Operación Crusader

Otoño de 1941 fue una de las etapas más difíciles para los Aliados de la Segunda Guerra Mundial y muy especialmente en el escenario de África. Hasta ese momento los soldados ítalo-germanos del Afrika Korps se habían impuesto al Ejército Británico y habían penetrado en Egipto con la intención de alcanzar el Canal de Suez. Esta amenaza real que podía modificar el curso de la contienda, no dejó más remedio a las tropas de la Commonwealth que probar suerte organizando una contraofensiva que sería conocida con el nombre de “Operación Crusader”.

Plan de los Aliados

La situación del Norte de África y el Mar Mediterráneo a finales de 1941 era muy delicada. Alemania e Italia dominaban completamente las operaciones en el teatro del Desierto del Sáhara; mientras que el Afrika Korps del general Erwin Rommel se hallaba atrincherado en la frontera con Egipto, al mismo tiempo que asediaba la ciudad fortificada de Tobruk, donde la 9ª División de Infantería Australiana resistía desde hacía meses.

Tobruk que sin duda había supuesto una distracción fatal para la retaguardia del Afrika Korps en Libia, consiguió aguantar lo suficiente, por lo menos hasta que la 9ª División de Infantería Australiana, agotada por la lucha y a punto de ser aniquilada, fue sustituida en Septiembre de 1941 por la 70ª División de Infantería Británica. Gracias a esta cambio que mejoró la situación de Tobruk, el general Claude Auchinleck, que acababa de ser puesto al mando de las fuerzas en África tras el cese del general Archibald Wavell, decidió que ya era hora de pasar a la contraofensiva contra Rommel y por eso diseñó la “Operación Crusader”.

La “Operación Crusader” que llevaría a cabo del VIII Ejército Británico con fuerzas imperiales de distintas nacionalidades procedentes de Reino Unido, Sudáfrica, India y Nueva Zelanda, así como unidades libres con voluntarios de Polonia y Checoslovaquia, se plasmó de la siguiente manera: el XXX Cuerpo con la 7ª División Blindada Británica, la 1ª División de Infantería Sudafricana, la 22ª Brigada Real de Guardias Británica y la 4ª Brigada de Infantería Británica distraería a las tropas del Eje en Sidi Omar atrayéndolas a una batalla campal con tanques en donde supuestamente serían destruidas; al mismo tiempo en el XIII Cuerpo con la 4ª División de Infantería India, la 2ª División de Infantería Neozelandesa y la 7ª Brigada Blindada Británica avanzarían paralelas a la costa de Bardia para liberar Tobruk; siendo esta última defendida por la 70ª División de Infantería Británica, la Brigada de Infantería Polaca “Cárpatos”, la 22ª Brigada Blindada Británica y el 11th Batallón de Infantería Checoslovaco; además de permanecer en reserva la 1ª División Blindada Británica y la 2ª División de Infantería Sudafricana, ambas en El Cairo. Del éxito de toda la misión dependería una logística adecuada y compleja que el general Claude Auchinleck diseñó magistralmente tendiendo 33 kilómetros de ferrocarril (que añadió a los 210 kilómetros de vía procedentes de Egipto) hasta la primera línea de la Escarpada de Monhalfa; alojando 33.000 toneladas de suministros en las tres bases avanzadas de Sidi Barrani, Thalata y el Oasis de Jarabub; estableciendo cuatro almacenes de municiones camuflados en los puntos de partida de la ofensiva; y alargando en 200 kilómetros la tubería de agua potable para la tropa mediante un tubo que vertía 3’78 litros por hombre al día en los depósitos de Misheifa.

Aproximadamente los Aliados reunieron un total de 120.000 soldados, 738 tanques, 616 aviones y 6 navíos entre los que hubo 3 cruceros (HMS Ajax, HMS Naiad y HMS Euryalus), 2 destructores (HMS Kipling y HMS Jackal) y 1 cañonero (HMS Aphis).

