Gueto de Bialystok

Cuando el Eje invadió la Unión Soviética durante la “Operación Barbarroja” en Junio de 1941, toda la población judía que se encontraba en la Polonia Oriental desde el Pacto de No-Agresión Germano-Soviético “Ribbentrop-Molotov”, pasó a quedar bajo la órbita del Tercer Reich. Como era de preverse, la Alemania Nacionalsocialista apenas tardó en exportar sus políticas antisemitas mediante la segregación racial y la creación del Gueto de Bialystok.

Originalmente el Gueto de Bialystok tuvo la función de proporcionar mano de obra para el Ejército Alemán (Wehrmacht) porque a cambio de pagas irrisorias, los judíos al menos tuvieron una ocupación laboral, pasando de 1.730 obreros iniciales a 8.600 y en su máximo apogeo a más de 28.000. No obstante y pese al sueldo, el empleo legal no fue la única fuente de ingresos de los hebreos porque surgió un lucrativo mercado negro y también un importante contrabando de trapos que intercambiaron con ciudadanos polacos del exterior.

A mediados de 1942, el Gueto de Bialystok fue uno de los pocos que no se vio afectado por la Solución Final debido a que la mayor parte de sus 40.000 habitantes habían demostrado ser muy productivos en la industria bélica del Ejército Alemán. De hecho consiguieron reducir las requisas de materiales preciosos que exigieron las SS, entregando únicamente 6 kilogramos de oro en lugar de los 25 kilogramos reglamentarios, así como la cesión de 2’5 millones de rublos en lugar de los 5 millones obligatorios.

Entre finales de 1942 e inicios de 1943, el Holocausto alcanzó el Gueto de Bialystok porque 10.000 personas fueron deportados y eliminadas en el campo de exterminio de Treblinka. Al cabo de medio año y después de una interrupción en las deportaciones, en Agosto de 1943 otros 30.000 judíos fueron enviados a su muerte en los campos de Treblinka, Madjanek y Theresienstadt.

Las grandes redadas en el Gueto de Bialystok tuvieron lugar entre Agosto y Septiembre de 1943, no sólo por parte de los soldados alemanes de las SS, sino también de los auxiliares de los Batallones de Defensa Ucranianos y los colaboracionistas de la Policía Auxiliar Bielorrusa y Letona. Entre las nuevas víctimas estuvieron 1.000 niños enviados al campo de exterminio de Auschwitz, así como 5.000 adultos que fueron deportados al mismo lugar, incluyendo Ottla Kafka (hija del escritor Franz Kafka).

Como sucedió en otros lugares de Europa, en el Gueto de Bialystok tuvo lugar una insurrección armada que prepararon 500 judíos articulados en el Grupo “Mordechai Tenenbaum” al frente de Ephaïm Barash que contó con un arsenal de 25 fusiles, 100 pistolas, granadas y cócteles Molotov (obtenido de una guerrilla en el cercano Bosque de Knyszyn al mando de los hermanos Tenenbaum y Daniel Moszkowicz). Gracias a este núcleo partisano que hirió a nueve soldados alemanes durante un asalto, más de 150 judíos sobrevivieron a la contienda, ya fuese ocultándose de sus enemigos o engrosando las filas tanto de los guerrilleros del Ejército Rojo como de la Resistencia Polaca (Armia Krajowa).

A principios del otoño de 1943, el Gueto de Bialystok fue desmantelado por las SS tras la deportación de sus últimos 11.200 habitantes; mientras que el año siguiente, en Agosto de 1944, sus restos fueron conquistados por las tropas soviéticas del Ejército Rojo. Hasta entonces, unos 60.000 judíos de este recinto perdieron la vida durante el Holocausto.

 

Bibliografía:

-Saul Friedländer, El Tercer Reich y los judíos (1939-1945) Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.65-693
-http://en.wikipedia.org/wiki/Bialystok_Ghetto
-http://en.wikipedia.org/wiki/Bialystok_Ghetto_Uprising