Shoah en el Norte de África e Irak

El Holocausto no sólo alcanzó Europa durante la Segunda Guerra Mundial, sino también otras latitudes como el Norte de África o Irak en Oriente Medio. A las deportaciones de judíos llevadas a cabo por Italia en Libia hacia campos de concentración en el Desierto del Sáhara, siguió el asesinato de un centenar de hebreos a manos de radicales árabes durante el Pogromo de Bagdad, así como la conversión en esclavos de miles de personas que la Francia de Vichy necesitó como mano de obra en Marruecos, Argelia y Túnez.

Libia

La Italia Fascista había proclamado el manifiesto Defensa de la Raza en 1938 que promovía la separación racial de los judíos de la población latina. A pesar de que esta política no afectó a la mayor parte de los hebreos de la Península Italiana porque de una forma u otra estaban asociados al Partido Nacional Fascista de Benito Mussolini (y que más bien representó una iniciativa diplomática de cara a conseguir ciertas cesiones del Tercer Reich como la anexión de Albania), no sucedió lo mismo con la comunidad judía que vivía en Libia cuando el país entró en la Segunda Guerra Mundial el 10 de Junio de 1940.

Con la escenario del Frente de África abierto en el verano de 1940, la proximidad del teatro de operaciones en el vecino de Egipto, llevó a las autoridades coloniales a segregar a los judíos libios de la población árabe por miedo a la posibilidad de una “quinta columna”, sin contar con que sufrieron linchamientos públicos en algunos lugares, como por ejemplo en el Pogromo de Bengasi en el que resultaron muertos dos hebreos a manos de los musulmanes después de haber sido acusados de colaborar con el Ejército Británico. Así pues, decenas de miles de judíos de Cirenaica fueron deportados a los campos de internamiento de Giado, Sidi Azzaz y Buq Buq situados en medio del Desierto del Sáhara, donde el calor, la insalubridad, las tormentas de arena y una dieta de 500 gramos de pan al día costaron la muerte hasta un total de 562 judíos.

Irak

Cuando Irak se sumó a las potencias del Eje en Abril de 1941 tras alcanzar el poder el movimiento fascista de la Plaza Dorada al frente del Primer Ministro Rashi Alí-al-Gaylani, inmediatamente el Imperio Británico invadió el país y desató la llamada Guerra Anglo-Irakí. Durante este conflicto que en Mayo de 1940 situó a las tropas de la Commonwealth ante la misma capital, dando comienzo a la Batalla de Bagdad, la población civil se sintió tan frustrada que virtió su odio contra los judíos en el llamado Pogromo de Bagdad.

El Pogromo de Bagdad tuvo lugar los días 1 y 2 de Junio de 1941, después de que soldados del Ejército Irakí y civiles bagdadíes armados, asaltasen los comercios de los hebreos y las sinagogas, destruyendo sus propiedades y quemando rollos de la Torá en hogueras. Al mismo tiempo, cientos de judíos fueron linchados por la multitud, a veces por niños árabes alentados por sus padres, antes de ser asesinados a golpes, acuchillados o directamente fusilados por policías de la Gendarmería Irakí.

Las cifras del Pogromo de Bagdad fueron de 500 judíos muertos y otros 2.000 heridos, sin contar con que otros 850 fueron encarcelados o deportados a campos de trabajo en el Desierto de Mesopotamia. Afortunadamente para los hebreos, en Julio de 1941 todo el territorio de Irak había sido conquistado por el Ejército Británico y por tanto el resto de la comunidad hebrea puesta a salvo del Holocausto.

Marruecos, Argelia y Túnez

Marruecos y Argelia que eran colonias de la Francia de Vichy en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, aprobaron el Estatuto Judío que implicó la pérdida de derechos de los hebreos y la confiscación de sus propiedades que fueron entregadas a funcionarios franceses y árabes. Acto seguido, un total de 5.000 judíos fueron deportados a la Cordillera del Atlas y el Desierto del Sáhara, siendo albergados en los campos de trabajo de Hadjerat M’Guil, Bou-Arfa, Djelfa, Bedeau y Berrouaghia, mientras que otros cientos fueron destinados a la construcción del Ferrocarril Transahariano; hasta su liberación tras la “Operación Torch” de los Aliados en Noviembre de 1942.

Judíos de Túnez obligados a trabajar para las fuerzas del Eje en 1943.

Al ser ocupado Túnez por el Afrika Korps y el Ejército Italiano a finales de 1942, unos 3.000 judíos fueron convertidos en esclavos de los soldados ítalo-alemanes, normalmente para la excavación de trincheras bajo la supervisión un destacamento de las SS al frente del coronel Walther Rauff. Durante este período en el que los prisioneros a veces tuvieron que trabajar en primera línea del frente, un total de 100 hebreos perdieron la vida hasta que se el Eje fue expulsado del Norte de África en Mayo de 1943.

 

Bibliografía:

-Robert Lyman, Irak 1941, Osprey Publising (2006), p.86
-http://www.paulbogdanor.com/holocaust/mideast.pdf
-http://www.ushmm.org/wlc/en/article.php?ModeleId=10007311
-http://en.wikipedia.org/wiki/Shanghai_Ghetto