Legión de Voluntarios Franceses

Al igual que el Ejército Francés de la “Grande Armée” se había cubierto de gloria en Rusia durante las Guerras Napoleónicas, similar objetivo persiguió la Francia de Vichy durante la “Operación Barbarroja” en la Segunda Guerra Mundial. Fue bajo esta idea como nació la Legión de Voluntarios Franceses, una unidad destinada a combatir al bolchevismo y vengar la afrenta de que los rusos habían infligido a Napoleón Bonaparte en 1812.

Repentinamente el 22 de Junio de 1941, mientras el político nacionalista francés Jaques Doriot abría un Congreso sobre el Movimiento Popular Francés (MPF) en Lyon, fue informado de que en aquellos instantes las potencias del Eje se encontraban invadiendo la Unión Soviética. A raíz de esta inesperada noticia, Doriot modificó la temática de su discurso y anunció que a pesar de sus 43 años, se presentaría voluntario para combatir al comunismo en una unidad de voluntarios franceses que prometió formar. Esto mismo pretendió al día siguiente, 23 de Junio, el líder fascista Marcel Deat que dirigía la Unión Nacional Popular (Rassemblement National Populaire o RNP), quién contactó con las autoridades alemanas en París para tal fin. Tanto Adolf Hitler desde Berlín como el Mariscal Philippe Pétain que lideraba la Francia de Vichy dieron el visto bueno, por lo que el 30 de Julio el embajador alemán Otto Abetz presentó una serie de condiciones que fueron las siguientes: la unidad debía ser del tamaño legión y no división, no podría superar los 15.000 efectivos y los soldados no podrían ser los prisioneros de guerra franceses capturados por los alemanes en 1940. Tales puntos hicieron que el Gobierno de Vichy se echara atrás, aunque por lo que la responsabilidad recayó de forma independiente en los grupos filofascistas de Francia.

Bajo el nombre de Legión de Voluntarios Franceses ( Legion des Voluntaires Français o LVF), el proyecto fue presentando en un mitín celebrado en el Velódromo de Invierno de París el 18 de Julio de 1941 que protagonizaron los escuadristas de Jacques Doriot y Marcel Deat ante 10.000 espectadores. Acto seguido se creó el Comité de Apoyo de Honor a la LVF dirigido por Simon Sabiani entre los que hubo destacadas personalidades como el inventor del cinematógrafo Auguste Lumiere, el creador del agua pesada Georges Claude o el rector de la Universidad Católica de París, cardenal Alfred Baudrillart. A esta intensa propaganda siguió el 26 de Julio una serie de carteles que se pegaron por todo el país y las colonias del Ejército Francés llamando al reclutamiento, aunque la primera convocatoria no se publicó hasta el 25 de Agosto, la cual tuvo lugar los días 27 y 31 del mismo mes, presentándose únicamente 1.700 voluntarios, de los que sólo 900 fueron admitidos tras ser rechazados el resto en los exámenes médicos, especialmente por caries en las dentaduras.

Cártel francés de propaganda para el alistamiento en la Legión de Voluntarios Franceses.

Variopinta fue la procedencia de todos los voluntarios franceses en la LVF. Por ejemplo en ideologías había un 30% de petainistas leales al Gobierno de Vichy, un 20% militantes del Movimiento Popular Francés (MPF), un 20% de la Unión Nacional Popupar (RNP), un 20% del Partido Francés Nacional Colectivista (PFNC) y un 5% del Partido “Le Francisme”. Al mismo tiempo hubo un 15% de mercenarios en busca de dinero y fortuna; así como un 5% de militares profesionales de la Legión Extranjera, soldados del Ejército Colonial Francés, veteranos de la Compañía Juana de Arco que había luchando junto a la España Nacional en la Guerra Civil Española de 1936 a 1939, e incluso descontentos comunistas, algunos de los cuales fueron excombatientes de las Brigadas Internacionales. Respecto a los extranjeros presentes en la unidad, hubo un gran número de rusos blancos exiliados de la Unión Soviética; además de árabes del Mogreb y algunos negros de Centroáfrica.