VIII Ejército Británico:
·XXX Cuerpo
-7ª División Blindada Británica
-1ª División de Infantería Sudafricana
-22ª Brigada Real de Guardias Británica
-4ª Brigada de Infantería Británica
·XIII Cuerpo
-4ª División de Infantería India
-2ª División de Infantería Neozelandesa
-7ª Brigada Blindada Británica
·Guarnición de Tobruk
-70ª División de Infantería Británica
-22ª Brigada Blindada Británica
-Brigada de Infantería Polaca Libre “Cárpatos”
-11th Batallón de Infantería Checoslovaco
·Reserva
-1ª División Blindada Británica
-2ª División de Infantería Sudafricana

Plan del Eje

Triunfal se sentía el Eje en el Norte de África a finales de 1941 porque hasta ese momento el Afrika Korps del general Erwin Rommel había reconquistado toda la antigua colonia italiana de Libia y entrado con sus vanguardias en el Egipto dominado por el Imperio Británico. A pesar de que la Fortaleza de Tobruk no había podido ser neutralizada y suponía una “espina clavada” en el dispositivo tal y como el propio Rommel bautizó a la plaza, lo cierto fue que los ítalo-germanos jamás imaginaron una contraofensiva de la magnitud de la “Operación Crusader”.

Según el despliegue del Afrika Korps, sus unidades fueron estacionadas a lo largo de una serie de fortificaciones especiales “Stützpunkte” rodeadas de trincheras, campos de minas, alambradas, nidos de ametralladoras y emplazamientos de artillería del siguiente modo: la 55ª División de Infantería Italiana “Savona” en Bardia, la 15ª División Panzer en la costa del Mar Mediterráneo, la 21ª División Panzer en Sidi Azeiz, la División Blindada Italiana “Ariete” y la División de Milicias “Jóvenes Fascistas” en Bir el Gobi, la 132ª División de Infantería Italiana “Trieste” en Bir Hacheim, la 90ª División Ligera Alemana en Sidi Rezegh y el Regimiento Legionario Alemán “Afrika” en Gambut; mientras tanto, frente a la Tobruk y como fuerza de asedio se colocaron las 101ª y 102ª Divisiones Motorizadas Italianas “Trieste” y “Trento”, y las 17ª, 25ª, 27ª Divisiones de Infantería Italianas “Pavía”, “Bologna” y “Brescia”.

Aproximadamente el Eje reunió a 120.000 soldados, 414 tanques y 342 aviones.

Afrika Korps:
·Ejército Italiano
-17ª División de Infantería “Pavía”
-25ª División de Infantería “Bologna”
-27ª División de Infantería “Brescia”
-55ª División de Infantería “Savona”
-101ª División Motorzada “Trieste”
-102ª División Motorizada “Trento”
-132ª División Blindada “Ariete”
-División de Milicias “Jóvenes Fascistas”
·Ejército Alemán
-15ª División Panzer
-21ª División Panzer
-90ª División Ligera
-Regimiento Legionario “Afrika”

Operación Crusader

Previamente al lanzamiento de la “Operación Crusader”, los Aliados realizaron una serie de incursiones las jornadas anteriores para debilitar las defensas del Eje. La mayor parte de estas acciones las llevó a cabo la Fuerza Aérea Real Británica del Desierto Occidental (Western Desert Royal Air Force) del vicemariscal Arthur Coningham mediante 3.000 salidas en las que se bombardearon los aeródromos de Trípoli, Bengasi o Derna en Libia y Sicilia o Brindisi en Italia, provocando la destrucción de 22 aviones del Eje a costa de unas pérdidas propias de 85 aparatos británicos entre 16 cazas y 59 bombarderos. De forma simultánea los comandos ingleses del Grupo de Largo Alcance del Desierto (Long Range Desert Group), también conocidos como “Ratas del Desierto”, protagonizaron un sabotaje bautizado como “Operación Squatter” después de que 62 paracaidistas británicos al mando del capitán David Stirling saltaran desde aviones en las inmediaciones de Tmimi para ser inmediatamente descubiertos y neutralizados, sufriendo durante el enfrentamiento 40 muertos y prisioneros.

A las 6:00 de la noche del 18 de Noviembre de 1941, los Aliados pusieron en práctica la “Operación Crusader” cuando el XXX Cuerpo Británico atravesó la frontera de Egipto con Libia sin ser las tropas de la Commonwealth detectadas gracias a las lluvias que fuertemente cayeron durante la noche anterior. Apenas sin encontrar oposición al amanecer, la 7ª División Blindada Británica venció a un reducido grupo de alemanes y avanzó 20 kilómetros hasta apoderarse de la localidad de Gabr Saleh; al mismo tiempo en que el XIII Cuerpo Británico más al sur, con la 2ª División de Infantería Neozelandesa y la 4ª División de Infantería India, atravesaban la demarcación meridional de Sidi Barrani.

Camión de las “Ratas del Desierto” o “Long Range Desert Group” sobre el Desierto del Sáhara.

