Mitsubishi G4M

Nombre: Mitsubishi G4M
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Japón
Compañía: Mitsubishi
Motor: Dos. Motor radial Mitsubishi MK4A-11 Kasei de 14 cilindros a 1.530 CV
Dimensiones: Envergadura= 25 m. Longitud= 19′ 5 m. Altura= 6 m
Peso: Cargado= 12.500 kg. Vacío= 8.350 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 470 km/h. Trepada inicial= 420 m/min
Alcance: 4.335 km
Techo de servicio: 9.220 m
Armamento: Cuatro cañones de 20 mm, dos ametralladoras de 7’7 mm, 1.000 kg de bombas, un torpedo y una bomba volante Okha
Primer vuelo: 23 de Octubre de 1939
Historia:

Los bombarderos estratégicos fueron una de las grandes ausencias de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Solamente el Mitsubishi G4M fue una excepción porque siendo capaz de recorrer grandes distancias y atacar con eficacia al enemigo, se convirtió en un aparato muy temido por los Aliados Occidentales durante la Guerra del Pacífico.

La Compañía Mitsubishi fue la empresa encargada de diseñar un avión capaz de hacer acto de presencia sobre cualquier objetivo del extenso Océano Pacífico y tener la suficiente potencia para neutralizarlo. Así fue como a finales de 1940, la firma presentó un proyecto bautizado como “Bombardero de Ataque Tipo 1 Modelo 11” con autonomía para viajar 3.704 kilómetros y un poderoso armamento defensivo. Este prototipo que voló por primera vez el 23 de Octubre de 1939 bajo la denominación de Mitsubishi G4M, dejó tan satisfechos a los observadores aeronáuticos que finalmente fue aceptado para su construcción por orden del Alto Mando Japonés.

Mitsubishi G4M “Betty”.

El Mitsubishi G4M era un bombardero con un fuselaje en forma de lápiz acabado en un morro acristalado, alas de flujo laminar y un estabilizador de cola considerablemente grande. Su dos motores radiales en cada ala MK4A-11 Kasei de 14 cilindros a 1.530 caballos de vapor le permitían alcanzar una lujosa autonomía de 4.335 kilómetros; mientras que su gran variedad de armamento convertían al aparato en un pájaro artillado que podía defenderse con cuatro cañones de 20 milímetros, dos ametralladoras de 7’7 milímetros, 1.000 kilogramos de bombas, un torpedo de 800 kilogramos o una bomba volante Okha que manejaba un piloto kamikaze.

Japón construyó un total de 2.435 aviones Mitsubishi G4M a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. De todas estas unidades, surgieron varias versiones entre las que destacaron fundamentalmente el Mitsubishi G4M1 Modelo 12 con una planta motriz Kasei 15 que le permitía subir a más altitud, el Mitsubishi G4M2 Modelo 22 con motores Kasei 21 a 1.800 caballos de vapor, el Mitsubishi G4M3 Modelo 34 con tanques de combustible autosellables, el Mitsubishi G4M2e capaz de transportar una bomba volante Okha MXY-7, el Mitsubishi G4M1-L2 con función de transporte o el Mitsubishi G6M1 con un armamento defensivo de diecinueve ametralladoras o un cañón Tipo 99 de 20 milímetros.

Escuadrón de Mitsubishi G4M japoneses.

A nivel técnico, uno de los problemas fundamentales del Mitsubishi G4M fue su escaso blindaje debido a que los ingenieros prefirieron recubrir con acero tan sólo la cabina de los pilotos a costa de dejar sin protección a los tanques de combustibles. Este error de diseño convirtió al Mitsubishi G4M en un avión muy vulnerable y fácilmente inflamable durante los enfrentamientos contra la caza enemiga. Precisamente, nunca fue un bombardero muy bien visto por las tripulaciones y motes como “Mechero de un sólo encendido” o “Cigarrillo volador” definieron con ironía la tendencia del avión a incendiarse en cuanto recibía unos pocos disparos.

Oficialmente el bautismo de fuego de los Mitsubishi G4M tuvo lugar durante la Guerra Sino-Japonesa el 13 de Septiembre de 1940 cuando un escuadrón de veintisiete bombarderos procedentes de Kyûshû y Formosa sobrevolaron China y bombardearon la ciudad de Hankow. Hasta más de medio año después, en Mayo de 1941, otro grupo de Mitsubishi G4M no volvió a atacar Hankow y diversas ciudades en otras zonas de China en las que provocaron graves daños a las tropas del Kuomintang. De hecho el 7 de Diciembre de 1941, coincidiendo con el ataque a Pearl Harbor, los Mitsubishi G4M demostraron su enorme efectividad como bombarderos destruyendo a parte de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) basada en Luzón y causando estragos en Malasia, Birmania, Indonesia y Singapur. Curiosamente y a raíz de esta amarga experiencia sufrida por los Aliados, los norteamericanos víctimas de los Mitsubishi G4M en la campaña de Filipinas llegaron a bautizarles cariñosamente como “Betty”.