Uniformológicamente la vestimenta de la LVF representó un problema porque como los alemanes no autorizaron a los voluntarios llevar el del Ejército Francés, estos últimos negociaron con Finlandia y Rumanía adquirir los de sus respectivas fuerzas armadas. Sin embargo Berlín se negó y finalmente tuvieron que conformarse con el uniforme y cascos alemanes, aunque ambos con un parche y calcomanía tricolor de la bandera francesa, además de disponer del estandarte modelo galo de 1879. Otro inconveniente fue la edad de los voluntarios, un obstáculo que los alemanes no pudieron subsanar porque los tenientes rondaron entre los 25 y los 55 años, mientras que los oficiales entre los 45 y 60 años, lo que valió a la LVF ser apodada con el mote “Asilo”.

La medianoche del 4 de Octubre de 1941, el primer contingente de la LVF se reunió en la Estación de Versalles a una hora muy como habitual para una despedida. Bajo la más absoluta discreción y silencio para evitar posibles atentados de comunistas franceses, los voluntarios subieron algo desanimados a los vagones. Curiosamente el mismo Jacques Doriot afirmó: “Más que soldados que iban a la guerra parecían presos que iban a prisión”. Una vez en el tren, iniciaron un viaje de 99 horas que atravesó Francia y Alemania hasta el Polígono de Instrucción de Deba en Polonia, muy cerca de Cracovia, cuyo centro estaba dirigido por la Plana Mayor de Enlace Alemana (Verbindungstab) que se componía por 213 instructores, entre ellos 60 traductores del francés al alemán.

Frustrante resultó para los alemanes el adiestramiento de la LVF a raíz de las diferencias culturales con sus socios galos. Por ejemplo los soldados franceses se mostraban indisciplinados, no les gustaba la comida o se quejaban de la cantidad y con frecuencia se cansaban en el deporte. Los oficiales tampoco se adaptaron al código militar, ya que muchos eran veteranos de la Primera Guerra Mundial o de los conflictos coloniales en África, por lo que mantenían la ética de superioridad por encima de la tropa, algo que chocaba con el trato igualitario de rangos en el Ejército Alemán. Precisamente por incidentes de esta índole, fueron expulsados un total de 70 franceses, entre ellos 8 oficiales y 62 soldados.

Tropas francesas de la LVF en Rusia rindiendo honores a la bandera de Francia.

Un total de 2.532 efectivos integraron la LVF repartida de la siguiente manera: el 1st Batallón Francés con soldados de la Zona Ocupada y afiliados del RNP; y en el 2nd Batallón Francés con voluntarios de la Francia de Vichy y militantes del MPF. Mientras tanto el liderazgo lo ostentó el coronel Roger Labonne, quién tuvo como oficiales de relevancia al político Jaques Doriot, al nacionalista Pierre Clementi y al capellán católico Monseñor Conde Mayol de Lupé.

La LVF partió hacia el Frente Oriental el 28 de Octubre de 1941 mediante un tren que llevó a los voluntarios a Varsovia, desde la cual continuaron a pie a través de Rusia pasando por Brest-Litovsk, Minsk y Orsha. Curiosamente cuando llegaron a Smolensko visitaron el museo de la ciudad donde encontraron expuestos los estandartes y banderas que el Imperio Ruso había capturado a la “Grane Armée” de Napoleón en 1812. También cerca de allí congeniaron con sus vecinos españoles de la División Azul, antes de proseguir la marcha y encuadrarse en el Grupo de Ejércitos Centro el 5 de Noviembre de 1941 que por aquel entonces se desplegaba en el área de operaciones de Moscú.

Sometidos a un insoportable clima invernal de ventiscas, hielo, frío y nieve, la LVF emprendió la marcha a Moscú el 6 de Noviembre de 1941. Durante el trayecto los franceses vivieron un auténtico infierno porque se produjo una epidemia de disentería que causó diarreas con sangre, así como numerosas congelaciones, como por ejemplo les sucedió a cinco soldados que fueron encontrados sin vida en la nieve. Tampoco ayudó el trato de los oficiales hacia los soldados, quienes incumpliendo las normativas del Ejército Alemán, maltrataban a sus hombres, tal y como les ocurrió a 27 soldados que fueron abandonados por sus mandos en la cuneta de la carretera, los cuales se salvaron milagrosamente de una muerte segura de no ser porque un convoy germano les encontró de pura casualidad. Ante dichos incidentes, la LVF sólo avanzó 10 kilómetros en varios días, antes de ser adscrita a 7ª División de Infantería Alemana del general Eccard Von Gablenz.

