Ejecuciones masivas de los Einsatzgruppen en la Unión Soviética

 

El 21 de Junio de 1941, comenzaba el primer día de la más dura y trágica etapa de la Historia. Se iniciaba la Guerra del Este con la invasión alemana de la Unión Soviética. Los atacantes eran el Tercer Reich, Rumanía, Finlandia, Hungría, Italia, Eslovaquia y Croacia, uniéndose luego voluntarios de España, Noruega, Dinamarca, Suecia y la Francia de Vichy, además de sumarse el soporte de las bandas nacionalistas de Ucrania, Lituania, Letonia, Estonia, Bielorrúsia, Chechenia, Asia Central y la Rusia Blanca. Aquel colosal enfrentamiento de la Segunda Guerra Mundial y a la vez clima de guerra civil en el área de operaciones llevó a múltiples genocidios provocados por todos los bandos.

Antes de comenzar la Directiva nº21 que pondría en marcha la “Operación Barbarroja”, Adolf Hitler no sabía cúal sería el destino de los judíos de Europa. Primeramente existió el “Plan Madagascar” para reubicarlos en la isla más grande de África, idea que todavía no se había suspendido del todo, tampoco la opción de transportarlos a Siberia como Iósif Stalin había hecho con algunas de sus minorías étnicas fue factible. De hecho esa indecisión provocó muchas dudas, por ejemplo el mismo día que empezó Barbarroja, el mariscal Slavko Kvaternik en representación de Croacia le preguntó al Führer acerca de la cuestión judía, siendo Madagascar o Siberia su contestación.

Mientras se elaboraba la estratégica militar y de ocupación para la “Operación Barbarroja”, Hitler había autorizado y decretado con obligatoriedad que todos los comisarios del Partido Comunista Soviético (PCUS) capturados se los ejecutara de inmediato sin juicio alguno. Una de las razones de esta polémica orden era que según la doctrina nacionalsocialista los judíos estaban ligados al poder de Moscú, con lo cual si se eliminaba a los comisarios subordinados a estos, la Unión Soviética se desmontaría estructuralmente y se hundiría para siempre.

Al igual que los comisarios soviéticos, esa misma directriz pensaba aplicarse también para toda la población civil hebrea, incluyendo los que nada tuviesen que ver con el comunismo. El Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, y su segundo Reinhard Heydrich, tuvieron la idea de emplear los Grupos de Acción (Einsatzgruppen) para perpetrar matanzas selectivas de judíos mediante el fusilamiento con el fin de que el resto quedase sometido a través del miedo.

Hubo cuatro Einsatzgruppen, el A, B, C y D. El Einsatzgruppen A lo formaban 1.000 soldados de las SS al mando del general Walter Stahlecker ubicado en las los países bálticos; el Einsatzgruppen B tenía 700 hombres comandados por el general Arthur Nebe operando en Bielorrúsia; el Einsatzgruppen C liderado por el general Otto Rasch encuadraba también 600 tropas organizadas en Ucrania y Rusia Cental; y el Einsatzgruppe D con 600 hombres más del general Otto Ohlendorff se desplegaba en Crimea y el Cáucaso.

Fusilaciones masivas en zanjas de judíos. Ejemplo de lo que harían los Einsatzgruppen al invadir la Unión Soviética.

Otra táctica que funcionaría según las SS, y que no se equivocaron, fue la de azuzar a las masas de los zonas ocupadas al conocer el antisemitismo local, de esta manera los propios habitantes se lanzarían contra los judíos para eliminarlos voluntariamente. Este tipo de progromos perpetrados por los nativos se convirtió en un éxito para las SS, pues se ahorraron un largo trabajo al conseguir que ucranianos, rusos y bálticos asesinaran por cuenta propia a cientos de miles de judíos. Los principales movimientos antisemitas locales fueron la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) liderado por Stepan Bandera o el Frente Patriótico Lituano, entre otros rusos, bielorrúsos, letones, caucásicos, tártaros e incluso polacos.

Stalin y sus políticas represivas jugaron un importante papel accidentalmente en la colaboración de sus paisanos respecto a la Solución Final, pues el odio que provocó el comunismo estaba reciente cuando se marchó el Ejército Rojo. Por ejemplo unas horas antes de llegar los alemanes, la policía soviética del NKVD había asesinado a decenas de miles de presos nacionalistas en las cárceles y fosas comunes de Lvov, Grodno, Stanuslaviv, Lutsk, Dubno, Jitomir, Kaunas… La propaganda alemana como era de esperar supo relacionar a los culpables de las masacres como hebreos.

