra Odessa bajo un potente fuego preliminar de piezas de artillería y un asalto coordinado en tres alas contra Kargalik-Vakarzhany, los Bancos de Hadjibey y el Valle de Svinaya. Nada más salir los soldados rumanos a campo abierto, fueron sorprendidos por los proyectiles de las baterías soviéticas, las ráfagas de ametralladoras, los disparos procedentes de los pozos de tirador y las trampas explosivas en los campos de minas que causaron un número de considerable de bajas. Como consecuencia de aquel castigo el avance fue muy lento porque el único objetivo cumplido fue la toma de la aldea de Grigorievka, ya que desde entonces hasta la jornada del 17 las tropas rumanas no podrían reanudar la marcha haciéndose con el depósito de agua del puerto. Lamentablemente la operación a nivel general fue un desastre porque en algunos sectores como el cubierto por la 15ª División de Infantería sus hombres se vieron obligados a replegarse 2.500 metros y en otros unidades enteras quedaron virtualmente fuera de combate.

Patrulleras de la Marina Real Rumana bloqueando el puerto de Odessa desde el Mar Negro.

Hasta el 18 de Diciembre las cosas no mejoraron para el III Ejército Rumano porque el Ejército Rojo cometió la imprudencia de lanzar un contraataque que fue desbaratado por las tropas rumanas, las cuales con piezas anticarro y otras armas explosivas destruyeron 32 tanques rusos y mataron a numerosos carristas, incluyendo tres oficiales. También en el tramo custodiado por la 7ª División de Infantería los soldados rumanos progresaron 1’5 kilómetros en el perímetro enemigo, lo que a su vez facilitó a la 11ª División de Infantería en su flanco avanzar otros 800 metros. Curiosamente la Marina Real Rumana se sumó a la operación prestando fuego naval desde el Mar Negro y dañando a un destructor soviético que recibió varios proyectiles por parte de los dos destructores Viscolul y Vijelia.

La jornada del 19 de Agosto la atención de la Batalla de Odessa se concentró sobre la Cota 110, donde después de protagonizar los soldados rumanos un asalto frontal a la bayoneta, fueron rechazados por los defensores soviéticos con 376 bajas entre 126 muertos y 250 heridos; algo que también se repitió en los atrincheramientos sobre la Cota 58, en esta ocasión con peor resultado porque las tropas rumanas fueron víctimas de un contraataque de los rusos y forzadas a retirarse más de 500 metros. Afortunadamente al día siguiente, el 20, las fuerzas soviéticas estaban tan debilitadas que los hombres de la 21ª División de Infantería pudieron retomar la ofensiva perforando las líneas soviéticas más de 2 kilómetros, desalojando a la 25ª División de Fusileros y tomando las localidades de Kagarlik y Mannheim.

A partir del 21 de Agosto la Fuerza Aérea Soviética bombardeó intensamente los nudos de comunicaciones y avituallamiento del III Ejército Rumano sobre Gniliakovo, Vakarzhany, Freudenthal, Dalnik y Marienthal, causando algunas bajas a las tropas rumanas y destruyendo uno de sus trenes blindados sobre la línea ferroviaria. Como represalia por estas acciones, la Fuerza Aérea Real Rumana también lanzó una serie de incursiones con bombarderos Blenheim comprados al Reino Unido antes de la Segunda Guerra Mundial, con los cuales soltó sus bombas sobre los muelles del puerto de Odessa provocando daños graves tanto a un carguero como al cañonero Krasnii Adjaristán.

Nuevamente la ofensiva del III Ejército Rumano prosiguió su empuje el 22 de Agosto contra las Bancos de Kuzhalnik, aunque de manera bastante lenta porque después de 48 horas de lucha, el 24, los soldados rumanos solamente penetraron un kilometro a costa de sufrir 775 bajas entre 138 muertos, 583 heridos y 54 desaparecidos. A pesar del alto precio pagado, pronto la 1ª División Blindada ocupó Franzfeld y la 14ª División de Infantería la localidad Petersthal, lo que propició el colapso de la línea enemigas sobre el dispositivo que unía Belyayevka, Makarovka y Vygoda, en cuya brecha los soldados rumanos se infiltraron para poner en fuga a los rusos y asegurar los Bancos de Hadjibey. Completada la operación, el 25 de Agosto el III Ejército Rumano se situó a tan sólo 15 kilómetros de Odessa después de un saldo desde el comienzo de la batalla de 27.307 bajas entre 5.329 muertos, 18.600 heridos y 3.378 desaparecidos.

