Littorio

Nombre: Littorio – Italia
Nacionalidad: Italia
Constructora: Ansaldo
Tipo: Acorazado
Clase: Littorio
Eslora: 237′ 7 metros
Manga: 32′ 9 metros
Peso: 45.237 toneladas
Velocidad: 30 nudos
Blindaje: 380-70 mm
Planta motriz: Ocho Yarrow de 130.000 CV
Tripulación: 1.866
Botadura: 22 de Agosto de 1937
Aviones: Tres hidroaviones
Armamento:
·9 cañones de 381 mm
·12 cañones de 152 mm
·4 cañones nocturnos de 120 milímetros
·12 cañones de 90 mm
·20 cañones AA de 20 mm
Historia:

El Littorio fue uno los acorazados más formidables de la Marina Real Italiana (Regia Marina) durante el siglo XX. El barco que operó al servicio de la Italia Fascista entre 1940 y 1943, estuvo presente en los principales eventos de la campaña del Mar Mediterráneo, siendo uno de los coartífice de las victorias en las Primera y Segunda Batalla de Sirte, lo que convirtió a este navío en el buque italiano más temido por los Aliados y en general por el Reino Unido en la Segunda Mundial.

Marineros frente a las baterías y torre de proa del acorazado Littorio.

La construcción del Littorio por la Compañía Ansaldo en los Astilleros Sestri-Ponente de Génova comenzó el 28 de Octubre de 1934 como respuesta a los acorazados “Clase Dunkerque” diseñados por Francia y a los nuevos “Clase Deutschland” de Alemania. Así fue como nació la “Clase Littorio” de 45.237 toneladas y unas medidas de 237 metros de eslora, 32 metros de manga y 10 metros de calado, característicos por poseer dos torreones (el de popa sobreelevado) con el puente de mando, los telémetros, la dirección de tiro, los dos radares y las plataformas tierra-aire adosadas en un solo cuerpo a sus estructuras. El blindaje de este excelente buque contaba con entre 70 a 280 milímetros de acero y una inclinación de 15º dependiendo de la sección de la cintura, cuya superficie estaba separada con dos capas rellenas de espuma de cemento que evitaban la entrada de agua y deformaban la onda de posibles impactos, además de 380 milímetros en las torres, 150 milímetros sobre la maquinaria, una placa antiesquirlas de 12 centímetros en la cubierta y un mamparo transversal de 30º en las barbetas. Respecto a la planta motriz, el conjunto de la nave y sus 1.866 tripulantes se movían por cuatro grupos de turbinas Yarrow y generadores diésel repartidos en ocho salas que se unían a cuatro ejes y dos timones (uno auxiliar por si el primero se rompía a imitación de los superacorazados japoneses de “Clase Yamato”). Finalmente el armamento se componía por tres torretas (dos delante y una atrás) con tres cañones cada una de 381 milímetros que disparaban proyectiles pesados y altamente perforantes a 42 kilómetros de distancia en intervalos de 45 segundos, así como cuatro torretas triples con doce piezas de 152 milímetros, cuatro bocas independientes de 120 milímetros orientadas a la lucha nocturna en la oscuridad, doce baterías menores de 90 milímetros, veinte antiaéreos ligeros de 20 milímetros (equipados con amortiguación en el retroceso) y una catapulta para tres hidroaviones del modelo Iman Ro-43 que posteriormente serían sustituidos por dos cazas Reggiane Re.2000.

El 22 de Agosto de 1937 fue botado en Génova el acorazado Littorio, bautizado así en honor al “Líctor” que era el emblema del Partido Nacional Fascista y símbolo de justicia en el antiguo Imperio Romano. A la Marina Real Italiana, no se entregó el barco hasta una fecha tan tardía como el 6 de Mayo de 1940, aunque un incendio accidental en la Torre 1 lo dejó inoperativo hasta Agosto, ya con la Segunda Guerra Mundial en marcha para Italia, cuando fue desplegado como buque buque insignia en la 9ª División de Acorazados de la I Escuadra del contraalmirante Carlo Bergamini, en cuyas filas efectuó salidas de patrulla infructuosas contra los convoyes británicos que se dirigían a la sitiada Isla de Malta.

La noche del 11 al 12 de Noviembre de 1940, un total de 36 aviones Swordfish procedentes del portaaviones británico HMS Ilustrious atacaron la base naval de Tarento donde se hallaba amarrado el Littorio junto los fondos de barro del Banco de la Sirena. Durante la primera oleada el acorazado recibió dos torpedos, el primero abriendo un boquete de 10’75 metros en la banda de estribor y el segundo otro agujero de 7’15 metros que bloqueó uno de los timones. Mucho peor resultó la segunda oleada porque un tercer torpedo explosionó en la proa, dejando abierta una brecha de 11’9 metros por la cual ingresaron varias toneladas de agua que destrozaron los sistemas electrógenos diésel, sumergieron la parte delantera del buque en el fango, inundaron el alcázar y ahogaron a 32 marineros que perdieron la vida. A raíz de este incidente, los remolcadores tuvieron que llevar el acorazado a dique seco para ser sometido cuatro meses a reparaciones hasta su vuelta al servicio activo en Marzo de 1941.

