Depuración de Gran Bretaña y Estados Unidos

Muy comunes fueron las “depuraciones” llevadas a cabo contra los colaboracionistas que en los países ocupados habían trabajado junto a las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. Sorprendentemente y a pesar de que ni Gran Bretaña ni los Estados Unidos fueron invadidos por el enemigo, también tuvo lugar una intensa persecución contra todos aquellos simpatizantes de Alemania o Japón.

Gran Bretaña

Gran Bretaña no fue ocupada nunca por el Tercer Reich, pero sí existieron numerosos simpatizantes por la causa del Eje que eran contrarios a prolongar la Segunda Guerra Mundial como los militantes de la Unión de Fascistas Británicos (British Union of Fascists). A pesar de que en 1939 no se procedió contra esta organización, cuando la Italia Fascista declaró hostilidades a Londres el 10 de Junio de 1940, el partido fue disuelto y todos sus miembros encarcelados a lo largo de diversas prisiones de las Islas Británicas.

Aproximadamente un total de 650 individuos de la Unión de Fascistas Británicos fueron privados de libertades, incluyendo once que murieron por las malas condiciones en la temida Prisión de Albión (donde ni siquiera podían recibir visitas de familiares, ni ser enterrados en público). Sin embargo los fascistas no fueron las únicas víctimas porque se encerró a gente de tendencias pacifistas que no estaban de acuerdo en hacer la guerra a Alemania, como por ejemplo el almirante Barry Domvile o el capitán Archibald Maule Ramsay, e incluso el escritor Wodehaouse Touquet, a quién unos aviones de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) intentaron volar su casa por venganza, aunque por error destruyeron la vivienda de un vecino.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, un total de 48 soldados del Cuerpo SS Británico Libre (British SS Free Corps) que luchó junto a las Waffen-SS en la Batalla de Berlín contra la Unión Soviética, fueron encarcelados a su vuelta al Reino Unido. Aunque se conmutó la pena de muerte a su capitán, el oficial Haller Cooper, no se hizo ninguna excepción con su fundador John Amery de 33 años, al que se ahorcó en la Prisión de Wandsworth (su padre que era Ministro de Colonias en el Gobierno del Primer Ministro Winston Churchill renegó de su hijo y se negó a ayudarle). Tampoco se salvó William Joyce, líder del Partido Nacional Socialista Británico que había ayudado desde Berlín a la captación de británicos para las SS, porque fue ahorcado a las afueras de Londres el 3 de Enero de 1946.

La “Depuración Británica” fue mínima en comparación con otros países de Europa. El total de personas asesinadas por los vencedores en el Reino Unido fueron trece ciudadanos británicos, entre estos dos por ejecución y once muertos en la Prisión de Albión.

Estados Unidos

A diferencia del resto de naciones de Europa, jamás en Estados Unidos se mató a nadie por declarar sus simpatías a las potencias del Eje. Como la 1ª Enmienda de la Constitución otorgaba una plena libertad de expresión, todos los partidos fascistas que habían sido ilegalizados y sus miembros encarcelados después del ataque a Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941, fueron rehabilitados y liberados al concluir el conflicto en 1945 (al entenderse que con la derrota de Alemania y Japón no suponían una amenaza y por tanto ya no era posible mantenerlos al margen de la ley).

A nivel legal y según la Constitución, después de la Segunda Guerra Mundial únicamente era posible condenar por traición a todo aquel que hubiese trabajado directamente con el enemigo en tiempos de la contienda. Ante tales limitaciones, sólo dos personas fueron encausadas: Ezra Pound e Iva Toguri D’Aquino.

-Ezra Pound: Este intelectual y famoso poeta de origen ítalo-americano nacido en Idaho, había abandonado Estados Unidos para viajar a Europa y trabajar para la Italia Fascista de Benito Mussolini, así como en la posterior República de Saló. Capturado por los partisanos comunistas el 2 de Mayo de 1945, fue entregado al Ejército Estadounidense, cuyos soldados lo pasearon por las calles dentro de una jaula para que la gente le abucheara y escupiera. A continuación fue devuelto a Estados Unidos, donde estuvo trece años encarcelado hasta que el escritor Ernest Hemingway, indignado al ver a un compañero de su talla en la cárcel, presionó a las autoridades para ser finalmente liberado en 1958.

-Iva Toguri D’Aquino: Más conocida como “Rosa de Tokyo”, era una ciudadana estadounidense de padres japoneses que había nacido en California. Casualmente cuando se produjo el ataque a Pearl Harbor en 1941, se encontraba en Japón visitando a unos familiares, por lo que fue reclutada por la Policía Secreta “Kenpeitai” para trabajar primero como traductora y luego como locutora de radio en un programa dedicado a tratar de desmoralizar a los soldados norteamericanos en el Frente del Pacífico. Así pues, una vez Japón perdió la contienda y fue ocupado por Estados Unidos, Iva Toguri fue arrestada después de ser acusada de colaboracionismo y condenada a una década de prisión hasta su puesta en libertad en 1955.

 

Bibliografía:

-Joaquín Bochaca, Los Crímenes de los Buenos, “La Liberación de Europa”, Ediciones Siegheil (2009), p.388-391