Zhu De

Zhu De fue uno de los militares más destacados de la China Comunista durante la Guerra Civil China y la Segunda Guerra Mundial. Autor de la “Larga Marcha” en 1934 y la “Ofensiva de los 100 Regimientos” en 1940, se convertiría en el general más capacitado y galardonado de la República Popular de China.

General Zhu De.

Ma-an Ch’ang, posteriormente conocido como Zhu De, nació el 1 de Diciembre de 1886 en la ciudad de Ni-Long sobre la provincia de Sichuán en China. Procedente de una familia en la que ambos padres eran propietarios de una pequeña zona rural, sus tierras apenas aportaban beneficios y por tanto su situación durante la infancia siempre rozó el borde de la pobreza, aunque por suerte y tras muchos esfuerzos, sus progenitores se permitieron en 1892 pagarle una formación educativa en un colegio privado. Gracias a sus buenas dotes como estudiante, a comienzos del siglo XX aprobó una oposición imperial como parte del Ejército Qing, accediendo a la Academia Militar de Yunan de la que en 1906 se graduó con el rango de subteniente, además de ser admitido en 1908 en el Ejército de Beiyang o “Ejército del Océano Septentrional” que se caracterizaba por emplear técnicas de guerra moderna copiadas de Europa.

Con la Revolución China de 1911 que derrocó a la Dinastía Qing del Emperador Pu-Yi, el subteniente Ma-an Ch’ang participó en la sublevación del Ejército de Beiyang sobre Sichuán que se declaró partidario de los republicanos. Al frente de un batallón formado por milicianos y campesinos, contribuyó a restaurar el orden sobre su provincia natal; mientras que al año siguiente, el 1 de Enero de 1912, participó activamente en la proclamación de la República de China por el Presidente Sun Yat-Set. De hecho y cuando se produjo el golpe de Estado del general Yuan Shi-Kai entre 1915 y 1916 para restaurar una monarquía en torno a su propia figura, Ma-an Ch’ang obtuvo el mando de una importante fuerza militar con la que sofocó exitosamente uno de los intentos de sedición sobre la región de Yuan.

Una vez consolidada la República de China al término de la Primera Guerra Mundial en 1918, Ma-an Ch’ang fue nombrado director de la Policía de Yunnan-Fu y poco después Comisario Provincial de Finanzas. También dedicó su tiempo libre a determinados vicios como el opio y las mujeres, aunque poco a poco fue abandonándolos por la lectura y su posterior interés por la política. Precisamente, cansado de la monotonía del mundo rural, se trasladó a Shangai para ingresar en el Partido Nacionalista Chino, más conocido como el Kuomintang.

En 1922 el oficial Ma-an Ch’ang tuvo la ocasión de viajar a Alemania y establecerse en Hannover, donde por primera vez entró en contacto con el marxismo. Cautivado por esta ideología política, se trasladó a Berlín para ingresar en el Grupo Berlinés del Partido Comunista Chino que lideraba Chou En-Lai; y posteriormente a Francia para reunirse con la comunidad de chinos exiliados en París que encabezaba Wu Che-Hoei. Sin embargo su mejor viaje fue el realizado a la Unión Soviética tras ser admitido en la Universidad de Trabajadores Orientales de Moscú, en cuyas aulas se convirtió en un revolucionario comunista e incluso cambió su nombre de Ma-an Ch’ang por el Zhu De, que traducido al chino sería “Virtud Roja”.

