Desembarco de Dieppe

La Batalla de Dieppe fue una de las operaciones anfibias más desastrosas de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial. La fallida acción que estuvo protagonizada por el Ejército Canadiense mediante un desembarco contra la costa occidental de Francia, terminó en un completo fracaso a nivel de pérdidas tanto en hombres, como en buques y como en aviación debido a que las fuerzas del Ejército Alemán eran todavía muy poderosas, lo que retrasaría la invasión del continente casi hasta el “Día-D” en 1944.

“Operación Jubilee”

Desde la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y la victoria del Ejército Rojo en la Batalla de Moscú de Diciembre de 1941, Iósif Stalin se impacientaba al comprobar como los Aliados no abrían el tan reclamado “segundo frente” que aliviara la presión de la Unión Soviética y distrajese fuerzas del Eje desde el Frente Oriental hacia el Frente Occidental de Europa. Al igual que el mandatario soviético, una gran parte de la opinión pública anglo-sajona era favorable a dicho plan, tal y como quedó demostrado a principios de 1942 durante dos grandes manifestaciones, una en la Plaza Traffalgar Square de Londres y otra en la Plaza Madison Square de Nueva York al grito de “¡un segundo frente ya!”. No obstante y haciendo caso omiso a las presiones, el Primer Ministro Winston Churchill sabía que una operación anfibia en el continente europeo era simplemente un suicidio, ya que los Aliados todavía carecían de capacidad militar para una invasión de aquellas características.

A pesar de los desacuerdos entre Gran Bretaña, Estados Unidos y la URSS por el “segundo frente”, finalmente los Aliados dieron su brazo a torcer ante el Kremlin, en parte gracias a la influencia del almirante Lord Louis Mounbatten que estaba muy interesado en volver a pisar el continente después de la humillante evacuación de Dunkerque en 1940. Así fue como nacieron tres operaciones posibles para atacar Europa a través de Francia: 1) la “Operación Roundup” consistente en desembarcar 48 divisiones entre Boulagne y Le Havre; 2) la “Operación Sledgehammer” basada en depositar 7 divisiones para tomar los puertos de Cherburgo y Brest; y 3) la “Operación Rutter” para ocupar Dieppe que se desestimó porque una de las flotillas de entremiento fue atacada por lanchas torpederas alemanes (lo que hizo creer a los mandos que habían sido descubiertos). Descartadas todas las misiones y después de muchas discusiones, el general Bernanrd Montgomery que fue nombrado supervisor en caso de materializarse la campaña, propuso limitar la acción de la cancelada “Operación Rutter” sobre Dieppe a un simple ataque de mano para causar los máximos daños en las instalaciones alemanas y después retirarse. Así fue como nació la “Operación Jubilee”.

Canadá y no ninguna de las tres potencias del bando de los Aliados fue el país escogido para llevar a cabo la “Operación Jubilee” (“Júbilo” porque precisamente fueron emigrantes franceses originarios de Dieppe los que descubrieron y colonizaron Canadá durante la Edad Moderna). La elección de los canadienses por un mandato oficial del 13 de Mayo de 1942, bajo autorización previa del Primer Ministro William Mackencie King que hasta entonces había sido reacio a involucrarse mucho en la Segunda Guerra Mundial (por miedo a que se repitiesen los motines de la Gran Guerra), estuvo fundamentada en que sobre las Islas Británicas solo había divisiones del Ejército Canadiense, ya que el Ejército Británico y demás fuerzas de la Commonwealth se hallaban desplegadas sobre África, el Oriente Medio y la región Asia-Pacífico.

