Prinz Eugen

Nombre: Prinz Eugen
Nacionalidad: Alemania
Constructora: Astilleros Germaninawerft de Kiel
Tipo: Crucero
Clase: Admiral Hipper
Eslora: 207′ 7 metros
Manga: 21′ 7 metros
Peso: 18.750 toneladas
Velocidad: 32 nudos
Blindaje: 150 mm – 50 mm
Planta motriz: Tres turbinas Blohm & Voss
Tripulación: 1.382 hombres
Botadura: 22 de Agosto de 1938
Aviones: Tres hidroaviones Arado Ar 196
Armamento:
·8 cañones de 203 mm en torretas triples
·12 cañones de 105 mm
·12 cañones de 37 mm
·20 cañones AA de 20 mm
·6 tubos lanzatorpedos de 533 milímetros
Historia:

El crucero Prinz Eugen fue uno de los buques de este tipo que más fama alcanzaría durante la Segunda Guerra Mundial. Iniciada su construcción el 23 de Abril de 1936, su puesta en servicio respondió a la necesidad urgente de encuadrar unidades pesadas de superficie para la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine).

Botado el 22 de Agosto de 1938 por los Astilleros Germaniawerft de Kiel, el crucero pesado Prinz Eugen poseía una eslora de 207’7 metros de largo, una manga de 21,7 metros y un calado de 7,2 metros, capaz de desplazar 18.750 toneladas a plena carga y a una velocidad máxima de 32 nudos gracias a tres turbinas de vapor Blohm & Voss con tres hélices tripala. A nivel defensivo el buque contaba con un blindaje de 80 milímetros en la cintura, 50 milímetros en cubierta y 105 milímetros en las torretas que protegían debidamente a los 1.382 tripulantes entre 42 oficiales y 1.340 marineros, así como un sistema de reconocimiento consistente en una catapulta que lanzaba tres hidroaviones Arado Ar 196. Respecto al armamento, el crucero disponía de un arsenal basado en ocho cañones pesados de 203 milímetros, doce medianos de 105 milímetros, doce ligeros de 37 milímetros, ocho piezas antiaéreas de 20 milímetros y seis tubos lanzatorpedos de 533 milímetros.

Crucero pesado alemán Prinz Eugen.

Justo antes de finalizar el diseño del Prinz Eugen, el buque ya sufrió los primeros daños por parte de la Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF) en Kiel, lo que retrasó su entrada en servicio hasta el 1 de Agosto de 1940. Desde ese fecha inició su programa de adiestramiento en el Mar Báltico durante medio año hasta que el almirante Erich Raeder lo eligió como parte de la escuadra destinada a mermar el tráfico mercante en el Océano Atlántico.

Bajo el nombre de “Operación Rheinübung”, la noche del 18 de Mayo de 1941 el crucero Prinz Eugen y el acorazado Bismarck dejaron el puerto de Kiel y cruzaron el Estrecho de Jutlandia para recalar en Noruega y salir al Mar del Norte mientras la Marina Real Británica (Royal Navy) movilizaba numerosos acorazados, cruceros y portaaviones para darles caza. El encuentro entre ambas formaciones tendría lugar el 24 de Mayo de 1941 entre el pasillo marítimo que separaba Groenlandia de Islandia cuando los dos acorazados británicos HMS Hood y HMS Prince of Wales les cerraron el paso. A continuación se desarrolló un episodio conocido como la Batalla del Estrecho de Dinamarca durante la cual el Prinz Eugen fue el primero en acertar con un proyectil de 203 milímetros a la cubierta del HMS Hood, justos momentos antes de que el Bismarck hundiera a cañonazos este mismo acorazado con un saldo de 1.419 marineros muertos.

Tras la victoria en la Batalla del Estrecho de Dinamarca, el crucero Prinz Eugen se separó del Bismarck (jornadas después resultaría hundido) y se dirigió hacia Francia para anclar el 1 de Junio de 1941 en el puerto de Brest. Allí permanecería un mes hasta que la noche del 1 al 2 de Julio la aviación británica bombardeó los muelles y dañó al buque con una bomba que le provocó 100 bajas entre 60 muertos y 40 heridos. Finalizadas las reparaciones en 1942, el Prinz Eugen junto a los acorazados Scharnhorst y Gneisenau cruzaron el Canal de la Mancha en una misión conocida como “Operación Cerberus”, de donde el crucero consiguió salir ileso e incluso dañar de un disparo al destructor británico HMS Worcester cerca de Dover. Una vez de regreso a Alemania, el Prinz Eugen fue destinado a la costa de Noruega para hostigar el tráfico mercante en el Océano Glacial Ártico. Lamentablemente en cuando ancló en el Fiordo de Trondheim, el submarino británico HMS Trident le localizó y le disparó un torpedero que le dañó gravemente la popa, lo que obligó a los técnicos a llevar a cabo arreglos durante meses cortándole la sección averiada y añadiéndole un nuevo servomotor.

