HMS Nelson

Nombre: HMS Nelson
Nacionalidad: Gran Bretaña
Constructora: Armstrom-Whitworth Shipyard
Tipo: Acorazado
Clase: Nelson
Eslora: 216′ 40 metros
Manga: 32′ 30 metros
Peso: 44.760 toneladas
Velocidad: 22 nudos
Blindaje: 398-93 mm
Planta motriz: Brown-Curtiss de 45.000 CV
Tripulación: 1.650
Botadura: 2 de Septiembre de 1925
Aviones: Ninguno
Armamento:
·9 cañones de 406 mm
·12 cañones de 152 mm
·6 cañones de 120 mm
·49 cañones AA de 40 mm
·2 tubos lanzatorpedos de 610 mm
Historia:

No muchos fueron los acorazados que en el siglo XX tuvieron las torres en el centro del casco, salvo por la “Clase Nelson” de la Marina Real Británica. Entre los buques más destacados de este tipo estaría el HMS Nelson, que pese a ser algo antiguo para la década de 1930 y 1940, tendría un papel destacado en diversos escenarios bélicos de la Segunda Guerra Mundial.

El HMS Nelson, bautizado así en honor al almirante Horation Nelson que había vencido a la Escuadra Franco-Española durante la Batalla de Traffalgar de 1805 dentro del contexto de las Guerras Napoleónicas, fue construido por los Astilleros Armstrom-Whitworth de Newcastle el 28 de Diciembre de 1922, botado el 2 de Septiembre de 1925 y puesto en servicio dentro la Marina Real Británica (Royal Navy) el 10 de Septiembre de 1927. Se trataba de un acorazado de “Clase Nelson”, diferenciándose de los demás buques de este tipo porque sus tres baterías artilladas se hallaban en el centro del buque, concretamente rodeadas por las dos torres y la chimenea, al tiempo en que la proa y la popa se encontraban completamente despejadas y por tanto sin protección, lo que sin duda incapacitaba a la nave para defenderse en caso de tener que emprenderse la retirada.

El HMS Nelson con el grueso de la Marina Real Británica (Royal Navy).

Las medidas del HMS Nelson eran 216 metros de eslora, 32 metros de manga y 10 metros de calado, con un un peso de 44.760 toneladas y espacio para 1.650 tripulantes que podía desplazar todo su conjunto a una escasa velocidad de 22 nudos a través de sus dos turbinas Brown-Curtiss con dos hélices y ocho calderas de vapor sobrecalentado de la marca Admiralty. El blindaje de esta mole era de 348 milímetros con los costados, el cajón central y las barbetas (con una extensión hacia los compartimentos de los timones y servomotores), así como de 398 y 181 milímetros en la parte lateral y superior de los torreones, de 159 milímetros en los pañoles y 93 milímetros junto a los máquinas, siempre con forros de acero, mamparos de aluminio en armarios y contrachapado ignífugo sobre toda la estructura, salvo en el caso de la cubierta que iba diseñada en madera de abeto procedente de los bosques de Douglas. Respecto a la superficie de la nave, había dos torres a proa y popa que tenían forma de prisma con sus respectivas direcciones de tiro para la artillería, dos sistemas tierra-aire HACS, camarotes para al Estado Mayor y puestos de vigía. Finalmente en el caso del armamento, las tres baterías triples poseían nueve cañones de 406 milímetros, las secundarias doce de 152 milímetros en montajes dobles y las terciarias seis de 120 milímetros en montaje dúplex, mientras que el arsenal restante se componía de dos tubos lanzatorpedos sumergidos de 610 milímetros y 48 piezas antiaéreas de 40 milímetros.

Apodado el HMS Nelson como “Nelsol”, en 1929 fue declarado buque insignia de la Royal Navy, teniendo el honor de recibir a bordo la visita del Rey Amanullah Khan de Afganistán. Al cabo de dos años, en Septiembre de 1931, la tripulación del HMS Nelson se declaró en huelga junto a la de otros buques durante el Motín de Invergordon, logrando que el Almirantazgo se adviniera a negociar con los marineros e impidiera una bajada drástica de los salarios. Resuelto el problema, durante la década de 1930 el acorazado llevó a cabo ejercicios en las costas del Gales, entre los archipiélagos del Mar del Caribe y en las aguas de España y Portugal, además de participar en las maniobras en honor a la coronación del Rey Jorge VI de Inglaterra.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1939, el día 29 el acorazado HMS Nelson recibió su primer ataque por parte de aviones de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) del que salió ileso porque las bombas explosionaron lejos. Al mes siguiente, el 30 de Octubre, el submarino germano U-56 le disparó tres torpedos que impactaron bajo su línea de flotación, pero por suerte como todos los artefactos eran defectuosos ninguno explosionó. La suerte por desgracia se le acabaría el 4 de Diciembre porque cerca de Loch Ewe el buque colisionó con una mina magnética en la banda de estribor de proa junto a la ciudadela, lo que obligó a su tripulación a llevar el acorazado a reparar a los diques secos de Rosyth.

