201ª Escuadrón Mexicano

México entró en la Segunda Guerra Mundial junto a los Aliados el 28 de Mayo de 1942 después de que submarinos alemanes hundieran a dos buques mexicanos, un suceso que llevó al Presidente Manuel Ávila Camacho a declarar hostilidades a Alemania, Italia y Japón. A partir de entonces la Fuerza Aérea Mexicana sería la encargada de llevar todo el peso de la lucha contra las potencias del Eje, creando con la ayuda de Estados Unidos el 201º Escuadrón Mexicano que se batiría en el Frente del Pacífico.

Golfo de México e Italia

La Fuerza Aérea Mexicana estaba tan poco preparada cuando México entró en la Segunda Guerra Mundial que desde el principio tuvo que solicitar ayuda al resto de sus socios en el bando de los Aliados. Básicamente la defensa de su espacio marítimo en el Golfo de México se reducía a la de viejos biplanos Vought V.99M Corsair y algunos aeroplanos de entrenamiento T-6 Texan vendidos por Estados Unidos mediante la Ley de Préstamo y Arriendos entre 1940 y 1941.

Oficialmente el primer bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Mexicana tuvo lugar el 5 de Julio de 1942 cuando un aparato T-6 Texan pilotado por el teniente Luis Noriega Medrano que había despegado del Aeródromo de Tuxpan en Veracruz, interceptó al submarino alemán U-129 sobre aguas del Golfo de México (el cual previamente había hundido dos barcos mexicanos). Inmediatamente el aparato descendió contra el sumergible y le arrojó dos bombas M-30 de 100 libras que durante plena inmersión dañaron al U-129, el cual se retiró dejando una mancha de aceite hasta poner rumbo a Francia y refugiarse en Burdeos para efectuar reparaciones. Salvo por esta acción, la Fuerza Aérea Mexicana fue incapaz de localizar más submarinos alemanes que prácticamente sin ser detectados causaron estragos en el Golfo de México hundiendo hasta un total de siete mercantes mexicanos.

Pilotos del 201º Escuadrón Mexicano estudiando una misión con el instructor.

A inicios de 1943 el Gobierno de Ciudad de México aprobó el envío al Norte de África de la Misión Militar Mexicana que estuvo al mando del general Juan Alamillo Flores y conformada por los tenientes coroneles Antonio Cárdenas Rodríguez, Arturo Dávila Caballero y el oficial Rául de Zaldo. Integrados dentro del Ejército Estadounidense en Argelia, estos mexicanos fueron acomodados en Argel y equipados con bombarderos cuatrimotores B-17 “Flying Fortress” o “Fortalezas Volantes”. Así fue como partiendo desde África, los aviones mexicanos atacaron Sicilia bombardeando la Base de Castelvetiano y las ciudades de Siracussa, Pantelaria y Palermo, además de lanzar una incursión sobre la propia Italia con un raid sobre Nápoles.

201º Escuadrón Mexicano

El 8 de Mayo de 1944 la Dirección de Aeronáutica Militar de la Fuerza Aérea Mexicana aprobó la creación de un escuadrón que se integrase en la Fuerza Aérea Estadounidense (United States Air Force o USAF) para combatir en la Guerra del Pacífico contra Japón. Tan sólo dos meses después de confirmarse la autorización por parte del Gobierno del Presidente Manuel Dávila Camacho, los voluntarios abandonaron Ciudad de México el 24 de Julio de 1944 y cruzaron la frontera con Estados Unidos a través de Laredo. Primeramente fueron alojados en la Base Central de Entrenamiento de San Antonio de Texas, antes de ser trasladados a la Base de Randolph Field, donde realizaron una fase de la instrucción de un período de diez semanas, para a continuación seguir recibiendo formación en la Base de Foster Field y también en la Base de Pocatello ubicada en Idaho.

