Ejecuciones de los “Einsatzgruppen” en la Unión Soviética

Al comenzar la “Operación Barbarroja” el 22 de Junio de 1941 con la invasión del Tercer Reich y sus socios del Eje a la Unión Soviética, dio inicio una campaña de exterminio sin precedentes en la Historia de Europa. Se trató de las ejecuciones y fusilamientos masivos perpetrados por los “Einsatzgruppen” de las SS y colaboracionistas locales contra todos aquellos elementos “indeseables”, básicamente judíos, como preludio de lo que sería el Holocausto.

Origen

Según la Directiva Nº21 aprobada por Adolf Hitler como documento previo a la “Operación Barbarroja”, en un principio no se hizo mención al futuro de los judíos porque en las fases iniciales de la Segunda Guerra Mundial se había previsto enviarlos a la Isla de Madagascar en África siguiendo las líneas del “Plan Madagascar”, o incluso a Siberia después de la supuesta conquista de Rusia. De la misma opinión eran los socios de Alemania con gran cantidad de judíos en sus países, como por ejemplo Croacia, cuando el mariscal Slavko Kvaternik que dirigía al Ejército Croata preguntó al Führer acerca de la cuestión hebrea, a lo que éste contestó “serán reasentados en Madagascar o Siberia”.

La planificación de la “Operación Barbarroja” modificó toda la idea general en referencia al “problema judío” en Europa. Como la campaña que se avecinaba fue catalogada como una “guerra de aniquilación” entre el nacionalsocialismo y el comunismo, habiéndose previsto con antelación la eliminación de todos los miembros del Partido Comunista Soviético (PCUS) y también de los comisarios de la Policía Estatal Soviética (NKVD) mediante la llamada Orden de los Comisarios, los judíos entrarían en una definición similar porque al ser vistos como unos elementos ligados e indisolubles al poder de Moscú, su asesinato supuestamente desmontaría la estructura del aparato bolchevique y provocaría tanto el hundimiento como el colapso de la Unión Soviética.

Fusilamiento de judíos durante las ejecuciones masivas de los “Einstazgruppen” en la Unión Soviética.

El exterminio de judíos en la Unión Soviética estaría a cargo de los Grupos de Acción (Einsatzgruppen) compuestos por 2.900 efectivos de las SS que eligieron el Reichsführer Heinrich Himmler y su lugarteniente Reinhard Heydrich. Se trató del “Einsatzgruppen A” con 1.000 soldados al mando del general Walter Stahlecker para los Países Bálticos; el “Einsatzgruppen B” con 700 hombres del general Arthur Nebe para Bielorrúsia; el “Einsatzgruppen C” del general Otto Rasch con 600 tropas para Ucrania y Rusia Occidental; y el “Einsatzgruppe D” con 600 guardias del general Otto Ohlendorff para Crimea y el Cáucaso. A estos destacamentos hubo que añadir las unidades voluntarias conformadas por nativos como por ejemplo los milicianos del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) y los colaboracionistas armados de las Policías Auxiliares Bielorrusia, Lituana, Letona y Estonia o los Batallones de Autodefensa Polacos.

Masacres

Entre 1941 y 1943 los “Einstazgruppen” asesinaron a 1.300.000 judíos en el Frente Oriental, contabilizándose alrededor de 900.000 en Ucrania (60% de la población judía), 245.000 en Bielorrúsia (65%) y 107.000 en Rusia (11%). A pesar de que las matanzas fueron cuantiosas y se perpetraron en miles de ciudades, aldeas y pueblos, las más famosas fueron las siguientes:

Gargzdai:

La Masacre de Gardzdai fue el primer crimen del Holocausto perpetrado en Lituania. Sucedió el 24 de Junio de 1941 cuando soldados del “Einsatzkommando” de Tilsit y la Policía de Memel (SCHUPO) al mando de Franz Walter Stahlecker fusilaron a 201 varones judíos y posteriormente a unas 300 mujeres y niños en un granero.

Ostrog:

La Masacre de Ostrog comenzó como una redada de la 1ª Brigada de Infantería de las SS contra los varones, mujeres, niños y ancianos de Ostrog, donde una vez capturados, fueron conducidos por un terreno de arena que rodeaba la ciudad, hasta desembocar en una fosa abierta, a cuyo interior eran metidos desnudos y a continuación fusilados de un tiro en la nuca en grupos de cincuenta a cien personas. Sólo los más fuertes esperaban hasta el final porque fueron obligados a mover y enterrar los cadáveres, antes de procederse también a su ejecución al terminar el trabajo. Así pues, mediante este eficaz método, en la sola jornada del 4 de Agosto de 1941, fueron asesinados más de 10.000 judíos.

Pinsk:

La Masacre de Pinsk tuvo lugar en Polesia, la provincia más occidental de Bielorrúsia, el 15 de Agosto de 1941. Los responsables de la atrocidad fueron los jinetes de la 2ª Brigada de Caballería de las SS al mando del capitán Franz Magill que fusilaron a millares de hombres y ahogaron en un pantano a cientos de mujeres y niños, dejando un saldo de 8.000 judíos asesinados.

