Yokosuka D4Y

 

Nombre: Yokosuka D4Y
Tipo: Caza-bombardero
Nacionalidad: Japón
Compañía: Yokosuka
Motor: Uno. Motor Aichi Atsuta 32 a 1.400 CV
Dimensiones: Envergadura= 11′ 5 m. Longitud= 10′ 22 m. Altura= 3′ 74 m
Peso: Cargado= 4.250 kg. Vacío= 2.440 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 550 km/h. Trepada inicial= 820 m/min
Alcance: 1.465 km
Techo de servicio: 10.700 m
Armamento: Tres ametralladoras de 7′ 7 mm y una bomba de 800 kg
Primer vuelo: Noviembre de 1940
Historia:

Japón necesitó de un cazabombardero aeronaval embarcado para los portaaviones que complementara al mítico Zero de cara a la Guerra del Pacífico y sustituyera progresivamente a los Aichi Val. Así fue como nació el Yokosuka D4Y, un excelente aparato que fue apodado con el simbólico nombre de “Suisei (Cometa)”.

Inspirado a partir del cazabombardero alemán Heinkel He 118, el Primer Arsenal Técnico Aeronaval de la Armada de Yokosuka ordenó el diseño del Yokosuka D4Y en 1938, el cual efectuó su primer vuelo con éxito en Noviembre de 1940. A nivel estructural poco cambió la forma del Yokosuka D4Y respecto a otros monoplanos de ala baja japoneses como el Zero o el Nakajima. Su particularidad fue llevar un motor de pistón refrigerado por aire Daimler Benz 601 de origen alemán, rebautizado como Aichi Atsuta 32 a 1.400 caballos de vapor, que le permitía alcanzar la alta velocidad de 550 kilómetros por hora en vuelo. El armamento se compuso de tres ametralladoras, dos de 7’7 milímetros en las alas y otra de 7’92 milímetros en el cabina trasera del copiloto, además de una bomba bajo la panza de 800 kilogramos. Pero a pesar de aparentar ser un buen avión, el Yokosuka D4Y cometió dos errores importantes que lo harían muy vulnerable a los cazas enemigos: primero su escaso blindaje para proteger a los pilotos y segundo el no haber acoplado unos tanques de combustible autosellables para evitar su inflamación.

Yokosuka D4Y “Suisei”. Arte digital.

Fueron construidos un total de 2.038 Yokosuka D4Y que se clasificaron en las siguientes variantes: el Yokosuka D4Y1 se fabricó con un aerodinámica compatible para efectuar bombardeos en picado; el Yokosuka D4YC-1 se diseñó como versión de reconocimiento; el Yokosuka D4Y2 con una planta motriz más potente; el Yokosuka D4Y2a con adaptación para ser lanzado desde la catapulta de los acorazados Ise y Hyuga; el Yokosuka D4Y3 con un motor radial Mitsubishi Kinsei 62; el Yokosuka D4Y equipado con dos cañones de 20 milímetros; el Yokosuka D4Y4 para ser utilizado como kamikaze; y el Yokosuka D4Y protegido con un blindaje más grueso.

Cuando el Yokosuka D4Y se estrenó en combate a finales de 1943, lo hizo a bordo de los portaaviones Chitose, Chiyoda, Hiyô, Junyô, Shinyo, Shôkaku, Taihô, Unryû y Unryô. Sin embargo por aquella época el avión se descubrió muy inferior a los nuevos cazas norteamericanos Corsair y Hellcat, algo que quedó demostrado tras la Batalla del Mar de Filipinas en Junio de 1944 cuando decenas de Yokosuka D4Y fueron derribados a costa de simplemente causar daños leves al acorazado americano USS South Dakota. Aquel fracaso del Yokosuka D4Y tras sus primeras acciones de fuego llevó a que la Marina Imperial Japonesa optara por utilizarlos como kamikazes.

Grupo de Yokosuka D4Y en un aeródromo.

A las 9:38 horas de la mañana del 24 de Octubre de 1944, el Yokosuka D4Y se convirtió en el primer avión kamikaze de la Historia después de que un piloto solitario arrojara su bomba y a continuación se estrellase contra la cubierta del portaaviones USS Princeton al que hundió con 108 tripulantes muertos a bordo. Aquel incidente ocurrió durante la Batalla del Golfo de Leyte, encuentro en el cual los Yokosuka D4Y efectuaron más kamikazes y dañaron seriamente a otros portaaviones como el USS Kalinin Bay, USS Suwanne, USS Hancock, USS Intrepid y USS Cabot.

Justo al iniciarse la Batalla de Okinawa en la primavera de 1945, el Yokosuka D4Y consiguió su mayor éxito operacional después de que un kamikaze impactase al portaaviones pesado estadounidenses USS Franklin, al cual aniquiló por completo dejando un rastro de 807 tripulantes muertos y 53 aviones destruidos en los sus hangares. Durante la batalla también fueron dejados fuera de combate por los Yokosuka D4Y los portaaviones USS Enterprise, USS Bunker Hill, USS Yorktown y USS Wasp.

Kamikaze Yokosuka D4Y arde en llamas justo antes de estrellarse.

Hubo también unos pocos Yokosuka D4Y que participaron en la defensa aérea de Japón a finales de 1945 combatiendo contra los bombarderos B-29 que pulverizaban las ciudades niponas. La última misión de estos aparatos tuvo lugar el 15 de Agosto de 1945, coincidiendo con el anuncio del Emperador Hiro-Hito sobre la rendición de Japón, cuando once Yokosuka D4Y al mando del vicealmirante Matome Ugaki intentaron sin éxito realizar un kamikaze contra la Flota Estadounidense, operación que terminó en fracaso porque todos fueron abatidos.

 

Bibliografía:

Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Yokosuka D4Y Suisei”, Tikal (2010), p.149
http://en.wikipedia.org/wiki/Yokosuka_D4Y