Eutanasia de enfermos y pacientes mentales

Los enfermos y discapacitados mentales fueron uno de los objetivos a erradicar cuando se fundó el Tercer Reich. Básicamente se trató de un programa de eugenesia y otro de eutanasia mediante el que decenas de miles de pacientes sería eliminados durante las primeras fases de la Segunda Guerra Mundial entre 1939 y 1941.

Eugenesia y Eutanasia

Al acabar la Primera Guerra Mundial en 1918, Alemania no sólo tuvo un problema económico y demográfico, sino que también un problema biológico porque existían millones de discapacitados, unos pocos de nacimiento y la mayoría mutilados en la contienda, que salvo una serie gastos astronómicos a las arcas estatales, no aportaban nada a la República de Weimar. Ante esa necesidad de mano de obra y alimentos, muchas organizaciones y grupos sociales propusieron la eliminación de todos los inservibles para que la nación saliese adelante, incluyendo el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP) de Adolf Hitler que sería el primero en aplicarlas cuando se fundó el Tercer Reich en 1933.

Según el ideario del nacionalsocialismo, la mejora de la “raza aria” en el Tercer Reich sólo podía llevarse a cabo mediante los dos procedimientos científicos que fueron los siguientes:

-Eugenesia = Mejora de una raza/etnia mediante políticas favorables como el aumento de la natalidad o la realización de controles sanitarios de herencia genética.

-Eutanasia = Mejora de una raza/etnia mediante políticas que neutralizasen físicamente de manera parcial o total a individuos perjudiciales, entre los que se incluían los discapacitados y aquellos con enfermedades hereditarias.

Antes de la Segunda Guerra Mundial el Partido Nacional Socialista había aprobado en 1935 esterilizaciones masivas y obligatorias de todos aquellos ciudadanos con enfermedades venéreas o hereditarias.

Aplicación

A mediados de la “Era de Entreguerras”, concretamente en 1935, el Tercer Reich ya había aprobado en 1935 una serie de esterilizaciones masivas y obligatorias que se habían aplicado a todos aquellos ciudadanos afectados por enfermedades venéreas o hereditarias. Al cabo de cinco de años, después de concluir la invasión de Polonia en Octubre de 1939, el Comando “Eimann” al frente del oficial Kurt Eimann, irrumpió en los sanatorios de Prusia Oriental, Pomerania, Posnania y Wathergau, donde miles de pacientes fueron conducidos en tren hasta un bosque cerca de Dantzig-Neustadt y ejecutados de un disparo en la cabeza. Una vez completada la matanza, las SS trajeron a unos presos del campo de concentración de Stutthof para enterrar los muertos y después ser ellos mismos asesinados por los guardias (con la intención de borrar testigos del crimen).

En Octubre de 1939, el Tercer Reich aprobó el Programa T4 (Tiergartenstrasse 4) dirigido por el oficial Viktor Brack que consistió en la eliminación física de los discapacitados mentales alojados en las seis mayores instituciones pisquiátricas de Alemania, quienes sin previo aviso fueron sacados de los hospitales y encerrados en garajes, cabañas tapiadas o contenedores, en cuyo interior se introdujo monóxido de carbono con mangueras conectadas a motores de coche hasta que todos murieron asfixiados. También fuera del Tercer Reich a partir de 1940, unos 40 enfermos de Lodz fueron eliminados, lo mismo que otras víctimas en Warthegau y Posnania, además de en Prusia Oriental después de que un destacamento al mando del capitán Herbert Lange asesinase a centenares de personas dentro de camiones herméticos con monóxido de carbono embotellado (curiosamente a muchos de estos individuos se los arrancó los dientes de oro antes de ser incinerados en los bosques).

Cuando en Agosto de 1941 el Programa T4 había acabado con la vida de 70.000 pacientes, comenzaron a surgir protestas dentro del Tercer Reich, sobretodo por parte de la sociedad cristiana, como por ejemplo las quejas expresadas por el obispo Clemens Von Galen de la Catedral de Münster y la del obispo Theopil Wurm de Württemberg. Gracias al escándalo denunciado por la Iglesia, el Programa T4 fue suspendido en Alemania, Austria y Chequia, aunque no en otros países ocupados de Europa como Polonia, donde siguieron eliminándose discapacitados, algunos de ellos en el campo de concentración de Sachsenhausen bajo una nueva operación bautizada como Programa 14f13.

El Programa T4 del Tercer Reich fue una de las eutanasias aplicadas contra seres humanos más grandes de la Historia. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, fueron exterminados 275.000 pacientes y enfermos, además de ser otras 400.000 personas esterilizadas.

 

Bibliografía:

-Saul Friedländer, El Tercer Reich y los judíos (1939-1945) Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.50-339
-Lawrence Rees, Auschwitz, los nazis y la Solución Final, Planeta DeAgostini (2005), p.123