Turán

Nombre: Turán
Nacionalidad: Hungría
Compañía: Manfred Weiss, MÁVAG, Ganz y Magyar Waggonyár
Motor: Manfred Weiss de 8 cilindros en V a 260 CV
Longitud: 5’ 5 m
Anchura: 2’ 44 m
Altura: 2’ 39 m
Blindaje: 15-50 mm
Autonomía: 165 km
Velocidad: 47 km/h
Peso: 18′ 2 toneladas
Tripulación: 5
Armamento: Un cañón Skoda A17 de 40 mm y dos ametralladoras Gebauer de 8 mm
Historia:

El Turán fue el tanque por excelencia del Ejército Húngaro durante los años más difíciles de la Segunda Guerra Mundial. Al servicio de Hungría desde 1943 hasta 1945, este carro combinó a la perfección velocidad y maniobrabilidad contra el enemigo en prácticamente todos los escenarios bélicos en los que se desenvolvió, como por ejemplo la Unión Soviética o Transilvania, pero al mismo tiempo adoleció de una marcada debilidad en coraza y armamento, tal y como demostró frente a los blindados del Ejército Rojo a lo largo de las campañas del Frente Oriental.

Desarrollo:

Originalmente la idea de diseñar al Turán se inspiró en los tanques fabricados en Checoslovaquia poco después de que el Ministerio de la Guerra adquiriese a este país un carro T-21 de la Compañía Skoda que fue enviado a Hungría y estudiado por los ingenieros en el Campo de Instrucción de Hajmáské. Después de una exhaustiva revisión se aprobó la producción de este blindado que debía ser un modelo en serie estándar para la industria nacional húngara según los cánones ministeriales del «Plan Huba», apareciendo de ese modo las 329 unidades del Turán que fueron bautizadas con ese nombre en honor al pueblo turanio ancestral del Asia Central.

Tanque Turán del Ejército Húngaro.

Las características del Turán fueron unas medidas de 5’5 metros de ancho, 2’4 metros de ancho y 2’39 metros de altura que pesaba algo más de 18 toneladas y poseía un escaso blindaje de 50 a 60 milímetros en el frontal, de entre 8 y 25 milímetros en los laterales y de 40 milímetros en la torreta, lo que al menos le confería una alta velocidad de 47 kilómetros por hora gracias a un motor Manfred Weiss refrigerado por agua de 8 cilindros a 260 caballos de vapor. Lamentablemente el arsenal era muy pobre porque consistía en un simple cañón Skoda A17 de 40 milímetros con una capacidad de disparo de 16 tiros por minuto y poder de penetración de 800 metros por segundo sobre una superficie de 64 milímetros a 100 metros y 30 milímetros a 1.000 metros, además de complementarse con un armamento secundario de dos ametralladoras Gebauer de 8 milímetros, por lo menos hasta que con la versión del Turán II se equipó al conjunto con una poderosa pieza de 75 milímetros.

Segunda Guerra Mundial:

Oficialmente el bautismo de fuego de los Turán en la Segunda Guerra Mundial fue en la campaña de Galitizia de primavera de 1944 cuando 83 tanques de las variantes Turán I y Turán II con unas reservas de 42.000 proyectiles tomaron parte en la contraofensiva del I Ejército Húngaro con la que el 18 de Abril se reconquistaron las ciudades de Nadvorna, Delatyn y Kolomea. El castigo recibido durante estos combates fue elevado porque tan sólo en Sloboda Lesna se perdieron seis Turán a costa de cinco blindados rusos entre cuatro T-34 y un T-60, aunque en emboscada demostraron ser excelentes cazacarros pues en Bohorodchany capturaron a un buen puñado de vehículos acorazados de origen estadounidense Half-Track M3 y a las afueras de Kolomea dejaron fuera de combate a diecisiete T-34. Lamentablemente en cuanto empezó la retirada de los magiares de Galitzia, los soviéticos destrozaron a diez Turán cerca de Ocharnnyk, por lo que para defender los Cárpatos la cifra se redujo a cuarenta unidades de este carro que librarían duros enfrentamientos en las montañas hasta Julio de 1944. De igual manera otros 61 Turán fueron trasladados a la frontera con Bielorrusia para contener la «Operación Bagration», en donde se distinguieron protegiendo el cauce del Río Shchara y la localidad de Cerpa, en cuyas inmediaciones perdieron dos blindados a cambio de destruir a un buen puñado de tanques del Ejército Rojo.

