Disolución de la Rosa Blanca

A diferencia de cualquier otro país miembro del Eje durante la Segunda Guerra Mundial, en el Tercer Reich jamás nació una especie de “Resistencia Alemana”. La única organización de cierta entidad, aunque meramente propagandística, fueron los miembros de la “Rosa Blanca” que encontrarían un trágico final a mediados de la Segunda Guerra Mundial.

La Rosa Blanca

Ante las políticas contrarias adoptadas contra el cristianismo por parte el Tercer Reich, dos alumnos de la Universidad Ludwing Maximiliam de Munich llamados Hans Scholl (estudiante de medicina de 20 años) y su hermana Sophie Scholl (estudiante de biología y filosofía de 18 años), se sintieron descontentos por la deriva pagana del régimen y el belicismo de sus dirigentes, por lo que arriesgando sus propias vidas, decidieron organizar un grupo en clandestinidad. A tal proyecto pronto se unieron otros cristianos devotos como Christoph Probst (aspirante a médico de 26 años con esposa y tres hijos), Willi Graf (miembro de la Juventud Católica), Alexander Schmorell (hijo de madre rusa que odiaba a las SS por sus tesis anti-eslavas) y Kurt Huber (profesor de filosofía de 49 años), así como otros universitarios entre los que estuvieron Traute Lafrenz, Gisela Schertling, Katharina Schüddekopf, Hans Hirzel, Susanne Hirzel, Franz Müller, Heinrcih Guter, Eugen Grimminger, Heinrich Bolliger, Helmut Bauer, Falk Harnack, Wilhelm Geyer, Harald Dohrn, Josef Söhngen, Manfred Eickmeyer, Tilly Hahn, Gerhard Feuerle o Hans Conrad Leipelt.

Fotografía de izquierda a derecha: Hans y Sophie Scholl y Christoph Probst. Ambos van de uniforme porque se encontraban haciendo el servicio militar como sanitarios dentro del Ejército Alemán.

Oficialmente el 27 de Junio de 1942, nació la Rosa Blanca (Die Weisse Rose) liderada por el profesor Kurt Huber y los hermanos Hans y Sophie Scholl, que desde su fundación se dedicó a publicar y distribuir propaganda cristiana y anti-hitleriana entre la población de Munich, denunciando al Estado Nacionalsocialsita por alejarse de Dios. Normalmente el modo de operar de este grupo clandestino era pegar carteles durante la noche en lugares estratégicos como las estaciones de tren, paradas del tranvía, parques o campus universitarios, además de enviar cartas sin remitente al azar con panfletos que contenían extractos de la Bíblia, Aristóteles, Lao Tse, Johann Goethe, Georg Novalis o Friedrich Schiller junto a frases como “Abajo Hitler” o “Libertad”. Gracias a una máquina ciclostil guardada bajo llave, los activistas dispusieron de una importante logística publicitaria porque difundieron más de 9.000 copias en Berlín, Viena, Hamburgo, Colonia, Sttutgart, Insbrück, Freiburg y Chemnitz.

Detención de los Hermanos Scholl

La derrota del Eje en la Batalla de Stalingrado conmovió tanto a la Rosa Blanca que sus miembros decidieron elaborar su siguiente panfleto como una forma de denuncia al Estado Nacionalsocialista por haber dejado morir o caer prisioneros a los cientos de miles de soldados del VI Ejército Alemán. Lamentablemente no todos pudieron participar en la operación debido a que una buena parte de sus integrantes fueron llamados a filas para servir en el Frente Oriental de la Unión Soviética, por lo que los dos hermanos fundadores, Hans y Sophie Scholl, decidieron actuar solos sin saber que desde hacía tiempo eran objeto de sospecha por parte de la Gestapo

El 18 de Febrero de 1943, Hans y Sophie Scholl cargaron unas 3.000 copias de sus panfletos dentro de una maleta y entraron en la Universidad Ludwing Maximiliam sobre las 11:00 de la mañana. Aprovechando que el resto de alumnos estaba en clase, los dos comenzaron a pegar propaganda por los pasillos de la facultad y en todas las estancias que encontraron vacías. Sin embargo y contra lo esperado, en un acto de verdadera temeridad, Sophie Scholl subió a la segunda planta y desde el muro esparció al aire todas las copias que habían sobrado justo en el momento en que sonaba el timbre y los alumnos comenzaban a salir de clase. Fue entonces cuando el bedel Jakob Schmid vio todo lo sucedido y ordenó cerrar las puertas del edificio, aislando a Hans y Sophie en un aula y llamando por teléfono a la Gestapo.

