Gueto de Bialystock

 

Al principio la función del gueto de Bialystock fue la de obtener mano de obra para el Ejército Alemán (Wehrmacht), trabajando a cambio de pagas, aunque irrisorias, pero algo era algo. De hecho al saber que se obtenía algo en ese gueto los trabajadores aumentaron pronto de los 1.730 a iniciales a 8.600 más tarde, para acabar en una cifra de 28.000 en época del máximo pleno rendimiento.

El contrabando de trapos fue uno de los negocios lucrativos de los judíos para poder sobrevivir, ya que vendían estas prendas con los ciudadanos polacos a cambio de favores. Lograr contener las exigencias alemanas de trabajo fue otro éxito, ya que redujeron en 6 kilogramos el oro obtenido en lugar de los 25 kilos reglamentarios, lo mismo que la entrega de 2′ 5 millones de rublos en vez de los 5 millones obligatorios.

A diferencia de otros guetos el de Bialystok se distinguó por nacer en su interior una resistencia contra los alemanes. Fue una organización dedicada a la propaganda y al contrabando de armas llamada Mordechai Tenenbaum que dirigía Ephaïm Barash.
Durante los meses finales de 1942, Bialystock era de los pocos guetos en Europa que no había sido tocado por la Solución Final, gracias en parte al productivo trabajo que los judíos hacían para los alemanes en fábricas de la industria bélica. Por aquel entonces la población llegaba a los 40.000 habitantes.

Entre finales de 1942 y principios de 1943 comenzaron las deportaciones del Gueto de Bialystok hacia el campo de exterminio de Treblinka. Durante aquellos meses se deportaron a 10.000 personas, sin embargo el proceso se interrumpió. No fue hasta Agosto de 1943 cuando los otros 30.000 habitantes restantes fueron deportados a Treblinka, Madjanek o Theresienstadt. El gueto se había quedado vacío.

Los dos últimos meses del verano de 1943, Agosto y Septiembre, se realizaron unas grandes redadas en el Gueto Byalistock. Al principio se deportaron 1.000 niños a Auschwitz, un mes después lo hicieron otras 5.000 personas, entre ellas la hija de Franz Kafka, Ottla Kafka. Durante estas operaciones especial crueldad mostraron los soldados auxiliares ucranianos, bielorrúsos y letones matando a judíos.

Antes de acabar las deportaciones estalló el Levantamiento del Gueto de Bialystok, una sublevación armada de 500 judíos con 25 fusiles, 100 pistolas, granadas y cócteles Molotov para intentar escapar. Esto ocurrió gracias en parte a una guerrilla judía cercana en el Bosque de Knyszyn que dirigían los hermanos Tenenbaum y Daniel Moszkowicz. Más de 150 judíos pudieron salvarse al infiltrarse en dicho bosque donde permanecieron toda la guerra colaborando con la guerrilla judía, uniéndose al Ejército Rojo de la Unión Soviética o engrosando las filas de la Resistencia Polaca (Armia Krajowa). Los que no huyeron fueron liquidados.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, unos 60.000 judíos murieron o fueron deportados en el Gueto de Bialystok.

 

Bibliografía:

Saul Friedländer, El Tercer Reich y los judíos (1939-1945) Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.65-693
http://en.wikipedia.org/wiki/Bialystok_Ghetto
http://en.wikipedia.org/wiki/Bialystok_Ghetto_Uprising