La mañana del 19 de Noviembre de 1941 comenzó con un bombardeo desde el Mar Mediterráneo de los cruceros británicos HMS Naiad y HMS Euryalus, más los destructores HMS Kipling y HMS Jackal, contra las posiciones del Eje en el Paso del Halfaya. Una vez debilitadas las defensas, la 22ª Brigada Blindada Británica se puso en marcha hacia Bir el Gobi para cargar contra las posiciones de la 132ª División Blindada Italiana “Ariete” del general Enea Navarrini que inicialmente fueron rebasadas hasta que se produjo la intervención de tropas de élite “Bersaglieri” apoyadas por tanquetas M-13/40 y piezas de artillería camufladas, las cuales repelieron con contundencia el asalto enemigo, provocando a los ingleses la destrucción de 57 tanques Crusader a costa de perder los italianos otros 34 blindados y 12 cañones. Tampoco la ofensiva de la 22ª Brigada de Guardias Real Británica generó sus frutos porque a pesar de liquidar 43 tanquetas italianas, también encajó la destrucción de 40 tanques propios. De hecho, el único éxito conseguido contra los italianos aquel día lo hicieron los Crusader de la 7ª Brigada Blindada Británica al irrumpir por sorpresa en un aeródromo italiano situado en un valle, en donde pulverizaron 19 aviones aparcados o intentando despegar en medio de la pista, aunque su victoria fue efímera porque un contraataque de la 17ª División de Infantería Italiana “Pavía” les hizo retroceder. Respecto al encuentro con el Afrika Korps, la jornada también acabó en el más absoluto desastre porque los carros de la 21ª División Panzer atrajeron a sus oponentes hasta el radio de acción de 16 cañones situados tras los arbustos espinosos de acacia sobre el camino que iba de Bir Bu Maliha a Trigh Capuzzo, lo que convirtió la maniobra en una batalla acorazada que se saldó con la destrucción de 23 tanques británicos Stuart y 3 alemanes Panzer.

Hasta el 20 de Noviembre de 1941 el general Erwin Rommel no se dio cuenta de la magnitud de la ofensiva del VIII Ejército Británico y por tanto no obró en consecuencia. Fue entonces cuando envió de urgencia a las 15ª y 21ª Divisiones Panzer, así como a la 132ª División Blindada Italiana “Ariete”, contra el XXX Cuerpo Británico que avanzaba entre Gabr Saleh y Sidi Omar. El primer contacto lo establecieron las tropas italianas contra los soldados de la 1ª División de Infantería Sudafricana que lucharon en una intensa refriega sin un claro vencedor porque ambos bandos se atrincheraron. A continuación los 135 carros de la 15ª División Panzer cargaron cuesta abajo contra la 22ª Brigada Blindada que acababa de ocupar el Aeródromo de Sidi Rezegh, a la cual puso en retirada y la hizo ser víctima de un ataque aéreo de bombarderos en picado Stukas que dejaron un balance de 66 tanques ingleses destruidos sobre la arena.

Al amanecer del 21 de Noviembre de 1941 la 7ª División Blindada y la 7ª Brigada Blindada Británicas se situaron en las inmediaciones de Sidi Rezegh para que la 70ª División de Infantería Británica atrapada en Tobruk comenzase el intento de romper el asedio desde el interior. La primera embestida de esta primera fase de la batalla la iniciaron 50 tanques ingleses que rápidamente tomaron el Fuerte Tigre y abrieron una brecha de 6 kilómetros en el exterior haciendo 1.077 prisioneros (550 alemanes y 527 italianos) a costa de perder únicamente 25 carros. Sin embargo en cuanto los británicos llegaron a la Cresta de Sidi Rezegh que se hallaba defendida por el Regimiento Legionario “Afrika” (una unidad alemana compuesta por antiguos veteranos de la Legión Extranjera Francesa), tres de sus tanques fueron inmovilizados y las tropas rechazadas con elevadas bajas. Aquel retraso facilitó a las 15ª y 21ª Divisiones Panzer moverse hacia la zona para golpear a la 7ª División Blindada a la que pulverizaron la mayor parte de sus carros, al mismo tiempo en que la 132ª División Blindada Italiana “Ariete” capturó cerca de Bir el Gobi más de 200 vehículos a los ingleses. A partir de entonces las tropas del Afrika Korps gozaron de la iniciativa porque los 57 carros de la 21ª División Panzer que acababan de desviarse sobre un valle a 3 kilómetros de Abiar el Amar, pasaron al contraataque reconquistando el Aeródromo de Sidi Rezegh, destruyendo 50 tanques británicos y haciendo prisioneros a 267 hombres entre 17 oficiales y 250 soldados. Hecho esto a la caída de la tarde, las otras fuerzas del Eje también cosecharon sus propios éxitos contra la 1ª División de Infantería Sudafricana a la que provocaron 117 bajas y contra la 4ª División de Infantería India a la que pulverizaron 37 tanques. Únicamente la 2ª División de Infantería Neozelandesa avanzó sin ser molestada porque durante aquella jornada se apoderó de Fuerte Capuzzo y expulsó a sus escasos defensores italianos que bien se rindieron o huyeron hacia el Desierto del Sáhara.

