Legión Georgiana

Georgia fue la gran apuesta de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial a la hora de recabar apoyos locales entre las distintas nacionalidades del Cáucaso cuando el Tercer Reich invadió la Unión Soviética. Así nació la Legión Georgiana que contra todo lo esperado, no tendría la capacidad combativa que el resto de legiones procedentes de Azerbayán o la Ciscaucasia.

Si hubo un pueblo del Cáucaso en el que Alemania depositó más confianza ése fue Georgia. La razón de ello era que durante la Primera Guerra Mundial había existido una Legión Georgiana, la cual formando parte del Ejército Alemán, combatió contra la Rusia Zarista en el Frente Oriental. Por dicha razón y debido a su excelente historial, así como a los numerosos anticomunistas que deseaban acabar con la República Socialista Soviética de Georgia ligada a la URSS; los alemanes esperaron repetir el éxito de la Gran Guerra y el 3 de Julio de 1942 reactivaron la Legión Georgiana “Georgische Legion”.

Curiosamente la fundación de la Legión Georgiana empezó con mal pie porque muchos de los voluntarios, quienes anteriormente habían combatido forzosamente en el Ejército Rojo, se alistaron simplemente para evadirse de las malas condiciones de la cautividad. A esto se añadió las deserciones en los campos de instrucción de Rembertow y Krushne en Polonia, alimentadas en muchos casos por la Resistencia Polaca. Tampoco ayudó el hecho de que un gran número de voluntarios de nacionalidad georgiana, no fuesen realmente tal porque muchos eran inmigrantes procedentes de Armenia, Osetia, Grecia e incluso algún tártaro de Turquía que se enrolaron por simple interés personal. Por último los georgianos recibieron muy poco adiestramiento, dándose a veces el caso de unidades que desde su creación hasta su traslado al frente solamente transcurrió un breve período de instrucción de 16 días.

Soldados y oficiales georgianos bajo uniforme alemán hacen juramento a la bandera nacional de Georgia.

A nivel estructural los 3.854 voluntarios de la Legión Georgiana fueron organizados y desplegados de la siguiente manera: el 795th Batallón de Infantería Georgiano (975 efectivos entre 934 georgianos y 41 alemanes) enviado el 12 de Agosto de 1942 al Frente del Cáucaso como parte del Grupo de Ejércitos A en la 23ª División Panzer Alemana; el 796th Batallón de Infantería Georgiano (949 efectivos entre 912 georgianos y 37 alemanes) estacionado el 21 de Septiembre de 1942 en la Ciscaucasia; la 9ª Compañía de Infantería Georgiana (965 efectivos entre 927 georgianos y 38 alemanes) ubicada en la Península de Kerch; la 4ª Compañía de Cazadores de Montaña Georgiana (965 efectivos entre 36 alemanes y 929 georgianos) acuartelada en Polonia; y la Plana Mayor, cuyos oficiales habían servido en el Ejército Rojo, incluso el jefe había sido comisario político, se establecieron en Alemania.

Legión Georgiana “Georgische Legion”:
-795th Batallón de Infantería Georgiano “Shalva Maglakelidze” (Georgische Infanterie Bataillon 795)
-796th Batallón de Infantería Georgiano (Georgische Infanterie Bataillon 796)
-797th Batallón de Infantería Georgiano “Rey Bragation II” (Georgische Infanterie Bataillon 796)
-798th Batallón de Infantería Georgiano (Georgische Infanterie Bataillon 798)
-822nd Batallón de Infantería Georgiano “Reina Tamara” (Georgische Infanterie Bataillon 822)
-823rd Batallón de Infantería Georgiano “Shota Rustaveli” (Georgische Infanterie Bataillon 823)
-9ª Compañía de Infantería Georgiana (Georgische Infanterie Kompanie 9)
-4ª Compañía de Cazadores de Montaña Georgiana )Georgische Gebirgsjaeger Kompanie 4)

Nalchik fue el área de operaciones del Cáucaso donde fue desplegado el 795th Batallón de Infantería Georgiano. Teniendo curiosamente a unidades georgianas del Ejército Rojo al otro lado de la sierra, los miembros de la Legión Georgiana optaron por emplear la guerra psicológica con la intención de que todos aquellos georgianos reclutados a la fuerza por el comunismo, abandonasen sus filas y se cambiasen al lado alemán. Fue entonces cuando mediante cantos corales y folklores que los soldados de la Legión Georgiana vocearon aprovechando del eco de las montañas de Nalchik, un total de 989 georgianos del Ejército Rojo desertaron y se pasaron al bando del Eje.