La 2ª División de Infantería Canadiense al mando John Roberts sería la protagonista del raid sobre Dieppe, consistente en ocupar la ciudad durante ocho horas en las que debían destruirse los cañones de costa, las estaciones de radio, el radar del modelo “Freya”, los depósitos de combustible, la línea de ferrocarril y los hangares del cercano Aeródromo de Sain Aubin, además de estudiar la reacción alemana a la presencia enemiga y de paso capturar unas barcazas militares para su posterior estudio técnico en Inglaterra. Como el puerto estaba separado por el Río Arques y dos promontorios con artillería dominaban la metrópoli a ambos lados de la desembocadura, de madrugada el Regimiento Real del Canadá se adelantaría al grueso de la invasión para eliminar la batería de la “Playa Azul” al este y los Regimientos de Infantería “Queen’s Own Cameron Highlanders” y “South Saskatchewan” harían lo propio con la batería de la “Playa Verde” al oeste. Neutralizados estos objetivos, en el sector central sobre la “Playa Blanca” y la “Playa Roja” desembarcaría el resto de la división con el Regimiento de Infantería Ligera “Royal Hamilton”, el Regimiento de Fusileros “Mont Royal”, el Regimiento de Infantería Escocés “Essex”, el 14th Batallón Blindado “Calgary”, el Comando A de los Marines Reales Británicos y el 1st Batallón de Infantería Naval Francés Libre. De hecho y para facilitar las cosas, en el extremo oriental del dispositivo germano las fuerzas especiales anglo-norteamericanas del Comando Nº3 y el 1º Destacamento Estadounidense de “Rangers” probarían destruir la “Batería Goebbles” del pueblo de Petit Berneval sobre la denominada “Playa Amarilla” y en el extremo occidental los del Comando Nº4 imitarían la maniobra contra la “Batería Hess” de Vasterial sobre la “Playa Naranja”.

Aproximadamente los Aliados reunieron a 6.500 soldados (5.000 canadienses, 1.000 británicos y 50 estadounidenses); y un material de 58 tanques, así como una escuadra naval de 237 navíos entre 8 destructores (7 británicos y 1 polaco), 1 cañonero, 9 transportes y 219 lanchas de desembarco.

Ejército Aliado:
2ª División de Infantería Canadiense
·4ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento de Infantería Ligera Canadiense “Royal Hamilton”
-Regimiento Real del Canadá
-Regimiento de Infantería Escocés “Essex”
·5ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento Real Canadiense “Black Watch”
-Regimiento de Infantería Canadiense “Calgary Highlanders”
·6ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento Real de Fusileros Canadiense “Mont Royal”
-Regimiento de Infantería Canadiense “Queen’s Own Cameron Highlanders”
-Regimiento de Infantería Canadiense “South Saskatchewan”
-Compañía de Infantería Canadiense “Lorne Scots”
·14th Batallón Blindado Canadiense “Calgary”
-3º Destacamento de Artillería Antiaérea Canadiense
-4ª Destacamento de Artillería de Campaña Canadiense
-Destacamento de Ametralladoras Escocés “Toronto”
·Comandos Aliados
-3º Comando Británico
-4º Comando Británico
-Comando Real de Marines Británico “Royal Marines”
-1º Destacamento Estadounidense “Rangers”
-1st Batallón Naval de Fusileros Francés Libre

Flota Aliada:
-8 Destructores: HMS Albrighton (inglés), HMS Berkeley (inglés), HMS Bleasdale (inglés), HMS Brocklesby (inglés), HMS Calpe (inglés), HMS Fernie (inglés), HMS Garth (inglés) y ORP Slazak (polaco).
-1 Cañonero: HMS Locust (inglés).
-9 Transportes: HMS Duke of Wellington (inglés), HMS Glengyle (inglés), HMS Invicta (inglés), HMS Prince Charles (inglés), HMS Prince Leopold (inglés), HMS Princess Beatrix (inglés), HMS Princess Astrid (inglés), HMS Prins Albert (inglés) y HMS Queen Emma (inglés).
TOTAL = 18 Navíos

Defensas del Eje

Desde que los Aliados evacuaron Francia en 1940 y el Tercer Reich ocupase el país, los alemanes se sentían muy seguros en lo que se habían apodado como la “Fortaleza Europea (Festung Europa)”. En el caso de Dieppe, por ser uno de los puertos más próximos al Paso de Calais y por tanto más cercanos a la costa de las Islas Británicas, era uno de los sectores que más estaban en alerta, sobretodo después de que el reconocimiento de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) hubiese divisado movimientos de tropas en los muelles del sur de Inglaterra. Ante tales síntomas de actividad en territorio enemigo, el Grupo de Ejércitos D al mando del veterano mariscal Gerd Von Rundest optó por reforzar las defensas costeras sin saber que muy pronto se les vendría encima la “Operación Jubilee”.