Nuevamente desde Tobruk se realizó un intento de ruptura el 22 de Noviembre de 1941 después de que la 70ª División de Infantería Británica con 70 tanques en vanguardia, empujase a las tropas italianas algunos kilómetros hacia atrás entre la zona de Belhamed y Bir Bu Assaten. Sin embargo el éxito de aquella operación fue breve porque al mediodía los refuerzos procedentes de la 17ª División de Infantería Italiana “Pavía” lograron contener la ofensiva y obligar a los británicos a cavar trincheras. Caída la noche, la 2ª División de Infantería Neozelandesa también intentó hacer una aproximación conquistando las localidades de Aujila y Gambut, aunque al arremeter a continuación contra la Cota 175, los ex-legionarios germanos del Regimiento Legionario Áfrika” rechazaron el asalto mediante el lanzamiento de cócteles molotov a los carros, provocando a los neozelandeses 300 bajas y destruyéndoles 12 tanques Matilda.

Soldados ingleses señalizan a un bombardero Beaufighter antes de despegar para proporcionar apoyo a la “Operación Crusader”.

“Operación Totensonntag” fue el nombre con que el general Erwin Rommel bautizó a la contraofensiva desencadenada a las 6:00 horas del amanecer del 23 de Noviembre, Noche de Difuntos en el cristianismo protestante, cuando el Afrika Korps con 250 tanques (150 alemanes y 100 italianos) inició una maniobra en dos alas con la 15ª División Panzer avanzando hacia Bir Sciafciuf y la 132ª División Blindada Italiana “Ariete”, junto a la División de Milicias “Jóvenes Fascistas”, hacia Bir el Gobi, al mismo tiempo en que se mantenía a la 21ª División Panzer en reserva. El ataque que a punto estuvo de envolver a la 7ª División Blindada Británica y la 1ª División de Infantería Sudafricana entre el triángulo comprendido entre Sidi Muftan, Bir el Haiad y Bir el Chelb, cerró sus pinzas a las 15:00 horas a pesar de las bajas sufridas a manos de 100 piezas de artillería anglo-sudafricanas que pulverizaron numerosos carros germano-italianos. Una vez efectuada la maniobra, los carros viraron hacia las columnas enemigas situadas en torno a la Cresta de Sidi Rezegh, librándose entonces una intensa batalla de tanques sobre el desierto que finalmente terminó con la conquista alemana de Sidi Muftan y la casi aniquilación de la 7ª Brigada Blindada Británica y la 1ª División de Infantería Sudafricana que se replegaron con sus efectivos reducidos al mínimo. El resultado de este sangriento enfrentamiento concluyó con una rotunda victoria de Erwin Rommel porque se capturaron 3.364 prisioneros anglo-sudafricanos, se neutralizaron 138 cañones enemigos (18 destruidos y 120 capturados) y se pulverizaron 80 tanques; a costa de perder los ítalo-alemanes 49 carros.

A las 10:30 horas del 24 de Noviembre las 15ª y la 21ª Divisiones Panzer, junto a la 135ª División Blindada Italiana “Ariete” y la División de Milicias “Jóvenes Fascistas”, iniciaron una segunda ofensiva hacia la frontera con Egipto tomando Trigh el Abd y Gasr el Abad a las 16:00 de la tarde tras una marcha de 100 kilómetros en menos de seis horas en la que capturaron numerosos prisioneros ingleses y algunas cajas considerables de agua y gasolina a cambio de perder únicamente 6 tanques. Desgraciadamente las noticias que llegaron al general Erwin Rommel desde el sector en torno a Tobruk no eran nada halagadoras porque la 2ª División de Infantería Neozelandesa se apoderó de Jalo haciendo más de 600 prisioneros italianos; mientras que los comandos de las “Ratas del Desierto” conquistaron un fuerte entre Mechili y Gazala en el que se hicieron cautivas a otras 20 tropas italianas.

