Junkers Ju 88

Nombre: Junkers Ju 88
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Junkers Flugzeug Motorwenke AG
Motor: Dos. Junkers Jumo 211J-1/2 de 12 cilindros en V invertida a 1.340 CV
Dimensiones: Envergadura= 20′ 13 m. Longitud= 14′ 40 m. Altura= 4′ 85 m
Peso: Cargado= 14.000 kg. Vacío= 8.000 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 510 km/h Trepada inicial= 400 m/min
Alcance: 1.790 km
Techo de servicio: 9.080 m
Armamento: Siete MG 81 de 7’92 mm y seis bombas de 500 kg
Primer vuelo: 21 de Diciembre de 1936
Historia:

El Junkers Ju 88, junto con el Heinkel He 111 y el Dornier Do 17, se convirtió en el bombardero táctico por excelencia de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe). Operativo a lo largo de todo el conflicto entre 1939 y 1945 y presente en la mayor parte de las batallas sobre Rusia, África y Europa Occidental, este bimotor se convirtió en un clásico de la Segunda Guerra Mundial.

Pintura de un Junkers Ju 88 con su cargamento de bombas bajo las alas.

Inicialmente el Junkers Ju 88 fue pensado para actuar como transporte de aerolíneas civiles cuando la Compañía Junkers Flugzeug Motorwenke AG presentó en 1936 un prototipo de bimotor al que bautizó como A-1. Sería la sorprendente intervención de dos ingenieros aeronáuticos procedentes de Estados Unidos (quienes trabajando con licencia alemana), convirtieron a este aparato en un bombardero para la Luftwaffe cuando le ampliaron el espacio interno y su arsenal, a costa de restarle ligereza y rapidez. Así fue nació el Junkers Ju 88 con una estructura de ala media, fuselaje alargado y dos motores Junkers 211J-1/2 de 12 cilindros en V invertida a 1.340 caballos de vapor, que accionados por una hélice tripala VS 111 (alojados en robustos carenados metálicos con ranura anular de escapes de gases junto la refrigeración de aceite), se movían consumiendo gasolina a partir de un depósito de combustible de 114 litros en las alas y un segundo de 480 litros en el panza que le permitían recorrer largas distancias y alcanzar elevadas cotas (aunque le hacían ser muy inflamable a las balas enemigas). Respecto a la forma del avión, la sección frontal acristalada tenía la particularidad de cobijar al ametrallador, hallándose sobre ésta última la cabina del piloto, además de disponer en la parte trasera inferior de los puestos para el resto de tripulantes consistentes en una cúpula con ametralladora y el visor de bombardero, lo que obligaba a sus miembros a moverse rápidamente por los pasillos del interior en caso de ser atacados por cazas enemigos Otra de las características positivas del Junkers Ju 88 fue su tren de aterrizaje articulado por grandes patas reforzadas con anillos especiales de acero elástico concebidos para operar en pistas de todo tipo de terreno (blandas, duras y barro); más un poderoso arsenal de siete ametralladoras MG 81 de 7’92 milímetros (sustituibles por tres cañones MG FF de 20 milímetros) y una capacidad de bombas de 3.600 kilogramos que se repartían en cuatro bombas de 500 kilogramos en la bodega y otras dos bombas de 500 kilogramos en el exterior bajo las alas.

La Compañía Junkers realizó con éxito la primera prueba de vuelo del Junkers Ju 88 el 21 de Diciembre de 1936. Hasta tres años más tarde, el 7 de Septiembre de 1939, no surgiría la siguiente versión, concretamente el Junkers Ju 88C-0 con una planta motriz BMW radial, del que nacieron las subvariantes Junkers Ju 88C-2 como patrullero costero, Junkers Ju 88C-4 armado con dos cañones MG FF de 20 milímetros, Junkers Ju 88C-6b equipado con radar nocturno, y Junkers Ju 88C-5 y Junkers Ju 88C-6 con un armamento defensivo mucho mayor que apuntaba en todas direcciones. A continuación fue fabricado el Junkers Ju 88G que actuó como caza nocturno en la defensa de Alemania gracias a su radar FuG 350 Naxos que localizaba con exactitud las frecuencias de los aparatos enemigos; así como el Junkers Ju 88H con seis ametralladoras MG 151; o el Junkers Ju 88R con motores BMW mejorados, aunque este último jamás llegó a entrar en servicio.

Formación de un trío de Junkers Ju 88 sobre Gran Bretaña.

