Panzer PzKpfw IV

Nombre: Panzer PzKpfw IV
Nacionalidad: Alemania
Compañía: MAN (Maschinenfabrik Augsberg-Nürenberg)
Motor: Maybach HL 120 a 300 CV
Longitud: 7′ 02 m
Anchura: 2′ 88 m
Altura: 2′ 68 m
Blindaje: 10-80 mm
Autonomía: 320 km
Velocidad: 38 km/h
Peso: 20 toneladas
Tripulación: 5
Armamento: Un cañón de 50 mm y dos ametralladoras MG-34 de 7′ 92 mm
Historia:

El Panzer IV fue el carro medio por excelencia del Ejército Alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Este tanque que estuvo presente durante todo el conflicto desde la invasión de Polonia en 1939 hasta la caída del Tercer Reich en 1945, se erigió como uno de los más destacados blindados del siglo XX.

Desarrollo:

Originalmente la idea de crear al Panzer IV nació en la Escuela de Tanques de Kazán situada en la Unión Soviética, donde oficiales del Ejército Alemán y del Ejército Rojo estudiaban el arma acorazada, los primeros para evitar el Tratado de Versalles (que prohibía los carros) y los segundos para desarrollar prototipos que no pudiesen ser descubiertos por los Aliados. Así fue como a partir de las lecciones aprendidas en los campos de maniobras de Siberia, el general Heinz Guderian, futuro autor de la “Guerra Relámpago” o “Blitzkrieg”, propuso la creación de un blindado medio que debía ser proporcional en potencia de fuego, coraza y velocidad. De tal proyecto se encargó la Compañía MAN con la construcción y presentación en 1936 del modelo Sd.Fkz.161, posteriormente rebautizado como Panzer PzKpfw IV, del que se producirían un total de 9.500 unidades.

Tanque Panzer PzKpfw IV sobre las arenas del Norte de África.

El tanque Panzer PzKpfw IV era un carro de forma cuadrada y chasis monobloque remachado en tres secciones (casco, torreta y superestructura) que medía 7’2 metros de largo, 2’88 metros de ancho y 2,67 metros de alto con espacio para cinco tripulantes (jefe de carro, conductor, radio-ametrallador, tirador y cargador), además de poseer una coraza de 80 milímetros. Dicho conjunto se movía mediante un motor Maybach Hl entre los 210 y 300 caballos de vapor que traccionaba un sistema de cadenas con amortiguadores accionadas por diez ruedas de planchas metálicas capaz de circular a 42 kilómetros por hora en carretera y 20 kilómetros campo a través o sortear obstáculos 2’3 metros de anchura, subir escalones verticales de 0,6 metros y vadear agujeros de 1 metros de profundidad . Respecto al interior del blindado, todos los asientos estaban forrados y sus aristas acolchadas para hacer más cómoda la vida de sus inquilinos (incluso se pintaron las paredes de colores claros para evitar la sensación de claustrofobia), quienes en caso de emergencia disponían de dos escotillas en la torreta, una de doble puerta en la parte superior y otras en la sección lateral. Finalmente el armamento de carro consistió en un cañón L/24 de 50 milímetros (que acabó sustituyéndose por uno de 75 milímetros que disparaba proyectiles a 450 metros por segundo para enfrentarse al tanque T-34 soviético) con elevada gama de municiones que incluyó granadas rompedoras, contracarro, contrapersonal y fumígenas, así como dos ametralladoras MG-34 de 7’92 milímetros.

Segunda Guerra Mundial:

Oficialmente el bautismo de fuego del Panzer IV tuvo lugar durante la invasión de Polonia en 1939, donde el empleo de las primeras 211 unidades fue meramente experimental contras las formaciones acorazadas del Ejército Polaco. Al año siguiente, en 1940, un total de 278 Panzer IV combatieron con éxito en la campaña de Francia; mientras que en 1941, se distinguieron en los Balcanes sobre Grecia y Yugoslavia, lo mismo que las versiones tropicalizadas en el Norte de África sobre Libia y Egipto. También al producirse la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética, los Panzer IV que eran inferiores a los tanques rusos T-34, se desenvolvieron mucho mejor en la lucha gracias a la táctica de la “Blitzkrieg” con la que destruyeron miles de blindados enemigos sobre Rusia, Ucrania, Bielorrúsia y los Países Bálticos, incluso se distinguieron en el frío invernal de la Batalla de Moscú.