Ignorando el peligro que se cernía a su retaguardia en Tobruk, el general Erwin Rommel ordenó proseguir de manera imprudente con su ofensiva hacia Egipto. Durante aquella jornada la 21ª División Panzer que acababa de progresar otros 30 kilómetros, fue detenida a las afueras de Sidi Omar después de que las piezas de artillería británicas camufladas en la arena destruyeran a una distancia de 750 metros a 18 Panzer (a costa de ser pulverizados 5 cañones ingleses y morir 66 artilleros), así como resultar destruidos otros 16 carros británicos tras un infructuoso contraataque de la 7ª Brigada Blindada Británica. Tampoco la 15ª División Panzer tuvo suerte contra el Paso de Halfaya porque perdió 20 vehículos a manos de la 4ª División de Infantería India; mientras que la 135ª División Blindada Italiana “Ariete” y la División de Milicias “Jóvenes Fascistas” solamente avanzaron 20 kilómetros hasta ocupar Bir Taieb el Esem, antes de verse los italianos obligados a cavar zanjas ante los continuas incursiones de las patrullas cercanas.

El 26 de Noviembre de 1941 la 2ª División de Infantería Neozelandesa conquistó la Cresta de Sidi Rezegh aprovechando que la mayor parte del Afrika Korps se hallaba distraído en la frontera con Egipto. Simultáneamente la 70ª División de Infantería Británica que había salido de Tobruk junto a 50 tanques, expulsó a la 101ª División Motorizada Italiana “Trieste” de El Duda que cayó sin problemas en sus manos. No obstante los Aliados fracasaron a la hora de romper el frente en Tobruk porque un grupo de tropas italianas de élite “Bersaglieri” taponaron la brecha a las afueras de El Duda y destruyeron 26 tanques británicos a base de cañones anticarro y granadas de mano. A raíz de estos últimos acontecimientos, el general Erwin Rommel comprendió que no podía perder más el tiempo en Egipto y por ello ordenó suspender la ofensiva en la frontera para volver sobre sus pasos hacia Tobruk y socorrer a la fuerza sitiadora del Afrika Korps.

Nagativamente empezaron a torcerse las cosas para el Eje la mañana del 27 de Noviembre de 1941 cuando la 2ª División de Infantería Neozelandesa atacando desde el exterior del cerco a Tobruk y la 70ª División de Infantería Británica desde el interior, abrieron una brecha de 9 kilómetros en medio de las guarniciones italianas que defendían el área. Afortunadamente la columna de socorro de la 21ª División Panzer que avanzaba sobre Vía Balbia se fue aproximando a la zona sin oposición porque durante el trayecto capturó un parque de vehículos británico con todos sus depósitos de suministros, cañones y 500 prisioneros. A sabiendas de la inestimable ayuda que iban a recibir los sitiadores, la 101ª División Motorizada Italiana “Trieste” protagonizó un contraataque con éxito que consiguió nuevamente taponar la brecha e incluso recuperar la posición de El Duda, lo que dejó en una complicada situación a las fuerzas de la Commonwealth que ese mismo día pasaron a estar coordinadas por el general Neil Ritchie.

El 28 de Noviembre de 1941 la 15ª División Panzer prosiguió su retirada hacia Tobruk sin dejar de combatir con todas las fuerzas de la Commonwealth que le salían a su paso. Aquella misma mañana los 43 tanques de esta unidad se apoderaron del hospital de campaña de la 2ª División Neozelandesa en Djebel que se rindió con sus más de 1.000 pacientes y personal médico (curiosamente el propio general Erwin Rommel en un acto de caballerosidad con el enemigo, entró en las instalaciones para preguntar a los sanitarios sobre el estado de los heridos y prometerles medicinas). Acto seguido, la columna de la 15ª División Panzer reanudó la marcha junto a la 132ª División Blindada Italiana “Ariete” sobre Bir Bu Crimisa para acceder nuevamente a la Cresta de Sidi Rezegh y capturar una compañía neozelandesa entera, incluyendo su coronel Howard Kippenberger, además de liberar 900 soldados alemanes de un campo de prisioneros cercano.

