Batalla de Korsun-Cherkassy

La Segunda Guerra Mundial en el Frente Oriental fue un conflicto de espectaculares avances y embolsamientos donde grandes concentraciones de tropas quedaron sitiadas tanto en el caso de la Unión Soviética como de Alemania. La “Bolsa de Korsun-Cherkassy” fue la mayor operación de cerco y ruptura que tuvo lugar a inicios de 1944 durante la “Gran Guerra Patriótica” y que a diferencia de la Batalla de Stalingrado, en esta ocasión se evitó una tragedia para el Eje.

Plan de la URSS

A comienzos de 1944 el Ejército Rojo había reconquistado una gran porción de Ucrania y la capital de Kíev, aunque había fracasado a la hora de embolsar al Grupo de Ejércitos Sur durante la ofensiva lanzada contra el área de Zhitomir-Berdichev y Krirovograd. A pesar de este imprevisto, la Unión Soviética todavía confiaba en rodear a un considerable número de divisiones enemigas y por ello planificó un ataque a gran escala contra el Saliente de Korsun.

El Ejército Rojo que iniciaría la ofensiva contra el suroeste de Ucrania estaba constituido por el I Frente Ucraniano del mariscal Nikolai Vatutin que se conformaba por el XXVII Ejército del general Sergei Trofimenko y el XL Ejército del general Filipp Zhmachenko; más el II Frente Ucraniano del mariscal Iván Koniev con el IV Ejército de Guardias del general Aleksandr Ryzhov y el LII Ejército del general Konstantin Koroteev. Se trataba de un total treinta y una divisiones entre las que había veintiuna de fusileros, diez de guardias (entre estas dos paracaidistas y dos de artillería) y la Brigada de Fusileros Checoslovaca compuesta por voluntarios checos y eslovacos de la extinta Checoslovaquia.

Según el plan del Estado Mayor Soviético (STAVKA), la operación que sería conocida como “Korsun-Shevchenkovsky” iba a constar de un ataque de distracción en el sur por parte del II Frente Ucraniano sobre un área de 250 kilómetros en Krirovograd, que sería fingido mediante una serie de falsos emplazamientos de artillería, formaciones engañosas de tanques de madera, ruido de motores simulados y desplazamientos de blindados aprovechando la oscuridad de la noche; además de construirse sobre un terreno ausente de carreteras una magnífica vía de 35 kilómetros que llegaba hasta primera línea a base de caminos artificiales superpuestos con troncos de árboles requisados de las casas rurales y pernos traídos a bordo de biplanos polivalentes Polikarpov Po 2. Una vez se hubiese causado confusión en el Eje, el I Frente Ucraniano en el norte desencadenaría una ofensiva sobre la zona de Tynovka a lo largo de 600 kilómetros entre Sarny y Kanev para avanzar en el nudo comprendido en torno a Tarnopol y Vinnitsa, lo que supuestamente dejaría un espacio abierto de 500 kilómetros para acceder a Rumanía y los Balcanes.

Aproximadamente el Ejército Rojo reunió a 336.700 soldados entre 333.000 soviéticos y 3.000 checoslovacos, más un material de 924 tanques, 5.300 piezas de artillería y 1.054 aviones.

Ejército Rojo:
I Frente Ucraniano
·XXVII Ejército
-38ª División de Fusileros
-136ª División de Fusileros
-180ª División de Fusileros
-206ª División de Fusileros
-309ª División de Fusileros
-337ª División de Fusileros
·XL Ejército
-167ª División de Fusileros
-74ª División de Fusileros
-163ª División de Fusileros
-232ª División de Fusileros
-240ª División de Fusileros
-340ª División de Fusileros
-Brigada de Fusileros Checoslovaca
·Independientes
-42ª División de Guardias
-1ª División de Artillería de Guardias
-3ª División de Lanzacohetes de Guardias
-23ª División de Fusileros
-389ª División de Fusileros
II Frente Ucraniano
·IV Ejército de Guardias
-66ª División de Guardias
-69ª División de Guardias
-5ª División Paracaidista de Guardias
-138ª División de Fusileros
-375ª División de Fusileros
·LII Ejército
-62ª División de Guardias
-7ª División Paracaidista de Guardias
-254ª División de Fusileros
-294ª División de Fusileros
-373ª División de Fusileros
·Independiente
-25ª División de Guardias
-89ª División de Guardias
-6ª División de Fusileros
-31ª División de Fusileros

Plan del Eje

Las potencias del Eje en el Frente Oriental sabían acerca de la existencia de una ofensiva al oeste de Ucrania, aunque nunca de la magnitud con la que se produciría. Gracias al servicio de información del Ejército Alemán (Wehrmacht), cuyos expertos en comunicaciones descubrieron una gran concentración de unidades en Krasnossilka, los alemanes supieron desde el primer instante que el Saliente de Korsun, que en aquellos momentos estaba cubierto muy débilmente por fuerzas bastante mermadas del Grupo de Ejércitos Sur, iba a ser el siguiente objetivo del Ejército Rojo.