Pintura de una unidad de Panzers PzKpfw IV en África.

A partir de 1942 comenzó el declive de los Panzer IV debido a la superioridad material de la URSS y los Aliados, aunque todavía se distinguieron en algunas campañas como demostraron las 135 unidades que pelearon en la Batalla de Stalingrado y la ofensiva hacia el Cáucaso, o los que estuvieron al servicio del Afrika Korps en Túnez. Al cabo de un año, en 1943, un total de 841 Panzer IV participaron en la Batalla de Kursk destruyendo cientos de tanques enemigos; mientras que en Sicilia e Italia jugaron un rol muy importante para estancar el avance del Ejército Estadounidense y el Ejército Británico.

Otros usuarios del Panzer IV fueron los países del Eje con presencia militar en el Frente Oriental como Finlandia que dispuso de quince unidades con las que combatió durante la Guerra de Continuación sobre Carelia y Viipuri, así como Rumanía que contó con algunos ejemplares para defender las fronteras de Moldavia, o Hungría que integró algunos en sus formaciones acorazadas durante la Batalla de Debrecen. Respecto al teatro de operaciones de los Balcanes, en 1943 Bulgaria adquirió 46 unidades de Panzer IV que actuaron como fuerza antiguerrillera en Serbia, Grecia y Macedonia. De igual manera algunas naciones neutrales compraron el Panzer IV como por ejemplo los veinte ejemplares vendidos a España que fueron estacionados como guarnición en Madrid y Burgos, o unos pocos entregados a Turquía.

Cuando comenzó la invasión de Normandía en Junio de 1944, un contingente de 750 blindados Panzer IV combatió sobre los bosques de setos de los “bocages”; al mismo tiempo en que en el Frente Oriental se producía una debacle tras la “Operación Bragation” que llevó al Ejército Rojo a expulsar al Ejército Alemán de Bielorrúsia, Ucrania, Rumanía, Albania, Serbia y las zonas orientales de Polonia y Hungría, liquidando durante el proceso a 2.643 ejemplares de estos tanques. Finalmente los últimos Panzer IV del Frente Occidental tomaron parte en la Batalla de las Ardenas hasta su total destrucción: mientras que los del Frente Oriental resistieron la ofensiva desde el Río Vístula hasta Berlín, perdiéndose 285 unidades entre Enero y Mayo de 1945.

Tres Panzer IV Ausf H junto con soldados del Ejército Alemán en la Batalla de Kursk.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, los países del Pacto de Varsovia que se habían convertido en satélites de la URSS operaron con los Panzer IV en los inicios de la Guerra Fría de la siguiente manera: Checoslovaquia dispuso de 50, Rumanía de otros 50 y Bulgaria de 43 que actuaron como fuerza de guarnición en la “Línea Krali Marko” junto a la frontera con Turquía. Respecto a Oriente Medio, Siria compró a 77 unidades que combatieron contra Israel en la Guerra del Agua sobre el Río Jordán en 1965 y en la Guerra de los Seis Días sobre los Altos del Golán en 1967, hasta su retirada definitiva del servicio activo en 1968.

Versiones:

Panzer PzKpfw IV Ausf A

La primera versión del Panzer IV surgida en el año 1935 fue el Panzer PzKpfw IV Ausf A que llevaba un motor Maybach Hl de 12 cilindros a 250 caballos de vapor con el que alcanzaba una velocidad de 30 kilómetros por hora y un armamento consistente en un cañón L/24 y una sola ametralladora MG-34 de 7’92 milímetros. A raíz de estas características tan limitadas, el carro sólo jugó un papel destacado en la anexión de Austria y Checoslovaquia en 1938; mientras que en la Segunda Guerra Mundial únicamente empleó 35 unidades en las campañas de Polonia, Noruega y Francia hasta su retirada del servicio en 1940.

Panzer PzKpfw IV Ausf B

Basado en un Panzer PzKpfw IV Ausf A al que le mejoraron la suspensión y le aumentaron la coraza en 30 milímetros con un mantelete en el frontal, el Panzer PzKpfw IV Ausf B tomó partido en las fases iniciales de la “Blitzkrieg” sobre Europa, antes de ser relegado a un tanque de operaciones antipartisanas en Grecia y Yugoslavia.