Todas las ejecuciones masivas de los Einsatzgruppen dejaron sobre el tablero de juego del Frente del Este la cifra aproximada de 1.300.000 muertos. La mayoría de asesinatos se produjeron en Ucrania con 900.000 (60% de la población judía), 245.000 en Bielorrúsia (65%) y 107.000 en Rusia (11%).

A continuación se pondrán los ejemplos más sangrientos de las ejecuciones masivas de los Einsatzgruppen entre 1941 y 1943, aunque no fueron las únicas.

Gargzdai

Gargzdai fue la primera ejecución antisemita efectuada en Lituania. Ocurrió el 24 de Junio de 1941, siendo los autores el Einsatzkommando de Tilsit y la Policía de Memel (SCHUPO), todo al mando de Franz Walter Stahlecker. Murieron 201 varones en los fusilamientos, el resto, unas 300 mujeres y niños, se los fusilaría semanas más tarde en un granero.

Ostrog

A inicios de la “Operación Barbarroja”, Ostrog se convirtió en una gran masacre para el poco tiempo que los Einsatzgruppen llevaban operativos.

La 1ª Brigada de Infantería de las SS lanzó una redada el 4 de Agosto de 1941 en la ciudad de Ostrog para detener a todos los judíos, ya fueran varones, mujeres, niños o ancianos. Reunidos todos y tras hacerlos rodear la ciudad a través de un terreno de arena, se los hizo desnudar y luego introducirse en una fosa abierta. De un tiro en la nuca en grupos de 50 a 100 por turno, los judíos fueron siendo fusilados mientras los más fuertes se encargaban de mover los cuerpos, antes de que los mataran a ellos también.

Ostrof fue una masacre que dejó la altísima cifra de 10.000 judíos fusilados.

Pinsk

La masacre de Pinsk en Bielorrúsia fue perpetrada por la 2ª Brigada de Caballería de las SS al mando del capitán Franz Magill el 15 de Agosto de 1941. Primero se fusiló a los hombres. Después a mujeres y niños se los condujo a un pantano donse se los ahogó.

Bjelaja Zerkow

A principios de Agosto de 1941 se hizo inscribir en un censo particular a todos los judíos de Bjelaja Zerkow con el fin de ejecutarlos posteriormente. La idea la tuvo el Sonderkommando 4a perteneciente al Einsatzgruppe C que lideraba August Häfner.

Desde inicios de mes hasta el 19 de Agosto unos 900 adultos fueron ejecutados por los alemanes. El problema que se planteó a continuación fue qué hacer con los niños menores de 5 años a los que no se habían atrevido a disparar y que fueron abandonados en un edificio sólos sin manutención. Las SS hubieron de intervenir y obligar a los soldados a disparar a los niños, con lo cual un grupo fue transportado en tres camiones y ejecutados en las afueras de la ciudad. En el interior del edificio quedaron 90 niños que no fueron ejecutados porque dos capellanes alemanes quedaron indignados al ver a los pequeños medio desnudos, cubiertos de moscas y viviendo sobre sus excrementos. Inmediatamente se lo comunicaron al coronel Helmuth Groscurth que desconocía los hechos, el cual protestó a los mandos y logró que se suspendiera la ejecución de los niños. Sin embargo el general Walther Von Reichenau derrogó la orden e inevitablemente el 21 de Agosto los 90 pequeños fueron ejecutados.

Stanislawów

Por iniciativa del jefe de la policía local de Stanislawów en Galitzia, Hans Krüger, se decidió acabar con todos los judíos de esa localidad. La aprobación víno de Friedrich Katzmann, jefe de las SS en Galitzia, y de Karl Eberhard, comandante de la Policía de Seguridad del Gobierno General de Polonia, ya que Stanislawów pertenecía a Ucrania, pero había sido incorporado a la zona polaca autónoma. Curiosamente otras mandos de las SS fuera de Galitzia desconocían lo que iba a suceder en Stanislawów, ya que no siempre las altas esferas podían controlar las voluntades de los jefes locales como en este caso.

