Acción de Sfax

La llegada a Trípoli del Afrika Korps liderado por el general Erwin Rommel en ayuda de la Italia Fascista después de su expulsión de Egipto y el comienzo de la invasión del Imperio Británico a la colonia de Libia, obligaron a las potencias del Eje a multiplicar su red de suministros desde Sicilia hasta África. A lo largo de esta peligrosa ruta naval que cruzaba el corazón del Mar Mediterráneo, los Aliados no dejarían de acosar y causar pérdidas a los cargueros ítalo-germanos, como por ejemplo sucedió durante la acción de Sfax en el litoral de Túnez.

Preludio

Bajo nombre de “Convoy Tarigo”, la noche del 14 de Abril de 1941 zarpó desde el puerto de Nápoles en dirección a Trípoli una formación compuesta por cinco cargueros de pertrechos y 3.000 tropas germanas para el Afrika Korps en Libia, concretamente cuatro alemanes y un italiano, que iban escoltadas por tres destructores de la Marina Real Italiana (Regia Marina) al mando del capitán Pietro de Cristofaro. Se trató del destructor Luca Tarigo de 1.917 toneladas de desplazamiento y un arsenal de seis cañones de 120 milímetros, así como los gemelos Lampo y Baleno de 1.602 toneladas cada uno y un armamento consistente en cuatro cañones de 120 milímetros.

Después de haber dejado atrás el Golfo de Nápoles y haberse adentrado el “Convoy Tarigo” en pleno Mar Mediterráneo por encima de la Isla de Sicilia, una repentina tormenta seguida de fuertes lluvias, impidieron a los aviones de reconocimiento de la Fuerza Aérea Real Italiana (Regia Aeronautica) inspeccionar el último tramo de la ruta a cubrir hacia África. Ante este imprevisto y para evitar el vuelo de los aviones de la Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force) basados en la Isla de Malta, las embarcaciones ítalo-germanas modificaron el rumbo y descendieron paralelamente a la costa de Túnez a lo largo de un tramo marítimo entre el Cabo Bon y las Islas Kerkenah.

Contra todo lo imaginado por el Eje, el “Convoy Tarigo” fue avistado por la aviación británica el 15 de Abril de 1941, por lo que inmediatamente los pilotos emitieron un informe al almirante Andrew Cunningham que lideraba a la Flota Británica del Mediterráneo (Royal Mediterranean Fleet). Nada más saberse acerca de la existencia de esta escuadra, la 14ª Flotilla de Destructores al mando del capitán Philipp Mack zarpó de la Isla de Malta con los cuatro destructores HMS Jervis, HMS Janus, HMS Nubian y HMS Mohawk, todos con entre 1.800 y 2.200 toneladas de desplazamiento y un arsenal compuesto por cañones de 120 milímetros.

Trampa de las Islas Kerkenah

A medianoche del 15 al 16 de Abril de 1941, la 14ª Flotilla de Destructores se adelantó a la ruta del “Convoy Tarigo” y emboscó a sus cuatro embarcaciones por detrás de las luces de la Boya Nº4 que permanecía amarrada muy cerca de las Islas Kerkenah. Como las fuerzas ítalo-germanas no sospechaban absolutamente nada, en cuanto a las 1:58 horas de la madrugada atravesaron el sector marítimo cerca de la costa de Túnez frente al puerto de Sfax, los focos lumínicos de los destructores británicos se encendieron a tan solo 2.200 metros de distancia para acto seguido abrir fuego contra las naves del Eje.

Destructor italiano Luca Tarigo (izquierda) y destructor británico HMS Mohawk (derecha) que se hundieron mutuamente en la Acción de Sfax.

El destructor italiano Baleno fue el primero en ser alcanzado por los proyectiles de la 14ª Flotilla de Destructores que redujeron su velocidad al mínimo y desencajaron su estructura, matando a todo el cuerpo de oficiales en el puente y provocando su definitivo hundimiento. A los pocos segundos, el carguero italiano Sabaudai recibió un mortal impacto en sus paquetes de municiones que estallaron en forma de inmenso hongo de fuego de 600 metros de altura, cuyas llamas provocaron que se fuese a pique cargado de material. A raíz de esta explosión que iluminó la zona, los restantes cuatro cargueros, entre los que había un alemán y tres italianos, fueron rociados por los proyectiles de los destructores HMS Jervis, HMS Janus, HMS Nubian y HMS Mohawk hasta resultar hundidos con cientos de bajas ítalo-germanas.

Rápidamente los otros destructores italianos Luca Tarigo y Lampo se recuperaron de la sorpresa inicial y contraatacaron casi de manera suicida contra la 14ª Flotilla de Destructores. A pesar de que en el caso del Luca Tarigo el destructor latino terminó siendo echado a pique por los proyectiles de los ingleses, el último oficial superviviente, Ettore Bisagno, encontró energías suficientes para apuntar a sus oponentes y disparar tres torpedos antes de desaparecer bajo el agua, dos de los cuales impactaron en el destructor británico HMS Mohawk abriéndole una brecha que provocó su hundimiento con el consiguiente fallecimiento de 41 marineros.

Resultado

Con el hundimiento simultáneo de los destructores Luca Tarigo y HMS Mohawk, el destructor Lampo embarrancó cerca de la costa de Túnez afortunadamente sin ser visto por los británicos que se marcharon a la Isla de Malta, por lo que después de reparar las averías y salir del fondo arenoso, pudo refugiarse en Libia. Respecto a los marineros supervivientes que permanecieron a la deriva entre las Islas Kerkenah y Sfax, un total de 1.248 serían rescatados por embarcaciones del Eje que posteriormente llegaron a la zona, la mayoría por el buque hospital italiano Arno.

El Eje sufrió el hundimiento de 7 navíos entre 2 destructores y 5 cargueros, así como la muerte de 350 ítalo-germanos y la pérdida de un material consistente en 300 vehículos, 3.500 toneladas de armamento y 14.938 toneladas de víveres.

El Imperio Británico sufrió el hundimiento de 1 destructor y la muerte de 43 marineros.

La Acción de Sfax, también conocida como Batalla del “Convoy Tarigo”, fue una de las mayores victorias tácticas contra las líneas de abastecimiento del Eje obtenida por la Marina Real Británica en la Segunda Guerra Mundial. En cuestión de una hora, los ingleses destruyeron a uno de los convoyes ítalo-germanos en su totalidad y a 2/3 de su flota de escolta compuesta por destructores, lo que no solo significó un duro revés para Italia dentro del contexto de la campaña en el Mar Mediterráneo, sino también un varapalo logístico para las necesitadas fuerzas del Afrika Korps en Libia.

 

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “Cementerio de buques en los bajos de Kerkenah”, Editorial Juventud (2005), p.260-264
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “La dura guerra de los convoyes y las dos batallas de Sirte”, S.A.R.P.E. (1978), p.722
-http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Tarigo_Convoy