El Grupo de Ejércitos Sur del mariscal Erich Von Manstein reunió al suroeste de Ucrania al I Ejército Panzer del general Hans Valentine-Hube y al VIII Ejército del general Otto Wöhler. Se trataba de una fuerza compuesta por catorce divisiones entre ocho acorazadas y seis de infantería, incluyendo las unidades de élite de las 1ª y 5ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler” y “Wiking” (esta última con escandinavos procedentes de Noruega), más la Brigada SS Motorizada Belga Valona “Wallonie” conformada por voluntarios francófonos de Bélgica y el Batallón SS de Infantería Estonio “Narwa” integrado por combatientes de Estonia.

Aproximadamente el Eje desplegó a un total de 140.000 efectivos entre 136.000 alemanes, 2.000 belgas, 800 estonios y 700 noruegos que se equipaban con 318 tanques y 242 piezas de artillería.

Grupo de Ejércitos Sur:
VIII Ejército
·XI Cuerpo
-5ª División SS Panzer “Wiking”
-57ª División de Infantería
-72ª División de Infantería
-389ª División de Infantería
-5ª Brigada SS Motorizada Belga Valona “Wallonie”
-Batallón SS de Infantería Estonio “Narwa”
·XLVII Cuerpo Panzer
-3ª División Panzer
-11ª División Panzer
-13ª División Panzer
-14ª División Panzer
I Ejército Panzer
·XLII Cuerpo
-88ª División de Infantería
-168ª División de Infantería
·III Cuerpo Panzer
-1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler”
-1ª División Panzer
-16ª División Panzer
-17ª División Panzer
-198ª División de Infantería

Ofensiva “Korsun-Shevchenkovsky”

Al amanecer del lunes 24 de Enero de 1944, el II Frente Ucraniano del mariscal Iván Koniev inició la gran ofensiva contra el Saliente de Korsun mediante un ataque de siete divisiones de fusileros que se concentraron en un perímetro de poco menos de 20 kilómetros entre Verbosivka y Krasnossiliva que defendían 1.500 hombres de la 389ª División de Infantería Alemana al mando del general Kurt Kruse. Tal y como era de esperarse, las escasas tropas alemanas abandonaron sus posiciones a toda prisa como consecuencia de la manifiesta superioridad del enemigo, e incluso fueron bombardeadas erróneamente por cazabombarderos Stukas que confundieron las columnas propias en retirada con avanzadillas soviéticas. Una vez abierta esta brecha que abarcó 12 kilómetros de profundidad, algo más al sur, los 2.000 soldados y 13 tanques de la 3ª División Panzer liderada por el general Rudolf Lang, también cedieron terreno cuando el Ejército Rojo se apoderó de Dybrovka. Solamente la llegada de la 5ª División SS Panzer “Wiking” del general Hans Koller con 700 granaderos a bordo de semiorugas Hanomag y 39 carros (entre estos diez Panzer IV, quince Stug y catorce Wespe y Hummel), permitió estabilizar la situación durante la tarde tras destruir en un contraataque catorce blindados rusos T-34, por lo menos hasta que al caer la noche el Ejército Rojo contuvo la amenaza enemiga y reanudó el avance conquistando los pueblos de Kohanovka y Burkti.

Bajo un potente bombardeo preliminar de artillería que constó de 600 cañones, 400 morteros y 300 lanzacohetes Katyusha, a las 6:00 horas de la madrugada del martes 25 de Enero, el grueso de las unidades restantes del II Frente Ucraniano arremetieron en masa al sur del Saliente de Korsun con el IV Ejército de Guardias encabezando la vanguardia y el LII Ejército llevando a cabo una escaramuza de distracción en Staroselie, siendo el orden de choque del siguiente modo: sobre un arco de 40 kilómetros entre las 72ª y 389ª Divisiones de Infantería, y sobre otro arco de 19 kilómetros entre la 3ª División Panzer y la 106ª División de Infantería. Milagrosamente la 72ª División de Infantería resistió el asalto gracias a que los cañones anticarro provocaron grandes bajas al Ejército Rojo, aunque los 700 supervivientes de la cercana 389ª División de Infantería fueron expulsados de Ossiniatjka por la 1ª División Paracaidista de Guardias que abrió una pequeña brecha de 5 kilómetros, lo que obligó a movilizar desde la reserva a los treinta tanques de la 11ª División Panzer en Kapitanovka y a la 57ª División de Infantería en Smela. Lamentablemente la maniobra se efectuó demasiado tarde porque las unidades de refresco no alcanzaron sus objetivos con la suficiente antelación para impedir que el Ejército Rojo ampliase el pasillo a una distancia comprendida en 30 kilómetros de ancho y 10 kilómetros de profundidad.

