Desembarco de Dieppe

 

Dieppe fue una de las operaciones más inútiles y desastrosas de la Segunda Guerra Mundial. Precedente del Desembarco de Normandía con dos años de antelación, la misión anfibia en este puerto francés no produjo ningún cambio significativo en el devenir del conflicto salvo el coste en vidas.

Aliados

Iósif Stalin, líder de la Unión Soviética, se impacientaba al ver que los Aliados no abrían el tan reclamado “segundo frente” que aliviara la presión del Ejército Rojo en Rusia y distrajese fuerzas del Eje desde el Frente Oriental hacia el Frente Occidental. Al igual que Stalin, una gran parte de la opinión pública occidental era favorable a dicho plan, tal y como quedó demostrado a principios de 1942 en las manifestaciones de las plazas de Traffalgar Square en Londres y Madison Square en Nueva York al grito de “¡un segundo frente ya!”. Contrariamente el Primer Ministro británico Winston Churchill sabía que una operación anfibia en la Europa Continental era simplemente un suicidio, ya que ni Reino Unido ni Estados Unidos tenían capacidad militar para ello. No obstante, no mover los dedos también suponía un escenario negativo para los Aliados porque cada vez hacía más ancha la brecha entre anglo-estadounidenses y soviéticos, al hacer ver que los primeros no hacían nada útil para los segundos. Precisamente ésa fue la razón y no otra por la cual Churchill aprobó el 13 de Mayo de 1942 un desembarco en Francia sobre Dieppe con la intención de marcarse tres objetivos: 1) destruir dicho puerto estratégico; 2) ver la capacidad de reacción alemana ante un desembarco a gran escalada en el futuro; y 3) simular posteriormente una retirada ante Stalin para que dejase de incitar durante un tiempo la apertura de un segundo frente.

Bajo el nombre de “Operación Rutter” el Imperio Británico aprobó el desembarco sobre Dieppe, cediendo el mando de la misión a Canadá, tal y como pactó Londres con el Primer Ministro canadiense William Mackenzie King. Así pues, Canadá sería la nación responsable de la operación, mientras que a nivel militar el general Bernard Montgomery tomó las riendas. Precisamente Montgomery planificó la invasión de la siguiente manera: un asalto aéreo en paracaídas y un desembarco anfibio aprovechando una noche de luna llena que favoreciese la marea alta del Canal de la Mancha al norte de Francia y que facilitase la retirada pasadas las 12 horas del mediodía. Fijada la misión para el 4 de Julio, las imprevistas condiciones climatológicas de viento impidieron que se efectuase el desembarco, por lo que se introdujeron una serie de cambios que complicaron más la situación. Entre las modificaciones estuvieron el cese del general Montgomery por el almirante Lord Louis Mounbatten, el retraso de la fecha hasta el 18 de Agosto, la suspensión del lanzamiento paracaidista y la sustitución del nombre original por el de “Operación Jubilee” (“Júbilo” porque como la operación la dirigían canadienses, curiosamente fueron franceses originarios de Dieppe los que descubrieron y colonizaron Canadá siglos atrás).

Canadá sería el país que más aportaría a la “Operación Jubilee” con la 2ª División de Infantería Canadiense repartida en la 4ª, 5ª y 6ª Brigadas de Infantería, más el 14º Regimiento Blindado; mientras que Gran Bretaña iría en segundo lugar con los 3º y 4º Comandos, así como el Comando Real de Marines “Royal Marines”. Estados Unidos aportaría el 1º Destacamento de “Rangers”; así como Escocia al Regimiento “Essex”. Por último estaría el 1st Batallón Naval de Fusileros Franceses Libres prestado por la Francia Libre del general Charles De Gaulle, cuyos hombres estaban ansiosos por poner el pie de nuevo en su patria. Todas estas fuerzas tendrían la misión de desembarcar en cinco playas de oeste a este en el siguiente orden: Varengville, Pourville, Dieppe, Le Puy y Berneval.

Aproximadamente los Aliados desplegaron a 6.500 soldados (5.000 canadienses, 1.000 británicos y 50 estadounidenses); y un material de 58 tanques modelo Churchill; así como una escuadra naval de 237 navíos entre 8 destructores (7 británicos y 1 polaco libre), 1 cañonero, 9 transportes y 219 lanchas de desembarco.