A comienzos de Octubre de 1942, el 796th Batallón de Infantería Georgiano fue trasladado al Cáucaso e integrado en la 1ª División de Montaña Alemana situada entre el Monte Elbrus y Tuapse, donde mantuvieron algunos combates contra los soviéticos. Mientras tanto el día 28, el supervisor alemán Theodor Oberländer y el líder nacionalista georgiano Givi Gabliani, pasaron revista al 795th Batallón de Infantería Georgiano, llegando ambos a la conclusión de que su presencia propagandística era muy positiva, pero su capacidad combativa casi nula, por lo que fue traslado a retaguardia para completar su entrenamiento. Por suerte sería sustituido el 1 de Diciembre de 1942 por la 9ª Compañía de Infantería Georgiana que formando parte de la 9ª División de Infantería Alemana, recibió el encargo de la defensa del puerto de Novorosiik en el Mar Negro.

Una de las gestas más brillantes de la Legión Georgiana tuvo lugar entre el 4 y 8 de Diciembre de 1942, cuando el 795th Batallón de Infantería Georgiano y el 805th Batallón de Infantería Azerí, resistieron continuos ataques de oleadas de tropas soviéticas sobre la serranía entre Chazydon y Novo Uruch. Precisamente en Chazydon los georgianos rechazaron el asalto, aunque perdieron el control de Novo Uruch. No obstante y a pesar de las dificultades, los georgianos organizaron un contraataque sobre la ciudad en el que se llegó a combatir casa por casa, e incluso a luchar cuerpo a cuerpo, consiguiendo finalmente reconquistar Novo Uruch.

Al inicios del año 1943 el Alto Mando Alemán (OKW) ordenó la retirada general a todo el Grupo de Ejércitos A del Cáucaso, lo que supuso un trauma para la Legión Georgiana al comprobar como el Eje únicamente se había adentrado unos kilómetros dentro de Georgia sin poder liberar más territorio de su patria. A partir de entonces el 795th Batallón de Infantería Georgiano se replegó a través del Río Kuban para embarcarse hacia Crimea; exactamente lo mismo que hizo la 9ª Compañía de Infantería Georgiana, salvo algunas de sus unidades que permanecieron cubriendo la retirada y combatiendo contra las vanguardias soviéticas, antes de ser también evacuadas. Al mismo tiempo el 796th Batallón de Infantería Georgiano consiguió ponerse a salvo en la Península de Tamán, aunque por el camino 68 de sus voluntarios se rindieron al Ejército Rojo ante las falsas promesas de perdón que evidentemente no se cumplieron porque fueron inmediatamente deportados a los gulags de Siberia. Respecto a la 4ª Compañía de Cazadores de Montaña Georgiana, todavía estuvo algún tiempo más en la Península de Tamán luchando contra los soviéticos, hasta que finalmente en Abril de 1943 fue evacuada a Crimea.

Reunidas todas las unidades de la Legión Georgiana en Crimea, el organigrama sufrió cambios profundos como la creación de los 797th, 798th, 822nd y 823rd Batallones de Infantería Georgianos en Gadyache o la disolución del 796th Batallón de Infantería Georgiano el 12 de Abril de 1943. Posteriormente también el 795th Batallón de Infantería Georgiano fue repartido entre Ucrania y Polonia; luego la 9ª Compañía de Infantería Georgiana fue convertida en una unidad de defensa costera sobre el Mar Negro; y por último la 4ª Compañía de Cazadores de Montaña Georgiana pasó a formar parte de la guarnición de Crimea. Simultáneamente fueron adscritos a la unidad antiguos oficiales de la extinta República de Georgia (1918-1921) como el coronel Salomón Nicholas Zaldastini, el Príncipe Michael-Pridon Tsulukidze o el comandante Shalva Maglakelidze.

Tropas de la Legión Georgiana en Holanda.

Tropas de la Legión Georgiana en Holanda.