La 132ª División Blindada Italiana “Ariete” fue la protagonista del 29 de Noviembre cuando tras situarse en la Cota 175, rechazó a costa de serias pérdidas en hombres y tanquetas los duros contraataques efectuados primero por la 2ª División de Infantería Neozelandesa y luego por la 1ª División de Infantería Sudafricana, a la que destruyó 16 de los 17 tanques Valentine con los que intentó ascender la escarpada. Al día siguiente, el 30, la 15ª División Panzer terminó de limpiar los alrededores de Sidi Rezegh capturando 600 soldados anglo-neozelandeses, 12 cañones y numerosas armas antitanque; mientras que el 1 de Diciembre a las 8:30 horas de la mañana, esta misma unidad hizo prisionero a un batallón neozelandés entero, incluyendo los 9 oficiales del Estado Mayor y 286 soldados.

El 2 de Diciembre de 1941 fue la jornada más negra para el Afrika Korps porque 115 tanques de la 22ª Brigada Blindada emboscaron de manera inesperada a los 39 carros de la 15ª División Panzer cerca de Nbeidat. Tal y como era de esperar, la superioridad numérica y el factor sorpresa provocaron un desastre en las filas de la 15ª División Panzer que tuvo que huir de la zona perdiendo 19 carros, aproximadamente el 50% de sus unidades mecanizadas, a costa de destruir únicamente 4 tanques a los ingleses. Respecto a la zona fronteriza con Egipto las cosas tampoco le fueron nada bien al Eje porque un certero ataque de la 4ª División de Infantería India conquistó el Fuerte de Libio Omar y venció a la guarnición italiana al completo.

A partir de los últimos reveses en la “Operación Crusader”, el general Erwin Rommel evaluó seriamente la situación. Hasta la fecha el Afrika Korps había destruido unos 700 tanques al VIII Ejército Británico a cambio de haber sido pulverizados 142 ítalo-germanos, y haber sufrido 3.800 bajas propias infligiendo unas 12.000 el enemigo (9.000 prisioneros), sin contar las pérdidas de 83 cañones, 25 ametralladoras, 60 morteros y 390 camiones (que en el caso de la Commonwealth se triplicaban). Ante tales datos el Eje podía considerar que había obtenido una gran victoria, de no ser porque el Afrika Korps estaba al límite de sus fuerzas, no tenía tropas ni carros de refresco, ni gasolina, ni siquiera repuestos mecánicos; mientras que los Aliados disponían de grandes reservas en retaguardia como la 1ª División Blindada Británica que acababa de llegar de El Cairo con 166 tanques. Tan complicada situación solamente dejó la opción a Rommel de ordenar la retirada hacia el perímetro exterior de Tobruk y pasar a la defensiva.

La retirada general del Afrika Korps comenzó el 3 de Diciembre de 1941 mediante un intento de socorrer a las guarniciones de Bardia, Sollum y el Paso de Halfaya que tras la ofensivas del VIII Ejército Británico habían quedado aisladas. Desgraciadamente la maniobra llegó demasiado tarde porque la 90ª División Ligera Alemana fue emboscada en Sidi Azeiz, a 17 Kilómetros de Bardia, antes de verse obligada a replegarse ante la fiera carga a la bayoneta realizada por 28th Batallón de Infantería Maorí (unidad de nativos maorís adscritos a la 2ª División de Infantería Neozelandesa). Fue así como el general Erwin Rommel tuvo que renunciar a socorrer a sus hombres y dar media vuelta hacia Tobruk, condenando a 15.400 soldados del Eje, la mayoría italianos, a quedar atrapados en una bolsa junto a la costa del Mar Mediterráneo que resistirían durante varias semanas hasta su completa aniquilación.

Bir el Gobi volvió a centrar la atención de los Aliados el 4 de Diciembre de 1941 después de que la 4ª División de Infantería India cargase contra esta posición que se hallaba defendida por la 132ª División Blindada Italiana “Ariete” y los Camisas Negras de la División de Milicias “Jóvenes Fascistas”. Milagrosamente y a pesar de tenerlo todo en contra, los indios fueron rechazados con la pérdida de 13 tanques Valentine a costa de 12 M-13/40 italianos, gracias en parte a la determinación en la lucha cuerpo a cuerpo de los jóvenes Camisas Negras que tras aquella acción fueron bautizados como los “Mussolini Boy’s” o “Chicos de Mussoloni”. De hecho a partir de este éxito, los indios quedaron clavados al terreno frente a los italianos, lo que facilitó a la 15ª División Panzer que venía desde atrás, atacarles por la espalada al día siguiente, 5 de Diciembre, poniendo en retirada a la 4ª División de Infantería India y haciendo más de 150 prisioneros a cambio de perderse únicamente 5 tanques (1 Panzer II y 4 Panzer III).

