SU-85

Nombre: SU-85
Nacionalidad: Unión Soviética
Compañía: Lew Trojanov
Motor: V-2 de 12 cilindros a 500 CV
Longitud: 8′ 4 m
Anchura: 3 m
Altura: 2′ 34 m
Blindaje: 75 mm
Autonomía: 290 km
Velocidad: 50 km/h
Peso: 31 toneladas
Tripulación: 4
Armamento: Un cañón D-5T de 85 mm
Historia:

El tanque SU-85 fue uno de los primeros cañones autopropulsados de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Curiosamente y a pesar de que la producción de este carro tuvo la finalidad de superar a las piezas de artillería móviles del Ejército Alemán, sus limitaciones técnicas les relegaron a operaciones secundarias tanto el Frente Oriental como posteriormente en algunos de los conflictos de la Guerra Fría.

Desarrollo:

Ante la puesta en servicio de tanques en forma de cañones autopropulsados que Alemania fue desplegando en el Frente Oriental a partir de 1942, el Ejército Rojo ordenó la construcción de un carro similar para ponerse a la altura de sus enemigos en este campo y retar a algunos modelos tan temidos como el Ferdinand o el Stug. Así nacería el SU-85 fabricado por la Compañía Lew Trojanov que era un empresa estatal de la Unión Soviética, cuyo nombre en clave fue conocido como “Samokodnia Ustanovka” o “Afuste Automóvil”.

Tanque soviético SU-85.

El SU-85 era un carro que adoptó la carrocería y mecanismos motrices del famoso tanque T-34, aunque se le suprimió la torreta para ser menos vulnerable a los proyectiles, dando forma a una estructura plana de baja altura que se armaba con un cañón D-5T de 85 milímetros instalado en una casamata del chasis (lo que impidió al blindado disponer de una visión de 360º que se tuvo que reducir a únicamente a 20º). Este inconveniente que restaba puntería y precisión en el disparo, sumado a la cadencia de ametralladoras para defenderse en caso de un asalto de la infantería, convirtieron al SU-85 en un tanque muy vulnerable, por lo que finalmente la Compañía Lew Trojanov sólo construyó 500 unidades.

Segunda Guerra Mundial y Guerra Fría:

Oficialmente en Agosto de 1943, el SU-85 recibió su bautismo cuando el Ejército Rojo desencadenó las grandes contraofensivas sobre Rusia y Ucrania a través del Río Dniéper. Lamentablemente y a pesar de las esperanzas depositadas en estas piezas autopropulsadas, decenas de SU-85 resultaron destruidos al ser blancos muy fáciles para los tanques y cañones anticarro del Ejército Alemán. A raíz de esta amarga experiencia, la mayor parte de los SU-85 fueron sustituidos en 1944 por los más modernos SU-100, aunque algunos pocos capturados por los alemanes continuaron operando al servicio del Eje hasta 1945.

Autopropulsados SU-85 del Ejército Rojo entrando victoriosos en una ciudad de Europa Oriental.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, los SU-85 supervivientes fueron reconvertidos en tanques de seguridad interna y entregados a los países sometidos bajo la órbita comunista entre los que se incluyeron Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria y Yugoslavia. También unos pocos SU-85 nutrieron las filas de Corea del Norte durante la Guerra de Corea de 1950 a 1953, así como las de Vietnam del Norte durante la Guerra de Vietnam de 1965 a 1973.

 

Bibliografía:

-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 5, “SU-85”, S.A.R.P.E. (1978), p.1.925
-http://en.wikipedia.org/wiki/SU-85