S-13

Nombre: S-13
Nacionalidad: Unión Soviética
Constructora: Astilleros Krasnoye Sormovo
Tipo: Submarino
Clase: Stalinets
Eslora: 77′ 8 metros
Manga: 6′ 4 metros
Peso: 250 toneladas
Velocidad: Superficie = 19′ 5 nudos / Sumergido = 9 nudos
Blindaje: Ninguno
Planta motriz: Dos motores diésel y eléctricos a 2.000 CV
Tripulación: 45
Botadura: 31 de Julio de 1941
Aviones: Ninguno
Armamento:
·6 tubos lanzatorpedos de 533 mm
·1 cañón de 100 mm
·1 ametralladora AA de 45 mm
·Minas submarinas
Historia:

La Unión Soviética apostó por los sumergibles como un arma indispensable de la Flota Roja, aunque su actuación durante la Segunda Guerra Mundial sería más bien escasa. Únicamente el submarino S-13 fue uno de los pocos buques de este tipo que destacaría por generar dos de las tragedias navales más grandes de la Historia en el Mar Báltico.

El submarino S-13 fue un sumergible de clase Stalinets construido por los Astilleros Krasnoye Sormovo en 1938 y botado en la ciudad de Gorki el 31 de Julio de 1941. Se trataba de un navío moderno de 77’8 metros de eslora, 6’4 metros de manga y 4’4 metros de calado que podía navegar a 19’5 nudos en superficie y 9 nudos bajo el agua gracias a dos motores diésel y otros dos eléctricos de dos hélices a 2.000 caballos de vapor, capaces de recorrer 9.800 millas náuticas en superficie y 148 millas sumergido llevando 840 toneladas de peso y 45 tripulantes entre 8 oficiales, 16 suboficiales y 21 marineros. Respecto algunas de las características novedosas de este buque estuvieron sus dos periscopios, un micrófono Mars-12, un sistema de comunicaciones Sirius y un radar ASDIC proporcionado por Inglaterra; además de un armamento de 6 tubos lanzatorpedos con doce artefactos de 533 milímetros (cuatro en proa y dos en popa), un cañón B-24-2 de 100 milímetros, una pieza antiaérea 21-K de 45 milímetros y algunas minas submarinas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el submarino S-13 al mando del capitán Pavel Malantyenko fue destinado al Mar Báltico para dar caza a los buques del Eje que desplegaban Alemania y Finlandia. El 11 de Septiembre de 1942 el sumergible cosechó su primera victoria al hundir con un torpedo al mercante finlandés Hera de 1.379 toneladas; mientras que al día siguiente, el 12, echó a pique al carguero finés Jussi de 2.325 toneladas. Solamente seis días más tarde, el 18 de Septiembre, el S-13 interceptó y hundió a cañonazos al mercante holandés Anna que se dirigía a puertos alemanes con 290 toneladas de comida procedentes de los Países Bajos. Sin embargo la suerte del S-13 se acabó el 15 de Octubre de 1942, cuando las patrulleras finlandesas VMV-13 y VMV-15 dispararon y dañaron al submarino ruso, lo que obligó a la nave a llevar a cabo reparaciones en puerto hasta 1943.

El 30 de Enero de 1945 tuvo lugar la acción más famosa del submarino S-13 al frente del capitán Aleksandr Marinesku cuando interceptó y lanzó tres torpedos que impactaron en el transatlántico alemán Wilhelm Gustloff, destruyendo la proa, la popa y el sector de la piscina que hicieron volcar al buque de estribor y hundirlo con 9.343 personas que fallecieron (lo que supuso la mayor tragedia naval de la Historia). Aproximadamente diez días más tarde de lo ocurrido, el 10 de Febrero, el sumergible S-13 hundió a su segundo transatlántico, el General Von Steuben, matando a otros 4.500 pasajeros.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial en 1945, el submarino S-13 registró un historial de 44.138 toneladas hundidas entre dos transatlánticos y tres mercantes, lo le valió a su tripulación recibir altas condecoraciones. A partir de entonces se convertiría en un sumergible de adiestramiento hasta su retirada en 1954 y su desguace en 1956. Respecto al S-13 como icono, los soviéticos recordarían sus acciones como heroicas; mientras que los alemanes y otras naciones como reprobables por el torpedeamiento a dos buques civiles.

 

Bibliografía:

-Alejandro Vilchés Alarcón, Operación Hannibal. El Canto del Cisne de la Kriegsmarine, “S-13”, HRM Ediciones (2017), p.80-81
-https://en.wikipedia.org/wiki/Soviet_submarine_S-13