La guarnición del Ejército Alemán (Wehrmacht) desplegada en Dieppe era muy escasa para defender un frente de 1’5 kilómetros entre los pueblos de Petit Berneval y Quiberville, teniendo como eje central del dispositvo la propia ciudad y el Estuario del Río Arques. Se trataba de la 302ª División de Infantería Estática al mando del general Konrad Hasse con la 216ª y 813ª Baterías de Artillería, la 770ª Batería de Costera y el Grupo Pesado de Artillería Antiaérea. Dichas unidades, pese a disponer únicamente de un hombre por cada tres del enemigo, al menos componían una entidad de tropas veteranas y muy bien fortificadas, no solo por los reductos que de este a oeste se intercalaban frente a la costa con las Baterías “Goebbles”, “Rommel”, “Hitler”, “Hindenburg”, “Bismarck” y “Hess”, sino porque el litoral disponía de una orografía muy ventajosa con paredes rocosas, escollos profundos de piedra caliza, playas atestadas de guijarros (muchos de 15 centímetro de diámetro) y una plataforma resbaladiza junto al agua de 800 metros que hacía una pendiente realmente difícil de subir para todo aquel que intentase desembarcar en Dieppe.

Aproximadamente el despliegue del Ejército Alemán era de 2.000 soldados alemanes protegidos por 16 baterías de costa con 33 cañones (tres de 170 milímetros, diez de 150 milímetros, cuatro de 105 milímetros y dieciséis de 100 milímetros), 20 piezas de artillería antiaérea (cinco pesadas y quince ligeras), 6 nidos de ametralladoras y 300 aviones (200 cazas y 100 bombarderos).

Ejército Alemán:
302ª División de Infantería Estática
-570º Regimiento de Infantería
-571º Regimiento de Infantería
-572º Regimiento de Infantería
-302º Regimiento de Artillería
-302nd Batallón de Reconocimiento
-302nd Batallón Contracarro
-302nd Batallón de Ingenieros
216ª Batería de Artillería
813ª Batería de Artillería
770º Batería de Costa
Grupo Pesado de Artillería Antiaérea

Desembarco de Dieppe

Después de partir del puerto de Newhaven en Inglaterra la noche del 18 de Agosto de 1942, las 237 embarcaciones de la Marina Real Británica (Royal Navy) cruzaron el Canal de la Mancha y a las 3:00 horas de la madrugada de la jornada del 19 se presentaron a tan sólo 8 millas náuticas de Dieppe. Casi de inmediato, las lanchas de desembarco cargadas de tropas se separaron de las naves nodrizas y bajo el más absoluto silencio se dirigieron sigilosamente hacia las playas del norte de Francia.

La aproximación a las costas de Dieppe se efectuó sin incidentes hasta que a las 3:35 horas, cinco pesqueros alemanes que casualmente estaban faenando en la zona avistaron a la flota enemiga y lanzaron bengalas, iluminando de forma repentina toda el área marítima. Perdido el factor sorpresa, las baterías de costa comenzaron a disparar contra los canadienses, hundiendo a la primera embarcación de un certero proyectil y luego a otras seis más hasta sumar un total de siete que quedaron sumergidas con todo su equipo en medio del Canal de la Mancha.

