USS North Carolina

Nombre: USS North Carolina
Nacionalidad: Estados Unidos
Constructora: Astilleros de Brooklyn
Tipo: Acorazado
Clase: North Carolina
Eslora: 222′ 11 metros
Manga: 33 ’25 metros
Peso: 37.486 toneladas
Velocidad: 28 nudos
Blindaje: 406 mm – 37 mm
Planta motriz: Cuatro turbinas General Electrics con ocho calderas a 121.000 CV
Tripulación: 1.880 hombres
Botadura: 13 de Junio de 1939
Aviones: Tres hidroaviones
Armamento:
·9 cañones de 406 mm
·20 cañones de 127 mm
·16 cañones AA de 28 mm
·12 ametralladoras de 12’7 mm
Historia:

Con el fallido Segundo Tratado Naval de Londres que no contentó ni a Japón, ni a Francia, ni a Reino Unido ni a Italia, las cláusulas que limitaban la construcción de grandes buques de línea terminaron para iniciarse en su lugar una acelerada carrera armamentística sin precedentes en la que el Congreso de los Estados Unidos aprobó el diseño de la “Clase North Carolina”. Así fue como nació el acorazado USS North Carolina durante la Segunda Guerra Mundial se distinguiría en diferentes escenarios del Océano Pacífico.

Botado por los Astilleros de Brooklyn el 13 de Junio de 1939, el USS North Carolina era un acorazado de casco poco estilizado, proa lanzada, quilla de aleta y limitado francobordo (que por su forma en ocasiones hundía su punta en las olas), cuyas medidas eran de 222 metros de eslora, 33 metros de manga y 10 metros de calado, encontrándose protegido por un blindaje de acero cementado en 406 milímetros en las torres, 343 milímetros en la maquinaria, 305 milímetros en la cintura con 15º grados de inclinación, 292 milímetros en las barbetas, 282 milímetros en los mamparos transversales, 106 milímetros en la cubierta, 73 milímetros en los pañoles y 37 milímetros de placas antiesquirlas en las partes más vulnerables. La gobernabilidad de la nave recaía en los torreones con los puentes de mando, los radares auxiliares, la dirección de tiro triangular, las antenas de látigo y los telémetros elevados entre 8 y 14 metros que se situaban cerca del mástil y dos chimeneas con sombrerete; mientras que la capacidad ofensiva se basaba en nueve cañones de 406 milímetros sobre tres torres triples (dos a proa y una a popa que disparaban proyectiles de 861’8 a 1.224’7 kilogramos), veinte piezas de 127 milímetros en diez montajes dobles (cinco a babor y estribor respectivamente), dieciséis antiaéreos de 28 milímetros, doce ametralladoras de 12’7 milímetros y dos catapultas para tres hidroaviones Kingfisher. Respecto a la lenta velocidad inicial de 23 nudos y las vibraciones internas del buque retrasaron su puesta en servicio hasta Marzo de 1942, cuando las 37.486 toneladas con 1.880 tripulantes a bordo pudieron desplazarse a 28 nudos a través de cuatro turbinas de engranajes doble reductoras del modelo General Electrics y ocho calderas de alta presión Babcock & Wilcox que alimentaban cuatro hélices movidas por dos timones. Curiosamente, las continuas averías durante su construcción y equipamiento en Nueva York, hicieron que los habitantes de la ciudad apodaran al barco con el mote de “Shownboat” en honor a una famosa función del Teatro Broadway.

Acorazado estadounidense USS North Carolina.

Estando operativo el USS North Carolina, navegó frente a las costas de Norteamérica en busca de submarinos alemanes sobre el Océano Atlántico, llegando incluso a patrullar aguas de Sudamérica hasta Argentina, antes de dar media vuelta y cruzar el Canal de Panamá. Una vez en el Océano Pacífico, el buque se unió a las unidades que combatían en la Batalla de Guadalcanal como complemento del acorazado USS South Dakota y de los dos portaaviones USS Enterprise y USS Wasp. De hecho durante la Batalla de las Salomón Orientales el 25 de Agosto, el barco fue atacado por la aviación japonesa con tres impactos de bomba que le provocaron un muerto y averías leves, derribando durante el duelo a nada menos que siete aviones japoneses.

Inesperadamente el 15 de Septiembre de 1942, el submarino japonés I-19 descubrió navegando sobre el Pacífico Sur al acorazado USS North Carolina mientras hacía de escolta al portaaviones USS Wasp y otras embarcaciones menores de la Flota Estadounidense. Sin dudarlo un instante, el I-19 torpedeó y hundió al portaaviones USS Wasp, además de inmediatamente echar a pique al destructor USS O’Brien. Acto seguido, acertó con un tercer torpedo en la banda de babor del USS North Carolina que le abrió un boquete de 10’6 metros por el que ingresaron 1.000 toneladas de agua, dejando inoperativa la Torre I, matando a cinco marineros e inclinando la nave con una escora de 5º, lo que obligó al acorazado a ser retirado a las Islas Hawaii para llevar a cabo arreglos en Pearl Harbor.

Reparado en Abril de 1943, el USS North Carolina recaló en la base naval de Numea en Nueva Caledonia, desde donde protagonizó patrullas y ataques por diversos puntos del Pacífico Sur como Nueva Guinea, Nueva Georgia, la Isla de Vella Lavella y Bougainville, así apoyo naval desde Noviembre durante la Batalla de Tarawa en la invasión de las Islas Gilbert y en un raid a la Isla de Nauru. A inicios del año siguiente, en 1944, prestó soporte con su artillería tanto en la campaña de las Islas Marshall como en la de las Islas Marianas contra la Isla de Saipán, adoptando en esta última una formación circular junto a su acorazado gemelo USS Washington durante la Batalla del Mar de Filipinas.

Torretas de proa del acorazado USS North Carolina.

A raíz de unas averías en sus hélices, el USS North Carolina volvió a Estados Unidos para modificar el timón en los Astilleros Pugest Sound de Seattle. Resueltos los problemas, a finales de 1944 fue desplegado frente a China para interceptar el tráfico enemigo hacia Hong Kong y a principios de 1945 como buque de apoyo durante la Batalla de Iwo Jima, contra cuya isla agotó su munición de gran calibre. A los dos meses, en Abril de 1945, el USS North Carolina participó en la Batalla de Okinawa, recibiendo accidentalmente la jornada del 7 el impacto de un cañón de 127 milímetros (procedente de un buque americano por error) que le provocó daños ligeros y tres muertos; mientras que en Mayo bombardeó la costa del sur del territorio metropolitano de Japón.

El 2 de Septiembre de 1945, el USS North Carolina tuvo el honor de estar presente en la ceremonia de capitulación del Eje sobre la Bahía de Tokyo que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. Terminado el conflicto, fue trasladado a la reserva el 27 de Junio de 1947, dado de baja el 1 de Junio de 1960 y convertido en un “museo flotante” junto a los muelles de Wilmington en 1961 para rememorar sus heroicas gestas como parte de la Flota Estadounidense en un breve período de tiempo del siglo XX.

 

Bibliografía:

-Manuel González López, Acorazados de la Segunda Guerra Mundial. Un Estudio Técnico 1921-1945, “Clase North Carolina”, HRM Ediciones (2019), p.229-307
-https://en.wikipedia.org/wiki/North_Carolina-class_battleship