De regreso a China en 1925, Zhu De se afilió al Partido Comunista Chino, al mismo tiempo que el Kuomintang le nombraba jefe de la Policía de Nachang y le ascendía a general de la 24ª División de Infantería. No obstante y a pesar de jugar a dos bandas con ambas formaciones políticas, tras el estallido de la Guerra Civil China en 1927, finalmente Zhu De se decantó por el Partido Comunista Chino y traicionó al Kuomintang cuando toda la 24ª División de Infantería que él mismo dirigía se sublevó en Nachang y tomó la provincia. Rápidamente el Ejército del Kuomintang liderado por el general Chiang Kai-Shek intentó aplastar la rebelión, por lo que Zhu De viéndose en inferioridad de fuerzas, optó por replegarse con la 24ª División de Infantería y recorrer una marcha de 600 kilómetros hacia Hunan, la cual acaba de ser ocupada por las tropas de Mao Tse-Tung durante el “Levantamiento de la Cosecha de Otoño”. Una vez en su destino y después de haber perdido un gran número de hombres durante la fuga, los soldados de refresco que añadió a los revolucionarios ya presentes de su amigo Mao Tse-Tung, equilibraron los efectivos para resistir los ataques del IX Ejército de Kuomintang e incluso generar un buen puñado de deserciones que pasaron a engrosar las filas comunistas.

Oficialmente en 1928, Mao Tse-Tung que acababa de obtener el liderazgo del Partido Comunista Chino, otorgó al general Zhu De el mando supremo del Ejército Rojo Chino durante una ceremonia en el Santuario de Tsing-Kang-Chang. Al frente de su nuevo cargo, en 1929 la 24ª División de Infantería de Zhu De y la 115ª División de Infantería del general Lin Bao, se atrincheraron en la Cordillera de Jinnggangshan, la cual convirtieron en una fortaleza natural inexpugnable que para el Kuomintang fue imposible de conquistar debido a lo abrupto del terreno y una orografía que favorecía las emboscadas. De hecho y gracias a las excelentes tácticas defensivas de Zhu De, el Ejército Rojo Chino resistió los asaltos del Kuomintang más de cinco años hasta que el general Chiang Kai-Shek puso en marcha en 1934 la “Operación Muralla Feroz” que bloqueó las rutas de la región y destruyó las cosechas para generar una terrible hambruna entre los guerrilleros.

Mao Tse-Tung (izquierda) y Zhu De (derecha) durante su vida como guerrilleros.

La “Larga Marcha” fue una de las grandes obras maestras del general Zhu De cuando Mao Tse-Tung ordenó el 16 de Octubre de 1934 abandonar la Cordillera de Jinnggangshan y emprender la huida hacia el norte con más de 90.000 personas del VIII Ejército Ruta. A pesar de que el artífice de la operación sería el propio Zhu De junto al Consejo Revolucionario Militar Central que él mismo presidió junto a los generales Liu Po Cheng, Chou En-Lai y Wang Chia-Siang, la historiografía posterior consideraría a Mao Tse-Tung el artífice de la misión como consecuencia de la propaganda comunista y el culto a su figura. Sin embargo el verdadero responsable del éxito fue Zhu De porque a lo largo de un trayecto de más de 12.000 kilómetros dirigió magistralmente a unas tropas que sufrieron hambre, frío, enfermedades y asaltos tanto por parte de los soldados del Kuomintang como de las partidas de los señores de la guerra. Entre sus increíbles logros estuvo ascender la “Vieja Montaña” sobre la Cordillera de Yuenhcheng, atravesar el Río de Arenas Doradas, derrotar a los bandidos de la provincia de Yunnan-Chang, cruzar el Puente de Luting, escalar la Gran Montaña de Nieve de Kansu y obtener una gran victoria en la Batalla del Río Xiang. Precisamente cuando sus hombres estaba a punto de llegar a su destino, Zhu De tuvo la sabia idea de dividir al VIII Ejército de Ruta en dos columnas para confundir al enemigo, algo que permitió al primer contingente de Mao Tse-Tung dirigirse a la Mongolia Interior y al segundo contingente del general Chang Kuo-Tao hacia la frontera con la Unión Soviética. Curiosamente y durante esta última fase de la campaña, Zhu De fue víctima de una traición por parte del general Chang Kuo-Tao que se sublevó y le arrestó para hacerse con el mando, aunque la intervención de hombres leales a Mao Tse-Tung en el último instante hizo fracasar la rebelión. Una vez recuperado su puesto al frente del VIII Ejército de Ruta, finalmente el 20 de Octubre de 1935 los comunistas chinos hicieron su entrada triunfal en la ciudad de Wuqi al norte de China, lo que puso fin a la “Larga Marcha” tras un saldo de 82.000 muertos o prisioneros y sólo 8.000 supervivientes que facilitaron al Partido Comunista Chino continuar con la Guerra Civil China.