Tanque soviético T-26 con soldados en la ofensiva de Shevchenkovski.

A comienzos del 26 de Enero de 1944, el progreso del II Frente Ucraniano continuó en el dispositivo con la puesta en retirada de la 14ª División Panzer y la captura de la ciudad de Kapitanovka a las 11:00 horas. No obstante, la situación se volvería crítica al mediodía cuando inesperadamente el I Frente Ucraniano del mariscal Nikolai Vatutin inició la ofensiva contra el sector norte del Saliente de Korsun que constituía el nexo de unión entre el I Ejército Panzer y el VIII Ejército Alemán a la altura de Zvenigorodka. Así fue como en un ala de avance de 35 kilómetros, una gigantesca masa de tropas soviéticas y checoslovacas tomó la localidad de Kovchievataia después de expulsar a la 88ª División de Infantería y superó otros puntos fortificados en la línea divisoria, aunque fracasó en otros enclaves del perímetro como en el área de 3 kilómetros custodiada por la 34ª División de Infantería Alemana que con los cañones PaK 40 de 75 milímetros destruyó a un total de cuarenta tanques rusos.

Hasta el 27 de Enero no se produjo la primera gran contraofensiva del Eje cuando el XLVII Cuerpo Panzer del general Nikolaus Von Vormann equipado con 61 tanques Panther, inició una arremetida a las 5:30 horas contra el sector de Lebedin bajo unas condiciones de llovizna y unas temperaturas de -5º grados bajo cero. Desgraciadamente el asalto coincidió con un contraataque por parte del Ejército Rojo apoyado por un fuego de cien piezas anticarro y un envolvimiento por el flanco de la caballería cosaca, lo que obligó a los alemanes a suspender la operación y replegarse 2 kilómetros hacia atrás mientras cubrían la huida los granaderos de la 5ª División SS Panzer “Wiking” y la Brigada Motorizada Belga Valona “Wallonie”. No obstante y contra todo lo esperado, la ofensiva del II Frente Ucraniano al sur del Saliente de Korsun comenzó a romper brecha en otros lugares debido a la absurda orden de Hitler de mantener la posición a toda costa, algo que facilitó a los soviéticos ir rodeando las escasas unidades dispersas y tomar los depósitos de suministros germanos en Lyshanka al mediodía, así como establecer un pasillo de 20 kilómetros en el perímetro de la 34ª División de Infantería y recorrer otro tramo de 50 kilómetros caída la noche entre las 88ª y 198ª Divisiones de Infantería. Gracias a estos últimos avances, la distancia entre las alas de los I y II Frente Ucranianos se situaron a sólo 25 kilómetros de distancia.

Nuevamente a las 6:00 horas del 28 de Enero de 1944, el Grupo de Ejércitos Sur pasó al contraataque con doce tanques Panther de las 3ª y 11ª Divisiones Panzer, logrando destruir seis blindados T-34 a las afueras de Tichkova. Sin embargo y a pesar del apoyo de un grupo de veinte bombarderos en picado Stuka, los alemanes fueron repelidos por los cañones anticarro emplazados en la Cota 209. Así pues, una vez desbaratadas las dos contraofensivas anteriores que costaron la pérdida de veinte tanques Panther, las dos alas de los I y II Frentes Ucranianos se encontraron finalmente a las 17:00 horas de la tarde, dejando embolsados a 59.000 efectivos en lo que fue conocido como la “Bolsa de Korsun-Cherkassy”.

Bolsa de Korsun-Cherkassy

La Bolsa de Korsun-Cherkassy constituyó el primer gran embolsamiento de las fuerzas del Eje desde la mítica Batalla de Stalingrado a inicios de 1943. A diferencia de lo sucedido por aquel entonces que acabó con el cerco de todo el VI Ejército Alemán, en esta ocasión el anillo bautizado como “Kessel”, era mucho más modesto porque los soviéticos solamente habían atrapado a dos cuerpos de ejército, concretamente el XI Cuerpo adscrito al VIII Ejército Alemán y el XLII Cuerpo adscrito al I Ejército Panzer, lo que equivalía a 59.000 hombres entre 54.000 soldados alemanes y 5.000 colaboracionistas rusos “hiwis”, más 213 tanques entre 28 Tiger, 51 Panther, 81 Panzer IV, 4 Panzer III, 45 Stug y 4 BW.

Muchos en el Ejército Rojo creyeron que la Bolsa de Korsun-Cherkassy era una repetición de la Batalla de Stalingrado y por tal motivo celebraron la victoria antes de haber culminado el triunfo. De hecho y como el Estado Mayor Soviético (STAVKA) calculó de forma muy optimista que se había embolsado a más de 130.000 soldados enemigos, una cifra mucho más del doble de la real, el I Frente Ucraniano del mariscal Nikolai Vatutin detuvo su marcha hacia el puerto de Odessa y las costas del Mar Negro cuando de haber proseguido con el camino se podría haber asestado un golpe mortal en la retaguardia del Eje.