Panzer PzKpfw IV Ausf C

Muy similar al Panzer PzKpfw IV Ausf B, las 600 unidades producidas del Panzer PzKpfw IV Ausf C solamente incluyeron unas chapas metálicas en la superestructura, una antena Fu 5 y un mayor blindaje en el cañón (solamente estuvieron en servicio hasta el año 1943).

Panzer PzKpfw IV Ausf D

El Panzer PzKpfw IV Ausf D tuvo la particularidad de ser un tanque lento porque tras incrementarse su blindaje en 20 milímetros sobre la parte trasera del motor y añadirse una nueva cubierta de 75 milímetros en la zona delantera del cañón, el peso aumentó en cinco toneladas y por tanto se redujo considerablemente su velocidad tanto en carretera como a campo abierto. Como consecuencia de esta deficiencia en rapidez y maniobrabilidad, la Compañía MAN sólo fabricó 248 unidades de este modelo de Panzer IV.

Panzer PzKpfw IV Ausf E

Conjuntamente la Compañía Krupp y la Compañía Grusonwek sacaron 206 ejemplares de un modelo llamado Panzer PzKpfw IV Ausf E. Aunque fue similar a los anteriores, se le adhirió detrás de la torre una cómoda caja para el transporte de enseres.

Panzer PzKpfw IV Ausf F

Inicialmente el Panzer PzKpfw Ausf F fue un carro armado con un cañón L/24 hasta que en Febrero de 1942 se le sustituyó por una nueva pieza L/43. De las 460 unidades construidas de este tanque, surgieron las siguientes dos versiones: el Panzer PzKpfw IV Ausf F1 con una torreta L/48 que incorporaba un cañón de 75 milímetros y el Panzer PzKpfw IV Ausf F2 con unas cadenas de 400 milímetros de acero en la suspensión.

Panzer PzKpfw IV Ausf H

Ante la necesidad en 1943 de un tanque que pudiese hacer frente al blindado soviético T-34/85, nació el Panzer PzKpfw IV Ausf H del que se fabricarían 3.775 unidades. Esta versión que fue la más poderosa de todos los modelos de Panzer IV y que se batiría con éxito en la Batalla de Kursk, incluyó una serie de características consistentes en una nueva torreta L/43, en el aumento de la coraza primaria en 80 milímetros sobre toda la estructura, en una suspensión frontal con amortiguadores helicoidales, y en una serie de faldones de blindaje laterales para proteger las cadenas (con las que podía evitar dañar su tren de rodaje de las granadas huecas y proyectiles de bazooka).

Panzer PzKpfw IV Ausf G

A partir de los ejemplares del Panzer PzKpfw IV Ausf F2, entre Mayo de 1943 y Marzo de 1944 se diseñaron las 1.700 unidades del Panzer PzKpfw Ausf G que tuvieron 30 milímetros de blindaje extra en forma de acero remachado.

Panzer PzKpfw IV Ausf J

A inicios de 1944, la Compañía MAN comenzó la producción de las 1.750 unidades del Panzer PzKpfw IV Ausf J que a diferencia de sus antecesores, se constituyó como un modelo simplificado que disponía de una coraza frontal más gruesa y una protección mayor en la torreta, además de haber sustituido los faldones metálicos por otros nuevos de tela metálica igual de resistentes. Curiosamente este carro fue la variante del Panzer IV más longeva porque sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial tras haber sido compradas 77 unidades por Siria, las cuales fueron empleadas por el Ejército Sirio sobre los Altos del Golán en la Guerra de los Seis Días contra Israel en 1967.

Primera fotografía: Panzer PzKpfw IV Ausf F en África. Segunda fotografía: Unidad de Panzers PzKpfw IV Ausf H en la Batalla de Kursk en la Unión Soviética.

 

Bibliografía:

-Thomas Anderson, Panzer IV. Primera Evolución del Carro Definitivo, Revista Desperta Ferro Especiales Nº16 (2017), p.18-27
-Ismael García, Carro Medio Panzer-Kampfwagen IV Modelo H/J, Revista Serga Nº8 (2000), p. 40-43
-Roger Ford, Grandes Tanques del Mundo, “Los carros Panzer IV mejorados”, Libsa (2003), p.42-45
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “Panzerkampfwagen Mark IV”, S.A.R.P.E. (1978), p.805