Rusia Autónoma de Lokot

 

Cuando Alemania inició la “Operación Barbarroja” el 22 de Junio de 1941 con la invasión del Eje a la Unión Soviética, muchos fueron los rusos que vieron en la agresión una oportunidad para librarse del comunismo. Así lo entendieron muchos militares alemanes, quienes contrarios a los principios raciales del nacionalsocialismo, optaron por una estrecha colaboración con la población local instaurando la satélite Rusia Autónoma de Lokot.

Rusia Autónoma de Lokot

Mientras se desarrollaba el ataque a la URSS, el 16 de Agosto de 1941 tuvo lugar una reunión entre el Alto Mando Alemán (OKW) con la finalidad de proponer una administración nativa que fue bautizada como Movimiento de Liberación Ruso. Básicamente la mayor parte de seguidores de este proyecto fueron rusos anticomunistas, antiguos militares del Ejército Blanco en la Guerra Civil Rusa (1917-1923), viejos zaristas seguidores de la Dinastía Romanov e incluso algunos miembros del Partido Fascista Ruso que mantenía sus sedes por diversas partes de Europa y Asia.

Oficialmente el 17 de Julio de 1941 fue independizada la Rusia Autónoma de Lokot (también conocida como República Rusa de Lokot o “Lokot Oblast”), cuyo territorio de 1.000.000 habitantes abarcó una gran masa de Rusia Occidental sobre las provincias de Bryansk y Oryol que lindaban junto a Ucrania y Bielorrúsia. La capital elegida para la ocasión fue Lokot con más de 6.000 ciudadanos y gobernada por el alcalde Iván Konstantin Voskoboinov, quién recibió el reconocimiento internacional de Alemania, Hungría e Italia.

Inicialmente la Rusia Autónoma de Lokot nació como un mero instrumento ante la necesidad de limpiar el territorio bajo su dominio de los miles de partisanos soviéticos que operaban en la retaguardia. Para ello lo primero que hizo Voskoboinov fue crear un ejército de 500 soldados rusos, quienes armados y equipados por los alemanes, lograron destruir a todas las fuerzas partisanas sobre la región de Brassovo. Esta noticia hizo montar en cólera al líder soviético Iósif Stalin nada más saber acerca de la existencia de un Estado Satélite en poder de los alemanes, por lo que ordenó ejecutar a los traidores de inmediato. Precisamente eso mismo hicieron el 8 de Enero de 1942 un grupo de comandos soviéticos tras saltar en paracaídas sobre Lokot, tomar la residencia del alcalde y a continuación asesinar a Voskoboinov. Fue entonces cuando un antiguo y ambicioso prisionero del gulag estalinista llamado Bronislav Vladislavovich Kaminski sustituyó a Voskoboinov tomando las riendas de la Rusia Autónoma de Lokot e incluso se autoproclamó “Führer de Rusia” y líder del Partido Nacionalsocialista Ruso.

Cártel de propaganda de la Rusia Autónoma de Lokot en donde se exalta la colaboración con Alemania diciendo: “Yo vivo en una familia alemana y me siento muy bien”. Este tipo de publicidad intentaba eliminar en las mentes de los rusos el prejuicio de considerar a los alemanes bárbaros invasores.

Kaminski cambió por completo la forma de dirigir la Rusia Autónoma de Lokot por varios motivos: primeramente prohibió de manera estricta a las tropas alemanas ejercer control alguno sobre territorio; luego abolió la estalinización vigente mediante la reapertura de industrias, la reactivación de la economía y el impulso del comercio que el comunismo había prohibido; y por último reinstauraron las iglesias ortodoxas y las escuelas cristianas. Poco a poco el pequeño país dentro de Rusia mejoró su nivel de vida gracias en parte a los intercambios de grano con las tropas alemanas y húngaras que marchaban hacia el frente. De hecho tan satisfechos se sintieron los rusos con los alemanes que los carteles de propaganda llegaron a rezar: “Rusia y Alemania son lo mismo”. Fuese como fuese, lo cierto fue que la Rusia Autónoma de Lokot constituyó un “Jardín del Edén” en medio del infierno que supuso el Frente Oriental.