Al iniciarse la ofensiva sobre Moscú el 19 de Noviembre de 1941, la LVF partió desde la carretera de Smolensko hacia el sector de Djukovo, situado a tan sólo 45 kilómetros de la capital, a donde los franceses se atrincheraron la jornada del 25. Sin embargo los galos no lograron alcanzar la propia Djukovo, ya que la LVF se internó por un sendero rodeado de bosques, matorrales y minas en el suelo, además de ser víctima de una fuerte ventisca de nieve y los bombarderos de la artillería soviética que mermaron sus filas. De este modo e incapaces de avanzar hacia el objetivo, los franceses limpiaron de enemigos las zonas adyacentes de Djukovo capturando 12 búnkers enemigos y causando numerosas bajas a los soviéticos, a costa de 67 propias entre 12 muertos y 55 heridos.

Djukovo centró la atención de las operaciones a partir del 3 de Diciembre de 1941, cuando al 1st Batallón Francés que custodiaba la línea del frente, se le sumó el 2nd Batallón Francés para reforzar una serie de hoyos en el flanco izquierdo. Solo tres días más tarde, la noche del 5 al 6 de Diciembre de 1941, el Ejército Rojo desencadenó una poderosa contraofensiva en lo que se conoció como la Batalla de Moscú, que forzó a la retirada inmediata del 1st Batallón Francés y diezmó gravemente al 2nd Batallón Francés que terminó replegándose el día 8. Aquello derivó en una caótica fuga a través de la carretera de Novo-Mihailovskoye, durante la cual los soldados de la LVF vieron sus maniobras dificultadas por las escasas horas de luz, el hielo y por los trineos que hubieron de requisar tras morir la mayor parte de sus caballos. No obstante y a pesar de las adversidades, la LVF consiguió refugiarse a salvo en la retaguardia el 19 de Enero de 1941, aunque con unas pérdidas de 500 bajas entre 50 muertos (30 en combate y 20 por heridas o congelaciones) y 450 heridos (300 por el fuego enemigo y 150 por congelaciones).

Desfile de la LVF en París junto al Arco de Triunfo llevando la bandera francesa al frente de la columna.

Con la llegada del nuevo año 1942, la LVF fue trasladada en tren hasta Liozno, un sector entre Smolensko y Vitebsk sobre el que se integró en la 409ª División de Seguridad Alemana. Allí los franceses lucharían contra los partisanos comunistas a lo largo de una serie de bosques, obteniendo ocho Cruces de Hierro que fueron entregadas a cuatro soldados, tres oficiales y el comandante Roger Labonne. Sin embargo como la politización de los diversos voluntarios generó una serie de disputas internas, los 1st y 2nd Batallones Franceses fueron extraídos de las zonas de combate y enviados a la localidad de Kreuszyna en Polonia para reorganizarse. Fue entonces cuando los alemanes estuvieron a punto de disolver la LVF, porque a diferencia de otras unidades extranjeras que servían en el Ejércitos Alemán como las procedentes de España, Noruega, Dinamarca, Holanda o Croacia; los franceses habían tenido el peor rendimiento.

Numerosos cambios fueron los que se produjeron sobre la LVF a raíz de los problemas generados a los alemanes. Primeramente presentó su dimisión forzosa el comandante Roger Labonne; mientras que los dos políticos Jaques Doriot y Pierre Clementi fueron devueltos a Francia donde eran más eficaces haciendo propaganda para reclutar voluntarios, tal y como consiguieron en una serie de mítines celebrrados en París, Troyes, Nancy, Reims, Lille, Amiens, Rouen, Angers, Rennes, Nantes, Burdeos, Bayona, La Rochelle, Poiteirs, Orleans, Bourges, Dijon y Epinal, enrolando a 624 nuevos soldados que conformaron el 3rd Batallón Francés. Simultáneamente se licenció a los oficiales de avanzada edad, se expulsó a los agitadores fascistas que habían causado división anteriormente y se trasladó a los árabes, negros y rusos blancos a otras unidades del Ejército Alemán formadas por compatriotas suyos. Incluso se ordenó no perseguir a los desertores, ya que de los 130 que abandonaron la LVF, la Gendarmería Alemana ni se molestó en buscarlos a sabiendas de que eran más útiles en el mundo civil que no como militares. Solucionados estos problemas, los alemanes modernizaron la LVF igualando el trato entre oficiales y soldados, instruyendo a la tropa en el manejo de armas de última generación, enseñando tácticas relámpago, etcétera. Gracias a todas estas modificaciones, los miembros de la LVF dejaron de ser los derrotados de 1940 para convertirse en militares profesionales.