A las 8:00 horas de la mañana del 28 de Agosto de 1941, las piezas de artillería del III Ejército Rumano bombardearon el segundo y último cinturón de defensa a las afueras de los suburbios de Odessa durante 25 minutos, hasta que media hora después, a las 8:30, los soldados rumanos se lanzaron a la carga bajo un intenso fuego de morteros y ametralladoras procedentes de las posiciones del Ejército Rojo. El éxito inicial fue sorprendente porque a las 11:30 horas las 5ª y 6ª Divisiones de Infantería avanzaron 5 kilómetros en territorio enemigo, destruyeron 5 tanques soviéticos e hicieron 150 prisioneros; al mismo tiempo en que la 14ª División de Infantería penetró otro kilómetro, la 21ª División de Infantería una distancia similar y la 8ª División de Infantería alrededor de 800 metros. Sin embargo las cosas se torcieron al día siguiente, el 29 de Agosto, pues a las 4:30 horas, el Ejército Costero Independiente lanzó un contraataque contra las fuerzas de vanguardia de las 5ª y 6ª Divisiones de Infantería, expulsando a las tropas rumanas en el sector unos 2 kilómetros y medio hacia atrás.

Batería del Ejército Rojo se camufla entre la vegetación durante el sitio de Odessa.

A finales de Agosto 1941, las tropas rumanas y soviéticas pelearon los días 30 y 31 por el control de la localidad de Fontaka, avanzando los primeros de 300 a 600 metros hasta que después de muchas penalidades la 15ª División de Infantería se apoderó de dicho enclave y de la vecina aldea de Kubanka. Desgraciadamente los soldados rusos protagonizaron un rápido contraataque con el que recuperaron otra vez tanto Fontaka como Kubanka, para poco después ser víctimas de una contracarga de los combatientes rumanos que retomaron Kubanka, pero no Fontaka. Precisamente en este último asalto perdió la vida el coronel rumano Mihail Andrei Nasta, comandante de la 21ª División de Infantería, que fue condecorado a título póstumo con la Orden de Mihai Viteazul.

El 1 de Septiembre de 1941, el Ejército Rojo desencadenó una contraofensiva que forzó a la retirada de la 6ª División de Infantería con graves pérdidas, mientras que el 2 los rusos expulsaron del terreno ganado a las 8ª y 14ª Divisiones de Infantería. Afortunadamente el 3 de Septiembre, las fuerzas rumanas se recuperaron de las embestidas soviéticas, pues reanudaron sus ataques ocupando el pueblo de Vakarzhany y logrando la 1ª Brigada de Caballería penetrar 5 kilómetros dentro del dispositivo exterior de Odessa. A partir de entonces el frente se estancó, por lo que el 10 de Septiembre el “Conducator” Ion Antonescu desde Bucarest ordenó a sus fuerzas cavar trincheras hasta la llegada de nuevos refuerzos que desembarcaron procedentes del Mar Negro con 15.350 nuevos soldados y varias toneladas de municiones la jornada del día 12.

Bajo una bombardero preliminar de artillería de 15 minutos, la mañana del 12 de Septiembre el III Ejército Rumano reanudó su ofensiva contra Odessa obteniendo algunos éxitos porque la 8ª División de Infantería ocupó la localidad de Marienthal y la 7ª División de Infantería profundizó 2 kilómetros hasta coronar la cima de la Cota de Bostanaya. A las veinticuatro horas, el 13, las tropas rumanas ganaron otros 300 metros en el complejo defensivo y entre el 14 y el 15 la caballería tomó la aldea de Ovidiopol y la División de Fronteras los pequeños pueblos de Razhev y Dalnitsky. Gracias a esta maniobra el 16 de Septiembre los soldados rumanos convergieron sobre un mismo punto de encuentro y se hicieron con los Bancos de Sukhoy, capturando a la increíble cifra de 3.000 prisioneros soviéticos.

Ametralladora del III Ejército Rumano a las afueras de Odessa.