Muy probablemente la mayor victoria del Mitsubishi G4M tuvo lugar el 10 de Diciembre de 1941 después de una agrupación de estos bombarderos hundiesen con sus bombas a los dos acorazados británicos HMS Repulse y HMS Prince of Wales durante la Batalla del Golfo de Siam (aunque fue un triunfo compartido con los bombarderos en picado Aichi Val). No obstante, otra de las grandes logros estratégicos del Mitsubishi G4M fue el de sembrar el terror y arrasar algunas ciudades de Australia como Port Darwin, Sidney o Canberra, así como ciertas metrópolis de la India como Calcutta y de Ceilán en Colombo.

Unos Mitsubishi G4M sobrevolando el Monte Fujiyama.

Con la Batalla de Guadalcanal en marcha a mediados de 1942, los Mitsubishi G4M que tenían su base en la Isla de Rabaul, se dedicaron durante cinco largos meses a bombardear a los soldados del Cuerpo de Marines asediados dentro del Aeródromo Henderson (aunque sufriendo grandes pérdidas en el intento, ya que por ejemplo en una sola incursión diecisiete de los veintiséis aparatos que intervinieron resultaron derribados). También algunos de los Mitsubishi G4M operaron contra los convoyes de suministros enemigos, logrando uno de los aviones hacer un kamikaze tras haber sido alcanzado por el fuego antiaéreo y estrellarse contra el buque de transporte USS George Elliot que se hundió casi inmediatamente. De hecho uno de sus últimas victorias en la campaña de Guadalcanal, se produjo durante la Batalla de la Isla Renell después de que un Mitsubishi G4M torpedeara y hundiese al crucero pesado estadounidense USS Chicago.

Al inicios de 1943, los Mitsubishi G4M entraron en declive operativo como por ejemplo ocurrió el 18 de Abril cuando uno de los bombarderos con matrícula T31-323 que transportaba al almirante Isoroku Yamamoto desde Rabaul a Bougnainville, fue emboscado por bimotores norteamericanos P-38 Lightning, siendo uno de estos derribados por el fuego defensivo del avión, aunque al final los cazas terminaron alcanzando al aparato que se estrelló en una selva con la consiguiente muerte del mismo hombre que había planificado el ataque Pearl Harbor. A partir de este suceso, los Mitsubishi G4M fueron fácilmente abatidos por la caza estadounidense en las Islas Salomón, Islas Marshall o las Islas Marianas; logrando solamente éxitos muy limitados como el torpedeamiento del portaaviones norteamericano USS Intrepid al que causaron graves daños en Febrero de 1944.

Bombardero Mitsubishi G4M con una bomba volante Okha bajo la panza.

Muchos Mitsubishi G4M fueron usados como kamikazes desde finales de 1944 durante la Batalla del Golfo de Leyte en Filipinas, donde consiguieron numerosos impactos contra los navíos enemigos. También el 21 de Febrero de 1945, durante la Batalla de Iwo Jima, un solitario Mitsubishi G4M realizó un vuelo kamikaze contra el portaaviones USS Bismarck Sea, contra el cual se estrelló sobre la cubierta generando una tremenda explosión que acabó por hundir al buque. Incluso durante la Batalla de Okinawa, algunos Mitsubishi G4M participaron en la campaña transportando bajo la panza bombas volante Okha con sus respectivos pilotos kamikazes (aunque su destino terminó en desgracia el 21 de Abril de 1945 después de que la mayoría de los aviones fuesen abatidos en el aire antes incluso de soltar la carga).

Rodeado todo el Imperio Japonés en Julio de 1945 por fuerzas navales y aéreas muy superiores de los Aliados, los Mitsubishi G4M dejaron de usarse con fines ofensivos y se limitaron exclusivamente al entrenamiento, transporte y reconocimiento. Curiosamente fueron dos Mitsubishi G4M los que llevaron el 19 de Agosto de 1945 a la delegación de representantes japoneses a negociar la rendición incondicional de Japón con los Aliados Occidentales, la cual se materializaría en el acorazado USS Missouri sobre la Bahía de Tokyo el 2 de Septiembre de 1945.

Batalla de Guadalcanal. Un grupo de Mitsubishi G4M vuelan a ras del agua para lanzar sus torpedos contra los barcos americanos mientras recibe fuego artillero.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, algunos países como Estados Unidos utilizaron Mitsubishi G4M para su evaluación; mientras Gran Bretaña hizo lo propio tras haber capturado una unidad en Malasia a la que pintaron con las siglas de la Unidad de Inteligencia Aérea Técnica del Sudeste Asiático (Allied Technical Air Intelligence Unit South East Asia o ATAIU SEA) y que voló con pilotos japoneses supervisados por oficiales británicos armados. Finalmente la República de Indonesia, dispuso de algunos Mitsubishi G4M que los japoneses les regalaron antes de marcharse de Java y Sumatra, los cuales fueron utilizados por los indonesios como avión de combate durante la Guerra de Independencia de Indonesia de 1945 a 1949 contra Holanda.

No muchos aviones de bombardero jugaron un papel tan importante para Japón en la Segunda Guerra Mundial. Fue únicamente el Mitsubishi G4M, el aparato que consiguió un récord histórico al haber hundido un portaaviones, dos acorazados y un crucero pesado, además de otros navíos menores, una cifra no alcanzada por ningún otro bombardero pesado en la Guerra del Pacífico.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Mitsubishi G4M”, Tikal (2010), p.132-133
-http://en.wikipedia.org/wiki/Mitsubishi_G4M