Oficialmente el 16 de Septiembre de 1944 nació el 201º Escuadrón Mexicano con un total de 294 efectivos entre 54 oficiales y 240 soldados al mando del teniente coronel Antonio Cárdenas. La celebración de inauguración fue presidida por el cónsul mexicano Carlos Grimm de Salt Lake City, además de por el general Gustavo Salinas Camiña que pasó revista a los pilotos el 21 de Septiembre. Acto seguido los voluntarios recibieron 33 cazabombarderos P-47 Thunderbolt, con los que tuvieron que realizar un curso intensivo de 120 horas de vuelo que se alargó por culpa de las tormentas y las lluvias, lo que obligó a trasladar los aparatos a la Base de Greenville. Así fue como tres meses más tarde, coincidiendo con el fin del adiestramiento a finales de 1944, el Senado de México autorizó a los aviones del escuadrón a llevar dibujados el triángulo tricolor rojo, blanco y verde de la Fuerza Aérea Mexicana.

Formación de todos los pilotos mexicanos con sus aviones P-47 Thunderbolt del 201ª Escuadrón Mexicano en un aeródromo de Estados Unidos.

Antes de que el 201º Escuadrón Mexicano partiese a la Guerra del Pacífico, ya hubo que lamentar dos víctimas mortales en Estados Unidos como consecuencia de accidentes. La primera muerte fue la del teniente Cristóforo Salido Grijalva que perdió la vida al estrellarse con su aparato durante un despegue el 23 de Enero de 1945. Sólo un mes más tarde, el 10 de Marzo, falleció el teniente Javier Martínez del Valle durante un ejercicio de tiro real sobre una playa de la Isla del Padre en Brownsville. Ambos cuerpos fueron trasladados a México bajo la escolta de honor de la Guardia Nacional Mexicana y sus nombres inscritos en el Cuadro de Honor del 201º Escuadrón Mexicano.

Campañas de Filipinas y Formosa

El 20 de Abril de 1945 los pilotos del 201º Escuadrón Mexicano fueron trasladados en lanchas desde el puerto fluvial de Pitsburg hasta San Francisco, desde donde inmediatamente partieron en el carguero USS Fairsity hacia Filipinas atravesando el Océano Pacífico. Después de un viaje de 30 días desembarcaron el 30 de Abril en la Isla de Luzón sobre el puerto de Manila, antes de que fueran alojados en el Aeródromo de Clark Field como parte del 58º Grupo de Caza. Desgraciadamente y tan sólo unas jornadas antes de comenzar la lucha, se produjeron dos muertes por accidente, concretamente la del segundo teniente Fausto Vega Santander el 1 de Junio y del teniente José Espinosa Fuente el día 5.

Escuadrilla de P-47 Thunderbolt del 201º Escuadrón Mexicano sobre Filipinas en 1945.  Sus pilotos serían conocidos como los “Aztecas”.

La mañana del 7 de Junio de 1945 el 201º Escuadrón Mexicano se estrenó en combate cuando siete P-47 Thunderbolt al mando del teniente Héctor Espinosa Galván bombardearon una serie de concentraciones de tropas del Ejército Imperial Japonés al norte de Luzón, una incursión que se repitió por la tarde con otros siete aparatos que arrojaron trece bombas de 1.000 libras. A partir de entonces y durante el resto de Junio los aviones mexicanos hostigaron a los soldados japoneses con bombas, cohetes y ametrallamientos al raso del suelo. Entre las acciones más destacadas estuvieron el bombardeo de la Cota “Idau Creek” la jornada del 16 y el ataque al Río Janatum el 19. También apoyaron desde el aire el avance de la 25ª División de Infantería Estadounidense, además de limpiar de enemigos el Valle Cagayán, las playas de Marikana y el Paso de Balete con el lanzamiento cada avión mexicano de bombas de 1.000 libras. También durante esta fase de la campaña se produjo la primera baja después de que una pieza de artillería antiaérea japonesa derribase al P-47 Thunderbolt mexicano del subteniente Mario López Portillo que perdió la vida.