Como la mayor parte de las barcazas hundidas pertenecían al 3º Comando Británico del teniente coronel Durnford Slater, en cuanto los supervivientes entre los que se encontraban los norteamericanos del 1º Destacamento Estadounidense de “Rangers” desembarcaron en “Playa Amarilla” a las 3:47 horas, la guarnición germana de Petit Berneval y la “Batería Goebbles” les destrozaron con tiros de fusilería y proyectiles de artillería hasta aniquilar completamente al contingente anglo-estadounidense que sufrió 37 muertos y 103 prisioneros. Bastante mejor les fue a las fuerzas especiales inglesas del 4º Comando Británico del teniente coronel Lord Lovat porque después de poner el pie en la “Playa Naranja” un total de 257 hombres, el sargento Jimmy Dunning consiguió emplazar un mortero con el que al segundo impacto acertó en un depósito de cordita que ardió hasta volatilizar en mil pedazos la “Batería Hess”. Cumplida la misión en el sector de Vasterial, las tropas británicos izaron sobre los restos humeantes del reducto la bandera de la “Union Jack”.

Playa de Dieppe el 19 de Agosto de 1942. Sobre los guijarros y cantos rodados se encuentran tumbados dos soldados canadienses heridos y dos tanques Churchill destruidos por el fuego de la artillería del Ejército Alemán.

Minutos antes del amanecer del 19 de Agosto de 1942, 554 efectivos del Regimiento Real del Canadá al mando del teniente coronel Douglas Cato se aproximaron a bordo de los transportes HMS Queen Emma y HMS Princess Astrid con la misión de asegurar la “Playa Azul”, aunque desde el principio las cosas salieron mal porque algunas de las lanchas de acompañamiento que seguían a la embarcación guía MGB-316, se separaron de la formación tras confundirla con la MGB-315 que discurría por un rumbo distinto. El error costó 31 minutos de retraso en la operación porque al desembarcar en “Playa Azul”, los canadienses se encontraron con que los alemanes acababan de traer refuerzos desde el pueblo de Puys, dejando completamente inmovilizados a los invasores que solo pudieron conquistar 3 metros de terreno en el malecón. Allí permanecerían atascados, ya que pese a los intentos de lanzarse al ataque sobre una “tierra de nadie” de 100 metros separada por una alambrada de espino, las tropas canadienses tuvieron que correr a buscar refugio a la orilla después de sufrir 227 muertos (tal fue el pánico por lo ocurrido que los oficiales de las lanchas de la segunda oleada tuvieron que amenazar a punta de pistola a sus hombres para que descendieran a la playa mientras contemplaban la masacre de sus compañeros).

Al amanecer del 19 de Agosto, un total de 1.026 efectivos de los Regimientos de Infantería Canadiense “South Saskatchewan” y “Queen’s Own Cameron Highlanders” iniciaron el desembarco en la “Playa Verde”, eliminando a los escasos defensores germanos y subiendo un muro de 2 metros de altura, antes de entrar en la ciudad de Pouerville y ocupaarla sin problemas después de hacer prisioneros a 50 soldados alemanes que no tuvieron tiempo de defenderse. Acto seguido los canadienses tomaron la aldea desprotegida de Petit Appeville y emprendieron la marcha hacia el Aeródromo de Saint Aubin, hasta que de repente fueron detenidos en seco por el nido de ametralladoras emplazado en uno de los puentes sobre el Río Scire. A partir de este punto se iniciaría una batalla sobre los márgenes del cauce que concluyó en una auténtica sangría para los incursores al costarles 160 muertos y un repliegue hacia atrás para resguardarse entre la protección que ofrecían las viviendas de Pouerville.