Militarmente las operaciones de la Rusia Autónoma de Lokot se centraron casi exclusivamente en la lucha antipartisana. Para ello Kaminski tuvo que coalicionar con sus rivales del Ejército de Liberación Ruso al mando del general Andrei Vlasov, una fuerza de choque compuesta por rusos anticomunistas y veteranos del Ejército Blanco, con la finalidad de combatir conjuntamente al Ejército Rojo. Así fue como la Rusia Autónoma de Lokot creó sus propias fuerzas armadas a las que bautizó con el nombre de Brigada “Kamisnki” (RONA), la cual se enfrentó valientemente a los partisanos comunistas hasta aniquilarles sobre el Bosque de Bryansk en Agosto 1942, por aquel entonces el último foco de resistencia de la Rusia Autónoma de Lokot. Simultáneamente otros 50.000 auxiliares “hiwis” procedentes de Lokot se encuadraron en el Ejército Alemán durante la Batalla de Stalingrado. Incluso muchos de estos rusos cooperaron en maniobras con el II Ejército Húngaro en Kastornoye y con el VIII Ejército Italiano en Millerovo.

A inicios de 1943 la Rusia Autónoma de Lokot era el lugar más próspero y seguro de Rusia porque los trenes podían circular libremente, las materias primas se suministraban con regularidad y los alimentos eran abundantes. Sin embargo muy pronto la situación cambió radicalmente porque tras volverse la guerra en contra del Eje, la aviación soviética comenzó a bombardear las ciudades de la Rusia Autónoma de Lokot y devastar sus infraestructuras matando a numerosa población civil. Estos ataques aéreos y las infiltraciones de nuevos grupos partisanos generaron represalias en forma de progroms antisemitas por parte de los rusos blancos que asesinaron a 262 judíos (223 en la Matanza de Suzemka y 39 en la Masacre de Navlya).

Rusia Autónoma de Lepel

Guardias rusos blancos de la Rusia Autónoma de Lokot.

Cuando se produjo la derrota del Ejército Alemán (Wehrmacht) en la Batalla de Kursk durante el verano de 1943 y la posterior retirada hacia el centro de Ucrania, la Rusia Autónoma de Lokot quedó en una posición geográfica muy vulnerable a ser invadida por el Ejército Rojo, por lo que se tuvo que decretar la evacuación. Así fue como más de 30.000 rusos blancos entre civiles y militares, acompañados por 2.000 caballos y 1.500 vacas, abandonaron la Rusia Autónoma de Lokot y marcharon hacia el este hasta asentarse en la región de Lokot sobre Bielorrúsia, donde establecieron el Gobierno y a la cual bautizaron como Rusia Autónoma de Lepel.

Un total de 9 meses duró la existencia de la Rusia Autónoma de Lepel porque el 22 de Mayo de 1944, se tuvo que iniciar una nueva retirada ante la proximidad del Ejército Rojo. De este modo y al igual que en la anterior ocasión, más de 32.000 rusos blancos entre 5.000 militares y 27.000 civiles, emprendieron la marcha hacia el oeste hasta refugiarse en Polonia.

Exilio

Perdida toda esperanza por los rusos blancos de establecerse dentro del territorio de la Unión Soviética, su líder Bronislav Kaminski tuvo que establecer su Gobierno sobre la ciudad de Bialystock en Polonia. Mientras tanto la Brigada “Kaminski” (RONA) fue ampliada con más voluntarios y al mismo tiempo creada en Dyaltovo la 29ª División SS Rusa “Russische”. Estas dos fuerzas combatieron en el Frente Oriental, destacándose la Brigada “Kaminski” durante el Levantamiento de Varsovia debido a oleada de violencia desatada contra la población civil polaca, lo que le valió a Bronislav Kaminski ser ejecutado por los alemanes acusado de crímenes de guerra.

Muerto Bronislav Kaminski, todo el Movimiento de Liberación Ruso, incluyendo los exiliados de la República Autónoma de Lokot, pasaron a formar parte del Gobierno de Liberación Ruso del general Andrei Vlasov. Curiosamente todavía muchos de estos rusos blancos continuarían combatiendo en el Frente Oriental contra los soviéticos en distintos choques armados como el Río Oder, Pomerania e incluso la Batalla de Berlín. Respecto a los civiles un gran número consiguió refugiarse en Europa Occidental, aunque otros fueron capturados por el Ejército Rojo y por tanto deportados a los gulags de Siberia como represalia.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, la existencia de la Rusia Autónoma de Lokot constituyó un caso político curioso dentro del Frente Oriental. La tolerancia de los alemanes hacia la población civil en este territorio, así como la amplia autonomía concedida, convirtieron a la Rusia Autónoma de Lokot en una región muy pacífica y apenas sin movimientos partisanos, algo que de haber aplicado las tropas alemanas en otros lugares en vez de comportarse brutalmente, hubiese cambiado mucho el resultado de la contienda.

 

Bibliografía:

Rodrigo Muñoz y Cabrera, 29. Waffen-Grenadier-Division der SS [Russische Nr.1] I, Revista Serga Nº56 (2009), p.16-24
http://en.wikipedia.org/wiki/Lokot_Autonomy