Bjelaja Zerkow:

La Masacre de Bjelaja Zerkow se gestó a inicios de Agosto de 1941 cuando el “Sonderkommando 4a” adscrito al “Einsatzgruppe C” del general August Häfner ordenó a los judíos de la ciudad inscribirse en unas listas para tenerlos constantemente identificados. Una vez recopilados los datos, el 19 de Agosto, se ejecutó a los primeros 900 varones adultos, aunque por el momento surgió la duda sobre qué hacer con los niños menores de 5 años que fueron abandonados en un edificio sin manutención, ya que ningún guardia se atrevía a disparar contra los pequeños por las implicaciones psicológicas que tal cosa suponía. No obstante y pese a las negativas de ciertos hombres de las SS, finalmente las órdenes desde Berlín impidieron salvarles la vida porque la mayor parte de los niños fueron subidos en tres camiones y ejecutados a las afueras de la ciudad. Únicamente 90 pequeños fueron retenidos en la edificación debido a las protestas de dos capellanes alemanes que manifestaron su más completa indignación al ver a aquellos menores medio desnudos, cubiertos de moscas y viviendo sobre sus excrementos, por lo que el coronel Helmuth Groscurth que desconocía los hechos, consiguió que se suspendiera su asesinato. Lamentablemente, en cuanto el general Walther Von Reichenau se enteró de la cancelación de la ejecución, derogó la orden y se procedió a la completa eliminación que los 90 niños que tuvo lugar mediante fusilamiento el 21 de Agosto.

Stanislawów:

La Masacre de Stanislawów fue planificada por las SS en la provincia de Galitzia, una región fronteriza entre Ucrania y Polonia, por iniciativa del jefe policial de la zona, Friedrich Katzmann, así como por el oficial destacado en la localidad, Hans Krüger, y por el comandante de la Policía de Seguridad del Gobierno General, Karl Eberhard. La matanza tendría lugar el domingo 12 de Octubre de 1941 después de que 1.000 judíos que escoltaban guardias alemanes y milicianos ucranianos, fueran obligados a correr desnudos por el Cementerio de Stanislawów y tiroteados a campo abierto por sus verdugos, incluyendo aquellos que desesperados fueron acribillados al intentar escalar el muro de piedra del recinto. Otros con menos suerte fueron enterrados vivos bajo el suelo o ejecutados en grandes fosas comunes, a veces mientras se colocaban mesas con comida y vodka que los soldados alemanes y ucranianos consumían sin dejar de contemplar el espectáculo (el propio Hans Krüger se paseaba por el borde de los fosos comiendo un bocadillo de salami en la mano). El resultado final de estos asesinatos masivos que se prolongaron veinticuatro horas fue de 10.000 judíos muertos, por lo que desde entonces la jornada sería conocida como el “Domingo Sangriento”.

Bronna Góra:

La Masacre de Bonna Góra se prolongó entre el 15 y el 18 de Octubre de 1941 en el este Polonia, concretamente la zona que la Unión Soviética se había anexionado en 1939 siguiendo las líneas del Pacto Ribbentrop-Molotov. Los responsables en esta ocasión fueron los soldados de las SS y los auxiliares polacos de los Batallones de Autodefensa que en una serie de fusilamientos masivos y sistemáticos asesinaron a 12.000 judíos en fosas comunes.

1ª de Minsk:

La Primera Masacre de Minsk se produjo en la capital de Bielorrúsia el 17 de Noviembre de 1941 cuando los soldados de las SS y los colaboracionistas de la Policía Auxiliar Bielorrusa ejecutaron a 13.000 judíos. Al cabo de dos semanas, el 20 de ese mes, tropas alemanas y agentes de la Policía Auxiliar Lituana (que se acababa de trasladar a la zona) masacraron a otros 7.000 hebreos, lo que totalizó la cifra final en 20.000 víctimas mortales.

Kaunas:

La Masacre de Kaunas empezó el 25 de Noviembre de 1941 después de que las SS y la Policía Auxiliar Lituana encerraran a millares de judíos locales y también extranjeros traídos de otras partes de Europa en la Fortaleza IX. Transcurridos cuatro días de su cautiverio, el 29, unos 5.000 prisioneros fueron sacados de dicha cárcel y fusilados a las afueras de Kaunas.

Volhynia-Podolia:

La Masacre Volhynia y Podolia se desarrolló a finales de 1941 sobre las dos grandes provincias fronterizas entre Polonia y Ucrania. A pesar de que los nacionalistas del Ejército Insurgente Ucraniano y de los Batallones de Autodefensa Polacos se odiaban entre sí por una cuestión étnica, ambos no dudaron en unir sus fuerzas a las SS para erradicar a los judíos (el antisemitismo era lo único que los unía), por lo que a lo largo de las semanas siguientes serían exterminados hasta un total de 18.000 hebreos, aproximadamente el 80% del censo.

Novogrodeck:

La Masacre de Novogrodeck fue la última limpieza antisemita del año 1941 en Bielorrúsia. Los verdugos fueron soldados de las SS y colaboracionistas de la Policía Auxiliar Bielorrusa que tras irrumpir en dicha localidad masacraron a 4.000 judíos (la mayoría llevaban seis generaciones enteras viviendo en la zona).