Con plena luz del día 19, los 2.502 efectivos del 14th Batallón Blindado Canadiense “Calgary”, del Regimiento de Infantería Ligera Canadiense “Royal Hamilton”, del Regimiento de Infantería Escocés “Essex”, del Comando A de los Marines Reales Británicos y del 1st Batallón de Infantería Naval Francés Libre, iniciaron la operación anfibia en Dieppe con una cortina de humo previa que extendieron bombarderos Boston y un fuego preliminar de cuatro destructores contra la costa. En cuanto los soldados canadienses y demás fuerzas de la Commonwealth desembarcaron en los dos kilómetros de ancho que conformaban la “Playa Roja” y la “Playa Blanca”, pronto quedaron estancados primero sobre los escollos de la orilla y luego sobre la explanada de 200 metros cargada de jardines mientras los alemanes disparaban desde las azoteas de los edificios, las cuevas de los acantilados y del castillo sobre uno de los promontorios rocosos. De nada sirvieron los 28 de los 30 tanques Churchill desembarcados porque bien quedaron inmovilizados a causa de los guijarros de la playa o bien por los bloques de hormigón de 2 metros a la entrada del puerto que los convirtieron en blancos fáciles para los cañones anticarro con la consiguiente destrucción de la mayoría. Poco a poco el agua se tiñó de roja con cadáveres flotando y la orilla atestada de heridos y soldados arrastrándose hacia la protección de los muros del paseo marítimo. De hecho tal fue la desesperación, que los ingenieros se sacrificaron colocando su cuerpo encima de las alambradas de espino para que sus compañeros pasaran por encima ellos y se internaran en Dieppe.

Apocalíptica fotografía del desembarco en Dieppe. Sobre la playa yacen numerosos cadáveres de tropas canadienses, dos tanques Churchill destruidos y una barcaza ardiendo por el fuego.

Tampoco la batalla dentro de la ciudad de Dieppe se desarrolló positivamente para los Aliados Occidentales porque después de conseguir ocupar las tropas canadienses y escocesas el Bulevar y la Plaza Esplanade, en seguida fueron puestas en fuga por los cinco cañones ocultos dentro del Casino. A raíz de esta última fortificación con que los invasores no habían contado, los soldados escoceses asaltaron el edificio, logrando despejar la planta baja después de pelear contra los alemanes habitación por habitación a base de arrojar granadas por los huecos. A dicho duelo se sumaron 17 tanques Churchill desde el exterior, aunque como los germanos todavía seguían controlando las piezas de artillería en los niveles superiores del Casino, destruyeron a 16 de los carros (el último fue capturado al caerse accidentalmente en una fosa durante la huida). Gracias a esta paliza infligida al 14th Batallón Blindado Canadiense “Calgary”, al final los alemanes arrebataron a los escoceses la planta baja y retomaron de una vez por todas el Casino.

Según el plan de los Aliados, si antes de las 9:00 horas no se había ocupado Dieppe, se consideraría que la “Operación Jubilee” había fracasado y por tanto se procedería a la retirada en dirección a Inglaterra. Una vez superado de sobra ese tiempo, los mandos responsables de las playas ordenaron el repliegue general bajo el código de “Operación Vanquish”. Así fue como los miles de canadienses retrocedieron de la ciudad hacia el malecón aprovechando una humareda que las tropas escocesas provocaron incendiando la Fábrica de Tabaco. Desgraciadamente el reembarque no fue sencillo porque se retrasó casi hasta las 11:00, cuando los soldados impacientes y desesperados se empujaron unos a otros para subir a las embarcaciones, haciendo que más de una lancha zozobrara, sin obviar con que los alemanes no dejaban de bombardearles con proyectiles y que también la aviación británica en una ocasión arrojó sus bombas por error contra sus propios hombres.

Mientras tenía lugar la evacuación que a las 12:15 horas se completó en Pourville con la retirada de 600 efectivos, en el aire se desarrolló una intensa batalla sobre Dieppe entre el Sector 11 de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) y la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) que liderada el general Trafford Leigh-Mallory contra la III Flota Aérea de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) del general Hugo Sperrle. Gracias a que los cazas y cazabombarderos anglo-estadounidenses Spitfire, Hurricane, Typhoon, Defiant y P-51 Mustang acosaron a los interceptores germanos Focke Wulf Fw 190 y a los bombarderos Dornier Do 217 y Heinkel He 111, todas las embarcaciones y lanchas de desembarco pudieron sacar a 621 soldados del malecón de Dieppe a las 12:47 horas. Sin embargo y pese a esta eficaz cobertura desde el cielo que fue decisiva para la huida de las tropas en tierra, un total de 190 pilotos perdieron la vida contando 62 muertos, 30 heridos y 17 prisioneros.