Tanque M13-40 italiano junto a los restos de otro carro del mismo capturado por tropas británicas durante la contraofensiva del Norte de África.

Cuando se produjo el ataque de Japón a Estados Unidos en Pearl Harbor el 7 de Diciembre de 1941, el general Erwin Rommel comprendió que iba a ser necesario replegarse sobre Cirenaica para salvaguardar el mayor número de efectivos ante los nuevos retos que estaban por venir y sobretodo porque temía quedar completamente envuelto por el avance del VIII Ejército Británico. Fue así como el 8 de Diciembre el Afrika Korps se retiró 48 kilómetros hacia Gazala, dejando en manos del enemigo El Adem que fue conquistado por la 70ª División de Infantería Británica y la posición “Knightsbridge” que fue ocupada por la 7ª División Blindada Británica. Mientras tanto los ítalo-germanos que habían conseguido resguardarse en una línea situada entre Gazala y Agedabia, fueron atacados el día 11 por fuerzas de la Commonwealth. Rápidamente las tropas británicas se apoderaron de Bir Hacheim, aunque los polacos y checos libres de la Brigada de Infantería Polaca “Cárpatos” y el 11th Batallón de Infantería Checoslovaco fueron rechazados en Gazala por las tropas de la 27ª División de Infantería Italiana “Brescia” y la 102ª División Motorizada Italiana “Trento”.

La Cordillera de Alem Hamza fue la siguiente línea en la que se resguardó el Afrika Korps antes de verse sometido el 13 de Diciembre a un ataque en tres alas: la 2ª División de Infantería Neozelandesa cargó contra la 27ª División de Infantería Italiana “Brescia”, la Brigada de Infantería Polaca “Cárpatos” contra la 17ª División de Infantería Italiana “Pavía” y la 102ª División Motorizada Italiana “Trento”, y la 4ª División de Infantería India contra la 15ª División Panzer. A pesar de que numerosas tropas italianas causaron baja y 14 tanques alemanes fueron destruidos durante la batalla, la llegada de la 132ª División Blindada Italiana “Ariete” salvó al Eje de la aniquilación porque rechazó a los Aliados en todos los sectores e hizo más de 1.000 prisioneros indios de la maltrecha 4ª División de Infantería India. Especialmente destacó en esta acción el soldado italiano Aurelio Zamboni de los “Bersaglieri”, quién en solitario y herido, eliminó un gran número de soldados indios malgastando la munición de su ametralladora y granadas de mano hasta que finalmente cayó muerto y fue condecorado a título póstumo con la Medalla de Oro al Valor.

Mientras los combates se sucedían en Gazala, el 15 de Diciembre de 1941 la 22ª Brigada Blindada Británica inició una maniobra de flanqueo atravesando más de 115 kilómetros del Desierto del Sáhara hasta tomar el enclave de Bir Halegh el Eleba. Ante aquella amenaza que asomaba a sus espaldas, el Afrika Korps rápidamente abandonó Gazala y emprendió una retirada sobre la Vía Balbia, la cual no estuvo exenta de incidentes como un bombardero de aviones Stukas que por error soltaron su carga sobre las tropas italianas provocando más de 100 bajas mediante “fuego amigo”, así como algunas incursiones de las tribus rebeldes sanussis que buscaban la independencia para Libia de Italia. Simultáneamente, las fuerzas anglo-indias que interpretaron correctamente el movimiento del enemigo, salieron en su persecución conquistando el Aeródromo de Bir Ben Tengeder el 17 de Diciembre, la ciudad de Mechili el 18, el puerto de Derna el 19 y la plaza de Msus el 22.

El 23 de Diciembre de 1941 el puerto de Bengasi fue ocupado por la 4ª División de Infantería India, lo que obligó al Afrika Korps a refugiarse en Agedabia el 25. Solamente 48 horas después, el 27 de Diciembre, el VIII Ejército Británico atacó esta posición sin éxito, al mismo tiempo en que la 22ª Brigada Blindada Británica que acababa de tomar El Haseiat, cargó el 28 contra Mersa El Brega para obtener un nefasto resultado después de que los carros alemanes la envolviesen y empujaran a los inglesas contra los cañones anticarro que destruyeron un gran número de tanques. Bastaron dos días para que la 22ª Brigada Blindada Británica se retirase derrotada tras haber sido destruidos 136 tanques británicos y haberse rendido 300 soldados, a costa de encajar los alemanes únicamente 14 carros que fueron pulverizados.