Ejército Aliado:
2ª División de Infantería Canadiense
·4ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento de Infantería Ligera Canadiense “Royal Hamilton”
-Regimiento Real Canadiense
-Regimiento de Infantería Escocés “Essex”
·5ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento Real Canadiense “Black Watch”
-Regimiento de Infantería Canadiense “Calgary Highlanders”
·6ª Brigada de Infantería Canadiense
-Regimiento Real de Fusileros Montados Canadiense
-Regimiento de Infantería Canadiense “Queen’s Own Cameron Highlanders”
-Regimiento de Infantería Canadiense “South Saskatchewan”
-Compañía de Infantería Canadiense “Lorne Scots”
·14º Regimiento Blindado Canadiense
-3º Destacamento de Artillería Antiaérea Canadiense
-4ª Destacamento de Artillería de Campaña Canadiense
-Destacamento de Ametralladoras Escocés “Toronto”
·Comandos Aliados
-3º Comando Británico
-4º Comando Británico
-Comando Real de Marines Británico “Royal Marines”
-1º Destacamento Estadounidense “Rangers”
-1st Batallón Naval de Fusileros Francés Libre

Flota Aliada:
-8 Destructores: HMS Albrighton (inglés), HMS Berkeley (inglés), HMS Bleasdale (inglés), HMS Brocklesby (inglés), HMS Calpe (inglés), HMS Fernie (inglés), HMS Garth (inglés) y ORP Slazak (polaco libre).
-1 Cañonero: HMS Locust (inglés).
-9 Transportes: HMS Duke of Wellington (inglés), HMS Glengyle (inglés), HMS Invicta (inglés), HMS Prince Charles (inglés), HMS Prince Leopold (inglés), HMS Princess Beatrix (inglés), HMS Princess Astrid (inglés), HMS Prins Albert (inglés) y HMS Queen Emma (inglés).
TOTAL = 18 Navíos

Alemania

Desde que los Aliados habían abandonado Francia en 1940 y el Tercer Reich había ocupado el país, los alemanes se sentían muy seguros en lo que se empezaba a conocer como la “Fortaleza Europea (Festung Europa)”. Curiosamente Dieppe, por ser uno de los puertos más próximos al Paso de Calais y por tanto más cercanos a la costa británica, era uno de los sectores que más estaban en alerta, sobretodo después de que el reconocimiento aéreo alemán hubiese divisado movimientos de tropas en los muelles de Inglaterra. Tales síntomas en territorio enemigo, favorecieron a que el Grupo de Ejércitos D del general Gerd Von Rundest, responsable de la seguridad en la zona, reforzase las defensas costeras y estuviese lo suficientemente motivado y preparado para repeler cualquier posible desembarco aliado.

Muy escasas eran las fuerzas del Ejército Alemán (Wehrmacht) para defender Dieppe a lo largo de un frente de 1’5 kilómetros junto a la desembocadura del Río D’Arques entre los pueblos de Berneval y Quiberville. No obstante y a pesar del reducido número, los alemanes eran una entidad competente y veterana constituida en la 302ª División de Infantería Estática al mando del general Konrad Hasse, en las 216ª y 813ª Baterías de Artillería, en la 770ª Batería de Costa y en el Grupo Pesado de Artillería Antiaérea; todas ellas protegidas por 7 fortalezas denominadas Reductos “Bismarck”, “Hindenburg”, “Hitler”, “Goering”, “Goebbels”, “Hess” y “Rommel”. Tales fuerzas por si fuera poco disponían de una orografía ventajosa en forma de una costa erosionada con paredes, escollos profundos de piedra caliza, una playa atestada de guijarros (muchos de 15 centímetro de diámetro) y una plataforma resbaladiza junto al agua de 800 metros que hacía una pendiente realmente difícil para todo aquel que intentase desembarcar.

Aproximadamente se desplegaban en Dieppe unos 2.000 soldados alemanes con un material de 16 baterías de costa, 20 piezas de artillería antiaérea (5 pesadas y 15 ligeras), 6 nidos de ametralladoras y 300 aviones (200 cazas y 100 bombarderos).

Ejército Alemán:
302ª División de Infantería Estática
-570º Regimiento de Infantería
-571º Regimiento de Infantería
-572º Regimiento de Infantería
-302º Regimiento de Artillería
-302nd Batallón de Reconocimiento
-302nd Batallón Contracarro
-302nd Batallón de Ingenieros
216ª Batería de Artillería
813ª Batería de Artillería
770º Batería de Costa
Grupo Pesado de Artillería Antiaérea

Desembarco de Dieppe

Procedentes del puerto de Newhaven, Inglaterra, las 237 embarcaciones de la Marina Real Británica (Royal Navy) se presentaron a 8 millas náuticas de las costas francesas de Dieppe sobre las 3:00 horas de la noche del 18 al 19 de Agosto de 1942. Casi de inmediato, las lanchas de desembarco cargadas de tropas se separaron de las naves nodrizas y se dirigieron sigilosamente hacia las playas.