Aviones de transporte Junkers Ju 52 en el Aeródromo de Korsun, escoltados desde el cielo por bombarderos en picado Stukas.

A finales de Enero de 1944, el II Frente Ucraniano protagonizó algún avance significativo dentro del perímetro exterior de la Bolsa de Korsun-Cherkassy como la ocupación de Katerinovka después de expulsar a la 389ª División de Infantería Alemana y conquistar la localidad de Lupyanka. Respecto al I Frente Ucraniano que sólo se apoderó del pueblo de Kvitki, sus movimientos operacionales fueron más limitados porque con la amenaza del III Cuerpo Panzer que a las afueras del cerco había concentrado 250 tanques entre 50 Tiger y 200 Panther (aunque no se moverían porque actuarían como fuerza disuasoria), el mariscal Nikolai Vatutin solamente lanzó dos acciones fallidas que se desarrollaron del siguiente modo: un asalto contra Yablonovka que fue desbaratado por los cañones alemanes PaK 40 de 75 milímetros y Flak 88 de 88 milímetros; y un ataque contra Olshana que también fue repelido por los voluntarios estonios del Batallón SS de Infantería Estonio “Narwa”.

La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) fue esencial para mantener activa la Bolsa de Korsun-Cherkassy gracias a la labor del VIII Cuerpo Aéreo (VIII Fliegerkorps) del general Hans Seidemann que prestó una flota de 1.529 aviones entre 825 transportes Junkers Ju 52, 478 bombarderos, 58 cazabombarderos y 168 cazas. Esta impresionante agrupación de aparatos que operaron una media de dos a tres vuelos diarios de idea y vuelta a lo largo de un breve trayecto de media hora entre el Aeródromo de Umán y el Aeródromo de Korsun, permitió llevar a los sitiados un promedio de 70 a 150 toneladas cada jornada que alimentaron a la tropa y avituallaron las municiones del armamento. De hecho, durante toda la Batalla de Korsun-Cherkassy serían transportadas 868 toneladas de munición, 314.000 litros de combustible y 4 millones de toneladas de medicamentos, además de evacuarse 6.644 heridos a la retaguardia; aunque a costa de perderse 50 aviones entre 5 cazas, 13 bombarderos y 32 trimotores Junkers Ju 52.

1º Rescate

Con la llegada de un frente de aire caliente procedente del Mar Negro que dispersó el anticiclón frío del sur de Ucrania después de haber dejado temperaturas de -15º grados bajo cero y capas de 60 centímetros de nieve, el mariscal Erich Von Mantein puso en marcha la “Operación Wanda” a inicios de Febrero de 1944. Iba a tratarse de una contraofensiva desencadenada a 40 kilómetros de la Bolsa de Korsun-Cherkassy, que coincidiendo con una salida de los XI y XLII Cuerpos, tanto atacantes como sitiados teóricamente tendrían que encontrarse a la altura de Gorodiscé gracias al apoyo de una potente columna acorazada conformada por 528 tanques, entre estos 45 Tiger y 225 Panther.

A las 6:00 horas del 4 de Febrero de 1944, el III Cuerpo Panzer inició la operación de rescate de la Bolsa de Korsun-Cherkassy mediante un ataque de la 17ª División Panzer contra el XL Ejército que avanzó 15 kilómetros hacia el interior porque los tanques Tiger que iban en cabeza aniquilaron a los débiles cañones anticarro rusos, logrando tomar Pavlovka a las 10:00 horas y Votylevka a las 16:00 de la tarde; antes de que la cercana 16ª Panzer se apoderara de la ciudad de Tunovka y cruzara el Río Gniloy Tikirch por el área de Kossyakovka. Lamentablemente, tan sólo una jornada después de este rápido progreso, el día 5, toda la ofensiva se detuvo por tres motivos: primeramente las lluvias dejaron el suelo con lagunas de barro de 50 metros de profundidad que ralentizaron la marcha de los tanques Panther (estos tenían que emplear sus valiosos 730 litros de combustible para recorrer sólo 4 kilómetros); en segundo lugar los soldados tuvieron que abandonar sus quehaceres para confiscar la madera de las aldeas cercanas y ponerse a construir rampas de troncos para los vehículos; y por último los soviéticos volaron con explosivos el Puente de Kossyakovka (cuando los pontoneros todavía se hallaban a 30 kilómetros de distancia). A estos inconvenientes hubo que sumar que el Ejército Rojo multiplicó sus piezas de artillería y lanzacohetes Katyusha que causaron numerosos retrasos a los rescatadores; mientras que en el interior del cerco, también el anillo se estrechó después de que los rusos pusieran en retirada al Batallón SS de Infantería Estonio “Narwa” y ocupasen la ciudad de Olshana.