Al presentarse la policía en la Universidad Ludwig Maximiliam, los hermanos Hans y Sophie Scholl, que hasta ese momento habían estado retenidos por los profesores, fueron conducidos a las dependencias de la Gestapo. Una vez en el cuartel los dos fueron duramente interrogados durante horas por el inspector Robert Mohr, hasta que finalmente los dos terminaron por derrumbarse y confesar por miedo a que arrestasen a otros miembros de la Rosa Blanca. Desgraciadamente su silencio no sirivió para salvar a Christoph Probst, ya que como los guardias descubrieron un manuscrito firmado por él mismo en la maleta de Hans, rápidamente fue localizado en Austria y arrestado en Insbrück.

Juicio y Ejecución

A las 10:00 horas de la mañana del 22 de Febrero de 1943, Hans y Sophie Scholl, en compañía de Christoph Probst, fueron llevados ante la Corte Popular de Munich que presidió el juez Roland Freisler, un antiguo comunista radical que se había convertido en un ferviente militante del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP). Según los cargos, recayeron contra los acusados un total de tres delitos ente los que figuraba la alta traición, colaboración con el enemigo y manifestaciones de derrotismo entre las Fuerzas Armadas. A pesar de que el juez permitió explicarse a los tres, rechazando Sophie la oportunidad, Hans sí intercedió por Probts alegando que era padre de tres hijos, mientras que éste último se excusó diciendo que sufría de una depresión psíquica a causa de la derrota en la Batalla de Stalingrado. Sin embargo de nada sirvió la defensa esgrimida desde el banquillo porque a las 13:00 horas del mediodía los tres fueron declarados culpables y condenados a muerte.

Extracto de la película Sophie Scholl (2005). En la imagen se ve a Sophie defendiéndose de los ataques verbales del juez Roland Friesler.

Inmediatamente a la lectura de la pena capital, el mismo día 22 de Febrero los tres miembros de la Rosa Blanca fueron conducidos a la Prisión de Staldelheim (donde curiosamente había estado preso Adolf Hitler en 1924 tras el Putsch de Munich y donde Ernst Röhm había sido asesinado en 1934 durante la Noche de los Cuchillos Largos para purgar a las SA). Una vez en el recinto penitenciario, las autoridades permitieron al padre y la madre de Hans y Sophie despedirse de sus hijos entre lloros y abrazos, mientras que a Probst le concedieron recibir el bautismo, la comunión y la extremaunción por un sacerdote. A continuación, a las 17:00 horas, los tres acusados fueron llevados a una sala con una guillotina y un verdugo vestido con frac y chistera, los decapitó en el siguiente orden: primero Hans Scholl, luego Sophie Scholl y finalmente Christoph Probst.

Con la muerte de los fundadores de la Rosa Blanca, pronto fueron siendo capturados el resto de miembros en todo el Tercer Reich. Por ejemplo el 19 de Abril de 1943 se celebró el segundo juicio contra Traute Lafrenz, Gisela Schertling, Katharina Schüddekopf, Hans Hirzel, Susanne Hirzel, Franz Müller, Heinrcih Guter, Eugen Grimminger, Heinrich Bolliger, Helmut Bauer y Falk Harnack; y el 20 de Abril el tercer juicio contra Wilhelm Geyer, Harald Dohrn, Josef Söhngen y Manfred Eickmeyer. Aunque en esta ocasión sólo fueron decapitados en la guillotina Kurt Huber el 13 de Julio y Willi Graf el 12 de Octubre, el resto salvó la vida porque fueron castigados a trabajar en campos de concentración.

A finales de la Segunda Guerra Mundial, el último miembro de la Rosa Blanca, el estudiante Hans Conrad Leipelt, cayó ante la Gestapo después de serle cortada la cabeza el 19 de Enero de 1945. También los agentes nacionalsocialistas intentaron matar a Traute Lafrenz en Abril, aunque justo antes de procederse a su ejecución, el campo de trabajo donde estaba encerrada, fue liberado por las tropas de Estados Unidos. Así fue como la Rosa Blanca fue extinguida para siempre y con ésta el casi inexistente fenómeno de la “Resistencia Alemana”.

 

Bibliografía:

-Carmelo González Clavero, La Rosa Blanca. Die Weisse Rose. Los estudiantes que retaron al nazismo, Revista Ares Nº35 (2013), p.40-43
-http://en.wikipedia.org/wiki/White_Rose