Toda la operación de aproximación a las playas se efectuó sin incidentes hasta que a las 3:35 horas, cinco pesqueros alemanes que casualmente estaban faenando en la zona avistaron a la flota enemiga y lanzaron bengalas iluminando toda el área marítima. Perdido el factor sorpresa, los alemanes comenzaron a disparar sus baterías contra los canadienses, hundiendo a la primera embarcación de un certero proyectil. Por suerte las unidades inglesas que se encontraban más alejadas del grueso de la escuadra naval, desembarcaron a 20 hombres (3 oficiales y 17 soldados) del 3º Comando Británico en el sector de Belleville-sur-Mer sobre la playa de Berneval, quienes con un mortero consiguieron abrirse paso hasta neutralizar el Reducto “Goebbels”. Poco después, a las 3:47 horas, también el 4º Comando Británico consiguió desembarcar junto a Quiberville y destruir el Reducto “Hess” sin encontrar serias dificultades.

Playa de Dieppe el 19 de Agosto de 1942. Sobre la arena yacen dos soldados canadienses heridos y dos tanques Churchill destruidos.

Poco antes del amanecer, la 2ª División de Infantería Canadiense inició el desembarco a lo largo de las playas de Dieppe. En el sector de Pourville lo hicieron los Regimientos de Infantería Canadienses “South Saskatchewan” y “Queen’s Own Cameron Highlanders”; en el de la misma ciudad de Dieppe el Regimiento Blindado Canadiense, el Regimiento de Infantería Ligera Canadiense “Royal Hamilton” y el Regimiento de Infantería Escocés “Essex”; y por último en Le Puy el Regimiento Real Canadiense y el Comando Real de Marines Británico “Royal Marines”. Curiosamente antes de poner el pie en las playas, ya muchas barcazas fueron hundidas o llegaron con sus tripulantes muertos a la orilla. Una vez los anglo-canadienses pusieron el pie en tierra firme, fueron tomados por un fuego cruzado de ametralladoras y una lluvia procedente de las baterías costeras que aniquiló y mutiló a cientos de ellos en los primeros minutos.

Pourville constituyó una de las zonas más intensas de la batalla por Dieppe. Compuesta la primera oleada por 200 efectivos, los soldados canadienses se hicieron rápidamente con la playa a pesar del fuego enemigo y superaron el muro de 2 metros de altura gracias a la pronta llegada del grueso de las fuerzas de los Regimientos de Infantería Canadienses “South Saskatchewan” y “Queen’s Own Cameron Highlanders”. Acto seguido avanzaron hacia el interior tomando la ciudad de Pourville y haciendo prisioneros a 50 sorprendidos soldados alemanes que se rindieron sin ofrecer resistencia antes de que los canadienses ocupasen la aldea de Petit Appeville. Sin embargo cuando emprendieron el camino hacia el Aeródromo de Saint Aubin, los alemanes desde los márgenes del Río Scie descargaron toda su artillería sobre los canadienses. Incapaces de avanzar hacia delante tras sufrir un elevado número de bajas, las fuerzas canadienses comenzaron el repliegue general hacia las playas, donde una vez allí sucumbirían ante los alemanes o simplemente serían evacuados entre enormes dificultades.

Tampoco en Le Puy los anglo-canadienses tuvieron suerte porque en los primeros minutos fueron reducidos a menos de dos compañías. Precisamente al finalizar la jornada el Comando Real de Marines Británico “Royal Marines” fue prácticamente aniquilado por los cañones del Reducto “Hindenburg”, sufriendo los ingleses unas pérdidas de 288 oficiales y soldados. Sin embargo fue peor lo que les sucedió a los 517 hombres del Regimiento Real Canadiense que fue exterminado al completo, resultando 460 hombres muertos y 57 prisioneros.

Apocalíptica fotografía del desembarco en Dieppe. Sobre la playa yacen numerosos cadáveres de tropas canadienses, dos tanques Churchill destruidos y una barcaza ardiendo por el fuego.

Dieppe se caracterizó por ser el epicentro de la batalla durante la “Operación Jubilee”. El desembarco fue desastroso desde el principio porque los canadienses y escoceses quedaron estancados en la orilla y entre los escollos por culpa las ametralladoras; mientras que los tanques Churchill fueron inmovilizados a causa de los guijarros de la playa y destruidos al convertirse en blancos fáciles de la artillería anticarro. Pronto el agua se tiño de roja con cadáveres flotando y las playas atestadas de heridos y soldados arrastrándose hacia los muros. Como cortar las extensos líneas de alambras fue imposible, los ingenieros se sacrificaron colocando su cuerpo encima para que sus compañeros pasaran sobre ellos y se internaran en la ciudad después de haber muerto la mayoría de oficiales y suboficiales. Una vez en la urbe, tanto los soldados del Regimiento de Infantería Ligera Canadiense “Royal Hamilton” como los del Regimiento de Infantería Escocés “Essex” tomaron la Plaza Esplanade y el bulevar, aunque rápidamente fueron detenidos y puestos en retirada por los defensores alemanes del Casino que les dispararon con cinco cañones emplazados dentro de la edificación. Tampoco los refuerzos del recién desembarcado Regimiento Real de Fusileros Montados Canadiense consiguieron revertir la situación. Ni siquiera los 17 tanques Churchill del Regimiento Blindado Canadiense que asaltaron el Cassino en sus alrededores e incluso sobre su escalinata lograron doblegar la resistencia alemana, resultando 16 de los carros destruidos por las piezas de artillería y otro capturado tras caerse accidentalmente en una fosa.