Artillería autopropulsada Hummel en la Bolsa de Korsun-Cherkassy.

Nuevamente el 6 de Febrero, el Ejército Rojo recuperó la iniciativa cuando la caballería soviética se infiltró dentro de la Bolsa de Korsun-Cherkassy y estableció una pequeña cabeza en la ruta de Gorodiscé que separaba los XI y XLII Cuerpos Alemanes. Simultáneamente hubo una serie de ataques de distracción contra la fuerza de socorro que acabaron repelidos como sucedió en Risino ante la férrea determinación de la 198ª División de Infantería y en Tynovka ante una inesperada arremetida sorpresa de la 16ª División Panzer que destruyó dieciocho tanques rusos T-34. Al día siguiente de efectuarse esta estabilización en la línea de frente, los soviéticos expulsaron a la 16ª División Panzer que se había quedado a tan sólo 13 kilómetros de los sitiados de la Bolsa de Korsun-Cherkassy y recuperaron las localidades de Repki, Kossiakovka y Vesely Kut, pulverizando dieciocho carros alemanes entre los que hubo siete Tiger y once Panther.

2º Rescate

“Operación Betriebsurlaub” fue el nombre con que el Ejército Alemán bautizó al segundo intento de rescate en la Bolsa de Korsun-Cherkassy. La misión que nuevamente sería llevada a cabo por el III Cuerpo Panzer que se situaba a 11 kilómetros de distancia a las afueras de Lysianka, obligó a los sitiados a reducir la bolsa a tan sólo 10 kilómetros de perímetro para aproximar las unidades cercadas hacia la posición más occidental posible (por donde supuestamente llegaría la liberación). Así fue como el XI Cuerpo abandonó y entregó al Ejército Rojo la zona de Gorodiscé, mientras que el XLII Cuerpo hizo lo propio con sus atrincheramientos en el margen del Río Rossava. Según los cálculos, con esta nueva corrección de las líneas la fuerza de socorro quedaría a menos de 48 horas del anillo, lo que también favorecería efectuar una salida por parte de las divisiones atrapadas gracias a que fueron avitualladas por 135 contenedores en paracaídas que la Luftwaffe arrojó con un total de 100 toneladas de municiones y 32.000 litros de combustible.

Al amanecer del 11 de Febrero de 1944, comenzó la ofensiva del III Cuerpo Panzer mediante un fuego preliminar de veinte minutos por parte de las piezas de artillería y los bombarderos en picado Stuka que desbarataron las débiles líneas del I Frente Ucraniano. Acto seguido, la 1ª División Panzer puso en fuga a la 359ª División de Fusileros, ocupó la ciudad de Bushanka y cruzó el Río Gniloy Tikirch. De forma simultánea, la 198ª División de Infantería tomó Shubeny Stavy y superó el Río Gontcharoja, la 17ª División Panzer conquistó Bosovka, las 11ª y 13ª Divisiones Panzer dejaron atrás el Río Shipola y progresaron más de 2 kilómetros hacia el interior, y la 16ª División Panzer capturó el Puente de Frankovka tras la acción de un sólo tanque Panther que se apoderó de la infraestructura después de liquidar a los ingenieros que estaban a punto de volarlo (Hitler premiaría su hábil actuación concediendo a los tripulantes del carro ocho días de permiso). A raíz de estos últimos acontecimientos, el III Cuerpo Panzer transmitió el siguiente mensaje: “Estamos llegando. Cabeza de puente en Frankovka, 11 horas”.

Cazacarros Stug y semiorugas Hanomag de la 16ª División Panzer en la Bolsa de Korsun-Cherkassy.

Justo al mismo tiempo de la ofensiva del III Cuerpo Panzer, a las 23.00 horas de la noche del 11 al 12 de Febrero, se inició la “Operación Freiheit” o “Libertad” mediante la movilización de los 56.000 sitiados en la Bolsa de Korsun-Cherkassy, de los cuales sólo 7.000 iban armados y 2.000 estaban heridos. La misión que se desarrolló bajo unas condiciones climatológicas de -3º grados bajo cero, niebla que restaba la visibilidad en veinte pasos, ausencia de luz lunar y fuerte viento, constó de tres alas de salvación. La primera ala constituida por 3.300 veteranos entre 3.100 soldados alemanes y 200 rusos blancos “hiwis” acompañados por dos semiorugas Hanomag con cañones de 20 milímetros al mando del general Robert Kästner, tomaron con rapidez la localidad de Nova Buda, aniquilaron con sus piezas de artillería a treinta camiones soviéticos cargados de efectivos, conquistaron la ciudad de Komarovka tras desalojar a la 7ª División Paracaidista de Guardias (muchos rusos murieron tiroteados en sus camas mientras dormían) e hicieron cumbre en la Cota 200. La segunda ala dirigida por el general Hans Dorr con elementos de la 5ª División SS Panzer “Wiking” atacó e invadió el enclave de Shenderovka, aunque durante la refriega un batallón de lanzallamas del Ejército Rojo incendió un depósito de municiones que provocó un auténtico espectáculo pirotécnico que iluminó toda la zona, por lo que desde ese momento la lucha se prolongó cuerpo a cuerpo varias horas hasta que finalmente los germanos se apoderaron de la urbe (curiosamente el comandante ruso se voló la cabeza con su pistola para evitar caer prisionero). Respecto a la tercera y última ala formada por unidades menores, irrumpió y aseguró mediante un golpe sorpresa la aldea de Skiripchintsy (donde tres oficiales soviéticos fueron matados de un disparo por la espalda mientras trataban de huir), antes de que las vanguardias alemanas coronasen los Altos de Petrovskai a tan sólo 3 kilómetros de distancia del III Cuerpo Panzer.