Legión de Voluntarios Franceses:
·1st Batallón
-1ª Compañía
-2ª Compañía
-3ª Compañía
-4ª Compañía
·2nd Batallón
-5ª Compañía
-6ª Compañía
-7ª Compañía
-8ª Compañía
·3rd Batallón
-9ªCompañía
-10ª Compañía
-11ªCompañía
-12ªCompañía
·4th Batallón
-13ªCompañía
-14ªCompañía
-15ª Compañía
-16ª Compañía

Por vez primera el 3rd Batallón Francés de la LVF irrumpió en el Frente Oriental el 15 de Mayo de 1942 cuando desembarcó sus 300 efectivos en la Estación de Potschinok y juntos marcharon por el deshielo hacia la localidad de Baltutino para unirse a la 221ª División de Seguridad Alemana del general Hubert Lende que cubría la zona de Smolensko. Sobre dicho sector, los franceses fueron emboscados por fuego de mortero y partisanos rusos el 27 de Mayo, aunque dos días más tarde, el 29, pasaron al contraataque en todo el Bosque de Baltutino. Por desgracia como los guerrilleros soviéticos se encontraban fortificados en una serie de trincheras y búnkers, los miembros de la LVF encajaron un gran número de bajas y la 11ª Compañía Francesa resultó cercada en medio del bosque. Milagrosamente la pronto llegada de un batallón alemán permitió liberar a los franceses acorralados, por lo que la LVF pudo lanzar un segundo contraataque que en esta ocasión tuvo un éxito total porque los galos conquistaron el todo el Bosque de Baltutino y capturaron a un gran número de partisanos rusos, armas, morteros e incluso algún tanque.

Dos soldados de la Legión de Voluntarios Franceses en Rusia.

Dos soldados de la Legión de Voluntarios Franceses en Rusia.

Otras áreas cubiertas por la LVF fueron la de Murovo que custodió el 1st Batallón Francés adscrito a la 286ª División de Seguridad Alemana para proteger el transporte de troncos de árboles cortados hacia al Río Berezina. Al mismo tiempo en Gomel, nuevos destacamentos de la LVF combatieron a lo largo del verano de 1942 contra los partisanos soviéticos que atacaron los nudos ferroviarios en Krichev, Unecha, Kommunary, Belinochy y Klimovichy. Precisamente en Agosto, el 1st Batallón Francés se distinguió luchando en los pantanos y ciénagas al sur de Orsha, concretamente entre las aldeas de Sklov y Golvchin, aunque el 4 de Septiembre sufrió una trágica emboscada de los partisanos rusos que acabó con una patrulla francesa al completo, la cual sufrió 20 bajas entre 18 muertos y 2 heridos graves.

Bryansk constituyó el nuevo destino del 3rd Batallón Francés de la LVF, donde se enfrentó primero a los partisanos soviéticos en torno a la población de Nivjone en Diciembre de 1942 y luego sobre el Bosque de Mamayevka en Enero de 1943. Poco tiempo después, el 3rd Batallón Francés al completo fue trasladado al sur de Smolensko e integrado provisionalmente dentro del II Ejército Húngaro para cubrir el saliente de Orel sobre Desna, rechazando durante su estancia alguna que otra escaramuza del Ejército Rojo.

