Iku-Turso

Nombre: Iku-Turso
Nacionalidad: Finlandia
Constructora: Crichton-Vulcan
Tipo: Submarino medio
Clase: Vetehinen
Eslora: 63′ 65 metros
Manga: 6′ 2 metros
Peso: 493 toneladas
Velocidad: Superfície = 12 nudos / Sumergido = 8 nudos
Blindaje: Ninguno
Planta motriz: Un motor diésel eléctrico de 1.016 CV
Tripulación: 30 tripulantes
Botadura: 5 de Mayo de 1931
Aviones: Ninguno
Armamento:
·4 tubos lanzatorpedos de 530 mm
·1 cañón Bofors de 76 mm
·1 cañón antiaéreo Madsen de 20 mm
·1 ametralladora de 12′ 7 mm
Historia:

El Iku-Turso fue el submarino gemelo del Vesihiisi y el Vetehinen en la Marina de Guerra Finlandesa (Merivoimat) que los astilleros de Turku comenzaron a producir de 1926 a 1931 por el temor a un conflicto armado con la Unión Soviética. Como el Tratado de Tartu entre Finlandia y la URSS prohibía las 100 toneladas, el Iku-Turso, bajo denominación CV 704, fue construido únicamente con las 100 toneladas exigidas y unas características que incluían una navegación a 12 nudos en superficie y 8 nudos sumergido gracias a su motor diésel eléctrico de 1.016 caballos de vapor, un máximo de profundidad de 75 metros, un alcance de 1.575 millas náuticas, una tripulación de 30 marineros y un armamento consistente en cuatro tubos lanzatorpedos de 530 milímetros (dos a proa y dos en popa), un cañón de 76 milímetros Bofors, una batería antiaérea de 20 milímetros Madsen y una ametralladora de 12’7 milímetros contra abordajes.

A comienzos de la Guerra Ruso-Finesa de 1939, el submarino Iku-Turso y su compañero el Vetehinen fueron estacionados en Saaristomeri y posteriormente enviados a Högsara, donde el 30 de Noviembre el sumergible fue atacado por aviones soviéticos que afortunadamente erraron en el blanco. A continuación el Iku-Turso se dedicó a patrullar el Golfo de Botnia para impedir un desembarco enemigo en el Golfo de Finlandoa; mientras que en Navidad el submarino se dedicó a minar los puertos de Tallin y Paldiski en Estonia (recientemente había sido ocupada por la URSS), lo que contribuyó a mantener a los buques enemigos en los diques e incluso a hundir un vapor. Lamentablemente a inicios de 1940, el Iku-Turso sufrió una avería en el motor diésel, por lo que el navío fue internado en el puerto de Turku y su cañón Bofors de 76 milímetros extraído para ser usado como pieza de artillería antiaérea móvil durante el resto del conflicto.

Submarino Iku-Turso sobre el Mar Báltico escoltando a barcos de guerra finlandeses.

Terminada la Guerra de Invierno y comenzada la Guerra de Continuación en 1941, los submarinos Iku-Turso, Vetehinen y Vesihiisi minaron el área marítima entre la Península de Juminda y la Península de Kunda, incluyendo los canales en torno a las Islas de Ruuskeri, Pien-Tytärsaari, Vaindlo y Suursaari, logrando durante la misión poner fuera de combate al crucero soviético Maxim Gorki tras una colisión con uno de los artefactos. Una vez las costas del Mar Báltico quedaron en manos del Eje, el Iku-Turso patrulló las zonas de Pakri, Hankö y el Golfo de Finlandia. Sería precisamente durante uno de estos reconocimientos cuando la medianoche del 27 al 28 de Octubre de 1942, el Iku-Turso localizó al submarino soviético Shtsh 320 al que disparó a 100 metros de distancia sin acertarle, comenzando a partir de entonces una persecución que concluyó en el hundimiento del sumergible ruso a la altura de Märhallan tras el impacto de dos torpedos.

Al volverse la contienda en contra de Finlandia en 1943, el Iku-Turso se dedicó a patrullar las aguas del Istmo de Carelia y a evadirse de las peligrosas lanchas torpederas soviéticas. Inesperadamente el 23 de Agosto de 1944, el Iku-Turso chocó con una mina marina a las afueras del puerto de Lavansaari, resultando dañado su periscopio y por tanto viéndose forzado a refugiarse en Finlandia para ser reparado. A pesar de los arreglos y de que el submarino fue inmediatamente seleccionado para operar contra Alemania en la Guerra de Laponia atacando Suursari, el Armisticio con la URSS se lo impidió, por lo que el sumergible fue internado primero en Turku y acto seguido en Suomenlinna. Finalmente el Tratado de París firmado por los vencedores de Finlandia al término de la Segunda Guerra Mundial, obligó al Iku-Turso a ser llevado a Bélgica y convertido en chatarra para las navieras en 1950.

 

Bibliografía:

-Dionisio García Florez, Cazadores del Báltico: La desconocida historia del arma submarina finlandesa, Revista Serga Nº3 (2000), p.2-12
-http://en.wikipedia.org/wiki/Finnish_submarine_Iku-Turso