Transcurridas 24 horas de la contraofensiva, el 12 de Febrero, la marcha se ralentizó porque las columnas blindadas de Panther fracasaron a la hora de tomar el Puente de Lysianka que fue echando abajo por explosivos (a únicamente cinco metros de distancia del tanque que encabezaba la vanguardia); mientras que algo más al norte, los granaderos alemanes tardaron todo un día entero en conquistar la ciudad de Vinograd, de la que expulsaron tras cruentos enfrentamientos a los soldados de la 3ª División Paracaidista de Guardias y la 56ª División de Fusileros. Al día siguiente, el 13, las fuerzas germanas desalojaron a la 359ª División de Fusileros de la localidad de Lysianka a un coste de 500 muertos entre los dos bandos, antes de que a las 11:00 horas la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler” liquidase a un gran número de tanques T-34 junto al pueblo de Dachoukovka, lo que situó a las unidades de socorro a sólo 8 kilómetros del grueso principal de la Bolsa de Korsun-Cherkassy”. Lamentablemente, la ausencia de flancos por parte de otras divisiones del Ejército Alemán que se habían quedado retrasadas y un breve contraataque soviético a la altura de Votylevka que fue desbaratado con facilidad, forzó a la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler” a retroceder 3 kilómetros hacia el punto de partida por miedo a que se produjese un segundo embolsamiento.

Mientras tanto aquel 13 de Febrero, las cosas comenzaron a complicarse para los sitiados de la “Operación Freiheit” porque la 202ª División de Fusileros recuperó la ciudad de Shenderevka, el Aeródromo de Korsun fue definitivamente abandonado por el Eje y los fugados tuvieron que echar mano de sus últimas reservas de alimentos a base de tabletas de chocolate y leche condensada. Al mismo tiempo, el Ejército Rojo desencadenó los primeros asaltos contra las fuerzas en retirada, como por ejemplo el protagonizado por tanques T-70 contra Komarovka que fue repelido por la 72ª División de Infantería, o el ataque contra Nova Buda que también fue rechazado por la Brigada SS Motorizada Belga Valona “Wallonie” con fuertes pérdidas para los rusos, aunque a costa de causar baja 200 voluntarios belgas, entre ellos el general Lucien Lippert que falleció atravesado por la bala explosiva de un francotirador enemigo. De hecho, la única buena noticia durante aquella jornada fue la toma de Khilki por parte de un grupo de tropas alemanas, cuyo enclave facilitaría mucho las cosas de cara a la evasión.

Voluntarios belgas valones de la 28ª Brigada SS Motorizada “Wallonie” con León Degrelle en la Bolsa de Korsun-Cherkassy.

A partir del 14 de Febrero el III Cuerpo Panzer entró en una fase de estancamiento porque la 16ª División Panzer fue expulsada de Tchesnovka y las fuerzas que acababan de ocupar Khizhintsy fueron al poco tiempo desalojadas tras el contraataque de una masa acorazada compuesta por ochenta tanques T-34. Respecto a la 1ª División Panzer y la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler”, el día 15 organizaron una columna de veinte carros entre seis Tiger, cuatro Panther, cuatro Panzer IV y cinco Stug que a través de la Granja de Oktabyr, rechazaron un asalto de tanques pesados Stalin IS-2 (estos últimos pulverizaron dos Panther) gracias a la ayuda de bombarderos en picado Stukas al mando del “as” Hans Ulrich Rudel. Una vez reanudada la marcha, los alemanes se apoderaron de la Cota 239 de 80 metros de altura, desde la cual se podía divisar la Bolsa de Korsun-Cherkassy, aunque una serie de órdenes y contraórdenes confusas hicieron que los hombres de la 1ª División Panzer abandonaran la zona para la desesperación de los sitiados.