Hundimiento del destructor británico HMS Berkeley tras ser alcanzado por un avión alemán Dornier Do 217 cuando prestaba apoyo a la evacuación marítima de Dieppe.

Oficialmente a las 13:00 horas del 19 de Agosto de 1942 la última barcaza abandonó el puerto de Dieppe cubierta por una cortina de humo de los bombarderos Boston. No obstante, tan solo a los quince minutos de estar navegando por el Canal de la Mancha, a las 13:14, un solitario bombardero alemán Dornier Do 217 interceptó a la flota en retirada y arrojó una bomba que impactó en el destructor británico HMS Berkeley y mató a 13 de sus marineros. Como el buque quedó completamente inmóvil a la deriva, su tripulación tuvo que ser trasladada al destructor HMS Albrighton, el cual disparó un torpedo contra su gemelo que no tardó en escorar y hundir al HMS Berkeley (evitando su captura por parte del enemigo).

Resultado

El resultado de la Batalla de Dieppe fue de un auténtico desastre para los Aliados Occidentales y en especial para Canadá que se había hecho responsable de la “Operación Jubilee”. Durante las doce horas en que se había prolongado durado la lucha en la costa norte de Francia, aproximadamente el 75% de la fuerza desembarcada había causado baja, casi todos los tanques se habían perdido y lo que era peor, la 2ª División de Infantería Canadienses había dejado de existir y la plantilla original de los Comandos Británicos se hallaba reducida a menos del 50%, lo que convertía a esta misión en una de las catástrofes ofensivas más escandalosas de la Commonwealth durante la Segunda Guerra Mundial.

Los Aliados sufrieron un total de 4.373 bajas entre muertos, heridos y prisioneros (3.439 canadienses y 934 británicos), perdieron un material terrestre de 58 tanques y les hundieron el destructor HMS Berkeley y 33 barcazas, además de ser derribados en el aire 106 aviones entre 100 cazas y 6 bombarderos (según el modelo 64 Spitfire, 20 Hurricane, 10 P-51 Mustang, 6 Typhoon y 6 Boston).

El Tercer Reich encajó un total de 590 bajas entre 311 muertos y 280 heridos, así como el derribo de 48 aviones (según el modelo 23 cazas Focke Wulf Fw 190 y 25 bombarderos Dornier Do 217).

Soldado alemán contempla los cadáveres de los soldados canadienses entre la playa de guijarros y el malecón de Dieppe.

Después de la Batalla de Dieppe, los Aliados no volvieron a intentar una nueva operación anfibia en Francia hasta que se aprendieron de los errores cometidos: un conocimiento previo del terreno, estudio del tipo de suelo en las playas (a evitar los guijarros), mejor apoyo aéreo, debilitamiento previo de las defensas con la flota, necesidad del empleo de paracaidistas en la retaguardia, barcazas más blindadas, despliegue de ingenieros para volar los obstáculos a los tanques, marinería instruida en guiar a las embarcaciones, etcétera. Una vez subsanadas las equivocaciones de Dieppe, el resto de desembarcos de la Segunda Guerra Mundial tuvieron más éxito, desde la “Operación Torch” sobre Marruecos en 1942, hasta la “Operación Husky” sobre Italia en 1943, y por supuesto la “Operación Overlord” sobre Normandía en 1944.

 

Bibliografía:

-Basil Liddle Hart, Matanza en Dieppe, Revista Así fue la Segunda Guerra Mundial Volumen 41 (1972), p.177-192
-Diego Palma Urbina, El Desembarco de Dieppe, Revista HRM Nº14 (2019), p.39-51
-Fernando Garcés, Dieppe ¿Un Ensayo para el Día-D?, Revista Especial Clio Nº20, (2014), p.36-43
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 3, “La Trágica Incursión de los Canadienses en Dieppe”, S.A.R.P.E. (1978), p.835-841
-R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Incursión de Dieppe”, Grijalbo, (2012), p.841