Breda

Nombre: Breda
Nacionalidad: Italia
Compañía: Società Italiana Ernestro Breda
Tipo: Cañón antiaéreo
Longitud: 2′ 31 m
Altura: 1′ 12 m
Anchura: 1′ 3 m
Peso: 68′ 5 kg
Modo de tiro: Semiautomático
Alcance horizontal: 5.500 m
Alcance vertical: 2.500 m
Giro horizontal: 360º
Giro vertical: -10 a 80º
Dotación: 5 hombres
Armamento: Proyectil de 1’38 kg
Historia:

La Breda fue el arma automática por excelencia del Ejército Italiano en el siglo XX. Muy popular dentro del ámbito de la artillería, esta ametralladora con doble función de cañón ligero y antiaéreo, se curtiría con resultados muy satisfactorios tanto la Guerra Civil Española como durante la Segunda Guerra Mundial.

Breda de 20 milímetros.

En 1935 la Compañía SIEB (Società Italiana Ernestro Breda) aceptó el reto del Ministerio de la Guerra de Roma para fabricar un cañón antiaéreo y al mismo orientado a aniquilar a la infantería que superase a todas las armas del mismo modelo existentes en Europa, basándose para ello en la estructura de la automática Hotchkiss creada por Francia en la Primera Guerra Mundial. Así nació la ametralladora Breda con una boca de 20 milímetros que iba accionada desde dos empuñaduras en la parte trasera mediante un punto de mira reflexivo San Giorgio con anteojo (ubicado en un alza convencional de chapa y corredera movida por volantes), cuya cadencia de disparo era regulada por una válvula de gases y alimentada por doce cartuchos en bandejas de chapa en su costado izquierdo (que requerían ser extraídos una vez eran depositados automáticamente tras efectuar varios tiros). Este peculiar arma además de disponía de un afuste de tres mástiles plegables para su fijación y un enganche posterior para ser remolcada por vehículos o caballos gracias a sus dos ruedas desmontables metálicas o de madera con suspensión elástica de discos de chapa de acero, neumáticos o semineumáticos. De hecho podía disparar un enorme arsenal de cartuchos como por ejemplo los proyectiles de 138 milímetros F.C.4 con 138 gramos de pólvora o balistita, los explosivos trazadores Borletti con 3’1 gramos TNT, la carga perforante de 1’6 gramos de pentrita y su variante incendiaria T.I.S.P.A.. También las versiones surgidas posteriormente tuvieron características muy particulares como la Breda 20/65 Modelo 35 para ser instalada en buques con una dotación de cinco personas, la Breda Modelo 40 destinada a la protección antiaérea urbana que llevaba arcos tubulares para el tirador y la Breda 39 con la puntería de tiro mejorada.

Oficialmente la entrada en servicio de las Breda tuvo lugar el 27 de Agosto de 1936 durante la Guerra Civil Española, concretamente en la Isla de Mallorca, cuando cuatro de estas ametralladoras manejadas por voluntarios del Cuerpo de Tropas Voluntarias (Corpo di Truppe Volontaire) fueron desplegadas tácticamente en la ciudad de Palma y distribuidas entre la Catedral, el Castillo de Bellver, el Kiosko Miramar y el Colegio Sagrado Corazón, desde donde protegieron el cielo insular de los constantes bombardeos a los que estaba sometido el núcleo urbano por parte de la Fuerza Aérea Republicana con bases en Barcelona y Menorca. Las siguientes Breda también comenzaron a llegar a la España Nacional el 1 de Enero de 1937, siendo primero instaladas en Cádiz y participando posteriormente en la conquista de Málaga. Algo de menos suerte tuvieron los artilleros italianos durante la Batalla de Guadalajara porque tras la contraofensiva del Ejército Republicano desde Trijueque, dos de las Breda fueron capturadas al Cuerpo de Tropas Voluntarias. No obstante y salvo por este incidente, todas las Breda del Ejército Italiano y las 130 unidades vendidas al Ejército Español, se distinguieron con muy buenos resultados en operaciones como las de Segovia, Ávila, Calatayud, Logroño, Sigüenza, Alcañiz, Jadraques, Binéfar o Vinaroz hasta el final de la Guerra Civil Española.

Cañon italiano Breda con su dotación de “Bersaglieri” a la espera de un asalto en Libia.