Francia y Holanda fueron los siguientes destinos de la Legión Georgiana a finales de 1943, en el primer país para luchar contra la Resistencia Francesa y en el segundo contra la Resistencia Holandesa. Pocos meses después, cuando los Aliados protagonizaron el desembarco de Normandía en Junio de 1944, la Legión Georgiana fue intensamente bombardeada por la aviación enemiga, resultando los 795th y 797th Batallones Georgianos destruidos en los combates contra las tropas de Estados Unidos durante la Batalla de Cherburgo.

Transcurridos algunos meses en Europa Occidental, los voluntarios de la Legión Georgiana serían trasladados a Polonia y nuevamente a Ucrania, donde lucharon contra el Ejército Rojo en Lvov durante la “Operación Bragation” antes de replegarse hacia Alemania. Posteriormente combatirían contra los soviéticos en Hungría, además de contra los comunistas de Yugoslavia sobre Croacia. Únicamente se salvarían de los crudos enfrentamientos las guarniciones georgianas destinados en Dinamarca y las Islas de Guernsey y Jersey en el Canal de la Mancha, estas últimas un territorio del Reino Unido que había sido ocupado por Alemania.

Oficialmente el suceso más famoso de la Legión Georgiana fue el Motín de Texel que tuvo lugar en Holanda, concretamente en la Isla de Texel que se situaba en el Mar del Norte a escasos kilómetros de la costa con los Países Bajos. Todo ocurrió la noche del 5 al 6 de Abril cuando el 822th Batallón de Infantería Georgiano (bajo las promesas de los Aliados de no ser sus miembros devueltos a la URSS al término de la contienda) se rebeló contra el Ejército Alemán en cooperación con la Resistencia Holandesa, atacando los cuarteles e instalaciones militares y matando con cuchillos y bayonetas a 400 soldados alemanes mientras dormían en sus camas. Rápidamente georgianos y holandeses se hicieron con el control de la isla, salvo la excepción de las baterías costeras. Ante este inconveniente, los georgianos solicitaron ayuda a los Aliados, quienes desgraciadamente no respondieron a la llamada de socorro, por lo que con facilidad los alemanes retomaron la iniciativa y desembarcaron en la isla con un destacamento de infantería de marina “Marine Stosstrupp”. Bastaron un par de semanas para que los alemanes fueran aplastando a los amotinados hasta reducirlos completamente. Respecto a los prisioneros georgianos, todos fueron obligados a cavar su propia tumba, luego a desnudarse dentro del hoyo y por último a ser fusilados de un disparo en la cabeza. Durante la acción fallecieron 656 georgianos y 117 holandeses por un lado; mientras que 800 alemanes por otro. Afortunadamente hubo muchos supervivientes georgianos que se ocultaron en granjas y casas de los holandeses hasta que la Isla de Texel fue liberada el 20 de Mayo de 1945 por tropas procedentes de Canadá.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945, terrible fue el destino de todos los georgianos capturados por el Ejército Rojo porque siguiendo las directrices de Iósif Stalin, la mayoría acabaron en campos de concentración de la Unión Soviética o en los gulags de Siberia. Ni siquiera se salvaron los supervivientes del Motín de Texel porque los canadienses hicieron prisionera a toda la guarnición georgiana y en un acto que sin duda constituyó una auténtica traición, entregaron a los cautivos a las autoridades soviéticas.

Traicionada por los Aliados, la Legión Georgiana solamente fue reconocida por los Países Bajos debido a su valor demostrado por los sucesos en Texel. Por fin cuando acabó la Guerra Fría y Georgia obtuvo su independencia tras la caída de la URSS en 1991, los combatientes de la Legión Georgiana fueron considerados “héroes de la patria”.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, Comandos en el Cáucaso. “Los batallones legionarios caucasianos en acción”, García Hispán Editor (1995), p.124-130
-Oleg Valentinovich Romanko, The East come West, Muslim, Hindu and Buddhist Volunteers in the German Armed Forces 1941-1944, “3 Muslim Formations Raised from Citizens of the URSS in the German Armed Forces 1941-1945”, Axis Europa Books (2001), p.53-81
-Carlos Caballero Jurado, Von Niedermayer y las Legiones Orientales de la Wehrmacht, “Georgia”, Galland Books (2016), p.39-44
-http://en.wikipedia.org/wiki/Georgian_Legion_(1941-1945)