Chelmno

 

La construcción del campo de exterminio de Chelmno fue decretada el 1 de Noviembre de 1941. La misión de este centro era la de vaciar el Warthegau en Polonia y en especial del Gueto de Lodz definitivamente de judíos. Por aquel entonces sólo en Lodz había 160.000 judíos y 5.000 gitanos.

Chelmno era un viejo terreno a 80 kilómetros al nordeste de Lodz muy estratégico para enlazar judíos del Warthegau con el resto del Tercer Reich y Polonia a través de Posen. El Castillo de Chelmo o “Schloss” quedaba dentro del recinto del campo, así que se usaron sus instalaciones como prisiones. De allí se sacaba a miles de reos y se los llevaba a localidades del exterior como Dabie, Isbizca, Kujawska y Klodawa para ser fusilados en masa.

A diferencia de otros campos Chelmno no iba a albergar las cámaras de gas como sería habitual durante la Solución Final. En su lugar se instaló un dispositivo de camionetas de gas, inicialmente operando con monóxido de carbono embotellado y más tarde con el producto Zyklon B.

Camión de gas en Chelmno.

Como respuesta al ataque de Japón a Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941, algo que en Alemania consideraban que los judíos y Estados Unidos lo habían provocado cortando el suministro a los japoneses para entrar en la guerra, se decidió una represalia ejemplar consistente en el asesinato de hebreos, siendo Chelmno el lugar escogido. Las víctimas fueron centenares de judíos procedentes de las aldeas cercanas a Chelmno de Kolo, Dabie y Klodawa. El 8 de Diciembre, al día siguiente del bombardeo japonés de las Islas Hawaii, haciendo escala en la estación de Powiercie, todos esos judíos fueron conducidos a Chelmno. Una vez dentro del reciento se los condujo por un pasillo oscuro que al final tenía una rampa de madera que entraba a un nivel más alto. Lo que no sabían los condenados es que estaban en la parte trasera de un camión, en donde los cerraron herméticamente para ser finalmente asfixiados por el monóxido de los tubos de escape.

Como se había previsto nada más comenzar el Año Nuevo de 1942, los primeros 10.000 judíos del Gueto de Lodz llegaron a Chelmno y fueron gaseados en los tres camiones preparados para la ocasión. Los primeros desembarcaron el 16 de Enero y el resto en los días siguientes. El proceso consistía en circular por carretera unos 16 kilómetros con los camiones herméticos conectados al tubo de escape mientras las víctimas perecían por monóxido de carbono en grupos de 50 muy estrujados. Cuando se abrían los camiones todo el mundo estaba muerto menos los bebés, con lo cual los soldados alemanes, aunque la mayoría de veces voluntarios lituanos, los mataban golpeándolos contra árboles.

Para Marzo de 1942 de ese año, procedentes de Lodz ya se contabilizaban 34.073 judíos muertos y 1.500 gitanos. El 4 de Mayo desde Lodz 10.000 judíos más fueron gaseados por camiones en Chelmno, todos ellos procedentes del Protectorado de Bohemia-Moravia. Ese mismo mes los primeros 10.600 judíos de Francia corrieron la misma suerte.

Con el fin de acelerar el proceso de exterminio a mediados de 1942 se construyó el Búnker II. Otra innovación añadida a Chelmno fue la creación de los Waldkommando (Comandos del Bosque), consistentes en grupos de reos encargados de transportar los cadáveres al bosque de Rzuwowski a 3 kilómetros de Chelmno y deshacerse de los cuerpos en fosas. Las tareas de los Waldkommando fueron bien sabidas por los campesinos polacos de la zona, que veían a diario como enterraban gente sin vida junto a las arboledas y la tierra del suelo fermentaba con el calor.

De las últimas remesas de judíos hacia Chelmno lo hicieron habitantes del Gueto de Lodz en un intento alemán por vaciarlo, un total de 7.000 los días 13 y 14 de Junio de 1942, cifra que se implementó a los 5.000 diarios durante una semana a partir de Agosto.

Finalizadas las deportaciones de Lodz en Marzo de 1943, las operaciones de gaseamientos de Chelmno concluyeron. Los presos restantes fueron empleados para trabajos forzados como la tala de árboles en los bosques cercanos. A los pocos meses todos los esclavos de Chelmno fueron fusilados en una fosa común.

Alrededor de Septiembre de 1944, el campo de Chelmno reabrió sus intalaciones para realizar los últimos gaseamientos mediante camiones de judíos y gitanos del Warthegau. Entre las víctimas hubo los 12.000 últimos judíos del Gueto de Lodz. Por gas o por fusilamientos a todos los nuevos visitantes se los ejecutó. Para eliminar todos aquellos cuerpos que debían incinerarse se emplearon más judíos de otras zonas, que a continuación también murieron en pelotones de fusilamiento en grupos de 80 personas. Poco antes de abandonar Chelmno en Enero de 1945, los guardias asesinaron a los últimos judíos.

El 18 de Enero de 1945, el Ejército Rojo de la Unión Soviética liberó el campo de exterminio de Chelmno.

Un total de 152.000 judíos murieron en Chelmno durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

Saul Friedländer, El Tercer Reich y los judíos (1939-1945) Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.324-763
Lawrence Rees, Auschwitz, los nazis y la Solución Final, Planeta DeAgostini (2005), p.119-130