Asedio de Königsberg

 

Königsberg, capital de Prusia Oriental, había sido bastión de la cultura prusiana y de la Orden de los Caballeros Teutónicos en la Edad Media. Simplemente, por tener tal simbolismo, Iósif Stalin decretaría que se conquistase fuese como fuese y se mancillase el honor prusiano para siempre. La Batalla por Königsber daba comienzo.

Fuerzas de Alemania

Königsberg apenas se había enterado de que tenía la guerra a las puertas de su ciudad. El Partido Nacional Socialista (NSDAP), liderado en Prusia Oriental por Erich Koch, había ocultado todos los reveses militares en el campo de batalla. El único contacto con la guerra que Königsberf¡g tuvo fue el bombardeo de la Fuerza Aérea Británica (RAF) con 600 aviones que dejaron 2.400 muertos el 30 de Agosto de 1944. Ni siquiera sabían los prusianos que el Ejército Rojo se acercaba a la capital masacrando y violando mujeres en grandes orgías de sangre. Aquel desconocimiento no era ignorado por el Grupo de Ejércitos Sur del general Georg-Hans Reinhardt que defendía la província.

La ciudad de 350.000 habitantes quedaba defendida por una barrera natural de bosques y pantanos, además de por los Ríos Inster, Pregel y Angerapp, más 12 fuertes construidos en 1870. Otto Lasch fue designado general de Prusia Oriental y de la capital de Königsberg que recibió la denominación de “Festung (Fortaleza)”. Miles de civiles comenzaron a llegar a lo que iba a convertise en una nueva batalla de esa guerra. Aunque las órdenes de Adolf Hitler eran resistir por el orgullo del Tercer Reich, la mentalidad de los prusianos era la de resistir para sobrevivir al Ejército Rojo. Königsberg iba a ser una lucha por salvar la vida al mayor número de civiles posibles que pudiesen escapar por tierra o por el Mar Báltico.

Los alemanes en Königsberg contaban con 30.000 soldados y 80 tanques que las fábricas montaron a toda prisa. Las fuerzas incluían las 1ª, 69ª y 367ª Divisiones de Infantería, la 5ª División Panzer, las 548ª y 561ª División Volksgrenadier, la División Mikoch, el 505th Batallón Blindado Pesado y como milicias civiles la Volkstrumm formadas por voluntarios entre los 12 y 65 años, y las Juventudes Hitlerianas de Königsberg. La Luftwaffe aportaría la 4ª División Aérea.

Fortaleza de Königsberg:
1ª División de Infantería
69ª División de Infantería
367ª División de Infantería
5ª División Panzer
548ª División Volksgrenadier
561ª División Volksgrenadier
División Mikoch
505th Batallón Blindado Pesado
Volkstrumm de Prusia
Juventudes Hitlerianas de Königsberg
4ª División Aérea de la Luftwaffe

Fuerzas de la URSS

Fundamentalmente la misión de tomar Königsberg recaería sobre el III Frente de Bielorrúsia al mando del general Danilovich Cherniakovski, apoyado desde otras partes de Prusia por el II Frente de Bielorrúsia del mariscal Konstantin Rokossovsky. Sumaban los soviéticos 1.700.000 soldados, 3.860 tanques y 2.400 aviones de la Fuerza Aérea Roja.

Ejército Rojo:
II Frente de Bielorrúsia
III Frente de Bielorrúsia

El despliegue se efectuó desde Gumbinnen hasta el Río Niemen en la frontera con Lituania. La fuerza de asedio elegida fueron los XXVIII y XXXIX Ejércitos, más los II, V y XI Ejércitos de la Guardia.

II Frente de Bielorrúsia:
XXVIII Ejército
XXXIX Ejército
II Ejército de la Guardia
V Ejército de la Guardia
XI Ejército de la Guardia

Prusia Oriental

El 12 de Enero de 1945 se inició la ofensiva contra Prusia Oriental con un bombardeo preliminar de 3.500.000 proyectiles. Rápidamente las defensas alemanas quedaron desmoronadas y el dia 13 los rusos ya pudieron hacerse con Kattenau. La Fortaleza de Scholossberg quedó bajo asedio hasta que se rindió pocos días despúes. Finalmente el frente fue roto el 18, cayendo Gumbinnen el 20, Osterode e Insterburg el dia 21, mientras que Eylau y Wehlau el 22 de Enero. Al saber de la pérdida de esas localidades que dejaba al Ejército Rojo a 20 kilómetros de Königsberg, a Koch le entró el miedo y situó su Cuartel General a 40 kilómetros en el puerto de Pillau.