China fue otra nación que adquirió algunas ametralladoras Breda para ser utilizadas por el Kuomintang primero durante la Guerra Civil China contra el Partido Comunista Chino de Mao Tse-Tung; y luego durante la Guerra Sino-Japonesa cuando se produjo la invasión de Japón. También Finlandia compró un lote de 88 automáticas Breda a la Italia Fascista con el estallido de la Guerra de Invierno contra la Unión Soviética, las cuales destacaron muy positivamente formando parte del Ejército Finlandés porque eliminaron un gran número de enemigos en Carelia, Salla y Laponia, además de derribar algunos aviones soviéticos que bombardearon la capital de Heilsinki entre 1939 y 1940.

Cuando Italia entró en la Segunda Guerra Mundial el 10 de Junio de 1940, un total de 1.112 ametralladoras Breda de la Defensa Antiaérea Territorial (Difesa Controaerea Territoriale) y la Milicia de Artillería Antiaérea (Milizia Artiglieria Contro Aeri) fueron distribuidas para proteger las ciudades de Roma, Milán, Venecia, Salerno, Nápoles, Calabria, Turín, Génova, La Spezia, Sicilia, Cerdeña, Pola, Fiume, etcétera, además de haber otras 169 situadas estratégicamente en los diversos complejos industriales como por ejemplo los de la Compañía Fiat. Lamentablemente se produjeron dos inconvenientes inesperados de última hora en los cañones Breda disponibles que se resumieron del siguiente modo: primero sus disparos no sobrepasaban los 2.500 metros de altura, lo que era insuficiente para alcanzar numerosos aviones enemigos de la época; mientras que la carencia de municiones se había agravado enormemente, lo que obligó a los italianos a comprar 3 millones de cartuchos a Alemania.

Puesto de observación italiano con una ametralladora antiaérea Breda en África.

África fue el primer escenario donde las Breda (que había sido agrupadas en baterías de ocho piezas), combatieron al Ejército Británico sobre las campañas de Egipto, Libia, Sudán, Kenya, Etiopía, Eritrea o Somalia. Al mismo tiempo las Breda participaron en la invasión de Grecia y Yugoslavia, mientras que acto seguido en el Frente Oriental contra la Unión Soviética, logrando derribar un gran número de aparatos soviéticos en los confines de Ucrania y Rusia. También otras Breda fueron instaladas en los tanques L6/40 y camiones Spa 38 que se distinguieron en una serie de operaciones sobre Cirenaica, así como en las Primera y Segunda Batallas de El-Alamein. Incluso otra nación del Eje como Eslovaquia, adquirió algunas Breda con las que llevó a cabo su lucha particular contra la URSS en el Cáucaso.

Curiosamente los Aliados prefirieron en muchas ocasiones las ametralladoras Breda del Ejército Italiano a pesar de que poseían cañones antiaéreos de otros tipos muy efectivos. De hecho Gran Bretaña y Australia instalaron en camiones saharianos AS.37 las sesenta Breda capturadas al vapor italiano Verbania en Eritrea, las cuales fueron usadas por las “Ratas del Desierto (Long Range Deser Group)” contra los mismo soldados italianos en Libia. También Grecia que contaba con algunas Breda en sus arsenales, las empleó dentro del contexto de la Guerra Greco-Italiana contra el Ejército Italiano en el Epiro y Albania; mientras que los partisanos del Mariscal Josip Tito en Yugoslavia operaron con unas pocas ametralladoras de este modelo en los Balcanes.

A producirse la rendición de Italia en Septiembre de 1943 y tener lugar el inicio de la Guerra Civil Italiana entre la República de Saló proclive al Eje y la Italia Cobeligerante proclive a los Aliados, ambos bandos utilizaron las ametralladoras Breda para masacrarse entre sí. De forma simultánea, también la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) se apropió de 469 unidades de Breda en las factorías de Roma y Brescia que pasaron a completar la red de baterías antiaéreas repartidas por toda Europa.

“Bersaglieri” arrastrando un cañón Breda por el Desierto del Sáhara.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, el Ejército Italiano continuó operando con las Breda en el marco de la Guerra Fría. También algunas Breda también combatieron en la Guerra Árabe-Israelí de 1948, siendo empleadas en Palestina tanto por Israel como por la Liga Árabe. Sorprendentemente la última Breda que quedaba operativa en el mundo no sería retirada del servicio militar activo por Finlandia hasta una fecha tan tardía como 1980.

 

Bibliografía:

-Artemio Mortera, La Ametralladora Antiaérea BREDA de 20mm. Mod.35, Revista Española de Historia Militar Nº88, (2007), p.114-125
-http://it.wikipedia.org/wiki/Breda_20/65_Mod._1935