No todas las actuaciones de la LVF fueron heroicas, ya que en alguna ocasión se produjeron incidentes aislados que acabaron en crímenes de guerra. Por ejemplo el caso más famoso sucedió en la población de Kutuvo, después de que unos partisanos soviéticos provocaran un atentado a la LVF por la espalda que acabó con la vida de 7 franceses y dejó a otros 12 heridos. Como consecuencia de esta acción, el teniente Raoul Dagostini, un antiguo oficial de la Guerra del Rif que ya había cometido crímenes en Marruecos sobre algunos pueblos del Atlas y Tafilalet, ordenó interrogar a los habitantes rusos de la aldea y fusilar a todos aquellos que no diesen información sobre los terroristas, independientemente de que fuesen inocentes o no. Por fortuna, en cuanto el Ejército Alemán se enteró de lo sucedido, las autoridades germanas expulsaron a Dagostini de la LVF y le abrieron un proceso judicial.

Aproximadamente un total de 2.317 efectivos ostentó la LVF a mediados de 1943, cuando por aquel entonces las bajas sumaban 719 entre 169 muertos y 550 heridos o enfermos a lo largo de todo el conflicto. Gracias a este aumento de tropas y a organizaciones como la Asociación de Antiguos Combatientes o la Asociación de Amigos de la LVF que el 27 de Junio de 1943 celebraron un desfile de veteranos sobre los Campos Elíseos de París que finalizó con una ofrenda en la Tumba del Soldado Desconocido, se consiguió ganar los suficientes adeptos para crear el 4th Batallón Francés al mando del comandante Edgar Puaud.

Mientras tanto en el Frente Oriental, las bajas fueron aumentando para la LVF y todos sus batallones. Por ejemplo el 9 de Julio de 1943, un total de 16 franceses murieron en una emboscada tendida por los partisanos soviéticos cerca de Mogilev. Al mes siguiente, el 11 de Agosto, la LVF sufrió su más grave revés hasta la fecha cuando una columna de 100 soldados adscrita a la 286ª División de Infantería Alemana, se internó en un campo de minas de alta densidad situado entre la carretera de Borisov a Tolotchin, donde se produjo una explosión de dinamita que costó la vida a 30 franceses.

Estandárteres de la LVF que reza “Honor y Patria” con los nombres de sus principales batallas: Dujkovo y Berestina.

Posiblemente la mayor victoria de la LVF tuvo lugar en el Bosque de Smory sobre la Autopista de Moscú durante una misión antipartisana el 27 de Enero de 1944 que los franceses, junto a soldados alemanes y voluntarios rusos blancos, llevaron a cabo a lo largo de 15 días bajo unas gélidas temperaturas de -25º grados bajo cero. Lamentablemente tras los primeros combates, los partisanos escaparon hacia el sur, por lo que el comandante Edgar Puaud, quién era un experimentado veterano de las guerras coloniales en África e Indochina, propuso usar una táctica similar consistente en ir abarcando grandes terrenos a paso rápido hasta alcanzar al enemigo en retirada. Fue así como nació la “Operación Marruecos (Operación Marokko)”, la primera campaña en la que tropas alemanes se encontraron bajo mando francés, un caso insólito en la contienda, la cual comenzó el 15 de Febrero con una serie de marchas forzadas sobre la nieve hasta descender hacia la aldea de Chechevichi, para luego continuar a pie girando en un ángulo de 90 grados en dirección noroeste, lo que permitió a los galos avanzar 80 kilómetros con facilidad estando el 3rd Batallón Francés en vanguardia, cubierto al noroeste por el 1st Batallón Francés y al sudeste por el 2nd Batallón Francés. Gracias a esta maniobra, la 10ª Compañía Francesa chocó contra los partisanos mientras los 1st y 2nd Batallones Franceses les rodearon por los flancos, causando a los rusos unas pérdidas enormes y destruyendo gran parte de su material. Finalizado el combate y la “Operación Marokko” en general, la LVF obtuvo su más increíble triunfo porque provocó a los partisanos soviéticos un total de 2.464 bajas entre 1.118 muertos, 1.346 heridos, así como la destrucción de 1.000 blocaos y el desmantelamiento de 41 campamentos.

