Falange Africana

Durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial, la Francia de Vichy combatió contra Gran Bretaña, Estados Unidos y la Francia Libre en una contienda no declarada a los Aliados. Sin embargo, cuando por fin las hostilidades se hicieron inevitables tras la “Operación Torch” con el desembarco anglo-estadounidense en Marruecos y Argelia en Noviembre de 1942, se ordenó desde la metrópoli la creación de una unidad de voluntarios que apoyase militarmente al Eje en Túnez que fue conocida como la Falange Africana.

Indignación causó en Francia la invasión de los Aliados al África Occidental Francesa. Jaques Doriot, líder fascista del Movimiento Popular Francés (MPF) exigió a las autoridades a Vichy durante un mitín multitudinario de masas, una respuesta contundente ante tal afrenta. Por supuesto el Mariscal Philippe Pétain que dirigía la nación no pudo negarse a ello y por eso el 19 de Diciembre de 1942, obteniendo el visto bueno de Berlín, autorizó la formación de una unidad voluntaria destinada a defender la última colonia vichysta africana de Túnez.

Falange Africana, también conocida como “Falange Frankonia” o “Falange Imperial”, adoptó el nombre a imitación de la Falange Española, un partido nacionalista de España fundado por José Antonio Primo de Rivera que se había convertido en todo un referente para el fascismo francés. Inicialmente se reclutaron 450 voluntarios, de los cuales 435 eran franceses afincados en Túnez y otros 15 que vinieron de la misma Francia; aunque muy pronto la mitad serían descartados por los rigurosos exámenes alemanes y la altura de los candidatos que debía estar comprendida entre los 150 y 200 centímetros. Fue así como únicamente 210 franceses, entre los que hubo unos pocos árabes e incluso algún judío, conformaron la Falange Africana con 7 oficiales, 42 suboficiales, 35 cabos y 126 soldados.

La instrucción de Falange Africana comenzó el 23 de Enero de 1943 en el Campamento de Bordj-Cedria, un pinar en medio del Desierto del Sáhara a escasos kilómetros de Túnez capital. Allí recibirían los uniformes del Ejército Francés, aunque su casco sería el alemán con una calcomanía de la bandera francesa y la insignia en dorado de la “Francisca” de Vichy sobre el pecho.

Soldado francés de la Falange Africana.

Soldado francés de la Falange Africana.

Oficialmente el acto inaugural de Falange Africana tuvo lugar el 18 de Marzo de 1943, participando en la ceremonia una compañía de paracaidistas alemanes, quienes formaron junto a los franceses a la hora de emitir su juramento primero a Philippe Pétain como Jefe de Estado y luego a Adolf Hitler como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas Alemanas. Curiosamente hasta ese momento la Falange Africana había alcanzado la cifra de 450 efectivos entre 300 franceses y 150 musulmanes tunecinos.

Bajo el organigrama del Afrika Korps, la Falange Africana fue adscrita a la 334ª División de Infantería Alemana al mando del general Friedrich Weber. Desplegada al sur de Túnez sobre el sector de Medjez-el-Bab, la Falange Africana fue sometida a los constantes bombardeos de la artillería del I Ejército Británico y de los aviones de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF). De hecho el 14 de Abril de 1943, la Falange Africana sufrió su primera víctima mortal después de que un proyectil acabase con la vida de un soldado francés. No obstante sus propios compañeros se vengarían al día siguiente, concretamente la noche del 15 al 16, cuando una patrulla francesa interceptó a otra británica y ambas se enzarzaron en un tiroteo que terminó con diez británicos muertos y un francés que resultó decapitado. A raíz de este breve victoria, los alemanes otorgaron cuatro Cruces de Hierro a los miembros más distinguidos de la Falange Africana.

Medjez-el-Bob se convirtió en el foco de la ofensiva aliada mediante un intenso bombardeo de artillería y aviación entre los días 20 y 22 de Abril que machacó las líneas alemanas, italianas y vichystas de la Falange Africana. Al día siguiente, el 23, los ingleses pasaron al ataque y desalojaron a los franceses de sus posiciones, los cuales se atrincheraron en las alturas de la Cota 119. Sobre dicha cumbre que se convirtió en un baño de sangre para ambos bandos, la Falange Africana resistió heroicamente más de tres días en los que provocó serias bajas a los británicos, hasta que finalmente el 27 de Abril los franceses se replegaron a retaguardia.

Reorganizadas todas las unidades de Falange Africana en Túnez capital el 6 de Mayo de 1943, los franceses se dispusieron a protagonizar la última alocada defensa junto a los alemanes, italianos y tunecinos. Sin embargo muy pronto un oficial alemán les informó de que el teatro de operaciones norteafricano iba a derrumbarse de un momento a otro, por lo que muchos comenzaron a buscar la mejor forma de salir de Túnez. Por desgracia únicamente tres oficiales franceses consiguieron abandonar África a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que los llevó a Sicilia en Italia; mientras que el resto de sus compatriotas permanecieron en el continente a la espera de un destino incierto. Fue así como una semana más tarde, el 13 de Mayo de 1943, tanto la Falange Africana como el Afrika Korps al completo se rindieron a los Aliados.

Finalizada la campaña de Túnez, la Falange Africana sufrió un total de 70 bajas entre 6 muertos, 7 heridos y 57 desaparecidos (aunque de estos últimos 20 serían capturados posteriormente). Respecto a los 400 prisioneros, un buen número fue puesto en libertad, aunque muchos otros fueron condenados a prisión, incluso se fusiló acusados de traición a 14 de los cautivos (12 franceses y 2 musulmanes).

Muy importante fue la relevancia histórica de la Falange Africana porque aquellos franceses fueron los únicos voluntarios europeos dentro del Ejército Alemán que lucharon en el Frente de África junto al Afrika Korps. También fueron de los primeros franceses que desde la Campaña de Egipto protagonizada por Napoleón Bonaparte entre 1798 y 1801, se enfrentaron a sus enemigos naturales británicos, lo que les permitió escribir un heroico capítulo más en la Historia Militar de Francia.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, ¿Hitler o Napoleón?. “La Legión de Voluntarios Franceses en Túnez”, García Hispán Editor (2000), p.293-327
-Jean François Borsarello, Wehrmacht & SS Caucasian, Muslim and Asian Troops, “The African Phalange”, Heimdal (2007), p.89-90
-Carlos Caballero Jurado, Foreign Volunteers of the Wehrmacht 1941-1945, “The Phalange Africaine”, Osprey Publishing (1983), p.7