Oficialmente el 2 de Enero de 1942, todo el Afrika Korps abandonó ordenadamente la Cirenaica y se atrincheró en la línea inexpugnable de Mersa El Brega. Desde entonces y salvo una serie de infiltraciones de los comandos de las “Ratas del Desierto” que destruyeron 61 aviones y 30 vehículos italianos en instalaciones militares de Sirte, El Agheila y Agedabia para a continuación retirarse, ya no se produjeron más infiltraciones a través de Tripolitania. El VIII Ejército Británico que por aquel entonces se encontraba al límite de sus fuerzas, interrumpió su ofensivas para reponerse de las pérdidas y de paso centrar su atención en las fuerzas del Eje atrapadas junto a la frontera de Egipto.

La “Bolsa de Bardia-Sollum-Halfaya” había dejado sitiados a 14.000 hombres del Afrika Korps entre 4.000 alemanes y 10.000 italianos al mando del general Fedele de Giorgis. Sin posibilidad de escapar debido a que tenían el Mar Mediterráneo a la espalda, la 2ª División de Infantería Sudafricana se convirtió en la fuerza de sitio y también en la encargada de neutralizar la amenaza. El 2 de Enero de 1942 las tropas sudafricanas atacaron Bardia bajo el apoyo naval del crucero HMS Ajax y el cañonero HMS Aphis que finalmente se acabó rindiendo con 6.500 soldados y 35 cañones, a costa de 450 bajas sudafricanas (aunque se compensaron liberando de un campo de prisioneros cercano a 1.150 soldados aliados entre 650 neozelandeses y 500 británicos). Una semana más tarde, el 11 de Enero, los últimos 70 combatientes alemanes de Sollum también entregaron la plaza después de 56 días de asedio. Respecto al Paso de Halfaya, la resistencia de la 55ª División de Infantería Italiana “Savona” y un grupo de alemanes dirigidos por el oficial Wilhelm Bach fue mucho mayor porque aguantaron los innumerables asaltos de los sudafricanos hasta que el 18 de Enero de 1942 depusieron las armas por falta de agua, entregándose a continuación los últimos 6.500 defensores (4.300 italianos y 2.200 germanos), lo que definitivamente significó el fin de la “Operación Crusader”.

Conclusión

La “Operación Crusader” concluyó con un resultado de lo menos esperado para los dos bandos implicados en el Norte de África. Ni el Eje fue capaz de imaginarse ser expulsado de Cirenaica, ni los Aliados haber obtenido una gran victoria, a pesar del enorme coste en hombres y sobretodo material bélico que posteriormente pasaría factua al VIII Ejército Británico.

El Afrika Korps sufrió 24.500 bajas entre 2.300 muertos (1.200 italianos y 1.100 alemanes), 6.100 heridos (3.400 alemanes y 2.700 italianos) y 16.100 prisioneros (10.000 italianos y 4.100 alemanes); además de un material perdido de 340 tanques (220 alemanes y 120 italianos) y 332 aviones.

Los Aliados sufrieron 17.700 bajas entre 2.900 muertos, 7.300 heridos y 7.500 prisioneros; además de un material perdido de 800 tanques y 300 aviones.

Gracias a la victoria de los Aliados en la “Operación Crusader”, se impidió la invasión de Egipto por parte del Afrika Korps, se levantó el cerco a Tobruk y se empujaron a las fuerzas germano-italianas hacia Tripolitania. Sin embargo y pese a la derrota del Eje, la pronta llegada de refuerzos a Libia y las enormes pérdidas materiales del VIII Ejército Británico, facilitarían el contraataque de Erwin Rommel a inicios de 1942 y el prolongamiento de la Segunda Guerra Mundial en África hasta 1943.

 

Bibliografía:

-Santiago Gómez, Operación Crusader. Auchinleck reta a Rommel, HRM Ediciones (2016), p.41-133
-David Fraser, Erwin Rommel el Zorro del Desierto. “Capítulo 13 Panzer Gruppe Afrika”, Esfera de los Libros (2004), p.313-342
-Erwin Rommel, Memorias. “Capítulo VIII La campaña de invierno”, Altaya (2008), p.160-186
-Jon Latimer, El-Alamein. “Capítulo 2 Llega Rommel”, Inédita Editores (2004), p.85-88
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Operación Crusader”, S.A.R.P.E. (1978), p.624-626
-R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Operación Crusader”, Grijalbo, (2012), p.823