El 17 de Septiembre, un día después de la victoria en los Bancos de Sukhoy, el general moldavo Alexandru Ionanitiu que hasta entonces había liderado como comandante en jefe a las unidades del Ejército Real Rumano al suroeste de Ucrania, perdió la vida en un accidente aéreo cuando su avión se estrelló poco después de haber despegado del Aeródromo de Baden, siendo desde entonces sustituido por el del general Iosif Iacobici. Respecto al bando contrario del Ejército Rojo, aquella misma jornada la Flota Roja del Mar Negro desembarcó en Odessa 12.600 tropas de refuerzo adscritas a las 157ª División de Fusileros procedente de Novorossiysk en el Mar Negro.

A las 00:15 horas de la madrugada del 22 de Septiembre, un grupo de destructores y otros navíos menores de la Flota Roja del Mar Negro se aproximaron al litoral controlado por el III Ejército Rumano y bombardearon durante 30 minutos la costa, antes de que varias lanchas de desembarco depositaran a 2.000 infantes navales sobre los sectores de Grigorievka, Chebanka, Buldinka y Staraya Dofinivka. Ante esta nueva amenaza que forzó a algunas fuerzas rumanas a desviarse para hacer frente a los intrusos, fue aprovechada por los soviéticos a las 6:40 horas para intentar romper el sitio mediante un contraataque de 157ª División de Fusileros que cargó contra la 13ª División de Infantería desplegada sobre el ferrocarril de Bierezovka, la cual recibió un duro castigo con 1.300 bajas y encima fue obligada a replegarse unos 6 kilómetros. No obstante y pese a los triunfos iniciales, pronto las divisiones de reserva del III Ejército Rumano comenzaron a afluir a la zona, a la vez en que los aviones de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) entre los que había bombarderos en picado Stukas y algunos bombarderos Heinkel He 111, atacaron a la Flota Roja del Mar Negro hundiendo al destructor Frunze, además de dañar a un carguero y a los dos destructores Bezuprechny y y Besposhachaddny.

Infantería naval de la Flota Roja del Mar Negro recién desembarcada a las afueras de Odessa.

Fracasado el desembarco de los infantes navales a las afueras de Odessa, las tropas del III Ejército Rumano contraatacaron contra las playas durante las jornadas siguientes, dejando atrapados a un buen puñado de soldados enemigos que fueron capturados o tuvieron que huir a los muelles de la ciudad, cuyas instalaciones no dejaron de ser acosadas por la Fuerza Aérea Real Rumana, ya que en una de las incursiones un trimotor Savoia SM-79 Sparviero arrojó una bomba a 3.000 metros de altitud que destruyó el depósito principal de suministros situado en el Barrio de Tatarka. Respecto a los últimos supervivientes en la costa, resistieron un total de ocho días hasta que hambrientos y desesperados, entablaron una serie de negociaciones con los rumanos, rindiéndose finalmente un total de 4.946 marineros e infantes navales rusos en los últimos días de Septiembre.

A inicios de Octubre la situación era crítica para el Ejército Costero Independiente, algo que no impidió a las 25ª y 157ª Divisiones de Fusileros desencadenar una contraofensiva el día 2 contra la guarnición rumana acantonada en Dalnik. Los sorprendidos rumanos sufrieron gran cantidad de bajas, pero se repusieron en seguida porque en el último instante aparecieron 24 tanques de la 1ª División Blindada que desbarataron a las fuerzas rusas, aunque perdiéndose durante la encuentro la mitad de la fuerza acorada después de ser 12 carros destruidos. De este modo una vez emprendida la huida de las tropas soviéticas, muchas cayeron víctimas de un ataque desde el aire de 50 aviones rumanos entre los que había cuatro cazas IAR-80 y 46 bombarderos que arrojaron 16 toneladas de bombas sobre las columnas enemigas. Afortunadamente el sacrificio de los rusos no fue en vano porque mientras había durado la refriega la Flota Roja del Mar Negro pudo evacuar a 86.000 personas del puerto de Odessa.

La ofensiva final contra Odessa comenzó en dos fases los días 3 y 4 de Octubre durante las cuales los rumanos recuperaron mucho del terreno perdido por los contraataques del Ejército Rojo, aunque no empezaron a causar estragos a sus oponentes hasta la jornada 8 cuando desbarataron el cinturón defensivo superando el Valle de Gnilaya y entrando la 11ª División de Infantería en el pueblo de Anchestovo que se rindió con 400 soldados rusos. Sorprendentemente los soviéticos todavía sacaron fuerzas y energías suficientes para protagonizar una arremetida con tanques sobre el sector de Tatarka que causó pérdidas muy graves a la 10ª División de Infantería con la consiguiente destrucción de uno de sus regimientos y la captura de 500 prisioneros rumanos. Sin embargo pronto las tropas rumanas se recuperaron porque el 12 se apoderaron del Valle de Uznovka, coronaron las Colinas de Kryzhanovka y tomaron los pueblos de Blagodatnoe y Solanoe Priysky; mientras que el 13 se hicieron con el control del Lago de Sukhoy y terminaron de expulsar a los rusos de Tatarka.

