Pogromos de Kaunas y Vilna

Lituania fue el País Báltico más afectado por el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que los judíos siempre se habían integrado muy bien en la nación, la represión de la Unión Soviética y posteriormente el discurso de la “conspiración judeo-bolchevique” promovido por las fuerzas ocupantes del Tercer Reich, derivaron en más de 36.800 víctimas durante los Pogromos de Kaunas y Vilna.

Origen

Originariamente Lituania tenía una de las comunidades judías más importantes de Europa Oriental porque alrededor de 150.000 hebreos vivían en el país, de los cuales 60.000 lo hacían en la capital de Vilna. La convivencia de esta minoría con el resto de los lituanos fue desde tiempos históricos muy buena, tanto que hasta el Gobierno Lituano aprobó la creación de un Ministerio de Asuntos Judíos, algo exclusivo en el mundo, así como un Instituto de las Humanidades y Ciencias Sociales Judías, un teatro y bibliotecas en yiddish, e innumerables publicaciones, libros de texto y revistas. Incluso el movimiento fascista local de los “Lobos de Hierro”, no poseía ningún discurso antisemita porque había algunos hebreos militando en sus filas, ya que al fin y el cabo centraba su odio nacionalista contra la vecina Polonia.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial y ser Lituania anexionada por la Unión Soviética dentro del marco del Pacto de No Agresión Germano-Soviético “Ribbentrop-Molotov” en 1940, la Policía Estatal Soviética del NKVD represalió a miles de lituanos y deportó a otros tantos a los gulags de Siberia. Sorprendentemente y pese a que los judíos también sufrieron la persecución comunista porque sus sinagogas fueron clausuradas y cientos enviados a campos campos de concentración en el interior de Rusia, el movimiento de resistencia articulado en en Frente Activista Lituano les culpó de todo lo sucedido invocando la teoría de la “conspiración judeo-bolchevique”.

Pogromo de Kaunas

Cuando Alemania invadió la Unión Soviética el 22 de Junio de 1941, las tropas germanas liberaron grandes extensiones de Lituania en los primeros días de la “Operación Barbarroja”. Durante esta fase de la campaña que estuvo acompañada de una colaboración interna por parte del Frente Activista Lituano, los partisanos locales y los soldados del Ejército Alemán que entraron en la Fortaleza de Kaunas descubrieron los cadáveres de 260 nacionalistas asesinados por la NKVD antes de la retirada del Ejército Rojo. Ante este macabro hallazgo que en seguida fue anunciado a la población de Kaunas, el odio desatado fue incontrolable porque turbas de ciudadanos salieron a la calle dispuestos a masacrar a sus vecinos judíos.

Civiles y partisanos del Frente Activista Lituano acuchillan con armas blancas a decenas de judíos en plena calle durante el Pogromo de Kaunas.

Inesperadamente 25 de Junio de 1941, una multitud conformada por guerrilleros del Frente Activista Lituano y civiles armados al mando del oficial Algirdas Klimaitis, apaleó en diversos lugares públicos de Kaunas a miles de personas bajo los gritos de “¡machacad a los judíos” mediante golpes de machetes, cuchillos, palos y otros objetos punzantes. Solamente en la primera noche unos 1.500 hebreos fueron asesinados, aunque para el día siguiente, el 26, una montaña de cadáveres fue alzándose en medio de una plaza como si fuese un monumento, a cuya cima un individuo trepó para clavar entre los torsos la bandera nacional mientras un músico tocaba en un acordeón el himno patrio de Lituania.

A las afueras de Kaunas, otros muchos judíos fueron víctimas de la violencia del Frente Activista Lituano como por ejemplo varios centenares que fueron encerrados y posteriormente fusilados en los Bloques VII y IX de la Fortaleza de Kaunas. Hasta ese momento y en cuanto los soldados del Ejército Alemán restauraron el orden en la zona, un total de 3.800 hebreos habían perdido la vida en el Pogromo de Kaunas.

Pogromo de Vilna

Con la liberación de la capital de Vilna, soldados del Frente Activista Lituano y el Grupo de Acción A de las SS “Einsatzgruppe A”, irrumpieron el 4 de Julio de 1941 en los hogares de los judíos para arrestar exclusivamente a los varones, dejándose por el momento en libertad a las mujeres y los niños. Una vez detenidos todos los hombres, un total de 5.000 fueron sacados de la ciudad y fusilados de un tiro en la nuca sobre una fosa común excavada en el Bosque de Ponar.

Curiosamente muchos de los judíos de Vilna pudieron salvar la vida mediante pagos y sobornos efectuados a los guerrilleros del Frente Activista Lituano (siempre que no estuvieran vigilados por las SS). De hecho, según un testigo de los acontecimientos relató: “Para los alemanes 300 judíos significan 300 enemigos de la Humanidad; mientras que para los lituanos significan 300 pares de pantalones o 300 pares de botas”.

Durante todo el verano de 1941 los partisanos del Frente Activista Lituano y los agentes de la recién creada Policía Auxiliar Lituana fusilaron a unos 500 judíos diariamente, lo que supuso unas ganancias para sus verdugos de 460.000 rublos (en moneda soviética). Como consecuencia de esta matanza sistemática, un total de 33.000 hebreos lituanos fueron asesinados en el llamado Pogromo de Vilna.

 

Bibliografía:

-Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos. Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.208-333
-Lawrence Rees, Auschwitz, los nazis y la Solución Final, Planeta DeAgostini (2005), p.82