Gradualmente la crisis se acentuó para los sitiados desde el 15 de Febrero cuando la localidad de Komarovka fue reconquistada por paracaidistas del Ejército Rojo a bordo de tanques T-34. Desde ese instante el centro de atención se trasladó a Shenderovka que se había convertido en el principal nudo de comunicaciones dentro de la Bolsa de Korsun-Cherkassy, donde por aquel entonces se hacinaban 45.000 soldados en poco menos que 45 kilómetros cuadrados. Las condiciones de estos hombres eran poco menos que críticas porque la mayoría llevaban de dos a tres día sin comer, sin dormir y soportando temperaturas glaciares (sólo de vez en cuando recibían contenedores de suministros arrojados por bombarderos Heinkel He 111), además de verse sometidos al fuego constante de los lanzacohetes Katyusha, las piezas de artillería y la aviación soviéticos que en una ocasión mató a más de cien combatientes tras lanzar una serie de bombas incendiaras que chamuscaron varias isbas repletas de heridos que se resguardaban del frío.

Ruptura

La madrugada del 16 de Febrero, los sitiados de la Bolsa de Korsun-Cherkassy nuevamente efectuaron una segunda fuga masiva partiendo desde Shenderovka. La zona elegida fue la localidad de Dzurzhensky, en donde fácilmente tomaron por sorpresa a los soviéticos y desalojaron a la 41ª División de Fusileros. De hecho y gracias a que el general Sergei Trofimenko que lideraba el XXVII Ejército Soviético presente en la zona no había establecido ningún puesto de mando todavía, los centinelas rusos que se encontraban a sólo 200 metros de distancia, no recibieron orden de intervenir y dejaron pasar a las columnas enemigas sin disparar, unos creyendo que se trataba de una estrategia planificada y otros pensando que eran tropas del mismo bando en persecución. A raíz de este gravísimo error en la cadena de mando del Ejército Rojo, a las 4:10 horas del 17 de Febrero, los primeros sitiados divisaron a los tanques Tiger del III Cuerpo Panzer. Las escenas que se vivieron a continuación fueron de lloros, abrazos y emociones porque miles de soldados fueron liberados e inmediatamente evacuados hacia el oeste de Ucrania. No obstante, la mejor noticia fue para el resto de tropas asediadas cuando quedó demostrado que el anillo del Ejército Rojo era muy frágil y que por tanto si aguantaban un poco más, aquello no iba a ser una repetición de la Batalla de Stalingrado.

Avanzada la madrugada del 17 de Febrero, el grupo de alemanes y rusos blancos liderado por el general Robert Kästner, se infiltró entre las posiciones enemigas y aniquiló a los soldados de una trinchera enemiga a base de golpes de pala y bayoneta aprovechando que estaban dormidos. Lamentablemente los escasos disparos producidos alertaron al resto de tropas soviéticas que encendieron los focos reflectores y lanzaron bengalas, lo que obligó a los germanos a emprender la carrera contra reloj bajo los silbidos de las balas y los proyectiles (precisamente la columna de abastecimiento de retaguardia sería aniquilada por un grupo de tanques T-34). Afortunadamente los hombres que iban en vanguardia volvieron a sorprender a los artilleros rusos de una batería de artillería que mataron a cuchillo mientras dormían, lo mismo que a los soldados de la 108ª División de Fusileros que descansaban en sus pozos de tirador cerca de Dshursheni. Aquella baja guardia de la que inexplicablemente adoleció el Ejército Rojo, permitió a los primeros 219 combatientes alemanes entre 3 oficiales y 216 soldados, enlazar a las 5:00 con los tanques Panther del III Cuerpo Panzer que progresaban en sentido contrario y por tanto escapar de la Bolsa de Korsun-Cherkassy.

Menos suerte tuvo la 5ª División SS Panzer “Wiking” que con 600 voluntarios germano-escandinavos acompañados por tres tanques (un Panzer III y dos Wespe) al mando del subteniente Heinrich Debus, tuvieron que rodear un lago helado para darse de bruces al sur de Petrovskaia con una batería soviética equipada con morteros de 120 milímetros, la cual tuvo que ser silenciada a un alto precio en vidas, antes de proseguir la marcha bajo el fuego de flanco de las ametralladoras enemigas que mataron a decenas de soldados. Milagrosamente un gran número de combatientes se dispersó sobre los campos y aldeas de Pochapintsy, logrando superar las débiles posiciones de la 202ª División de Fusileros y finalmente alcanzar las columnas acorazadas del III Cuerpo Panzer entre Lysianka y el Río Gniloy Tikirch.

Tres tanques pesados Tiger del III Cuerpo Panzer a las afueras de la Bolsa de Korsun-Cherkassy.

A las 6:00 horas, las últimas unidades de retaguardia de la Bolsa de Korsun-Cherkassy abandonaron el puesto de mando de Khilki por orden del general Theobald Lieb (que gestionó la huida de la zona tras la muerte del general Wilhelm Stemmermann después de ser pulverizado su coche por un proyectil). Estas tropas que iniciaron la fuga a través de un bosque cercano, sufrieron un auténtico infierno porque la artillería comenzó a disparar contra las copas de los árboles, haciendo que astillas afiladas saliesen disparadas en todas direcciones para clavarse en la piel de los soldados. Respecto a aquellos que salieron a campo abierto, tampoco lo pasaron mejor porque fueron cazados por los cosacos a caballo, cuyos jinetes iban rajando a los evadidos y decapitando sus cabezas, antes de que los heridos fueran aplastados salvajemente por las cadenas de los carros T-34.

