Desembarco en Trípoli

 

A principios del año 1941 la situación italiana en África era desesperante, los italianos habían sido rechazados de Egipto y toda su colonia en Cirenaica conquistada por los británicos con fuerzas muy superiores en la Operación Compass.

Alemania, aunque había hecho todo lo posible para enviar ayuda a Italia, se pensó en un principio la 3ª División Panzer, el Duce italiano Benito Mussolini rechazó todas las ofertas porque no quería compartir una victoria con los alemanes en Africa, al igual que había sucedido en Francia. Pero cuando la situación era crítica y el general británico Richard O’Connor se preparaba desde Cirenaica para lanzar una ofensiva contra Tripolitania, para así acabar con el Imperio Italiano en África, rápidamente Italia aceptó la ayuda alemana.

General Erwin Rommel.

Sin nadie esperarlo, un general llamado Erwin Rommel que se había distinguido en la campaña de Francia con su actuación con los tanques de la “División Fantasma”, fue elegido para el grupo expedicionario alemán en Africa. El 11 de Febrero Rommel tomó un avión a Roma para entrevistarse con el general italiano Alfredo Guzzoni del Cuartel General de las Fuerzas Armadas Italianas, allí se llegó a un acuerdo de enviar dos divisiones alemanas a Africa: la 5ª División Ligera y la 5ª División Panzer. Luego el joven general Rommel se trasladó a Sicilia para contar con el apoyo de la Luftwaffe estacionada en la isla al mando del general Erich Geissler. Las entrevistas que mantuvo Rommel en Italia ese concluyeron en el montaje de la “Operación Sonnenblume” o “Girasol”, consistente en que las fuerzas alemanas enviadas en Africa contuvieran temporalmente a los británicos para rescatar a las divisiones italianas. Tal y como se aprobó la expedición iba a ser una misión de rescate en un principio, aunque la situación cambiaría considerablemente una vez allí.

Los italianos y los alemanes sin saberlo, al mismo tiempo que Rommel mantenía entrevistas por Italia, el general británico O’Connor daba orden de avanzar sobre Trípoli, pero retrasos de última hora como el envío de la 7ª División Blindada a Egipto para reorganizarse y una cuantiosas fuerzas trasladas a Grecia que en ese instante estaba siendo invadida por el Eje, hizo que los británicos mantuvieran las posiciones en el Desierto del Sáhara junto a Tripolitania.

Rommel puso el pié en Africa por primera vez en su vida el 12 de Febrero de 1941, después de viajar en avión a Trípoli y aterrizar en el aeródromo de Castel Benito. Nada más llegar estudió la situación a las 13:00 horas de aquel dia con el general Italo Gariboldi al mando de las fuerzas italianas en Africa. En aquel momento los italianos sólamente contaban con las divisiones Brescia y Pavia situadas en Trípoli, y la División Ariete que acampaba cerca de Sirte con 60 tanques ligeros. La información que tenían tanto Gariboldi como Rommel acerca de unas fuerzas británicas muy superiores a las del Eje era errónea, pues los británicos en aquel momento disponían de un despliegue bastante más reducido del que los ítalo-germanos se esperaban.

Rommel cansado bebe un vaso de agua junto a oficiales italianos. Tanto a él como a sus hombres, la llegada a Africa les supuso un cambio físico y mental muy duro.

Los británicos del general en jefe en Africa, Archibald Wavell, y O’Connor contaban para la ofensiva únicamente con la 2ª División Blindada que había llegado de reemplazo desde Gran Bretaña sin tener experiencia en el desierto, la 9ª División Australiana y el Cuerpo ANZAC compuesto por neozelandeses y australianos, además de otras unidades menores con 33 tanques en buen estado. Todas estas fuerzas británicas se concentraban en la frontera de Cirenaica con Tripolitania y algunas en El Agheila.

Rommel que discutía con Gariboldi la colocación de las dos divisiones alemanas para cuando llegaran a Trípoli, se fué a investigar el sólo las posibles zonas de combate para hacer ver que su amigo italiano estaba equivocado. Entre los días 12 y 13 de Febrero el general partió hacia el Este para inspeccionar la región, allí encontró un lugar ideal que le marcaba su inigualable instinto, se trataba de la zona del Golfo de Sirte. Rommel de nuevo volvió a Trípoli y recomendó a Garibaldi dicha zona de Sirte para defender. Poco convencido el italiano aceptó, aunque Rommel no se equivocaba.

El 14 de Febrero llegaron las primeras tropas alemanas por barco al puerto de Trípoli, era el 3º Batallón de Reconocimiento que formaba parte de la 5ª División Ligera. Los alemanes desfilaron disciplinadamente por Trípoli causando admiración por los civiles libios. Horas después subieron en camiones y fueron transportados por el desierto. A las 48 horas de salir de Trípoli, el día 16 de Febrero, llegaban a la zona desértica junto a las costa del Golfo de Sirte a 450 kilómetros de la capital libia.