El 10 de Julio de 1945 el 201º Escuadrón Mexicano comenzó los raids aéreos sobre la Isla de Formosa (Taiwán). Básicamente sus acciones se centraron en bombardear el puerto de Karenko que resultó completamente arrasado, aunque durante los diversos ataques sobre las instalaciones los cañones antiaéreos del Ejército Imperial Japonés abatieron a dos P-47 Thunderbolt mexicanos los días 9 y 16 de Agosto, concretamente los del capitán Pablo Rivas Martínez y del teniente Héctor Espinosa Galán.

A finales de Agosto de 1945, cuando el Emperador Hiro-Hito anunció la capitulación incondicional de Japón, todavía el 201º Escuadrón Mexicano protagonizó algunos episodios bélicos sobre el Océano Pacífico. Entre sus funciones durante esta última fase de la contienda estuvo las de escolta a los convoyes navales procedentes de Filipinas rumbo a la Isla de Biak en Nueva Guinea y a la Isla Okinawa en las Islas Ryûkyû.

Cazabombardero P-47 Thunderbolt del 201º Escuadrón Mexicano operando en el Frente del Pacífico mientras sobrevuela la Flota Estadounidense (en la cola se vislumbra la bandera de México).

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, el 201º Escuadrón Mexicano se había cubierto de gloria con el siguiente historial: los mexicanos habían participado en 50 misiones, realizado 293 salidas con 794 horas de vuelo (367 horas sobre territorio enemigo), descargado un total de 181 toneladas de bombas y disparado 104.000 proyectiles del calibre 50. Respecto a las bajas las pérdidas fueron de 7 pilotos muertos y 7 aviones P-47 Thunderbolt derribados o destruidos.

Conclusión

Con el fin de la Guerra del Pacífico y la victoria de los Aliados en Septiembre de 1945, el general Douglas MacArthur del Ejército Estadounidense pasó revista a los voluntarios del 201º Escuadrón Mexicano basado en Filipinas y condecoró con la Legión de Hornor al teniente coronel Antonio Cárdenas y al comandante Gaxiola Andrade, además de regalar todos los P-47 Thunderbolt a la Fuerza Aérea Mexicana. Al mes siguiente, el 22 de Octubre, los aviadores mexicanos embarcaron en el navío Sea Marlin hasta San Francisco, donde tras desembarcar el 13 de Noviembre en Estados Unidos, un tren especial los trasladó hacia su patria a través de Laredo, entrando en México el 18 de Noviembre y siendo recibidos por una jubilosa y emocionada multitud en la ciudad de Buenavista.

El Senado de Ciudad de México disolvió de manera oficial el 201º Escuadrón Mexicano el 10 de Diciembre de 1945, antes de ser sus pilotos y los aviones P-47 Thunderbolt reincorporados a la Fuerza Aérea Mexicana. Así fue como acabó la aventura de México en la Segunda Guerra Mundial y también la existencia del 201º Escuadrón Mexicano, que desde entonces se convertiría en todo un icono de la Historia Militar Mexicana del siglo XX.

Cuadro de Honor del 201º Escuadrón Mexicano:
Subteniente Cristóforo Salido Grijalva (23 de Enero de 1945)
Teniente Javier Martínez del Valle (12 de Marzo de 1945)
Subteniente Fausto Vega Santander (1 de Junio de 1945)
Teniente José Espinosa Fuentes (5 de Junio de 1945)
Subteniente Mario López Portillo (21 de Julio de 1945
Capitán Pablo Rivas Martínez (9 de Agosto de 1945)
Teniente Héctor Espinosa Galván (16 de Agosto de 1945)

 

Bibliografía:

-Emilio Herrera Alonso, La Aviación Mexicana en la II Guerra Mundial, Revista Española de Historia Militar (2005), p.231-238
-http://en.wikipedia.org/wiki/Escuadro_201