Con la mañana del 17 de Febrero, a las 9:30 horas, el pasillo que el Eje había abierto entre la Bolsa de Korsun-Cherkassy y el área bajo control del III Cuerpo Panzer se redujo a tan sólo 1 kilómetro debido a la llegada de refuerzos del Ejército Rojo. A pesar de que los 5.000 soldados y refugiados civiles que transitaban la ruta consiguieron desbaratar un contraataque enemigo y destruir cinco tanques T-34, tuvieron que desviarse del camino hasta que encontraron un valle de 3 kilómetros de largo y 900 metros de ancho que no estaba vigilado. Gracias a este descubrimiento, muchos fugados no fueron molestados durante unas horas hasta que nuevamente los T-34 aparecieron en el horizonte, lo que obligó a los alemanes a efectuar una carga frontal que costó muchas vidas y destruirlos trepando por encima de la estructura y arrojando granadas a su interior. Una vez despejado el sendero y alcanzadas las orillas del Río Gniloy Tikirch, los soldados nadaron desesperados hasta la cara opuesta (mucho morirían congelados o abatidos por los rusos en el lado contrario) para unirse de una vez por todas a las fuerzas del III Cuerpo Panzer.

A media mañana del 17 de Febrero, el III Cuerpo Panzer reunió a un grupo acorazado de la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler” que contaba con 200 granaderos, semiorugas Hanomag y unos pocos tanques Tiger al mando del capitán Walter Scherff, quienes iniciarían una ofensiva desde el exterior de la Bolsa de Korsun-Cherkassy para socorrer a los últimos sitiados que en aquellos instantes comprendían un núcleo de 10.000 combatientes dirigidos por el general Adolf Trowitz que pertenecían a las 57ª y 88ª Divisiones de Infantería, más la Brigada SS Motorizada Belga Valona “Wallonie” y el Batallón SS de Infantería Estonio “Narwa”. A raíz de esta breve contraofensiva que arrolló las frágiles posiciones del Ejército Rojo y consolidó un pasillo a la altura de Pochapentsy, más de 6.000 fugitivos alemanes y 632 belgas fueron rescatados y conducidos al oeste de Ucrania, incluyendo la mayor parte de los heridos que fueron evacuados desde pistas improvisadas en el hielo a bordo de avionetas Fieseler Fi 156 Storch.

Conclusión

Los días 17 y 18 de Febrero de 1944, miles de sitiados de los XI y XLII Cuerpos Alemanes fueron escapando del “Kessel” apenas sin reacción por parte del Ejército Rojo. A la jornada siguiente, a las 6:00 horas de la madrugada del 19 de Febrero, la última unidad germana cruzó el Río Gniloy Tikirch y enlazó con las vanguardias del III Cuerpo Panzer. Con éste último episodio, la Batalla de Korsun-Cherkassy se dio por concluida con un amargo final para la Unión Soviética.

La Unión Soviética sufrió 81.886 bajas (81.726 soviéticos y 160 checoslovacos) entre 24.286 muertos (24.230 soviéticos y 56 checoslovacos) y 55.902 heridos (55.798 soviéticos y 104 checoslovacos), más un material perdido de 850 tanques, 1.000 cañones y 100 aviones.

El Eje sufrió 33.000 bajas (31.000 alemanes, 1.400 belgas y cientos de otros voluntarios) entre 15.740 muertos o heridos y 18.000 prisioneros, más un material perdido de 300 tanques, 300 cañones y 50 aviones.

La Batalla de Korsun-Cherkassy fue un gran fiasco para el Ejército Rojo porque a diferencia de lo ocurrido con la Batalla de Stalingrado, los XI y XLII Cuerpos Alemanes escaparon del “Kessel”. De hecho y a pesar de que el Eje sufrió bajas muy elevadas y perdió una gran cantidad de artillería y carros en el anillo, los sitiados organizaron una heroica resistencia que no sólo provocó el triple de pérdidas a sus oponentes, sino que además, valiéndose de una excelente coordinación con las unidades del Grupo de Ejércitos Sur fuera de la bolsa, consiguieron evacuar a más del 80% de las fuerzas atrapadas, lo que convirtió a esta operación en una de las más brillantes campañas de ruptura de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Antonio Muñoz Lorente, Huida del Infierno. La Batalla de la Bolsa de Cherkassy, “Zhitomir-Berdichev”, HRM Ediciones (2018), p.52-56
-https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Korsun_Cherkassy_Pocket