Rommel y los alemanes en el desierto descubrieron rápidamente lo hostil que era luchar en esa zona: las enormes distancias, el clima caluroso, la arena, la importancia del agua y sus pozos, entre otras horribles cosas que afectaban a los hombres, equipos, tanques y vehículos. Como era de esperar en un principio hubo problemas con el tema de los uniformes alemanes al no adaptarse al clima, pero en pocos días se concedió a los hombres ropas del desierto en condiciones. El día 19 de Febrero el pequeño ejército de alemanes en Africa recibiría un nombre que pasaría a la historia: Deutsches Afrika Korps (DAK).

Muelles de Trípoli para el Afrika Korps en Libia.

Durante días el Afrika Korps de Rommel fue hinchándose de tropas y material procedentes de Europa que desembarcaban en Trípoli y que conformaban la 5ª División Panzer y la 5ª División Ligera. Aunque Rommel tenía su cuartel general en la zona de Sirte, en Trípoli los alemanes que desembarcaban ayudados por italianos, se dedicaban a descargar con asombrosa velocidad el material de los buques, a llenar los almacenes que se rebosaban con rapidez y quedaban limpios al instante, para después atestar el desierto de columnas de vehículos en dirección al Este. Hasta 7.000 camiones ayudaron a trasladar el Afrika Korps desde Trípoli a Sirte. El trabajo en Tripolitania se hizo con un excelente orden y brillante velocidad. Rommel para mayor seguridad e intimidar a los británicos mientras se llevaban a cabo las labores de desembarco, dispuso a lo largo de Sirte y otras zonas de Tripolitania maquetas de tanques en madera y camiones ocultos bajo una lona por dónde sobresalía un cañón de 88 milímetros, a veces también en coches Volkswagen. Esta táctica atemorizó a los británicos haciéndoles creer que se enfrentaban a fuerzas más superiores de las que ellos pensaban, por lo que desistieron en molestarlas.

El primer encuentro entre el Afrika Korps alemán y los británicos se produjo el 24 de Febrero de 1944, cuando un coche blindado de la King’s Dragon Guards británica fue asaltado en pleno desierto por una unidad alemana que lo capturó sin problemas, se hicieron tres prisioneros, entre ellos un oficial.

Pasaron semanas y llegó Marzo, los británicos aún no habían lanzado la ofensiva y Rommel empezó a sospechar que algo ocurría. A principios de ese mes los italianos tuvieron un problema con fuerzas rebeldes de la Francia de Vichy en la frontera de Tripolitania con el Chad, el Afrika Korps envió una fuerza motorizada que regresó en seguida cuando los italianos por si solos resolvieron la situación. Tras ese pequeño incidente los británicos continuaron sin actuar, por lo que Rommel decidió que era el momento de intervenir.

Gracias a los tanques falsos colocados anteriormente la División Brescia italiana se desplegó en el área Mugtaa sin problemas, una posición fuerte con desfiladeros muy difíciles de flanquear. Entonces en la zona de Mugtaa, la Brescia se abrió pasó y la 5ª División Ligera alemana avanzó sin problemas contra las unidades británicas superándolas fácilmente.

Tanque alemán Panzer PzKpfw III en una calle árabe de Trípoli.

Terminaron de desembarcar las últimas tropas germanas en Trípoli el 11 de Marzo. El 5º Regimiento Panzer trajo una potente fuerza de 120 tanques, entre ellos 60 eran ligeros, y el resto eran Panzers III y Panzers IV. La infantería disponía de 46.500 soldados, de los cuales 9.500 eran alemanes y 37.000 italianos.

Con la miniofensiva lanzada por Rommel, el resto de días el Afrika Korps cogió por sorpresa a las unidades británicas en el desierto. La estratégia de Rommel de camuflar los tanques había funcionado a la perfección, ya que los británicos los habían confundido inocentemente y comenzaron a retirarse por el Sur de Cirenaica. Finalmente el 24 de Marzo el Afrika Korps entró en El Agheila y su fortín destruyendo a toda la guarnición británica.

Tras la caída de El Agheila finalizaba el desembarco alemán en Africa y se aseguraba toda Tripolitania, a partir de ese momento empezaría la leyenda de Rommel el Zorro del Desierto y sus Afrika Korps.

 

Bibliografía:

David Fraser, Erwin Rommel el Zorro del Desierto. “Capítulo 11 Girasoles en África”, Esfera de los Libros (2004), p.247-264
Erwin Rommel, Memorias. “Capítulo VI Primer periodo de la guerra en África”, Altaya (2008), p.102-111
Jon Latimer, El-Alamein. “Capítulo 2 Llega Rommel”, Inédita Editores (2004), p.71-72
Kenneth Mackesey, Beda Fomm la victoria clásica. “El fin del principio”, San Martin el Siglo de la Violencia (1971), p.152-159
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Rommel restablece el equilibrio en el frente de África del Norte”, S.A.R.P.E. (1978), p.459