Sobre ninguna de las playas en las que se desembarcó en Dieppe los Aliados consiguieron éxito alguno. Aquella incapacidad para seguir resistiendo en la orilla, obligó al almirante Lord Louis Mounbatten a aceptar la derrota y ordenar la retirada general vía marítima a las 9:00 horas de la mañana. Así pues, decenas de barcazas se acercaron a las playas con la intención de sacar a los canadienses de la arena, resultando muchas destruidas en el intento. De hecho durante la operación de salvamento el destructor británico HMS Berkeley fue hundido a las 10:22 por aviones alemanes mientras ofrecía cobertura naval. Para las 11:00, la mayor parte de la flota aliada emprendió la retirada hacia el Canal de la Mancha dejando abandonados a miles de anglo-canadienses en la orilla. Únicamente se pudo rescatar a 600 hombres de Pourville, a 300 de Dieppe y a los 3º y 4º Comandos Británicos al completo.

Hundimiento del destructor británico HMS Berkeley tras ser alcanzado por un avión alemán cuando prestaba apoyo a la evacuación marítima de Dieppe.

Iniciada la evacuación, la batalla por Dieppe dejó de ser terrestre por convertirse en aérea cuando la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF) y la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) decidieron cubrir la retirada de los naviós mientras la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) lanzaba a sus aparatos contra los barcos enemigos. Así pues los cazas ingleses Spitfire, Hurricane y Typhoon, junto a los norteamericanos P-51 Mustang, se sacrificaron contra los cazas alemanes Focke Wulf Fw 190 y bombarderos Dornier Do 217 sobre el Canal de la Mancha. Gracias a ese esfuerzo suicida ningún barco se perdió, aunque el coste en aviones aliados fue enorme tras ser derribados más de un centenar a costa de muy pocos alemanes, causando baja 109 pilotos anglo-norteamericanos (62 muertos, 30 heridos y 17 prisioneros).

Resultado

Catastrófico fue el resultado de la Batalla Dieppe para los Aliados y en especial para Canadá, país que quedó profundamente consternado por la contundente derrota cosechada. Tras sufrir miles de bajas (más del 75% del total de la fuerza desembarcada), los anglo-canadienses perdieron miles de hombres y una gran cantidad de material, además de resultar destruida la 2ª División de Infantería Canadiense y el Comando Real de Marines Británico “Royal Marines”.

Los Aliados sufrieron 4.373 bajas entre muertos, heridos y prisioneros (3.439 canadienses y 934 británicos); y perdieron un material consistente en el hundimiento de 1 destructor y 33 barcazas de desembarco, en la destrucción de 58 tanques y en el derribo de 106 aviones entre los que hubo 100 cazas y 6 bombarderos (64 Spitfire, 20 Hurricane, 10 P-51 Mustang, 6 Typhoon y 6 Boston).

Alemania sufrió 590 bajas entre 311 muertos y 280 heridos; y perdió 48 aviones (23 cazas Focke Wulf Fw 190 y 25 bombarderos Dornier Do 217).

Soldado alemán contempla horrorizado la masacre que Dieppe supuso para las decenas de canadienses convertidos en cadáveres junto al muelle de la ciudad.

Ninguna ventaja estratégica ni política positiva supuso para los Aliados el desembarco en Dieppe salvo una derrota de grandes proporciones. La única enseñanza adquirida por la paliza sufrida fue que para efectuar una operación anfibia sería necesario para el futuro contar con una inmensa flota compuesta por miles de buques y un dominio del cielo absoluto. Precisamente estos conocimientos se aplicarían aquel mismo año 1942 en la “Operación Torch” sobre Marruecos y Argelia; y finalmente el 6 de Junio de 1944 durante el desembarco de Normandía que acabó en una rotunda victoria de los Aliados.

 

Bibliografía:

Basil Liddle Hart, Matanza en Dieppe, Revista Así fue la Segunda Guerra Mundial Volumen 41 (1972), p.177-192
Fernando Garcés, Dieppe ¿Un Ensayo para el Día-D?, Revista Especial Clio Nº20, (2014), p.36-43
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. Volumen 3. “La Trágica Incursión de los Canadienses en Dieppe”, S.A.R.P.E. (1978), p.835-841
R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Incursión de Dieppe”, Grijalbo, (2012), p.841