Incidente de las Islas Canarias

Muchos fueron los incidentes entre los beligerantes de la Segunda Guerra Mundial y los países neutrales a lo largo de los años 1939 y 1945. Entre los numerosos casos a nivel global hubo uno que involucró a Estados Unidos y España a finales de 1943, cuando un hidroavión de la Fuerza Aérea Estadounidense violó el espació aéreo de las Islas Canarias, muy próximas a las costas del África Occidental Francesa, desatándose entonces un tiroteo y el derribo de un aparato norteamericano a manos de un caza de la Fuerza Aérea Española.

Las Islas Canarias constituían un enclave estratégico para todos los contendientes de la Segunda Guerra Mundial por su obvia ubicación en el Océano Atlántico, justo en medio de la ruta comercial que conectaba Europa con los principales puertos del oeste de África. Aunque en el año 1943 los Aliados y el Eje habían perdido interés en el archipiélago después de la derrota de la Francia de Vichy en Marruecos que tras la “Operación Torch” de 1942 pasó a quedar bajo la órbita de la Francia Libre, todavía sus aguas continuaron siendo transitadas por submarinos de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine), como por ejemplo el U-167 que fue avistado en Abril amarrando en la Playa de Burras en Gran Canaria.

A raíz de la presencia de los sumergibles del Tercer Reich tan cerca de las Islas Canarias y por tanto de la ruta de tráfico de los convoyes hacia el Reino Unido, los norteamericanos se vieron obligados a desplegar en las costas marroquís a los 63º y 73º Escuadrones Costeros dotados con bombarderos bimotores del modelo Ventura. Contrariamente en la neutral España se decidió responder a una eventual agresión del archipiélago reforzando el enclave insular con el 4º Regimiento Aéreo Mixto que contaba con 31 aviones entre los que había 24 cazas Fiat CR.32 “Chirri”, cinco bombarderos Junkers Ju 52 y dos hidroaviones Dornier Wall.

Durante los vuelos de reconocimiento de la Fuerza Aérea Estadounidense en las Islas Canarias los aviones de la Fuerza Aérea Española solían responder efectuando ráfagas cortas con las que ahuyentaban a los norteamericanos y les obligaban a regresar a Marruecos. A pesar de que este tipo de episodios fueron comunes, las cosas cambiaron el 28 de Octubre porque por primera vez los estadounidenses respondieron al fuego de los españoles, como hizo un hidroavión Catalina PBY al dañar de varios disparos a un biplano Fiat CR.32 “Chirri” que se vio forzado a aterrizar en la Base de Gando sobre Gran Canaria, así como un intercambio de disparos unos días más tarde entre un aparato hispano del mismo modelo y un bombardero estadounidense Ventura.

El 1 de Noviembre de 1943 un hidroavión norteamericano Catalina PBY cruzó el espacio aéreo neutral de las Islas Canarias y se encontró de frente con un caza español Fiat CR.32 “Chirri” pilotado por el teniente Alfonso Ferrer. Curiosamente e incluso antes de que el hispano efectuase sus ráfagas de advertencia, el estadounidense se adelantó y disparó contra su oponente que esquivó las balas. Fue entonces cuando el biplano de la Fuerza Aérea Española se descolgó de las nubes y abrió fuego con sus dos ametralladoras Breda Safat de 12’7 milímetros, alcanzando mortalmente a su rival porque le encajó 40 tiros tanto en uno de los motores como en los depósitos de combustible. Incapaz de volar hasta la Base de Agadir en África, el hidroavión norteamericano perdió altura y se acabó por estrellar en medio del Océano Atlántico, aunque por suerte los tres pilotos sobrevivieron y fueron rescatados para ser trasladados a Marruecos.

El Incidente de las Islas Canarias no derivó en consecuencias negativas para España porque al haber sido el derribo sobre aguas jurisdiccionales hispanas, la acción fue considerada legal según las Leyes Internacionales. Aunque Estados Unidos no tuvo derecho a reclamar ningún tipo de indemnización, al menos se abrió un diálogo entre los Gobiernos de Washington y Madrid que se traduciría en un permiso de repostaje sobre suelo español (sólo para los aviones en caso de averías graves o emergencia) y años más tarde en el establecimiento de bases durante la Guerra Fría. No obstante y sin duda alguna, lo más destacado del Incidente de las Islas Canarias, fue a nivel histórico porque por primera vez de manera oficial un avión de la Fuerza Aérea Española abatió a otro de la Fuerza Aérea Estadounidense.

 

Bibliografía:

-Noticiario Histórico Militar, “Chirris” frente a Catalinas. La Guerra Mundial salpica las Islas Canarias, Revista Serga Nº70 (2011), p.29-30
-http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_Ejercito_del_Aire_de_España#Incidentes_en_España