Chmelnik:

La Masacre de Chmelnik tuvo lugar a inicios de 1942 con el fusilamiento selectivo de 227 judíos por las SS. Al cabo de unos días de este suceso, el 10 de Enero, los soldados alemanes y milicianos del Ejército Insurgente Ucraniano ampliarían la cifra de víctimas con la liquidación sangrienta de otros 8.000 hebreos entre la propia Chemnik y la ciudad de Vinnytsa.

Vinnytsa:

Ejecución de un judío en una fosa común repleta de cadáveres en la localidad de Vinnitsa.

La Masacre de Vinnytsa estuvo motivada por el asesinato de 9.000 nacionalistas ucranianos en el año 1941 a manos de la Policía Estatal Soviética (NKVD). Lógicamente cuando la presencia del Ejército Alemán ya se consolidó en la ciudad, los Batallones de Defensa Ucranianos que combatían del lado del Eje exigieron una venganza y solicitaron descargar su odio hacia los judíos. Ante este precedente no fue extraño que las milicias ucranianas se unieran a las SS para desencadenar una orgía de sangre sobre Vinnytsa que acabó con la muerte de 5.800 hebreros, entre estos 4.800 fusilados en el acto y otros 1.000 convertidos en esclavos artesanales (hasta que dejaron de ser útiles y fueron también ejecutados).

Bereza-Kartuska:

La Masacre de Bereza-Kartuska ocurrió el 17 de Junio de 1942 al suroeste de Bielorrúsia. Los perpetradores del asesinato fueron soldados alemanes de las SS que llevaron a 1.300 judíos hasta las afueras de la ciudad, donde fueron desnudados, introducidos en una fosa y fusilados de un disparo en la cabeza.

2ª de Minsk:

La Segunda Masacre de Minsk se repitió a finales de Julio de 1942 por orden del doctor Eduard Strauch que dirigía el Servicio de Seguridad (SD) en Bielorrúsia. Las víctimas fueron 19.000 judíos apresados por las SS y la Policía Auxiliar Bielorrusa, a los que se fusiló sobre profundas fosas comunes o se gaseó dentro de un camión móvil con estructura hermética (y conectado a veinte mangueras que vertían en el interior de la caja un letal monóxido de carbono). Sorprendentemente y pese a la discreción, el gobernador de Bielorrúsia, Wilhelm Kube, protestó acerca del trato dispensado a las víctimas porque según los testimonios se enterró a muchos con vida y a otro se les arrancaron los dientes de oro antes de fallecer, lo que causó una cierta polémica entre las altas esferas de las SS.

Oszmiana:

La Masacre de Oszmiana en Octubre de 1942 fue menos trágica que otras de las que tuvieron lugar en Lituania. La razón fue que el comisario Jacob Gens, jefe de la Policía Judía en Vilna, tenía muy buena relación con el Ejército Alemán porque había sido un héroe antibolchevique durante la Guerra de Independencia Lituana e incluso compartía el ideario fascista del Frente Patriótico Lituano que colaboraba con el Eje. Gracias a esta personalidad e intachable popularidad, Jacob Gens consiguió negociar que las SS redujeran el número de los condenados a muerte en el Gueto de Vilna de 1.000 personas a sólo 400, las cuales fueron fusiladas en Oszmiana.

Drohobycz:

La Masacre de Drohobycz tuvo su origen en la discusión del oficial alemán Felix Landau con el escritor de origen judío Bruno Schulz acerca del trato a la comunidad hebrea, lo que generó una serie de desencuentros que finalmente no terminaron en nada porque el propio Landau prohibió efectuar cualquier tipo de represalias. Lamentablemente en cuanto Landau se ausentó, uno de sus subordinados, el oficial Karl Günther, se presentó en Drohobycz y mató con un tiro de su pistola a Bruno Schulz, además de hacer venir a un grupo de tropas de las SS que asesinaron a otros 100 judíos en esta ciudad de Ucrania.

1ª de Ponar:

La Primera Masacre de Ponar se perpetró el 5 de Abril de 1943 cuando 5.000 judíos transportados a bordo de 85 vagones procedentes de Vilna fueron bajados en el Bosque de Ponar y fusilados una a uno en una serie de fosas comunes. Al cabo de unos días de esta matanza, otros 1.000 hebreos corrieron la misma suerte, lo que totalizó el número de víctimas en torno a las 6.000.

2ª de Ponar:

La Segunda Masacre de Ponar ocurrió en Septiembre de 1943 después de ser vaciado el Gueto de Vilna y sus 20.000 judíos asesinados en fosas comunes dentro del Bosque de Ponar. Curiosamente entre el víctimas estuvo Jacob Genes, comisario de la Policía Judía, que para su sorpresa fue fusilado por sus mismos socios de las SS.

 

Bibliografía:

-Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos. Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.200-399
-Lawrence Rees, Auschwitz, los nazis y la Solución Final, Planeta DeAgostini (2005), p.81-99