Columna de infantería del III Ejército Rumano entrando en Odessa.

A última hora de la tarde del 13 de Octubre de 1941, las vanguardias del III Ejército Rumano alcanzaron los suburbios periféricos de Odessa. Al día siguiente, el 14, los soldados rumanos irrumpieron dentro de la ciudad, iniciándose desde ese instante una sangrienta batalla urbana que se prolongó hasta el día 15 durante la que se combatió calle por calle, casa por casa, edificio por edificio e incluso en las alcantarillas y catacumbas bajo el casco antiguo. Mientras tenían lugar los combates en la metrópoli, la Flota Roja del Mar Negro logró evacuar a los últimos supervivientes, habiendo sido sacados hasta la fecha a un total de 350.000 militares y civiles de los muelles. Al cabo de veinticuatro horas, después de apoderarse las tropas rumanas del centro histórico a las 10:30 horas del 16 de Octubre, los invasores se dedicaron a eliminar a los últimos núcleos de resistencia que fueron silenciados a las 16:00 horas con la entrada triunfal en el puerto y la conquista definitiva de Odessa.

Conclusión

A la caída de la noche del 16 de Octubre de 1941, el Ejército Rojo se rindió definitivamente y entregó la plaza de Odessa al victorioso III Ejército Rumano. A pesar del incuestionable triunfo de Rumanía por apropiarse de uno de los puertos más importantes y emblemáticos para la Unión Soviética en el Mar Negro, en el aspecto militar y operacional la campaña llevada a cabo por las Fuerzas Armadas Rumanas dejó mucho que desear porque las bajas propias fueron casi el doble de las soviéticas, algo que en parte se explicó debido a que las tropas rumanas no estaban preparadas para afrontar en soledad una batalla de grandes dimensiones contra los rusos, por lo que a partir de esta experiencia y durante todo el resto de la Segunda Guerra Mundial se coordinarían con el Ejército Alemán.

Aproximadamente el Ejército Rumano sufrió 92.454 bajas entre 17.729 muertos, 63.345 heridos y 11.471 desaparecidos; así como la destrucción de 19 tanques, 90 cañones, 115 morteros, 1.292 ametralladoras y 10.250 fusiles, además de ser derribados 20 aviones.

Aproximadamente el Ejército Rojo sufrió 41.268 bajas entre 16.578 muertos y 24.690 heridos o prisioneros; así como el derribo de 151 aviones, la destrucción de 240 cañones y el hundimiento de 1 destructor, además de resultar dañados otros 4 navíos entre 3 destructores y 1 cañonero.

Tropas del III Ejército Rumano desfilando triunfales por Odessa.

La Batalla de Odessa fue considerada en Rumanía como una victoria exclusiva de su patria frente a la poderosa Unión Soviética. A pesar del elevado número de bajas y a las deficiencias del Ejército Real Rumano, el triunfo elevó la moral de la población en todo el país, no sólo por la conquista de este estratégico puerto en el Mar Negro, sino porque como recompensa los rumanos pudieron anexionarse toda la provincia de Transnistria a costa de la disuelta República Socialista Soviética de Ucrania. Gracias a esta gigantesca ampliación territorial defendida por las tesis nacionalistas de la “Gran Rumanía” y a la derrota infligida al Ejército Rojo, el Reino de Rumanía fue elevado a la categoría del “cuarto miembro del Eje” más importante y fuerte solamente por detrás de Alemania, Japón e Italia.

 

Bibliografía:

-Editores de Meridiane, Armata Românâ în al Doilea Râzboi Mondial/ Romanian Army in World War II, “Batalia Odessei/Battle of Odessa”, Meridiane (1995), p.55-62
-http://www.worldwar2.ro/arr/?article=7
-http://en.wikipedia.org/wiki/Siege_of_Odessa_(1941)