Sturmpanzer

Nombre: Sturmpanzer
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Deutsche Eisenwerke
Motor: Maybach HL 120 TRM de 12 cilindros a 300 CV
Longitud: 5′ 93 m
Anchura: 2′ 88 m
Altura: 2′ 52 m
Blindaje: 100 mm
Autonomía: 210 km
Velocidad: 40 km/h
Peso: 28 toneladas
Tripulación: 5
Armamento: Un cañón StuH 43 L/12 de 150 mm y dos ametralladoras MG-34 de 7’92 mm
Historia:

A partir de la experiencia en la Batalla de Stalingrado de 1942, el Ejército Alemán comprendió la necesidad de contar en sus filas con un tanque especializado en la demolición de cascos urbanos. Así nacería un cañón autopropulsado de apoyo a la infantería que iba a ser capaz de convertir en escombros cualquier edificio de construcción sólida y penetrar con sus obuses grandes estructuras de piedra. Se trató del Sturmpanzer, un carro que estaría presente en los principales enfrentamientos dentro de ciudades durante la Segunda Guerra Mundial.

Desarrollo:

Bautizado como “Stupa” por el Eje y “Brummbär” por los Aliados, el proyecto del Sturmpanzer de la Compañía Deutsche Eisenwerke fue aceptado por el Ministerio de Industria del Tercer Reich tras superar un riguroso examen técnico en la ciudad de Arys en Prusia Oriental. A partir de entonces, en Austria se inició la construcción de este carro utilizando las cadenas de montaje del Depósito de Vehículos en los Talleres Heereszeugtant de Viena, donde serían producidas 313 unidades, por lo menos hasta que se priorizó el diseño del mucho más versátil cazacarros Stug.

Tanque alemán Sturmpanzer.

El Sturmpanzer era un carro de cinco plazas construido a partir del chasis de un tanque Panzer IV al que se le añadió una robusta estructura angular con 100 milímetros de blindaje en la torreta y 80 milímetros en el resto del cuerpo, lo que elevó su peso a 28 toneladas y por tanto redujo su velocidad a 40 kilómetros por hora en carretera y 24 kilómetros por hora en otros terrenos a pesar de su motor Maybach HL 120 TRM de 12 cilindros a 300 caballos de vapor. Esta máquina que se erigió como un acorazado indestructible ante los tanques enemigos, al mismo tiempo fue muy vulnerable a los ataques aéreos y también a la infantería que con facilidad podía inutilizar sus cadenas con explosivos. No obstante, dichas limitaciones fueron compensadas en parte por un armamento comprendido en dos ametralladoras MG-34 y un poderoso cañón StuH 43 L/12 de 150 milímetros con visor Fahrersehklappe 80 que disponía de 38 proyectiles, los cuales variaban entre los anticarro de 25 kilogramos y los destructores de 38 kilogramos, capaces de aniquilar cualquier tanque oponente y pulverizar edificios.

Segunda Guerra Mundial:

Oficialmente el bautismo de fuego de los Sturmpanzer tuvo lugar durante la Tercera Batalla de Kharkov en Marzo de 1943 cuando algunas unidades adscritas al 216º Regimiento Panzer contribuyeron a reducir a escombros la ciudad y sepultar bajo los esqueletos de los edificios a sus defensores. Al cabo de unas semanas, en Junio de 1943, un total de 45 tanques Sturmpanzer participaron en la Batalla de Kursk, mientras que entre Agosto y Diciembre llevaron a cabo acciones defensivas en diversos lugares de Ucrania como Dniepropetrovsk, Zaporozhie y Nikopol.

Cuando se inició la Batalla de Anzio en Enero de 1944 tras el desembarco de los Aliados en el centro-oeste de Italia, un total de 28 blindados Sturmpanzer arremetieron contra las cabezas de playa y destruyeron numerosos tanques Sherman del Ejército Estadounidense. También otros 19 ejemplares de Sturmpanzer combatieron durante la Batalla de Caen que se libró en plena campaña de Normandía, así como 31 carros más de este modelo en la Batalla de Falaise (estos últimos resultarían destruidos en su totalidad).

Vista lateral de un Sturmpanzer.

Al producirse el Levantamiento de Varsovia en Polonia en Agosto de 1944, los Sturmpanzer tuvieron un papel clave a la hora de demoler edificios y provocar la rendición de cientos de miembros de la Resistencia Polaca del “Armia Krajowa”. Acciones similares protagonizaron los Sturmpanzer contra la Resistencia Francesa durante el Levantamiento de París; así como en la Batalla de Budapest, en donde actuaron como artillería móvil ayudando al Ejército Húngaro en la defensa de la capital de Hungría contra la amenaza del Ejército Rojo.

Con la Batalla de las Ardenas en marcha a finales de 1944, un grupo de 22 Sturmpanzer causó estragos al Ejército Estadounidense en Bélgica; al mismo tiempo en que otras unidades aisladas se defendían del Ejército Rojo en Prusia Oriental durante la Batalla de Königsberg. Al año siguiente, en 1945, la mayor parte de los Sturmpanzer fueron destruidos por los Aliados en la “Bolsa del Ruhr”; aunque los últimos 42 ejemplares combatieron durante la ofensiva del Río Po en Italia hasta su completa aniquilación al término de la Segunda Guerra Mundial.

Versiones:

Sturmpanzer I

Las 60 unidades de Sturmpanzer III tuvieron la particularidad de ser construidas a partir de los chasis de los tanques Panzer IV Ausf E, Panzer IV Ausf F y Panzer IV Ausf G.

Sturmpanzer II

Sturmpanzer durante el Levantamiento de Varsovia.

Al igual que el Sturmpanzer I, también se produjeron 60 unidades del Sturmpanzer II que en este caso incluyeron mejoras del chasis copiadas del Panzer IV Ausf H, así como un aumento del blindaje en el asiento del conductor y el acoplamiento de dos ruedas de goma para aligerar el peso en la suspensión.

Sturmpanzer III

La única novedad del Sturmpanzer III fue la instalación del nuevo visor de tiro modelo StuH 43/1.

Sturmpanzer IV

El Sturmpanzer IV reforzó su defensa con faldones de protección lateral blindados a los que bautizaron como “schürzen” y pasta antimagnética “zimmerit” para evitar fueran adheridas minas o explosivos de forma manual.

 

Bibliografía:

-Redactores de WW2GP, Sturmpanzer IV: Cañón de Asalto de 150 mm, Revista WW2GP Magazine Nº6 (2015), p.20-22
-http://es.wikipedia.org/wiki/Sturmpanzer_IV