Shoah en Escandinavia: Noruega y Finlandia

La Península de Escandinavia se vio afectada en grados distintos durante el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial. En el caso de Noruega, más de la mitad de la población judía sería liquidada por el Tercer Reich; mientras que en el caso de Finlandia, las víctimas fueron mínimas porque las autoridades locales impidieron la Solución Final.

Noruega

Al ser ocupada Noruega por el Ejército Alemán en Abril 1940, el odio hacia los judíos fue traído por los nuevos dueños al norte del Europa. Así fue los alemanes como instauraron un “país satélite” al que rebautizaron como Estado Noruego y colocaron una “administración títere” al frente del movimiento fascista de la Unión Nacional (Nasjonal Samling) del Primer Ministro Vidkun Quisling, quién se convirtió en la primera figura política en exportar las leyes antisemitas del Tercer Reich a Escandinavia.

Oficialmente el 20 de Noviembre de 1942 comenzó la Solución Final en Noruega cuando soldados del Ejército Alemán, guardias de las SS y gendarmes de la Policía Noruega lanzaron una redada en la que detuvieron a 700 judíos de Oslo. Una vez retenidos en un recinto provisional de capital, fueron encerrados en barcos que navegaron por el Mar Báltico hasta Stettin, y desde ahí subidos a trenes hasta ser enviados a su muerte en las cámaras de gas del campo de exterminio de Auschwitz.

Judíos de Noruega esperan a ser deportados por barco desde Oslo al Tercer Reich a través del Mar Báltico.

Entre 1943 y 1944, los judíos de Noruega fueron perseguidos y castigados tanto por las SS como por la Policía Noruega, que a veces mataron a varios de ellos en diversas circunstancias. A pesar de que ya no se deportó a más hebreros hacia Alemania, sí que se abrieron una serie de campos de concentración en la propia Escandinavia, concretamente Ulven, Berg y Grini, donde perdieron la vida debido a las malas condiciones otros cien judíos durante el Holocausto.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Escandinavia en Mayo de 1945, las víctimas de judíos noruegos muertos en la Solución Final fueron escasas en comparación a otros países de Europa. Las cifras ascendieron a 870 hebreros asesinados, aproximadamente el 55% de la población judaica de Noruega.

Finlandia

Finlandia entró en la Segunda Guerra Mundial junto a las potencias del Eje el 22 de Junio de 1941 tras sumarse a la invasión de la Unión Soviética con la intención de recuperar los territorios perdidos en la Guerra de Invierno de 1943 a 1940. A diferencia de otros países aliados de Alemania que en el Frente Oriental cometieron abominaciones contra los judíos como fue el Rumanía o Hungría, los finlandeses se mantendrían al margen de la Solución Final.

Cuando el Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, visitó en Heilsinki al Primer Ministro Johan Rangell y le propuso ceder al Ejército Alemán la totalidad de los 200 judíos finlandeses en el país, las autoridades aceptaron la idea porque elaboraron una serie de listas que después de un minucioso estudio sólo redujeron a 35 personas. Una vez hecho el trabajo, el 6 de Noviembre de 1942, la Policía Finlandesa arrestó a ocho hebreos que entregó a las SS en la capital de Tallin en Estonia, desde donde fueron deportados a Polonia, siendo siete de ellos asesinados en el campo de exterminio de Auschwitz.

Al saberse en Finlandia acerca del destino de los ocho judíos enviados a Auschwitz (sólo uno sobreviviría al Holocausto), tanto la sociedad como la opinión pública expresaron su más enérgico rechazo al Tercer Reich y al Gobierno del Primer Ministro Johan Rangell. Ante el escándalo que supuso lo ocurrido, las autoridades de Finlandia decidieron romper el pacto con las SS y suspender para siempre más deportaciones de sus ciudadanos hebreos para la Solución Final.

 

Bibliografía:

-Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos. Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.593-599
-Ricardo Angoso, Del antisemitismo a la Solución Final, Shoah, Revista La Aventura de la Historia Nº77 (2005), p.26