Defensores de Königsber con Panzerfaust enterrados en la nieve.

A finales de mes los soviéticos cortaron la carretera Cranz-Königsberg, aunque fueron rechazados desde el Castillo de Quednau perdiendo 30 tanques Stalin IS-2. El objetivo era cortar la huída de civiles de Königsberg a Pillau. El 26 de Enero en la misma Pillau los rusos hicieron explotar un depósito de municiones que mató a más de 100 refugiados. El dia 30 un tren fue detenido en Megethen, siendo todos sus pasajeros bajados por los soviéticos y ejecutados, además de las mujeres violadas. A pesar de incidentes como estos 120.000 civiles huyeron vía Pillau.

Antes de iniciarse el nuevo mes, Prusia Oriental era partida en tres trozos. Uno a través de los Lagos Masurianos, otro separado desde la Península de Semland en el Báltico y finalmente Königsberg.

Ruptura por Pillau

Nada más empezar Febrero de 1945, Königsberg quedó bajo asedio siendo bombardeado y asaltado en ataques que masacraban a las tropas soviéticas gracias a los poderosos fortines colocados estratégicamente. En dos semanas los únicos objetivos logrados por el Ejército Rojo fue la captura de los Fuertes Dohna y Kanitz. Durante esos combates el 18 de Febrero un fragmento de proyectil alemán mató al general del III Frente Bieoorrúsia, Danilovich Cherniakovski, en su lugar ocupó el mando el mariscal Alexander Mihailovich Vasilievski.

A las 4:00 horas del 19 de Febrero, una columna alemana con 80 tanques intentó abrir un corredor con Samland para sacar a los civiles atrapados que quedaban en Königsberg. Como a la cabeza iba un tanque T-34 de origen ruso reconvertido en alemán, pudo confundir a los centinelas rusos en las carreteras engañándoles al decirles que ellos mismos eran soviéticos, de hecho se habían vestido para la ocasión, y que una ofensiva venía detrás. Muchos se lo creyeron y salieron huyendo, abandonando zonas vitales como Seerapen y Metgehen. El ataque alemán funcionó, gracias en parte al crucero Admiral Scheer que desde el Mar Báltico les proporcionó apoyo, y el dia 20 Samland quedó abierta con Königsberg. Con el pasillo abierto, pudieron escapar 100.000 civiles, además de las 1ª División de Infantería, la 5ª División Panzer y la 561ª División Volksgrenadier al completo.

Durante la mayor parte del mes de Marzo, el frente de Königsberg se mantuvo inactivo porque los rusos se estaban reorganizando en Europa Central. Todavía quedaban 130.000 civiles que poco a poco fueron saliendo, aunque muchos optaron por quedarse. Aquella paz fue rota el 21 de Marzo con la nueva ofensiva soviética. Fue un avance muy rápido que logró hacerse con Heiligenbeil el 24 y con el punto fuerte de Frisches Haff el dia 28. En este período el Ejército Rojo acabó con 93.000 soldados alemanes e hizo prisioneros a otros 46.448.

Asedio de Königsberg

La ofensiva final contra Königsberg se realizó el 2 de Abril de 1945 con un bombardeo prelimiar devastador de 2.300 aviones, 5.000 cañones y 300 lanzacohetes Katyusha que duró hasta el dia 5.

A las 9:00 horas del 6 de Abril unos 200.000 soldados solviéticos se lanzaron contra Königsberg, aunque sin realizar avances significativos ante la férrera resistencia de los fuertes y defensores alemanes, pues sólo pudieron asegurar la Estación de Ferrocarril Sur. Un denso bombardeo de la Fuerza Aérea Roja tuvo lugar el dia 7 reduciendo la Luftwaffe a sólo 30 aviones. Ese dia los soviéticos irrumpieron en los barrios de Königsberg conquistando 85 manzanas de la ciudad y haciéndose con la emisora de radio.