Cuando Japón invadió China dentro del marco de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937, el Kuomintang y el Partido Comunista Chino se aliaron en el Frente Unido y por tanto desde ese momento Zhu De tuvo bajo su mando tropas nacionalistas y comunistas. Al frente del VIII Ejército Móvil y una vez iniciada la Segunda Guerra Mundial, en 1940 el general Zhu De obtuvo una gran victoria sobre el Ejército Imperial Japonés durante la “Ofensiva de los 100 Regimientos” tras cortar seis líneas ferroviarias al norte de China y provocar al enemigo más de 40.000 bajas entre 20.000 nipones y 20.000 colaboracionistas chinos, a costa de 22.000 pérdidas propias. Al año siguiente, entre 1941 y 1942, Zhu De se replegó en torno a la Gran Muralla, donde fue mucho más fácil defender las posiciones frente a los asaltos de las tropas japonesas; mientras que a partir de 1943 dirigió la contienda desde el Estado Mayor del Ejército Rojo Chino en el Yenan hasta la victoria de los Aliados en 1945.

Al reiniciarse la Guerra Civil China entre el Kuomintang y el Partido Comunista Chino en 1946, Zhu De fue nombrado comandante supremo del Ejército Popular de Liberación (PLA). Apoyado por la Unión Soviética que ocupaba Manchuria y con recursos materiales ilimitados procedentes del Ejército Rojo, el general Zhu De arrolló a los efectivos del Kuomintang sobre la Mongolia Interior, Liaoshen, Jinan y Taiyuán, hasta derrotarles definitivamente en la Batalla de Xuzhou, donde a pesar de contar con superioridad numérica, los comunistas fueron maniobrando de tal manera que rodearon a los nacionalistas, les interrumpieron el suministro aéreo y finalmente les aniquilaron con más de medio millón de bajas. A raíz de estos triunfos, las columnas del general Zhu De entraron en la capital de Pekín, poco antes de que el 1 de Octubre de 1949 Mao Tse-Tung proclamase la República Popular de China.

Zhu De como mariscal de la República Popular de China durante la Guerra Fría.

Instaurada la República Popular de China, el general Zhu De fue elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista Chino y al mismo tiempo Ministro de la Guerra. Entre sus primeras medidas de urgencia, estuvo el envío del Ejército Popular de Liberación a la Guerra de Corea, cuyas tropas expulsaron al Ejército Estadounidense más allá del Paralelo 38º a finales de 1950, lo que permitió a Corea del Norte sobrevivir dentro del bloque comunista hasta el fin del conflicto en 1953. Transcurridos dos años del importante papel jugado por Zhu De en Corea, en 1955 el general fue ascendido con todos los honores al rango de “gran mariscal” y acto seguido fue nombrado Presidente del Congreso Nacional Popular.

Con la Revolución Cultural de 1966, Zhu De dimitió de su cargo como Presidente del Congreso Nacional Popular y buscó protección de su amigo, el general Chou En-Lai, ante la violencia incontrolada desatada por los Guardias Rojos en Pekín. Afortunadamente su posición dentro del Ejército Popular de Liberación y su amistad con Mao Tse-Tung, no sólo le salvaron la vida de la purga contra los cuadros del Partido Comunista Chino, sino que además en 1971 se le restituyó como Presidente del Congreso Nacional Popular.

El 6 de Julio de 1976, solamente dos meses después de la muerte de Mao Tse-Tung, el mariscal Zhu De falleció en Pekín a la edad de 89 años. Hasta ese momento su excelente historial le había convertido en el mejor general de la República Popular de China y al mismo tiempo en uno de los más brillantes militares de Asia en el siglo XX.

 

Bibliografía:

-Mariano Fontrodona, Chu Teh y la Larga Marcha, Revista Historia y Vida Nº103 (1976), p.87-93
-http://en.wikipedia.org/wiki/Zhu_De