Marina Raskova

 

Pocas mujeres se convirtieron en piloto de combate durante la Segunda Guerra Mundial y menos aún combatieron en el frente. Marina Raskova no sólo sería tal, sino que además fue la impulsora de la incorporación de la mujer a las fuerzas aéreas de la Unión Soviética.

Piloto Marina Raskova.

Marina Mikhailovna Raskova nació un 28 de Marzo de 1918 en Moscú, por aquel entonces el Imperio Ruso que pronto pasaría a ser la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Su padre fue un cantante de ópera llamado Mikhail Malinin y su madre una profesora llamada Anna Liubatovich.

Inducida por su padre Malinin, desde niña Marina sintió verdadera pasión por la música ingresando en el Conservatorio Musical de Moscú, donde demostró sus cualidades de canto y sus dotes perfeccionistas, las cuales de vez en cuando le generaban cierto estrés. Sin embargo su carrera musical se truncó después de fallecer su padre en un accidente de motocicleta, lo que provocaba en Marina el recuerdo de su querido progenitor cada vez que se disponía a cantar. Ante ese dilema psicológico Marina abandonó la música y estudió química en el Instituto de Moscú, graduándose como tal en 1929, año en que empezó a trabajar en una fábrica de tintes para ayudar con la economía doméstica a su madre.

Toda la vida de Marina cambió en 1930 tras casarse con el ingeniero Sergei Raskov, con quién tendría una hija llamada Tanya y del que más tarde se divorciaría, pues gracias a él entró a trabajar en el Centro de Navegación Aérea de la Academia del Aire. A partir de entonces Marina se enamoró del mundo de la aviación, por lo que estudió un curso para ser piloto del que se graduó en 1924 con sólo 21 años, convirtiéndose de esta forma en la primera mujer de la Flota Aérea Roja.

Poco a poco Marina fue ascendiendo en el escalafón de la Flota Aérea Roja hasta convertirse en una alta oficial tras pasar por controladora de navegación aérea en 1934 y obtener la licencia en 1935. También fue la primera mujer en cubrir 1.445 kilómetros a bordo de un Yak-12 el 24 de Octubre de 1937 y en despegar de la cubierta de un barco a bordo de un MP-1 el 24 de Mayo de 1938. Sin embargo una de sus mayores hazañas la protagonizaría el 24 de Septiembre de 1938, cuando pilotando un bombardero Tupolev ANT-37, Marina junto a sus compañeras Valentina Grizobudova y Polina Osipenko, cruzaron 5.947 kilómetros desde una punta de Rusia en Moscú hasta la otra en Komsomolsk a lo largo de 26 horas de vuelo sobre Siberia; antes de verse obligadas durante el trayecto a deshacerse de objetos pesados como consecuencia de la acumulación de hielo en una de las alas, lo que forzó a la propia Marina saltar en paracaídas del avión en medio de la estepa antes de ser rescatada por un cazador transcurridos cuatro días casi sin comida y medio congelada. Como recompensa por esta hazaña, el líder soviético Iósif Stalin mantuvo una entrevista con Marina y la condecoró el 2 de Noviembre de 1938 con la medalla de Heroína de la Unión Soviética.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y Alemania invadió la Unión Soviética en 1941, Marina convenció a Stalin para que organizase un escuadrón de aviones de combate pilotados exclusivamente por mujeres. Así pues, nació el 122º Grupo Aéreo Femenino que la propia Marina Raskova lideró como su comandante, teniendo como subordinadas a las capitanas Tamara Kazarinova y Evokiia Bershanskaia.

Durante la Batalla de Stalingrado entre 1942 y 1943, Marina dirigió magistralmente al 122º Grupo Aéreo Femenino compuesto por cazas Yak-1, bombarderos Petlyakov Pe-2 y biplanos Polikarpov Po-2 sobre las estepas del Frente Oriental. La propia Marina pilotaba un bombardero Petlyakov Pe-2 con el que arrojó toneladas de bombas a las trincheras de los alemanes; aunque simultáneamente trabajaba en los despachos coordinando sobre los mapas las emboscadas y derribos a los cazas enemigos o los ataques nocturnos tras la retaguardia alemana.

Inesperadamente el 4 de Enero de 1943, cuando Marina se disponía a aterrizar en un aeródromo cercano al Río Volga, la niebla y mala visibilidad hicieron que no calculase bien la toma de tierra y que el bombardero Petlyakov Pe-2 en el que viajaba se estrellase contra un banco de arena volando en mil pedazos. Tanto Marina como los otros pasajeros fallecieron al instante.

Con mucha tristeza se recibió entre el personal de la Flota Aérea Roja la muerte de Marina. Solo unos días después de la tragedia y bajo todos los honores militares, Marina Raskova recibió un funeral de Estado en la Plaza Roja de Moscú, siendo sus cenizas enterradas en uno de los muros del Kremlin.

 

Bibliografía:

-Sandra Ferrer Valero, Clío Biografías. Líderes Militares, II Guerra Mundial, “Marina Raskova. La mujer que creó el primer regimiento de brujas en el mundo de la aviación”, Revista Clío Biografías 4 (2015), p.64-70
-Guillermo Pariente, Las Brujas de la Noche, WW2GP Magazine Nº7 (2015), p.11
-http://en.wikipedia.org/wiki/Marina_Raskova