Con el regreso del Littorio al Mar Mediterráneo, el buque participó en el acoso a la Isla de Malta y en la escolta de convoyes italianos hacia los puertos de Libia, como por ejemplo en la “Operación Haldberg” o durante la Primera Batalla de Sirte durante la cual abrió fuego con sus grandes calibres de 381 milímetros a 30 kilómetros de distancia, logrando ahuyentar a la Marina Real Británica. También posteriormente, durante la Segunda Batalla de Sirte el 22 de Marzo de 1942, pese a que el Littorio recibió un impacto de un proyectil de 120 milímetros que solamente incendió su hidroavión, efectuó 181 salvas hasta hacer impacto con una en el destructor británico HMS Havock que después de salir huyendo se acabó por hundir a medio camino hacia Egipto. De igual manera, al cabo de cuatro meses, en Junio de 1942, también el acorazado italiano fue decisivo para hacer fracasar la “Operación Vigorous” con la que se pretendía abastecer a Malta, aunque durante el choque el buque resultó levemente dañado por los aviones británicos que le impactaron con un torpedo en estribor y una bomba en la Torre 1 (por suerte ambos artefactos sin efectos). Como recompensa por sus heroicas acciones, el Littorio fue visitado en Tarento por un entusiasmado Benito Mussolini al que los tripulantes recibieron al grito de “¡Duce, Duce…”!.

La crisis de petróleo sufrida por la Marina Real Italiana impidió a los buques participar en más misiones sobre el Mar Mediterráneo, por lo que el Littorio, incapaz de ser recargado de gasolina, no tuvo más remedio que ser desplazado al puerto de La Spezia en 1943. En su nueva base de la que no podía moverse, la Fuerza Aérea Estadounidense bombardeó al acorazado en varias ocasiones, encajándole una bomba el 14 de Abril y dos artefactos más el 24 de Junio, afortunadamente sin daños relevantes. Al mes siguiente, el 30 de Julio de 1943, coincidiendo con la caída del fascismo en el país, el Littorio fue rebautizado por las nuevas autoridades del Gobierno de Roma al frente del mariscal Pietro Badoglio con el nombre del Italia.

Acorazado italiano Littorio surcando el Mar Mediterráneo.

Al producirse el capitulación de Italia el 9 de Septiembre de 1943 y el realineamiento con los Aliados Occidentales contra el Eje, el acorazado Italia zarpó de La Spezia con intención de ser incautado por la Marina Real Británica en la Isla de Malta. Sin embargo durante su travesía a la altura de Córcega y Cerdeña, un bombardero alemán Dornier Do 217 de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) localizó al buque y le disparó dos bombas teleguiadas Fritz X, una de las cuales cayó en el mar sin consecuencias y otra le atravesó la cubierta hasta la cintura, abriendo una brecha de 7’56 metros por la que entraron 1.246 toneladas de agua. Afortunadamente los daños fueron leves porque el acorazado continuó con su viaje hasta entregarse en el puerto de La Valetta.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados prohibieron a la Italia Cobeligerante del Rey Víctor Manuel III emplear al acorazado Italia porque permaneció incautado en el puerto de Alejandría en Egipto, estando custodiado por guardias del Ejército Británico, aunque la tripulación continuó siendo latina y el pabellón italiano. A pesar de las insistencias de los marineros a sus nuevos socios anglo-estadounidenses de cooperar con el buque en los desembarcos al sur de Francia durante la “Operación Dragoon” o al menos en la Guerra del Pacífico contra Japón, las solicitudes fueron denegadas y la nave internada en los Lagos Amargos el 16 de Octubre de 1944.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, el 5 de Febrero de 1947 el acorazado Italia zarpó de Egipto y regresó a su patria, amarrando en el puerto de Augusta en Sicilia el día 9. Al cabo de veinticuatro horas, el 10, el Tratado de París obligó a la Marina Italiana a entregar el buque a la Marina Real Británica, aunque por suerte los italianos retrasaron el pedido hasta que el Gobierno de Londres perdonó esa deuda al Gobierno de Roma. Lamentablemente como la Unión Soviética estaba en un actitud completamente revanchista, al menos presionó a los Aliados para que lo desguazaran, por lo que al final, en Junio de 1948, los cañones del barco fueron desmontados y en 1951 se iniciaron los trabajos de desguace, los cuales no se completaron hasta 1955 con la desaparición total del Littorio-Italia.

 

Bibliografía:

-Manuel González López, Acorazados de la Segunda Guerra Mundial. Un Estudio Técnico 1921-1945, “Clase Littorio”, HRM Ediciones (2019), p.153-173
-https://en.wikipedia.org/wiki/Italian_battleship_Littorio