El 12 de Octubre de 1941, policías alemanes y voluntarios nacionalistas ucranianos armados condujeron a los primeros 1.000 judíos al cementerio de Stanislawów, a los cuales hicieron desnudarse y correr por la zona mientras los tiroteaban como si cazaran patos. Otros murieron en fosas ejecutados o enterrados vivos, mientras que los más osados intentaron trepar los muros del cementerio siendo alcanzados por las balas. Curiosamente junto a los hoyos se colocaron mesas con comida y vodka para que alemanes y ucranianos disfrutaran de un banquete mientras veían como morían los judíos, incluso el propio Hans Krüger se paseaba por las fosas con un bocadillo de salami en la mano comiendo como si nada.

Al finalizar las matanzas de Stanislawów, 10.000 judíos habían muerto.

Bronna Góra

La masacre de Bonna Góra en la Polonia Soviética empezó el 15 de Octubre de 1941 y se prolongó tres días hasta el 18. Curiosamente la mayoría de los verdugos eran polacos que apoyaban a los alemanes, muchos de ellos procedentes de la Policía Azul, con un marcado antisemitismo. Polacos y alemanes acabaron mediante fusilamientos masivos con más de 12.000 judíos que fueron enterrados en fosas comunes.

1ª de Minsk

Dentro de la la primera masacre de Minsk hubo dos matanzas en la capital de Bielorrúsia. Los autores fueron los alemanes con la ayuda de colaboracionistas bielorrusos. La primera ocurrió el 7 de Noviembre, siendo 13.000 judíos fusilados en masa. La segunda se ejecutó el 20 de ese mes y esta vez 7.000 más fueron eliminados, participando en la masacre numerosas milicias nacionalistas lituanas exclusivamente.

Kaunas

Aunque ya hubo el Progrom de Kaunas que organizaron los lituanos nada más empezar la “Operación Barbarroja” al inicio de la invasión a la Unión Soviética, esa misma ciudad sería testigo de otra matanza de judíos, esta vez no provocada por milicias lituanas, sino por los alemanes.

Los hechos empezaron el 25 de Noviembre cuando varios judíos de Kaunas y algunos más traídos de otras partes de Europa, fueron alojados en la Fortaleza IX. Allí permanecieron un tiempo hasta que en los días posteriores fueron siendo ejecutados en grandes grupos a las afueras de la fortaleza o en sus mismos muros. La misión concluyó el 29 de Noviembre, fecha en la que se habían matado a 5.000 judíos.

Volhynia-Podolia

Tanto Volhynia como Podolia habían sido lugar de progromos continuos de judíos, polacos o ucranianos a manos de un bando u otro desde la Primera Guerra Mundial hasta la Segunda Guerra Mundial prácticamente. La tensión era vigente entre ucranianos y polacos especialmente por aspirar ambas identidades a incorporar esos territorios a la Ucrania Subcarpática o a Polonia distintamente, aunque ambos coincidían en su odio común a los judíos. Por eso, con la “Operación Barbarroja” en marcha tanto ucranianos como polacos no dudaron en unir las fuerzas a las de los alemanes para masacrar a finales de 1941 a 18.000 judíos de Volhynia y Podolia, es decir, el 80% de la población hebrea total.

Novogrodeck

En los últimos días de 1941 la última masacre del año fue la de Novogrodeck en Bielorrúsia, allí vivía una comunidad judía con más de seis generaciones. Alemanes y bielorrusos mataron a 4.000 judíos en esa localidad.

Chmelnik

Al comenzar 1942 la muerte selectiva de 227 judíos entre Vinnytsa y Chmelnik demostraría que ese año variaría muy poco la situación respecto al anterior.

Pocos días después de aquel suceso, el 10 de Enero 1942, en una localidad próxima a Vinnytsa llamada Chmeknik, murieron 8.000 judíos a manos de nacionalistas ucranianos y alemanes.

Vinnytsa

Ejecución de un judío en una fosa común repleta de cadáveres en la localidad de Vinnitsa.