Bielorrúsia fue la nueva zona de despliegue para la LVF y más en concreto la Autopista de Minsk, donde los franceses rechazaron en Abril de 1944 un ataque partisano que terminó con la muerte de numerosos soviéticos y la captura de varios prisioneros, incluyendo un importante lote de armas y material, lo que le valió al comandante Edgar Puaud ser condecorado con la Cruz de Hierro y la Legión de Honor. No obstante las bajas también siguieron aumentando para LVF, tal y como sucedió en una emboscada perpetrada por los guerrilleros el 4 de Junio que acabó con la vida de 12 galos, cuyos cadáveres fueron salvajemente clavados al suelo como represalia.

Voluntarios franceses de la LVF pasando por las ruinas de una ciudad.

Inesperadamente cuando la Unión Soviética desencadenó el 22 de Junio de 1944 la “Operación Bragation” consistente en una gigantesca ofensiva para recuperar Bielorrúsia y destruir al Grupo de Ejércitos Centro, la LVF que por aquel entonces luchaba contra los partisanos entre Minsk y el Río Berezina, tuvo que atrincherarse en la ciudad de Bobr a la espera del Ejército Rojo. Allí mismo el 27 de Junio, un total de 600 soldados del 1st y 4th Batallones Franceses se desplegaron junto al puente del Río Bobr, dejando atrás enterrados una serie de cañones de 37 milímetros y ocultándose con ellos unos pocos tanques Tiger alemanes. Al cabo de un rato aparecieron las primeras patrullas de exploración rusas que fueron fácilmente rechazadas, aunque transcurridas unas horas vinieron blindados T-34 con oleadas de infantería. Sin embargo y a pesar de que todo parecía perdido, los miembros de la LVF agacharon las cabezas y dejaron pasar de largo a los tanques T-34, los cuales al adelantarse a la infantería, fueron presas fáciles de los cañones franceses y los Tiger alemanes que los destruyeron uno a uno. A continuación las tropas soviéticas chocaron con las francesas, iniciándose entonces un sangriento combate cuerpo a cuerpo con cuchillos y bayonetas que finalizó con el triunfo francés. Concluida la lucha con la retirada del enemigo, los franceses sufrieron 265 bajas entre 40 muertos y 225 heridos (25 graves y 200 leves), mientras que los soviéticos más de 1.000 bajas y la destrucción de 57 tanques; lo que constituyó la mayor victoria militar de la LVF en la Segunda Guerra Mundial, curiosamente en el mismo lugar donde 150 años atrás la “Grande Armée” de Napoleón había sido derrotada, lo que sin duda convirtió la hazaña en una venganza.

Al comenzar la retirada del Eje sobre Bielorrúsia en Julio de 1944, la LVF al completo con los 1st, 3rd y 4th Batallones emprendió la huida siguiendo el curso del Río Berezina bajo los ataques aéreos de la aviación soviética; al mismo tiempo que el 2nd Batallón inició la marcha hacia el oeste desde Mogilev. Las tropas francesas primero alcanzaron la capital de Minsk y luego continuaron hacia Vilna en Lituania, antes de verse frenadas por las vanguardias del Ejército Rojo que las obligaron a cambiar de rumbo y entrar en Prusia Oriental. Finalmente y tras sufrir un total de 100 muertos durante el repliegue, la LVF se reunió en Greifenberg a la espera de acontecimientos.

Cuando en Agosto de 1944 se produjo la liberación de París por parte de los Aliados y la Francia de Vichy fue completamente derrotada, el Ejército Alemán disolvió la LVF, cuyos voluntarios fueron trasladados a las Waffen-SS y más concretamente a la 33ª División SS Francesa “Carlomagno”. A partir de entonces, la LVF pasaría a la Historia como una de las mejores unidades militares de Francia en el siglo XX.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, ¿Hitler o Napoleón?. “La sombra de la Grande Armée: La LVF en Rusia”, García Hispán Editor (2000) p.9-80
-Carlos Caballero Jurado, Contra Stalin y De Gaulle. “La Legión de Voluntarios Franceses contra el Ejército Rojo”, García Hispán Editor (2001) p.221-235
-Carlos Caballero Jurado, Foreign Volunteers of the Wehrmacht 1941-1945, “The Legion des Voluntaires Français”, Osprey Publishing (1983), p.6-7
http://www.axishistory.com/index.php?id=877