Los mayores progresos soviéticos se consiguieron el 8 de Abril. El Ejército Rojo conquistó el Fuerte Friedrich Wilhelm III primero y Lehndorf después, también pudo cortar por fin la carretera con Pillau, dejando a Königsberg aislado del mundo. Como las líneas se rompían por Moditten, un grupo de únicamente 17 soldados alemanes comandados por el comandante Oskar-Hubert Dennhardt lanzó un contraataque que milagrosamente restableció las líneas y provocó altas pérdidas a los soviéticos. Pero el Ejército Rojo era imparable, pues el XI Ejército de la Guardia cruzó el Río Preguel y se asentó en una cabeza de puente. Fue ese dia cuando los soviéticos hicieron una amplia labor de propaganda al desplazar a la línea de frente al Comité de la Alemania Libre, formado por unos pocos alemanes comunistas capturados en Stalingrado que lideraba políticamente el antiguo general Walter Von Seydlitz-Kurzbach, los cuales instaron a los defensores a la rendición, algo que no sirvió de nada porque la guarnición les recibió a tiros y fue necesario sacarlos de allí.

Tanque SU-122 soviético entrando en Königsberg.

El 9 de Abril se repitió la herocididad del grupo del comandante Dennhardt que en un contraataque de nuevo contra Moditten provocó 200 muertos a los soviéticos. Mientras eso sucedía, el resto de la guarnición de Königsberg intentó una ruptura del frente para escapar hacia Europa Occidental a través de la carretera de Pillau, pero resultó una masacre porque los rusos los ametrallaron con todo lo que tenían, fueran militares o civiles.

Un último ataque del grupo de Dennhardt ampliado a 40 hombres, se produjo el 10 de Abril otra vez más sobre Moditten y que tuvo un éxito clamuroso al liquidar en combates cuerpo a cuerpo a 50 soldados soviéticos y destruir 16 ametralladoras y 6 morteros; recibiendo Dennhardt como premio las Hojas de Roble para la Cruz de Caballero. La resistencia definitiva ese dia se llevó en el Castillo de Königsberg con 150 defensores, aunque fue inútil porque resultaron martilleados por la artillería y la estructura dañada.

Toda la ciudad al final del 10 de Abril era soviética cuando los defensores del Castillo de Königsberg se rindieron con las manos en alto. Lasch entregó formalmente la plaza a Vasilievski. Königsberg había caído.

Resultado

Un elevado precio costó a la Unión Soviética hacerse con Königsberg. Un total de 126.464 soldados soviéticos murieron y otros 458.314 resultaron heridos.

Alemania pagó la derrota contra 220.000 prisioneros en toda Prusia Oriental, de los cuales 27.000 se rindieron en Königsberg. Otros 25.000 civiles perecieron por los bombardeos o asesinatos del Ejército Rojo.

Gracias a la heroica resistencia de Königsberg que empantanó más de dos meses al Ejército Rojo, se pudo rescatar a 640.000 personas, entre las que había 140.000 soldados y 450.000 refugiados civiles. Prusia Oriental nunca más fue alemana porque se expulsó a todos los étnicamente germanos y se pobló con rusos, anexionándose el territorio la Unión Soviética. Königsberg cambió el nombre a Kaliningrado.

La ciudad de Königsberg significó sin duda el sacrificio de unos pocos para que muchos pudieran salvar la vida. El jefe de la plaza Lasch diría estas frases que pasarían a la Historia:

La Patria necesita de todos vuestros esfuerzos. Sólo si nos mantenemos unidos en esa resolución tendremos un futuro. Ofreced asistencia como leales camaradas; proteged a los débiles. Pelearemos como exige la Patria, si no lo hacemos por nuestras vidas, ¡que sea por la gloria! Os lo pido a cada uno de vosotros: ¡Mantened la tradición militar alemana!

 

Bibliografía:

Patrick McTaggart, ¡Asedio!. “Königsberg: La Venganza del Oso”, Historia Inédita (2010), p.225-271

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “El Ejército Rojo apunta hacia Berlín”, S.A.R.P.E. (1978), p.2.039-2.040
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Konigsberg