A mediados de Abril de 1942 se produjo la matanza de Vinnytsa, una ciudad que ya había sido víctima de la NKVD soviética al acabar con 9.000 nacionalistas ucranianos el año anterior cuando se inció la invasión alemana. Los germanos al liberar Vinnytsa del Ejército Rojo sabían del odio de los ucranianos hacia todos los judíos, ya que muchos de los comisarios de la NKVD eran hebreos precisamente. Con este pretexto, los Batallones de Defensa Ucranianos creados por los alemanes clamaban venganza. Así pues, tanto ucranianos como alemanes se lanzaron a una matanza de judíos descontrolada por toda Vinnytsa que acabó con el fusilamiento de 5.800 hebreos, de los cuales 4.800 murieron en el acto y 1.000 más se los convirtió en esclavos artesanales hasta que dejaron de ser útiles y los mataron.

Bereza-Kartuska

El 17 de Junio de 1942 los judíos de Bereza-Kartuska fueron conducidos al exterior de la ciudad junto a unas fosas, allí los hicieron desnudarse y después les propinaron un disparo en la cabeza. Murieron 1.300.

2ª de Minsk

Hubo una segunda gran masacre en Minsk a finales de Julio de 1942. El doctor Eduard Strauch, jefe de la SD en Bielorrúsia acompañado por policías alemanes y bielorrusos, fueron los autores del asesinato mediante fusilamientos en masa de 19.000 judíos. Muchos también murieron gaseados por un camión móvil hermético que soliciataron a Alemania en el que llegaron a emplear hasta más de 20 mangueras.

El comisario del Reich del distrito de Bielorrúsia, Wilhelm Kube, protestó por esta matanza, ya que en muchos casos a los que se disparaba todavía con vida se les enterraba vivos o se les arrancaban los dientes de oro en la misma situación.

Oszmiana

Al igual que cualquier otra matanza Oszmiana fue una tragedia, pero en este caso la humanidad de uno de sus ejecutores evitó que murieran miles de vidas. Jacob Gens, jefe de la Policía Judía en Vilna, Lituania, muy próximo a la ideología nacionalista lituana que había combatido contra el comunismo en la Guerra de Independencia Lituana, había sido elegido por los alemanes para vigilar el Gueto de Vilna. A pesar de su fuerte nacionalismo, además de que su esposa e hija eran lituanas que vivían fuera del gueto, se sintió responsable de los judíos residentes allí.

Cuando en Octubre de 1942 se ordenó a Gens que debía vaciar el Gueto de Vilna y ejecutar 1.400 de sus habitantes empleando a la Policía Judía y a sus amigos auxiliares lituanos, se negó en rotundo. Como Gens compartía la misma ideología filofascista y tenía amigos nacionalistas logró negociar con unos y otros y reducir la cifra de los ejecutados en 400, sentencia que se cumplió en Oszmiana. De este modo 1.000 pudieron salvarse.

Drohobycz

Una vez más Ucrania fue testigo de otra matanza en Drohobycz el 19 de Noviembre de 1942. Ocurrió a causa de una discusión entre el escritor judío Bruno Schulz y las SS. El comandante alemán Felix Landau ordenó no tomar represalias, pero cuando se ausentó un subordinado suyo llamado Karl Günther desobedeció y con un grupo de SS irrumpieron en Drohobycz. Tras provocar unos actos violentos mataron a 100 judíos, Günther en persona mató en una de las calles al propio Schulz como venganza.

1ª de Ponar

Era el 5 de Abril de 1943, cuando 5.000 judíos fueron transportados en 85 vagones desde Vilna hasta el cercano Bosque de Ponar. Una vez allí se los hizo bajar y adentrarse en el bosque. En unas fosas comunes preparadas se les disparó a cada uno sin haber supervivientes. A los pocos días 1.000 judíos más tuvieron la misma suerte. En total fueron ejecutados 6.000 judíos.

2ª de Ponar

Finalmente en Septiembre de 1943, el Gueto de Vilna fue vaciado. Los 20.000 judíos que habitaban allí fueron conducidos al Bosque de Ponar en donde se los ejecutó en grandes fosas comunes mediante fusilamientos colectivos. El jefe de la Policía Judía, Jacob Gens, fue llamado al cuartel de la Gestapo y para su sorpresa fue ejecutado allí mismo por los mismos hombres para los que había trabajado.

 

Bibliografía:

Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos. Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.200-399
Lawrence Rees, Auschwitz, los nazis y la Solución Final, Planeta DeAgostini (2005), p.81-99