Leipzig

Nombre: Leipzig
Nacionalidad: Alemania
Constructora: Astilleros Reichsmaninewerft de Wilhelmshaven
Tipo: Crucero ligero
Clase: Leipzig
Eslora: 177 metros
Manga: 16′ 3 metros
Peso: 8.900 toneladas
Velocidad: 32 nudos
Blindaje: 100 mm – 30 mm
Planta motriz: Tres turbinas MAN de 17 cilindros
Tripulación: 534 hombres
Botadura: 18 de Octubre de 1929
Aviones: Dos hidroaviones Arado Ar 196
Armamento:
·9 cañones de 105 mm en torretas triples
·2 cañones AA de 88 mm
·12 tubos lanzatorpedos de 500 milímetros
·120 minas
Historia:

El Leipzig fue uno de los cruceros ligeros de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine). Gemelo de sus homólogos Nürnberg y Köln, su diseño fue pensado como un buque de ataque rápido y veloz sobre los convoyes enemigos de cara a una eventual Segunda Guerra Mundial.

Botado el 18 de Octubre de 1929 por los Astilleros Reichsmarinewerft de Wilhelmshavem durante la época de la República de Weimar, el Leipzig tenía unas medidas de 177 metros de eslora, 16 metros de manga y 5’69 metros de calado que estaban recubiertas por 100 milímetros de blindaje de acero en las torretas, 50 milímetros en la cintura y 30 milímetros en cubierta. Su impulsión era de 32 nudos para 8.900 toneladas de desplazamiento y 534 tripulantes entre 26 oficiales y 508 marineros gracias a sus tres turbinas diésel MAN de 17 cilindros que le conferían una autonomía de 7.200 kilómetros sin repostar. A estas ventajas había que añadir su catapulta y grúa para dos hidroaviones de reconocimiento Arador Ar 96 y un armamento compuesto de nueve cañones de 105 milímetros en tres torretas triples, dos piezas de artillería antiaérea Flak 88 de 88 milímetros en plataformas, doce tubos lanzatorpedos de 500 milímetros y 120 minas acuáticas.

Crucero alemán Leipzig.

Hasta el 8 de Octubre de 1931 el Leipzig no fue entregado a la Kriegsmarine, momento en que pasó a servir como buque de entrenamiento en el Mar Báltico entre 1933 y 1932, además de convertirse en el primer navío alemán en visitar Reino Unido después de la Primera Guerra Mundial en 1934. De hecho durante la época del Tercer Reich, el mismo Adolf Hitler en condición ya de Führer, inspeccionó el barco en 1935 y pasó revista a su tripulación. Al año siguiente, en Agosto de 1936, el Leipzig tomaría parte en la Guerra Civil Española patrullando las costas de la España Nacional y la España Republicana según lo estipulado en el Comité de No Intervención, aunque hasta Junio de 1937 sufriría algunos ataques con torpedos de la aviación soviética de los que milagrosamente salió ileso. Dos años más tarde, en Marzo de 1939, el crucero ligero fue uno de los navíos destinados a tutelar la anexión de Memel a Alemania después de haberse alcanzado un acuerdo diplomático con Lituania.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1939, el Leipzig fue uno de los buques que intentó hacer fracasar la “Operación Pekín” puesta en práctica por Polonia para hacer escapar del Mar Báltico a los tres destructores Burza, Blyskawica y Grom que de forma increíble consiguieron burlar la vigilancia ejercida por el crucero alemán. Al cabo de un año, en 1940, el Leipzig se dedicó a minar el Estrecho de Jutlandia entre Noruega y Dinamarca, siendo alcanzado el día 13 de Diciembre por un torpedo del submarino británico HMS Salmón que le obligó a llevar a cabo reparaciones en los Astilleros Deutsche Werk de Kiel porque el impacto inundó un mamparo estanco de las calderas y le rompió el suministro eléctrico.

Nuevamente puesto en servicio en Septiembre de 1941, el Leipzig tomaría parte en la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética bombardeando las posiciones del Ejército Rojo en Estonia sobre la Isla de Muhu. Sin embargo a partir de 1942 y también durante 1943, el crucero fue relegado a simples tareas de entrenamiento en el Mar Báltico para las nuevas generaciones de marineros aspirantes a integrar la Kriegsmarine. Fue entonces cuando inesperadamente por culpa de la niebla sobre el puerto de Hela el 15 de Octubre de 1944, el crucero pesado Prinz Eugen colisionó accidentalmente con su proa contra el casco del crucero ligero Leipzig, al cual estuvo a punto de partir en dos y hundir, seccionándole más de una decena de metros de su cintura mientras ambos permanecieron encajados casi 14 horas, lo que dejó al buque completamente inservible antes de que los remolcadores separasen a los navíos.

Se tendría que esperar hasta Marzo de 1945 para que el Leipzig fuera reparado y participara en la “Operación Hannibal” consistente en evacuar al mayor número posible de refugiados alemanes de Prusia Oriental. Durante esta misión el crucero bombardeó con sus cañones al Ejército Rojo en Hela y también llevó a bordo a algunos centenares de civiles hacia Dinamarca, antes de rendirse a las tropas del Ejército Británico en el puerto de Aabenra.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, el Leipzig fue entregado como botín a la Marina Real Británica (Royal Navy). Sin embargo y a pesar de sus buenas prestaciones, su anterior colisión con el Prinz Eugen que había rebajado su velocidad a 9 nudos lo hicieron inservible a ojos de los ingleses, por lo que el 16 de Diciembre de 1946 el crucero fue cargado de munición de gas y hundido como blanco en unas maniobras realizadas en el Mar del Norte.

 

Bibliografía:

-Alejandro Vilchés Alarcón, Operación Hannibal. El Canto del Cisne de la Kriegsmarine, “Crucero Leipzig”, HRM Ediciones (2017), p.45-46
-https://en.wikipedia.org/wiki/German_cruiser_Leipzig