Colisión accidental de la proa del crucero Prinz Eugen contra el caso del crucero Leipzig.

A mediados de 1943 el crucero Prinz Eugen fue trasladado al Mar Báltico para apoyar al Ejército Alemán (Wehrmacht) en su guerra contra la Unión Soviética, como por ejemplo hizo operando en la Isla de Utö y el Golfo de Riga en Estonia, o bombardeando al Ejército Rojo en Tukums que sufrió numerosas bajas a manos de los grandes calibres. A partir de 1944, el escenario bélico se trasladó primero al Golfo de Botnia en la Península de Sworbe y posteriormente a Memel en Lituania, donde el crucero volvió a bombardear y eliminar con más de 1.070 proyectiles a decenas de tropas soviéticas. Desgraciadamente el 15 de Octubre de aquel año, el Prinz Eugen sufrió una colisión accidental con el crucero Leipzig por culpa de la niebla (ambos estuvieron encajados 14 horas hasta que los remolcadores los separaron), por lo que durante semanas tuvo permanecer en puerto a la espera de ser reparado.

Cuando se inició la “Operación Hannibal” consistente en rescatar a los más de 2 millones de refugiados en Prusia Oriental y el norte de Polonia para evitar que cayeran en manos del Ejército Rojo, el Prinz Eugen tuvo un papel esencial. El 24 de Enero de 1945, el crucero disparó 870 proyectiles a las afueras de Königsberg en Cranz que mantuvieron lo suficientemente alejadas a las tropas soviéticas. También el 23 de Marzo, el Prinz Eugen protagonizó 403 nuevos disparos (235 de las piezas de 203 milímetros y 168 de las secundarias de 105 milímetros) contra el Ejército Rojo que asediaba Neufahrwasser; lo mismo que el 24 de Marzo en que otros 700 proyectiles acabaron con la vida de numerosos soldados rusos y destruyeron el puesto de mando de la 37ª División de Guardias Soviética, en donde murieron el general Sobir Rakhimov y todo su Estado Mayor. La última misión del crucero tendría lugar el 4 de Abril mediante el cañonero de las líneas soviéticas que circundaban el puerto de Oxhöfer Kampe, antes de que por falta de combustible el Prinz Eugen viajara hasta Dinamarca para quedar atracado en los muelles de Copenhague el 20 de Abril a la espera de la rendición de Alemania.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Europa, el 27 de Mayo de 1945 el crucero Prinz Eugen fue capturado en Dinamarca por los cruceros británicos HMS Dido y HMS Devonshire que lo escoltaron a Wilhelmshaven en Alemania para ser entregado como botín el 13 de Diciembre a la Flota Estadounidense (US Navy) en Wesermünde. Rebautizado entonces con el nombre de USS Prinz Eugen y con una tripulación mixta germano-americana, viajó desde Europa a Boston en Estados Unidos, en donde fue evaluado por ingenieros y aprovechada su valiosa tecnología como por ejemplo el moderno sonar GHC.

Lanzamiento de la bomba atómica “Baker” sobre varios cruceros en 1946, entre ellos la silueta del Prinz Eugen bajo el hongo.

Increíblemente la Flota Estadounidense eligió en 1946 al Prinz Eugen para convertirse en un blanco de pruebas nucleares durante la “Operación Crossroads”, por lo que fue remolcado desde Boston al Canal de Panamá, internado en el Océano Pacífico y llevado hasta el Atalón de Bikini en las Islas Marshall. Allí fue víctima de la explosión de la bomba atómica “Able” el 1 de Julio y de una segunda llamada “Baker” el 25, aunque ni el hongo de fuego ni la onda expansiva hundieron al crucero, el cual únicamente quedó contaminado de radiación. Sorprendidos los ingenieros por el aguante del Prinz Eugen, los remolcadores le llevaron al Atolón de Kwajekein donde finalmente sería hundido y desguazado (con la excepción de una hélice que volvió a Alemania para ser expuesta en el Monumento Naval Laboe).

El Prinz Eugen fue sin duda uno de los buques alemanes más famosos de la Segunda Guerra Mundial. Artífice junto al Bismarck de la victoria naval en la Batalla del Estrecho de Dinamarca y superviviente de dos bombas atómicas a inicios de la Guerra Fría, el crucero se convirtió en todo un icono de la ingeniería naval en el siglo XX.

 

Bibliografía:

-Alejandro Vilchés Alarcón, Operación Hannibal. El Canto del Cisne de la Kriegsmarine, “Crucero Prinz Eugen”, HRM Ediciones (2017), p.43-45
-https://es.wikipedia.org/wiki/Prinz_Eugen_(1940)