Reparado en Abril de 1940, el HMS Nelson patrulló junto a la Base de Scapa Flow en las Islas Orcadas y en Marzo de 1941 escoltó al Convoy WS7 en las Islas Lofotes, estando a punto de darse de bruces con el corsario alemán Atlantis de no ser porque la niebla le ocultó. Después de un par de meses de rastreamiento en el Mar del Norte, el 4 de Junio de 1940 el acorazado avistó y disparó sus cañones contra el petrolero germano Gonzheim, al cual apenas tardó en hundir, convirtiéndose este buque en la única víctima del HMS Nelson durante la Segunda Guerra Mundial.

Acorazado HMS Nelson durante un ejercicio de disparo en el Mar del Norte.

En Septiembre de 1941 el HMS Nelson fue enviado al Mar Mediterráneo como parte de la Fuerza H del almirante James Sommerville, donde tras escoltar al Convoy “Halberd”, un avión Savoia SM-79 “Sparviero” de la Fuerza Aérea Real Italiana (Regia Aeronautica) impactó con un torpedo en el acorazado, abriendo un boquete en la proa de 10 metros y medio de diámetro por el que ingresaron 3.500 toneladas de agua. Incapaz de seguir navegando, el buque volvió a Gibraltar y de ahí a los diques de Rosyth en Inglaterra. Solucionadas las averías por segunda vez, el HMS Nelson regresó al Mar Mediterráneo para tomar parte en el abastecimiento a la Isla de Malta durante la “Operación Pedestal” en el verano de 1942, así como también en el desembarco al sur de Italia durante la “Operación Baytown” contra Calabria el 31 de Agosto de 1943 y en el bombardeo a la costa de Salerno los días 9 y 12 de Septiembre.

Durante el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, el HMS Nelson disparó sus proyectiles de gran calibre sobre las costas del norte de Francia, aunque al cabo de dos semanas, el 18 de Junio, chocó con dos minas acuáticas en los mamparos antitorpedo de estribor que destrozaron sus sistema eléctrico. A raíz de estos daños a bordo, el acorazado fue enviado a Estados Unidos para ser sometido primero a una reparación y luego a una modernización de su armamento en los talleres de Filadelfia, donde adquirió nuevas piezas de artillería antiaérea, hasta que volvió a zarpar rumbo al Océano Atlántico el 14 de Enero de 1945.

Al producirse la rendición de Alemania, el HMS Nelson fue trasladado al Océano Índico en Julio de 1945 para hacer frente a los restos del Imperio Japonés en retirada sobre el Sudeste Asiático. Una vez finalizada la contienda con la capitulación de Japón, el 12 de Septiembre el acorazado navegó paralelo a las costas de Malasia y puso en marcha la “Operación Tiderace”, desembarcando tropas británicas en la colonia de Singapur que aceptaron la rendición del último contingente del Ejército Imperial Japonés, dándose por concluida la Segunda Guerra Mundial en Asia.

Después de la victoria de los Aliados, el HMS Nelson siguió haciendo ejercicios de instrucción en el Reino Unido hasta que pasó a la reserva en 1947. Lamentablemente, los recortes en el presupuesto militar y el hundimiento de la economía inglesa a causa del conflicto hicieron imposible que pudieran mantenerse en servicio el acorazado, por lo que al final el HMS Nelson fue convertido en blanco para maniobras en 1948 y desguazado en 1949.

 

Bibliografía:

-Manuel González López, Acorazados de la Segunda Guerra Mundial. Un Estudio Técnico 1921-1945, “Clase Nelson”, HRM Ediciones (2019), p.125-137
-https://en.wikipedia.org/wiki/HMS_Nelson_(28)