Karl

Nombre: Karl
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Rheinmetall
Longitud: 11′ 15 m
Altura: 4′ 78 m
Anchura: 3′ 16 m
Peso: 124.000 kg
Modo de tiro: Manual
Alcance: 4.000 m
Giro horizontal:
Giro vertical: 55º a 70º
Dotación: 21
Armamento: Proyectil de 2.400 kg
Historia:

El mortero pesado Karl fue una de las mayores reliquias producidas dentro de los arsenales del Tercer Reich. Considerada sin duda como una de las piezas de artillería más destructivas del siglo XX, tanto por su calibre como por su poder arrasador, constituyó uno de los cañones más temidos de la Segunda Guerra Mundial.

Mortero pesado Karl.

Mortero pesado Karl con su dotación de artillería.

Alrededor del año 1937, Alemania precisaba de artillería superpesada de gran calibre ante la eventualidad de tener que enfrentarse a la poderosa “Línea Maginot” contra Francia. Así fue como la empresa Rheinmetall fabricó un gigantesco cañón montado sobre una base de orugas y raíl, cuyo enorme tubo disponía de una longitud de 4’20 metros de alto y 600 milímetros de diámetro capaz de disparar proyectiles de 2’4 toneladas a 4 kilómetros de distancia. A raíz de su elevado peso de 124 toneladas, el mortero tenía que ser movido mediante un motor Daimler Benz MB-503 de 580 caballos de vapor que le confería una reducida velocidad de 8 kilómetros por hora, así como la munición transportada por vehículo con grúa; siendo además manejada la pieza por una dotación de 21 miembros que incluían un comandante, un chófer y dieciocho artilleros. De hecho, la costosa producción de semejantes cañones redujo su construcción en 1940 a únicamente a seis que fueron bautizados con nombres de la mitología nórdica como “Thor”, “Odín”, “Adam”, “Loki”, “Ziu” y “Eva”.

Oficialmente el estreno del Karl en la Segunda Guerra Mundail tuvo lugar durante la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética cuando uno de estas piezas adscritas al 833th Batallón de Morteros Pesados al mando del general Freiherr Rüdt Von Collenberg, bombardeó con 31 de sus 36 proyectiles el centro de la ciudad de Lvov en Ucrania, generando considerables daños. Al año siguiente, en 1942, otros tres cañones Karl fueron desplegados en Crimea durante el asedio de Sevastopol, obteniendo buenos resultados al derrumbar parte de las estructuras de hormigón de los Fuertes Maxim Gorki y Bastión I, además de neutralizar una batería naval soviética y cortar el flujo de electricidad al complejo militar.

Karl "Ziu" disparando durante el Levantamiento de Varsovia en el verano de 1944.

Karl “Ziu” disparando durante el Levantamiento de Varsovia en el verano de 1944.

Hasta verano de 1944 los morteros Karl no volverían a ver acción cuando la pieza “Ziu” fue desplegada en Polonia para hacer frente al Levantamiento de Varsovia organizado por la Resistencia Polaca (Armia Krajowa) en la capital entre Agosto y Septiembre, donde se distinguió sepultando barrios enteros, matando a cientos de partisanos bajo toneladas de escombros y echando abajo el Edificio Prudential de un sólo impacto. También medio año más tarde, el 20 de Marzo de 1945, uno de los Karl disparó 14 proyectiles contra el Puente Remegan que contribuyeron a su destrucción y hundimiento tras provocar la muerte a 31 soldados del Ejército Estadounidense.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, tres morteros Karl fueron capturados para su estudio y evaluación, siendo el “Ziu” tomado en Jüterborg por el Ejército Rojo”; así como los “Eva” y “Loki” en Hillersleben por los Aliados, antes de ser ambos trasladados como trofeo de batalla a Estados Unidos. Curiosamente y a pesar del escaso empleo del Karl durante el conflicto, su existencia constituyó uno de los mayores avances tecnológicos dentro de la poliorcética y la guerra de sitio.

 

Bibliografía:

-Rubén Sáez Abad, Sebastopol 1942. Manstein conquista Crimea, “Los Morteros Kark Alemanes, HRM Ediciones (2013), p.92-93
-https://es.wikipedia.org/wiki/Morser_Gerart