Tanque Turán II sobre Tokaj en Rumanía en Agosto de 1944.

Al cambiarse Rumanía del bando del Eje al de la Unión Soviética en el verano de 1944, el Ejército Rumano atacó al Ejército Húngaro en Transilvania, por lo que rápidamente fueron enviados 54 blindados Turán que participaron en la Batalla de Turda, donde destruyeron a numerosos tanques rumanos sobre el sector del Valle de Pértalakas. Menos suerte tuvieron en la Batalla de Arad porque gracias a la llegada de los T-34 soviéticos los magiares perdieron 23 Turán, aunque por lo menos en una emboscada junto a los carros ligeros Toldi acabaron con 28 blindados rusos entre Lippa y Máriaradna. Una vez expulsados más allá del Río Tisza, el Ejército Húngaro defendió su propia patria empleando a doce Turán contra catorce T-34 en la Batalla de Debrecen con los que únicamente liquidó a un carro ruso tras causar baja tres propios. A continuación los Turán participarán en la defensa oriental de Hungría, distinguiéndose dos en los combates por Perbál y trece en la lucha por Dorog, sin obviar los que desde principios de 1945 estuvieron en el asedio a la capital de Budapest. A la primavera próxima los pocos Turán supervivientes operaron sobre Bratislava y Sturovo en Eslovaquia, además de librar un último enfrentamiento sobre Györ al oeste de Hungría, antes de rendirse los últimos carros al final de la Segunda Guerra Mundial sobre la frontera entre Checoslovaquia y Austria.

Variantes:

Turán I

Aproximadamente fueron construidos un total de 235 blindados Turán I, considerado el modelo estándar tal y como establecían las líneas del «Plan Huba» marcado por el Ministerio de Industria de Hungría. Según la firma de cada empresa nacional, la producción se repartió de la siguiente manera: 70 unidades fueron fabricadas por la Compañía Manfred Weiss, otras 70 por la Compañía Magyar Waggonyár, 50 por la Compañía MÁVAG con 50 y 45 por la Compañía Ganz.

Turán II

La Compañía Mávag se encargó de diseñar el Turán II, también conocido como T-75, haciendo más amplio el espacio de la torreta para acoplar un cañón de 75 milímetros de tipo Böhler. Como el modelo era capaz de destruir a un tanque T-34 soviético a 600 metros de distancia, la industria magiar fábrico un total de 139 ejemplares entre los años 1943 y 1944.

Turán III

Al igual que el Turán II, el Turán III se dotó de un cañón de 75 milímetros, pero en este caso del modelo alemán PaK 40 con mayor capacidad de penetración, al que se le rebautizó como 43M L/55. Lamentablemente solo se fabricó un ejemplar al que también se le añadió un nuevo frontal de 80 milímetros de blindaje, aunque la falta de materiales y suministros obligó a cancelar la variante en Febrero de 1944.

Tas 44M

Solamente se produjo una unidad del Tas 44M que básicamente fue un Turán III con un frontal de 120 milímetros de coraza, muy parecido al del tanque alemán Panther. A pesar de que se fábrico un carro de este tipo, el blindado fue completamente destruido cuando los aviones de la Fuerza Aérea Estadounidense arrasaron con sus bombas la factoría de la Compañía Manfred Weiss el 27 de Julio de 1944.

 

Bibliografía:

-Eduardo Gil Martínez, Fuerzas Acorazadas Húngaras 1939-45, «40/43M Turán», Almena (2017), p.160-164
-https://en.wikipedia.org/wiki/38M_Toldi