Oficialmente el bautismo de fuego del Junkers Ju 88 tuvo lugar durante la invasión de Noruega en 1940, hundiendo en el Mar del Norte al destructor británico HMS Gurkha. Acto seguido, estos bombarderos tácticos tomaron parte en la ofensiva sobre Francia, Bélgica y Holanda entre Mayo y Junio de 1940, acosando a las tropas del Ejército Francés y el Cuerpo Expedicionario Británico en tierra, además de pulverizar a la mayor parte de la aviación gala en sus respectivos aeródromos, hundir al transatlántico inglés RMS Lancastria en el puerto de Saint-Nazarie y echar a pique a numerosas embarcaciones durante la evacuación de Dunkerque. Menos suerte tuvieron los Junkers Ju 88 durante la Batalla de Inglaterra en el verano de 1940 porque sufrieron grandes pérdidas frente a los cazas Hurricane y Spitfire de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF), donde quedó demostrada su vulnerabilidad, por lo que desde entonces y hasta mediados de 1941 fueron usados exclusivamente como bombarderos nocturnos en el “Blitz”, arrasando con sus artefactos Londres y otras ciudades de las Islas Británicas.

Cuando la Segunda Guerra Mundial se extendió al Mar Mediterráneo en 1941, los Junkers Ju 88 volvieron a ser decisivos en las ofensivas sobre Yugoslavia, Grecia y el Norte África, así como en el Oriente Medio bombardeando objetivos lejanos en Siria y Palestina, o en la Isla de Creta donde hundieron algunos destructores de la Marina Real Británica (Royal Navy). También se distinguieron en la invasión de la Unión Soviética durante la “Operación Barbarroja”, hostigando a las tropas y formaciones acorazadas del Ejército Rojo, o lanzando una serie de devastadoras incursiones sobre las ciudades de Moscú y Leningrado. Al año siguiente, en 1942, los Junkers Ju 88 arrasaron la capital de La Valetta en la Isla de Malta, redujeron a escombros la ciudad de Stalingrado en Rusia y hundieron un gran número de mercantes anglo-estadounidenses en el Océano Atlántico.

Junkers Ju 88 junto a sus pilotos en el verano de 1942.

A mediados de 1943, los bombarderos Junkers Ju 88 perdieron su eficacia operativa debido a la gran superioridad de los cazas desplegados por Estados Unidos y Gran Bretaña durante las campañas de Túnez, Sicilia e Italia, aunque en esta última cosecharon un gran éxito tras una rápida incursión sobre el puerto de Bari en el que hundieron 28 mercantes y mataron 2.000 personas. Fue entonces cuando a partir de 1944, el mariscal Hermann Goering de la Luftwaffe ordenó a los Junkers Ju 88 que fueran convertidos en cazas nocturnos, una labor que llevaron a cabo de manera magistral porque interceptaron y derribaron a un gran número de bombarderos británicos Lancaster y Halifax de los que cada noche venían a bombardear Alemania. De igual forma, otros usuarios menores del Eje confiaron en el Junkers Ju 88 como Finlandia que utilizó veinticuatro de estos bimotores para proteger las costas del Istmo de Carelia, Rumanía y Hungría como bombardero táctico en el Frente Oriental, Bulgaria para debilitar a las guerrillas comunistas en los Balcanes o Croacia para atacar a los partisanos sobre Yugoslavia.

Nuevamente en la campaña de Normanía, los Junkers Ju 88 volvieron a bombardear al Ejército Estadounidense sobre Francia; mientras que a finales de 1944, castigaron duramente a los paracaidistas de la 101ª División Aerotransportada sitiada en el pueblo de Bastogne sobre Bélgica durante la Batalla de las Ardenas. Incluso en el año 1945, coincidiendo con el derrumbe del Tercer Reich, los Junkers Ju 88 llevaron a cabo acciones contra las columnas de los Aliados Occidentales utilizando las autopistas de Alemania como aeródromos improvisados para despegar y aterrizar (y los árboles de los bosques adyacentes para camuflarse) hasta que se produjo la derrota definitiva de las fuerzas del Eje.

Tres Junkers Ju 88 sobrevolando Creta.

Terminada la Segunda Guerra Mundial sobre Europa en Mayo de 1945, el Junkers Ju 88 fue retirado del servicio activo después de haber sido empleado con intensidad a lo largo de todo el conflicto, aunque algunas naciones lo someterían a pruebas técnicas como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, la Unión Soviética y España. Curiosamente, hasta ese instante habían sido producidas un total de 15.183 unidades de Junkers Ju 88, lo que le convirtió en el bombardero más fabricado por la Luftwaffe.

 

Bibliografía:

-Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe, “Junkers Ju 88”, Optima, p. 208-211
-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Junkers Ju 88”, Tikal (2010), p.120-121
-http://es.wikipedia.org/wiki/Junkers_Ju_88